(Interpretación al Español)

Este bello edificio es venerablemente antiguo, pero mucho menos que las buenas relaciones que nos unen, tan temprano, como 70 años.

Antes de la inauguración de este cabildo, en 1827, las ciudades hanseáticas de Hamburgo, Lübeck y Bremen, habían firmado un Convenio de Amistad y de relaciones navieras con el joven Estado de México, ya independiente.

El primer diplomático alemán en su país fue un representante de Hamburgo, el mercante y cónsul Herman Moltec. Así las cosas, nuestra ciudad ya, entonces, fue precursora, habiéndose percatado de cuántos puntos en común tenía y tiene con nuestros amigos en Latinoamérica y de la importancia de nuestras relaciones. Y así, permanecieron las cosas.

Por ello, le saludo muy cordialmente, estimado señor Presidente, y a su comitiva, con sus ministros y representantes de empresas de México en la libre y hanseática Ciudad de Hamburgo.

Al haber celebrado una jornada económica alemana-mexicana, en los salones contiguos a esta gran sala de banquetes, y tener en esta cena a numerosas empresas, estamos dando continuidad a una buena tradición.

Y es que las relaciones económicas entre Hamburgo y México alcanzan allende, del mencionado convenio en el año 1798, más de dos décadas antes de la fundación de los Estados Unidos Mexicanos, el primer buque comercial de Alemania atracó en el Puerto de Veracruz, y como ciertamente intuirán ustedes, había zarpado de Hamburgo.

Hoy día los puertos desempeñan un papel importante en nuestras relaciones plenas de confianza.

En todas partes de México se conocen los contenedores de las dos navieras hamburguesas: Hamburg Süd y Hapag-Lloyd.

Por el otro lado, mercancías mexicanas son transportadas regularmente vía marítima hacia acá. Gracias a las mejoradas conexiones directas, el tráfico de contenedores entre Hamburgo y Veracruz ha seguido aumentando el año pasado.

Yo espero que en el futuro podamos intensificar aún más nuestra cooperación.

Empresas mexicanas que comercian con materiales de construcción o acero, mantienen sus sedes en Hamburgo.

Tal vez algún representante de una empresa mexicana aquí presente desea hacer otro tanto en el próximo futuro.

Nos complacerá que la comunidad mexicana activa siga creciendo cada vez más en nuestra ciudad.

Sin embargo, señor Presidente, en la mira no tenemos sólo el bienestar de nuestra ciudad, muchas firmas notables de Hamburgo están presentes en su país.

Pienso, por ejemplo, en la Helm AG, el Grupo Neumann o Globe Chemicals. Hace dos años Beiersdorf abrió una planta en Guanajuato, la sede segunda más grande, después de la casa matriz, en Hamburgo.

Qué bueno que los representantes de estas empresas, también, participen en ésta nuestra velada.

No sólo empresas particulares, también, ramos económicos enteros cooperan.

Quisiera mencionar especialmente la colaboración entre nuestro clúster aeroespacial Hamburg Aviation y el Aeroespace Clúster Monterrey.

Los alemanes, entre nosotros sabemos que Hamburgo es la plaza tercera más grande del mundo en la industria aeroespacial civil.

Así, pues, se ofrece aumentar la cooperación con una plaza claramente emergente de esta industria, como lo es México.

Damas y caballeros:

Las buenas relaciones surgen, también, más no exclusivamente por (inaudible) del interés económico. Por ello, nosotros, en Hamburgo, no sólo nos encantamos con los contenedores provenientes de México, sino, también, con la llegada en junio de la imponente barca de tres mástiles, el bergantín Cuauhtémoc, el Buque Escuela de la Marina mexicana.

Su visita, además, señor Presidente, muestra que Hamburgo, hasta el día de hoy, constituye el centro latinoamericano de Alemania; la asociación empresarial más importante entre nuestros dos países está emplazada en nuestra ciudad y cumple este año su centésimo aniversario.

