Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludarles.

Particularmente quiero agradecer la amable invitación que el Presidente del Consejo Nacional Agropecuario me ha extendido para estar en esta Asamblea y saludarle con respeto, con afecto, además, con amplio reconocimiento, Benjamín Grayeb.

Amplio reconocimiento a la actitud y disposición que ha habido de esta agrupación para acompañar los esfuerzos del Gobierno de la República y hacer converger realmente en el objetivo claramente aquí marcado, que es México, y hacer que su sector agroalimentario crezca, contribuya a generar bienestar para las familias mexicanas, pero además, podamos detonar todo el potencial que este sector tiene para nuestro país.

Y como aquí se dijo, en quienes me antecedieron en el uso de la palabra, particularmente el Secretario de Agricultura, efectivamente, al Gobierno le corresponde definir políticas públicas, ser eficaz en la implementación de las mismas, pero son ustedes, mujeres y hombres dedicados a la actividad agroalimentaria, a ser productores, quienes hacen realidad los objetivos planteados: crecer dentro de este sector, que nuestro campo, que toda la actividad agroalimentaria crezca, detone toda la oportunidad y potencial que tiene en nuestro país.

Y son ustedes verdaderamente el alma y el motor de esta importante actividad.

Benjamín, felicidades a toda esta agrupación, a toda esta organización; y muchas gracias por esta amable invitación para estar hoy aquí con ustedes.

Saludo a los dirigentes de distintas organizaciones empresariales.

Apenas hace unos días estuve aquí, en el relevo de la dirigencia del Consejo Coordinador Empresarial.

Saludo a su nuevo Presidente y a todos quienes están aquí presentes, que son parte de esta familia del sector empresarial que contribuye con su esfuerzo a la generación de empleo, de oportunidades y, sobre todo, al desarrollo de nuestro país.

Les saludo con afecto y con reconocimiento.

De igual manera, a los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A los gobernadores, al Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, y gobernadores que están aquí presentes.

Y a todos los productores que están hoy en esta Asamblea del Consejo Nacional Agropecuario.

Les saludo con respeto.

Y, sin duda, con este amplio reconocimiento que vuelvo a extender, a partir de los logros, alcances y de crecimiento que este sector está teniendo, para bien de ustedes y para bien de todo México.

En forma muy particular, a las empresas de este sector que han sido galardonadas con el premio que otorga el Consejo Nacional Agropecuario cada año, en esta edición 2015, en la oportunidad y distinción que se me ha dado para entregarlo.

Felicito a las empresas por ser ganadoras y ser acreedoras por sus méritos y alcances a estos reconocimientos y galardones que el día de hoy, se han entregado.

Señoras y señores:

Impulsar el desarrollo integral del campo es clave para superar la pobreza y la desigualdad.

Pero, también, para incrementar la seguridad alimentaria del país y consolidar a México como una potencia agroindustrial de alcance mundial.

A este crecimiento y desarrollo contribuyen de manera destacada y permanente los productores y empresarios que conforman el Consejo Nacional Agropecuario.

Por eso, reitero mi agradecimiento y el gusto que me da estar aquí, con ustedes, en esta 32 Asamblea General Ordinaria.

Desde el inicio de esta Administración, hemos trabajado hombro con hombro, y agradezco el testimonio que así lo ha expresado el Presidente de esta organización, hemos trabajado hombro con hombro para transformar al campo mexicano y reposicionarlo como un motor del desarrollo regional y nacional.

Con esa visión, hemos promovido un cambio de fondo: transitar de una política asistencialista, basada prácticamente en subsidios para el campo, a una política sustentable en incentivos para elevar y democratizar la productividad agroalimentaria.

Así, PROCAMPO dio paso al nuevo PROAGRO Productivo.

Ahora los recursos se otorgan a los productores atendiendo a su escala y en función de que, efectivamente, destinen los recursos a la adquisición de insumos o mejoras que incrementen sus rendimientos.

