Ciudadano Enrique Peña Nieto, Presidente de la República, y nuestro Comandante Supremo.

Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, Secretario de Marina.

Funcionarios del Gobierno de la República.

Maestro Pedro Pablo Treviño Villarreal, Director de la Lotería Nacional para la Asistencia Pública.

Respetables integrantes de las planas mayores de las Secretarías de Marina y de la Defensa Nacional.

Distinguidos Generales en la honrosa situación de retiro que nos acompañan.

Apreciables niñas y niños gritones de la Lotería Nacional.

Compañeras y compañeros de armas.

Representantes de los medios de comunicación.

Sean todos bienvenidos a estas instalaciones.

El año pasado, nuestro Comandante Supremo, en esta misma fecha, nos dio una grata sorpresa al distinguirnos con su inédita presencia en este campo militar.

Hoy, nuevamente nos sentimos honrados de tenerlo entre nosotros, para convivir con las mujeres y hombres que participaron en el Desfile Cívico Militar conmemorativo al 206 Aniversario del inicio de la lucha por nuestra Independencia.

Como Secretario de la Defensa Nacional, al igual que mi compañero y amigo, el Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, Secretario de Marina, nos sentimos orgullosos por contar con marinos, pilotos y soldados con gran sentido de pertenencia y alto grado de adiestramiento.

Mexicanos disciplinados y comprometidos con su país, que hace unas horas demostraron, ante millones de personas, la marcialidad y gallardía que los distingue.

El aprecio de la sociedad hacia sus Fuerzas Armadas se vio reflejado con la asistencia de niños, jóvenes y adultos que, en familia, desde muy temprano, salieron a las calles para verlos desfilar, dando claras muestras de júbilo, de identidad nacional, de respeto y de amor a nuestros símbolos patrios.

El esfuerzo que hoy realizaron es digno de reconocerse.

Muchas felicidades a todos por este desfile.

De manera especial, patentizo mi reconocimiento al señor General Noé Sandoval Alcázar, Subsecretario de la Defensa Nacional, quien fungió como Comandante de la Columna de Desfile.

Su don de mando y liderazgo quedaron plasmados en el excelente desempeño de los soldados de mar, tierra y aire, durante su paso por las avenidas y cielos de esta ciudad capital.

Enhorabuena, General Noé.

Agradecemos la distinción que nos hacen el Maestro Treviño Villarreal y los integrantes de la Lotería Nacional, al sumarse a este evento, en el que más tarde el ciudadano Presidente de la República dará el campanazo inicial del Sorteo Magno, alusivo a este memorable día.

Nosotros, como todos los connacionales, reconocemos la importante labor que realizan para coadyuvar con la asistencia pública en beneficio de los mexicanos.

Señor Presidente:

Para toda mujer y hombre de armas no existe mejor aliciente que su comandante conviva con ellos.

Su presencia entre nosotros, en este día, reafirma una vez más la cercanía que mantiene con los integrantes del Instituto armado.

En nombre de los Almirantes y Generales, capitanes y jefes; oficiales, cadetes, marinería y tropa que formamos parte de las fuerzas de tierra, mar y aire, le expreso nuestro profundo agradecimiento por acompañarnos a esta comida.

Esta importante deferencia es una acción que fortalece la moral de sus tropas y nos motiva a seguir cumpliendo con pasión y entrega nuestras tareas a lo largo y ancho del territorio nacional.

Le refrendamos nuestra lealtad con honor y el firme compromiso de continuar siendo el pilar donde descansa la integridad, la independencia y la soberanía de la Nación.

Armada, Ejército y Fuerza Aérea somos un ente monolítico, eficiente y eficaz, que seguirá participando conjuntamente con la sociedad y gobiernos en aras del bienestar de nuestros conciudadanos.

Como lo expresa mi amigo el Almirante Vidal Soberón: el que suma no se equivoca, repito, el que suma no se equivoca.

Así es, trabajar en equipo nos ha dado buenos resultados.

Así lo hemos hecho y así lo seguiremos haciendo por el bien de la Nación.

Porque unidos somos la gran fuerza de México.

Gracias por su atención.