Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos los aquí presentes, a quienes me da mucho gusto saludar.

De manera particular, a sus autoridades, al señor Gobernador del estado, a quien le agradezco las palabras de bienvenida que me ha dispensado.

A los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad.

A las distintas autoridades que hoy aquí concurren.

A ex Gobernadores del Estado de Hidalgo, quienes gentilmente hacen presencia en este acto, uno de ellos siendo parte del equipo que sirve a la República y que sé que es hijo predilecto de esta tierra de Pachuca, me refiero a Miguel Osorio.

Les agradezco, también, la presencia a los señores Senadores de la República.

A dirigentes de distintas organizaciones políticas, sociales, sindicales.

A esta gran representación de la sociedad hidalguense que se da cita en este primer encuentro que tengo oportunidad de tener como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos en esta tierra generosa y amable, que es Hidalgo.

Saludo a toda esta gran representación.

Saludo a los representantes de medios de comunicación.

Y hoy, especialmente, les expreso que, no obstante este frío que nos está calando, es, sin duda, mayor y más hondo el calor humano, la calidez, la solidaridad y las muestras de afecto que tienen los hidalguenses para con su amigo, el Presidente de México.

Muchísimas gracias.

Desde aquí, quiero saludar, también, a las distintas regiones del Estado de Hidalgo. Algunas aquí, con alguna representación. A la Huasteca, la Tepehua, al Valle del Mezquital, el Altiplano, la Sierra, la región de Tula, el Valle de Tulancingo, Sierra Gorda y, por supuesto, a la ciudad capital, que es la Ciudad de Pachuca.

Yo diría que este encuentro tiene dos motivos fundamentales. Tres motivos:

El primero ya lo señalé: La gran oportunidad que me dan de poder estar entre ustedes, de saludarles.

Y eso da paso a un segundo motivo: decirles que vengo aquí, a reiterar ante los hidalguenses que el Gobierno de la República quiere ser uno que trabaje de manera permanente, invariable, muy cerca de las autoridades locales.

Que vengo a adherirme al esfuerzo que el Gobernador realiza con su equipo de trabajo; y que las otras autoridades municipales, los Presidentes Municipales, a propósito de agradecer la presencia del Presidente Municipal de Pachuca, de todas las autoridades locales, de que vengo a decirles que este Gobierno quiere sumarse, quiere multiplicar nuestra capacidad de acción, pero, sobre todo, de concreción y realización, a partir, justamente de sumar, no sólo voluntades y no sólo expresiones retóricas complacientes de esta unidad, sino, sobre todo, de recursos, que realmente estén dirigidos a detonar y generar proyectos que beneficien a más mexicanos, a más hidalguenses.

Esa es la segunda, o el segundo motivo que hoy nos invita a estar reunidos en este encuentro.

Y el tercer motivo, que aquí ya se ha manifestado y se ha expresado, es arrancar lo que fue uno de mis compromisos que suscribí aquí, en Hidalgo: el detonar y desarrollar la Ciudad del Conocimiento y la Cultura para Hidalgo, desde su capital, aquí, en Pachuca, y que como parte de este esfuerzo construyéramos dentro de esta ciudad un nuevo campus del Instituto Politécnico Nacional, que ya ha iniciado operaciones, como lo expresara su Directora, precisamente con los estudios de bachillerato y que tiene destinados para este año fiscal 330 millones de pesos que nos permitirán avanzar en este proyecto, que muy pronto estará concretado y que servirá para elevar la calidad y la cobertura educativa del nivel superior que demandan los habitantes de Hidalgo.

Y a propósito de esto, quiero insistir en lo que he señalado en distintos momentos y en distintos espacios y que, hoy quiero nuevamente compartir con los hidalguenses.

La importancia y relevancia que tiene que dediquemos un mayor esfuerzo, que esto significa mayores recursos, para que no se quede en la demagogia, hacer mayores inversiones en la ciencia, en la tecnología y en la innovación.

Aquí está presente el Director General de CONACyT, a quien al rendir su protesta como Director de esta gran institución, le instruí, de manera muy puntual, a que analizáramos las vocaciones económicas de las distintas regiones del país y que apoyáramos proyectos de ciencia, tecnología e innovación, que nos permitirán elevar la productividad del país y de todos los mexicanos.

Y esto es lo que queremos hacer en todo México, porque si estamos conscientes y convencidos de que para que México depare a todos los mexicanos condiciones de mayor prosperidad, de mayor desarrollo y de mayor oportunidad, tenemos que lograr un mayor crecimiento económico.

Pero éste será posible sólo y si logramos ser más productivos, que es uno de los campos donde nos hemos rezagado.

México ha perdido competitividad, capacidad de crecimiento mayor, porque hemos perdido capacidad para ser más productivos.

Y lo que queremos hacer es alinear el esfuerzo de todas las dependencias del Gobierno de la República, la suma, en su participación, de las autoridades estatales para lograr, realmente, elevar la productividad de los mexicanos.