Esto es importante porque el PROAGRO Productivo es el instrumento de política agropecuaria con mayor cobertura entre la población rural, en apoyo de más de 2.3 millones de productores.

Además, este nuevo programa ha sido bien aceptado. Actualmente, en promedio, el 98 por ciento de los productores inscritos está acreditando el uso correcto de los recursos.

El enfoque de productividad, también está presente en el programa de incentivos para productores de maíz y frijol; con él, un millón 200 mil pequeños productores, de 27 entidades del país, reciben paquetes tecnológicos que les permiten, incluso, triplicar los rendimientos de sus cosechas.

Además, ahora se les brinda acompañamiento técnico, desde la siembra hasta la comercialización de sus productores, a través de un nuevo modelo de extensionismo integral.

Justamente, para facilitar la comercialización, se han construido y rehabilitado 14 mil 900 kilómetros de caminos rurales y alimentadores.

El Gobierno de la República también está impulsando la adopción de nuevas tecnologías en el agro mexicano.

Con el Programa de Innovación para el Desarrollo Tecnológico Aplicado, estamos promoviendo una mayor inversión en investigación y desarrollo dentro de este sector.

Se han creado nueve centros nacionales de innovación y transferencia tecnológica, donde los productores locales están modernizando sus procesos productivos y agregando mayor valor a su trabajo.

Con este conjunto de medidas, con una creciente apertura al mundo y con la iniciativa e innovación de las mujeres y hombres de nuestra industria agroalimentaria, hoy no sólo hay más alimentos de origen nacional en la mesa de los mexicanos, también hay más productos de México en la mesa de todo o en las mesas de todo el mundo.

La producción nacional de maíz, trigo, frijol, arroz, sorgo y soya, como proporción de la oferta total, subió de 62 por ciento, en el año 2012, a casi 70 por ciento, en el año 2014, esto significa mayor seguridad alimentaria.

Durante los primeros 35 meses de esta Administración las ventas agrícolas de México al mundo ascendieron a 74 mil millones de dólares; esto es, 66 por ciento más que en el mismo lapso de la pasada administración.

Destacan las exportaciones de carne que se triplicaron y las de frutas, cítricos y cacao que se duplicaron en esta misma comparación.

Tan sólo en los primeros 10 meses de este año, las exportaciones agropecuarias y agroindustriales superaron los 22 mil 400 millones de dólares, lo que significa un crecimiento anual de 5.3 por ciento, respecto al mismo periodo del año anterior.

Y por supuesto que las proyecciones para el cierre de este año son aún mayores.

Eventualmente se prevé que alcanzamos una cifra cercana a los 28 mil millones de dólares en exportaciones.

Por primera vez en 20 años, el sector primario mostró, en estos mismos 10 meses, una balanza comercial con un superávit de más de mil 200 millones de dólares.

Hoy, el campo mexicano, hay que decirlo y hay que reconocerlo, está en ascenso. El crecimiento sostenido del sector agropecuario, durante los últimos años, consolida a nuestro país.

Y déjenme darles un ejemplo, o algunos ejemplos de lo que sin duda debe enorgullecer a quienes son productores, pero a todos los mexicanos, por el posicionamiento que nuestro país está teniendo dentro de este sector.

México es el principal exportador de aguacate, cerveza, guayaba, mango, pepino y sandía; el segundo exportador de limón y tomate; el segundo productor de chiles y pimientos; el cuarto productor  mundial de berries y pulpo; además, somos el segundo proveedor de productos agropecuarios hacia los Estados Unidos.

Prácticamente, el 99 por ciento de las fresas, el 97 por ciento de las alcachofas, el 94 por ciento de las calabacitas, el 88 por ciento de los tomates y  el 84 por ciento de los pimientos que se consumen en Estados Unidos, provienen del suelo mexicano.

Todos estos son avances importantes a tres años de Gobierno. Para la siguiente mitad de la Administración seguiremos dando un vigoroso impulso al campo mexicano.