El Instituto Alemán de Estudios Globales y Sectoriales, GIGA, por sus siglas en inglés, investiga y enseña, junto al Instituto para Estudios Latinoamericanos sobre la región, y el Centro Europeo para Latinoamérica, ofrece a las empresas un primer punto de partida en esta nuestra ciudad.

Esta especial conexión de Hamburgo con Latinoamérica ha conducido a los 28 estados miembros de la Unión Europea y a los países de Latinoamérica y del Caribe a que seleccionaran a Hamburgo como la sede de la Fundación Conjunta EU-LAC, esta fundación está activa desde 2011, y espero que también en el futuro pueda contar con el apoyo de México.

Ahora más que nunca, precisamos de este instrumento de la cooperación, y es que Alemania y la mayoría de los Estados latinoamericanos comparten la idea de que la democracia, la economía de mercado y las sociedades abiertas son fundamentales para la paz y el bienestar en el mundo.

Muy estimado señor Presidente:

Las mujeres y los hombres de Hamburgo se interesan en la cultura y la vida cotidiana de su país, saludan el Año Dual 2016-2017, en el que México se presenta en Alemania y viceversa.

Una alianza para el futuro, es el lema de este encuentro, buen lema.

Hamburgo está encaminado hacia el futuro tecnológicamente, así como en el desarrollo urbano en la educación.

Desde ya estamos colocando los hitos para la movilidad del mañana, diseñamos nuevos sectores urbanos que responden a las cambiantes necesidades de los citadinos.

Apostamos por tecnologías inteligentes, por la investigación y las empresas innovadoras.

Es claro que en esto la protección del medio ambiente y del clima juegan un papel muy importante.

Las experiencias que los alemanes hemos hecho, a partir del llamado viraje energético y de nuestro compromiso a favor de las energías, particularmente, eólica podrían ser interesantes para México.

Allí podemos aprender muchas cosas juntos, y unos de los otros. Por ejemplo, en el ámbito de la formación profesional dual, es por esto que nos alegramos porque empresas mexicanas se interesen en los modelos ejemplares de Hamburgo.

Allí, también, con mucho gusto ofrecemos más intercambio en este campo.

México enfrenta enormes retos y le deseamos mucho éxito en la superación de cada uno de ellos.

Los pasados meses, también exigieron mucho a Hamburgo, los conflictos bélicos en Siria y otros países han traído a nuestra ciudad a mucha gente que busca abrigo.

Tan sólo el año pasado nos tocó albergar a 24 mil nuevos refugiados, la integración de quienes se ven impelidos a huir de sus países de origen es una de nuestras tareas más importantes.

En esto estamos atentos a las experiencias de México, que gozan de alto renombre internacional en materia de política de asilo e integración.

Muchas ciudadanas y ciudadanos hamburgueses rinden generosa ayuda, mezclan su voz democrática en los asuntos del bienestar común.

Confieso que como Alcalde esto me enorgullece, también vemos, en cambio, que solos no podremos responder a todo, por lo que nos comprometemos, desde Hamburgo, también, en la política nacional y a nivel europeo, para lograr soluciones conjuntas.

Estimadas señoras y señores:

Los temas de conversación cubren más de 200 años, desde que arribó el primer buque de Hamburgo a Veracruz, y no se agotarán.

Por esto, me complace, señor Presidente, saber que lo tendremos de nuevo de invitado en esta ciudad hanseática, cuando en julio del año entrante, se celebre la Cumbre del G20.

Tal vez, entonces tenga disposición y tiempo de visitar a nuestro puerto, el astillero aeronáutico o la sala, Casa de Conciertos de la Filarmonía del Elba, que estaremos inaugurando en enero del 2017, como nuevo monumento emblemático.

Ayer mismo, hemos presentado a la opinión pública el programa para la primera temporada de conciertos.

Estamos emocionados porque ahí muy pronto se presentarán las mejores orquestas del mundo y los artistas en esta especial sala de conciertos.

Le invito muy cordialmente a promocionar en su país nuestra Filarmonía del Elba, porque lo sé. En México hay muchos amantes de la música clásica y ahora la expectativa, señor Presidente, es sus palabras.

Gracias.