Queremos lograr la democratización de la productividad, que esto significa que todos los mexicanos sean capaces de generar mayor riqueza, haciendo uso de mayores recursos, entre ellos, la ciencia, el conocimiento, la tecnología.

Queremos transformar para pasar de ser un país de manufactura o de mente para la manufactura, a uno de mente que permita mayor productividad y elevar competitividad para el país.

Y aquí no estamos descubriendo el hilo negro. Estamos hablando a partir de la experiencia mundial, que aquellos países que tienen mayor desarrollo ha sido, entre otros factores, porque han trabajado en la productividad.

A veces pareciera que cuando hablamos que queremos ser, o lograr una economía sustentada mayormente en el conocimiento, que en la manufactura; es decir, aplicar el conocimiento a la generación de riqueza y ser, entonces, un país que sustente su desarrollo en el conocimiento, pareciera ser un concepto difícil de asimilar, difícil de entender.

Pero no lo será, y será menos, en la medida que vayamos avanzando en lograr educación de mayor calidad, de mayor cobertura, cobertura en los niveles que permitan preparar con mayor solidez a las nuevas generaciones, especialmente en el nivel preparatoria, bachillerato, universidad, que es uno de los retos que tiene este Gobierno.

Por eso, el entusiasmo con el que nos sumamos a este proyecto, que el gobierno estatal nos ha confiado y que juntos vamos a trabajar, para lograr esta Ciudad del Conocimiento y de la Cultura, para que desde ahí surjan mentes con la capacidad de innovar, de generar mayor productividad, producción en el país, en Hidalgo.

Y eso depare a estas nuevas generaciones oportunidad de un mayor desarrollo, que se traduzca, y eso es lo que va a ocurrir, de lograr este objetivo, un mejor ingreso, mejores ingresos; participación en mejores trabajos, con mejor remuneración, que esa es la ruta que debemos de seguir y en la que estamos comprometidos.

Por eso, desde el inicio de esta gestión dejé claramente señalados los cinco grandes objetivos que mi Gobierno tiene por delante: el brindar a la población paz y seguridad; el lograr un México incluyente, que nos permita combatir de raíz las condiciones de pobreza que, lamentablemente, se viven todavía en varias partes de México; elevar la calidad de la educación y la cobertura, y el México próspero, que en mucho depende de elevar nuestra capacidad productiva.

Por eso, yo celebro el que en este encuentro, aquí, en Hidalgo, tengamos la oportunidad de dar el banderazo a este gran proyecto que es la Ciudad del Conocimiento y de la Cultura que, estoy seguro, habrá de alentar oportunidades para todos los hidalguenses.

Desde esta plaza, erigida en memoria del Benemérito Juárez, del Benemérito, que fuera, justamente, quien en 1869, justamente, ayer se cumplieron 144 años de la erección del Estado de Hidalgo, que surge, y por eso esta gran hermandad que tenemos quienes somos originarios del Estado de México, que surge del Estado de México, que es parte de lo que fuera tierra mexiquense. Y eso nos dejó un legado de hermandad y de cercanía, que hoy venimos aquí a testimoniar y, sobre todo, a comprometer para un trabajo fecundo en favor de todos los hidalguenses.

Sólo permítanme concluir con lo siguiente.

El compromiso que tiene mi Gobierno para realmente hacer una mayor inversión en ciencia y tecnología, lo hemos acreditado desde el proyecto que presentamos a consideración del Congreso de la Unión, en el Paquete Económico, y que aprobara con 18 por ciento más de presupuesto en esta asignatura.

Que a ésta debe sumarse, también, el esfuerzo del sector privado. Y que habremos de desarrollar los mecanismos, los incentivos, que alienten la participación mayor del sector privado en el desarrollo e inversión en ciencia y en tecnología.

Porque ésta es la ruta, una de las rutas que debemos de seguir para, realmente, lograr productividad, para la prosperidad, para el crecimiento de México y oportunidades mayores para todos los mexicanos.

Yo agradezco, hoy, a Hidalgo, la oportunidad de estar entre ustedes.

Desde aquí, les extiendo un abrazo fraterno y cordial a los hidalguenses que se han dado cita en este encuentro; que, sobre todo, han resistido este frío que, insisto, está calando.

Pero, sobre todo, me han dado la oportunidad de saludarles, de pedirles que lleven un abrazo allá, a sus lugares de origen, quienes vienen de otras partes del Estado de Hidalgo, que les lleven un saludo de su amigo, el Presidente de México.

Que les digan que vamos a trabajar, que estamos muy sumados con el gobierno estatal. Que, además, allá, en el Gobierno de la República, hay varios hidalguenses que participan de este esfuerzo y que, estoy seguro, que serán gestores permanentes de mayores beneficios para el Estado de Hidalgo.

Que eso permita hacer una contribución para el crecimiento, desarrollo y progreso de toda la Nación.

Muchísimas gracias.