(Interpretación al Español)

Buenas tardes.

Quisiera agradecerle a Enrique por su gran hospitalidad y por habernos traído aquí, a su ciudad.

Quisiera agradecerle a la gente de Toluca y de México por habernos recibido tan cálidamente.

Estamos todos aquí, en viaje de negocios, por eso no podemos quedarnos tanto como quisiéramos. Por ejemplo, no he tenido oportunidad de probar el chorizo legendario de Toluca, y ojalá la próxima vez que venga pueda probarlo.

Todos nosotros, Stephen, Enrique y yo, estamos concentrados en cómo podemos profundizar lo que ya son lazos increíbles entre nuestras naciones. Y, también, aprecio que están todos ustedes aquí, este día, porque los Gobiernos solos no pueden hacerlo.

La fortaleza de la relación entre Canadá, Estados Unidos y México no es un hecho de política gubernamental. Hay una riqueza impresionante de esta relación que surge de nuestros pueblos, de nuestras empresas, de nuestros lazos comerciales, de los estudiantes que viajan de un país a otro, de las culturas que compartimos. Y esa fortaleza, de alguna manera, es única.

Si piensan que en Norteamérica hay dos fronteras tan largas que compartimos, y donde compartimos principios comunes; un compromiso con la democracia y el libre comercio, donde somos aliados y donde interactuamos en paz; ese es realmente un regalo precioso. Y es algo que creo que los tres estamos comprometidos a construir y a mejorar para generaciones futuras.

Para mí esto fue muy personal. Algunos de mis aliados y consejeros más cercanos, amigos políticos, son hijos de inmigrantes mexicanos, que han hecho una contribución increíble a los Estados Unidos.

Mi cuñado es canadiense, así que ya saben que me tienen que gustar los canadienses. Aunque sí debo tomar nota de que vamos a tener.

A ver, en el hockey vamos a tener, tanto los equipos femeninos como masculinos, una riña, así que hasta que no se acaben esas competencias no nos llevaremos tan bien.

Pero todos ustedes tienen experiencias de estas conexiones.

Enrique ya habló del volumen del comercio, las interacciones entre empresas y las subsidiarias de compañías que están en cada país, que operan en los países de los otros, y tanto comercio transfronterizo que existe, es parte de una cadena de abastecimiento, integrada que permite que los tres países podamos vender nuestros productos y servicios en todo el mundo.

Por lo tanto, tenemos todos los incentivos para que esto funcione. Nuestra conversación se ha concentrado en cómo podemos reducir las fricciones en el comercio, cómo podemos asegurar que las fronteras sean más eficaces.

Cómo podemos asegurarnos de que los intercambios educativos entre nuestros jóvenes se puedan expandir para que nuestros jóvenes entiendan que sus oportunidades serán mejores si de hecho tienen la oportunidad de estudiar en Canadá o de estudiar en México, si conocen los idiomas francés o español.

Nosotros utilizamos estos foros para llegar a un progreso concreto. Nuestros equipos, nuestro personal, trabajan arduamente para que sea un éxito. Pero francamente hasta que los tres líderes no se junten, a veces no todo se lleva a cabo.

Y esto es un mecanismo, entonces, de refuerzo para que nosotros podamos progresar en el comercio, en la seguridad, en los intercambios científicos y educativos.

Y, lo último que quiero decir, siempre van a haber intereses de comunidades pequeñas y es parte de nuestra política. Tenemos que ser responsables ante nuestros votantes.

Si vamos a construir lazos entre los tres países no se puede dejar este trabajo solamente a los políticos. Todos ustedes tienen que prestar sus voces a este esfuerzo.

Queremos ser aliados de ustedes, pero cuando la gente entienda lo que esto significa, en cuanto a la creación de puestos de empleo en Estados Unidos, en México, en Canadá, y cómo la relación realza nuestra seguridad; cómo perfecciona nuestra capacidad de calentar nuestros hogares, de poder trabajar en el campo agrícola, cuando ellos lo escuchan de ustedes se van a convencer mucho más.

Ustedes tienen que hacer escuchar sus voces.

Yo voy a ser un gran aliado en ese sentido y estoy seguro que Stephen y Enrique, también lo van a ser.

Les agradezco por participar aquí, el día de hoy.

Y otra vez, gracias, Enrique, por recibirnos en este hermoso estado y hermoso país.

Muchísimas gracias.