SECRETARIO MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señores Presidentes de las Mesas Directivas del Senado de la República, de la Cámara de Diputados.

Señores Gobernadores; señor Jefe de Gobierno, agradecemos en todo lo que vale su presencia e interés, además, en el tema que a todos hoy nos reúne, que es el tema de la seguridad.

Saludo, también, a los invitados permanentes de la sociedad civil, los cinco que forman parte.

Muchísimo agradecemos, también, a los invitados especiales de la sociedad civil; funcionarios; a los Secretarios de Seguridad Estatal; Procuradores, que hoy, también, están aquí presentes.

Particularmente, agradecemos al Gabinete de Seguridad Federal su presencia.

Señoras y señores:

Celebramos esta Sesión Ordinaria del Consejo Nacional con fundamento en el Artículo 15 de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, para revisar nuestros avances y tomar acuerdos.

Como nos instruyó hace un año el Presidente de la República, transformamos la estrategia de seguridad en una política de Estado. Una política que pone al ciudadano en el centro, que se sustenta en la coordinación y la corresponsabilidad entre poderes y órdenes de Gobierno, con el objetivo de atender la demanda social, de reconstruir la paz y disminuir la violencia.

Ello significó un desafío, pues partimos de realinear esfuerzos y así dar integralidad a las acciones que permitan implementar, con eficacia, la política de seguridad y procuración de justicia.

Hoy no hacemos distinciones entre lo Federal y lo local. No competimos por ver quién hace más, sino cómo, entre todos, entregamos mejores resultados.

Para alcanzar los objetivos trazados en esta política en materia de seguridad, todos los poderes y ámbitos de Gobierno trabajamos este año en cinco grandes ejes.

Primero. Se actualizó el marco normativo, consolidando las reformas en materia de derechos humanos del nuevo sistema de justicia penal, y los cambios a la Ley de Amparo y a la Ley de Víctimas.

Segundo. Construimos la nueva política de seguridad con una amplia participación social.

El Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto está convencido de que escuchar e involucrar a la sociedad civil es el camino correcto para lograr mayores resultados.

Por ello, fomentamos el involucramiento de ciudadanos y de expertos, tanto en la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, como en todos los mecanismos de participación ciudadana, haciendo nuestras sus propuestas y atendiendo sus demandas.

Tercero. Planeamos todas nuestras acciones con inteligencia e información oportuna para lograr mayor eficiencia y menor violencia en el plano operativo.

Hacemos uso de las plataformas de información compartida para realizar intervenciones precisas y coordinadas, que nos han permitido desarticular a grupos criminales siempre en estricto apego a derecho.

Cuarto. Fortalecimos a las instituciones encargadas de la seguridad, reestructurando el mando de las Fuerzas Federales y de procuración de justicia, e impulsando su mejora en todos los órdenes de Gobierno.

Asimismo, mejoramos sus instalaciones y equipo con personal más preparado y calificado en aras de lograr una mayor eficacia.

Entre otras acciones, avanzamos en unificar criterios para el Mando Único que consideramos es necesario.

Al respecto, les informo que al día de hoy, 26 entidades han celebrado los convenios correspondientes con sus municipios.

Quinto. Seguimos adelante con el Programa de Prevención del Delito y la transversalidad de los derechos humanos, de los cuales hemos hecho una prioridad de este Gobierno.

Realizamos acciones que articulen el tejido social y la convivencia en las comunidades, atendiendo así las causas estructurales de la violencia y la delincuencia, simultáneamente capacitamos a nuestros servidores públicos para fortalecer su vocación comprometida con la protección de los derechos humanos.

Se siguen realizando mensualmente, las reuniones del Gabinete de Seguridad con los gobiernos de todas las entidades federativas, para diseñar y llevar a cabo intervenciones estratégicas en donde se ha requerido reforzar el Estado de Derecho.

Señor Presidente, señores Gobernadores, señores integrantes de este Consejo, como lo hemos venido haciendo, y si así lo aprueban, en esta sesión tomaremos decisiones que impactarán, sin duda, positivamente en la seguridad de la ciudadanía.

Por su importancia me refiero particularmente a tres de ellas:

Uno. Propuesta del nuevo modelo de certificación. Si bien tenemos importantes avances en la evaluación y certificación de nuestras policías, la realidad nos demostró las limitaciones del actual modelo.

Es inconsistente continuar con pruebas y exámenes iguales, para quienes desempeñan tareas diferentes, pues por sus responsabilidades operativas no responden a las mismas exigencias; por ejemplo, un elemento de fuerzas especiales de cualquier corporación, a un funcionario administrativo, también de cualquier corporación.

Es por ello que se pondrá a su consideración un nuevo modelo de control de confianza, que permitirá diferenciar el tipo de evaluación a practicar con base en el nivel de sensibilidad y responsabilidad de las funciones del puesto sin disminuir el rigor y la calidad de las evaluaciones.

Dos. Fondo de aportaciones para la seguridad pública. Informo que el próximo año se aportarán a las entidades, resultado del presupuesto aprobado por el Congreso Federal, por la Cámara de Diputados, un monto de siete mil 921 millones de pesos. Y hoy, pondremos a su consideración la fórmula para su distribución.

De aprobarse, todas y cada una de las entidades tendrán más recursos para combatir el crimen. Destaco que la propuesta incorpora un componente que reconoce a los estados por los resultados obtenidos en distintos programas y metas nacionales, tales como la implementación del sistema de justicia penal, la disminución de los delitos y la situación del sistema penitenciario, entre otros criterios.

Los recursos en materia de seguridad deben distribuirse con oportunidad. A eso nos comprometemos. De manera clara y, por supuesto, será exigible que se ejerzan con transparencia y con rendición de cuentas.

Tres. Actualización de los criterios de acopio de información.

México es el único país que reporta y hace públicos los datos de incidencia delictiva de manera mensual. Y para mejorar esta plataforma de información, se pondrá a su consideración un acuerdo que permitirá contar con datos más certeros, con campos más precisos y homologados.

Señoras y señores:

A lo largo de este año, hemos construido una sólida relación de corresponsabilidad entre las dependencias responsables de la seguridad pública.

La política de seguridad y procuración de justicia que estamos instrumentando, que seguimos adelante en ella, está dando resultados y habrá de dar mayores frutos en los meses venideros. Porque hay estrategia, hay compromiso y todos tenemos la decisión de seguir adelante.

El Presidente de la República ha instruido como piso mínimo para este año, para los siguientes años, que recuperemos la confianza de la sociedad en todas sus instituciones.

Todos, instituciones de seguridad y ciudadanos, debemos de seguir trabajando en este esfuerzo y en la misma dirección.

Debemos hacerlo de manera transparente e integral, porque la delincuencia no distingue entre banderas políticas ni afiliaciones partidistas y menos límites territoriales.

La seguridad es un compromiso de todos y entre todos vamos a atenderlo con eficacia y compromiso.

Señoras y señores integrantes del Consejo:

El objetivo para el 2014, con nuevos instrumentos, con las reformas y con más recursos, será disminuir aún más los índices delictivos en los que llevamos avance y atender con prontitud aquellos en los que tenemos retos.

Los acuerdos de hoy servirán para este objetivo.

Gracias por su atención.

Adelante, Secretario.