En este sentido, le he dado indicaciones al titular de SAGARPA, al casi nuevo, porque ya lleva cuatro meses, así de rápido se va el tiempo, no tan nuevo, hace cuatro meses que está como Titular de esta Secretaría, pero a José Calzada le he dado instrucciones para que refuerce la estrategia  que hemos desplegado hasta el momento, para tener un campo más competitivo, rentable, incluyente y sustentable, que son las cuatro metas que queremos para el campo y nos trazamos desde el inicio de esta Administración.

Esta estrategia deberá incluir las siguientes acciones:

Primera. Superar las metas que nos hemos propuesto en materia de riego tecnificado, lo cual, sin duda, sí es viable y es posible.

A la fecha, hemos incorporado el riego tecnificado en 417 mil hectáreas, un avance del 92 por ciento en la meta sexenal que nos trazamos, que era de 450 mil hectáreas.

Por supuesto que, a partir de estos resultados, vemos viable poder superar, no sólo la meta, sino ampliarla de forma significativa.

Segunda acción. Mayor mecanización para pequeños productores, queremos que tengan acceso a más tractores y paquetes tecnológicos de alta efectividad.

Tercera. Recuperación de tierras erosionadas, la meta es tener más tierras fértiles, a partir de la recuperación y tenemos claramente identificado en dónde habremos de hacer este trabajo de 200 mil hectáreas para el año 2018.

Cuarta acción. Protección postcosecha.

La siguiente etapa del desarrollo agroindustrial del país debe beneficiar a los pequeños y medianos productores, mediante una mayor y mejor infraestructura agraria, como cuartos fríos y centros de lavado y empaquetado.

Y quinta acción. Promover una política diferenciada para las mujeres productoras.

Cada vez las mujeres juegan un papel más importante en el desarrollo del campo mexicano.

El Gobierno de la República habrá de apoyarlas, lo está haciendo ya y lo seguirá haciendo para superar las barreras adicionales que enfrentan para acceder a los programas.

Este Gobierno quiere estar, lo ha acreditado y aún más, al lado de las mujeres que están en este sector.

A partir de estas y otras acciones que derivan de las políticas públicas que estamos siguiendo y que con su orientación hemos venido mejorando y eficientando, estaremos implementando, en la segunda mitad de esta Administración, una política para seguir transformando el rostro de la actividad agroalimentaria de nuestro país.

Señoras y señores:

Sigamos trabajando juntos para consolidar un sector rural moderno y productivo, que contribuya a la creación de riqueza en las diversas regiones de nuestro país.

Sigamos sumando esfuerzos para que la transformación del agro mexicano se refleje en mayor bienestar para las familias que viven del campo.

Nuevamente expreso mi más amplio reconocimiento a quienes hoy han sido premiados y galardonados por sus méritos y su esfuerzo.

Y a todas y a todos ustedes, y a quienes ustedes representan, que están dentro de este sector agroalimentario, por ser parte importante del motor que está moviendo a México.

Muchísimas gracias.

Y si me lo permiten.

Dicho lo anterior, voy a proceder a la declaratoria de clausura de esta asamblea.

Siendo hoy, 17 de diciembre de 2015, que ya pronto se acaba, me es muy grato declarar formalmente clausurada esta 32 Asamblea General del Consejo Nacional Agropecuario, con la certeza de que sus reflexiones y propuestas contribuirán a construir un campo mexicano más justo, productivo, rentable y sustentable.

Y, también, para que sus propuestas sigan enriqueciendo la política pública que en esta materia sigue el Gobierno de la República.

Al expresar o al haber hecho esta clausura, también quiero desearles, a todos los integrantes de este Consejo Nacional Agropecuario, mi felicitación para ustedes y para sus familias.

Para quienes están dentro de esta actividad del sector primario de nuestro país.

Deseándoles que tengan unas muy felices fiestas decembrinas, una feliz conclusión de año, pero, sobre todo, que 2016 les siga deparando mayores éxitos a este sector, que está contribuyendo, insisto, a mover a México.

Muchísimas gracias y muchas felicidades.