Bali, Indonesia.

El Presidente Enrique Peña Nieto afirmó hoy que México está proyectando el deseo de cambio y de transformación, “de romper con paradigmas, con modelos o estereotipos que hoy ya no funcionan”, y es un país “con un gran potencial para generar crecimiento en los próximos años, para abrir oportunidades para las nuevas generaciones y para la sociedad del presente”.

Al participar en la sesión denominada “Invertir para una economía resistente”, en el marco de la Reunión de Líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) 2013, señaló que México es una economía emergente con una espléndida ubicación geográfica, con acuerdos comerciales con 45 países, y con estabilidad macroeconómica.

Puntualizó que sin embargo, “todas estas son ventajas y fortalezas que por sí mismas son insuficientes para que México pueda tener un mejor desempeño en su economía. Por eso los ajustes y cambios estructurales que estamos haciendo y que se han venido, además, materializando”.

El Presidente de México destacó que un acuerdo nacional, el Pacto por México, “ha posibilitado que distintas visiones y distintas fuerzas políticas encontremos un espacio común, un punto de coincidencia que está orientado a la transformación y a la modernización de nuestro país, y eso abrirá espacios de oportunidad, especialmente para los jóvenes”.

Señaló que las reformas de carácter estructural que se han impulsado en México “tienen una orientación fundamental, que es asegurar mayores oportunidades de empleo, especialmente, para las nuevas generaciones”.

Destacó que otras naciones del mundo “han logrado un desarrollo acelerado en las últimas décadas, han hecho ajustes y cambios a tiempo”.

“México se rezagó en esta parte y hoy, precisamente, estamos impulsando estas transformaciones y esos cambios”, indicó.

Añadió que en ese proceso “estamos encontrando, como es natural e inevitable ante cualquier cambio, resistencias en algunos sectores, pero entendemos muy bien que en este clima plural, democrático, de acuerdo y de búsqueda de coincidencias, será posible”.

El Presidente Peña Nieto se dijo optimista “de que podemos concretar importantes reformas que van a favorecer que México pueda desplegar su potencial, su capacidad y sus grandes fortalezas”.

Indicó que las reformas que se han procesado, y que se están procesando en México, son varias que estuvieron pospuestas por muchos años.

Expresó también que “México en los últimos 10 años ha venido creciendo a tasas que son insuficientes para asegurar los niveles de empleo que la población demanda y sobre todo para crecer socialmente, lograr un desarrollo social que abra mayores oportunidades a toda la población”.

El Primer Mandatario mencionó, entre las reformas estructurales que se han emprendido en México, la Reforma Educativa, la Financiera, de Competencia Económica, de Telecomunicaciones, Energética y la Hacendaria

“Todas están orientadas a asegurar que México pueda detonar su potencial, sobre todo, en materia económica; que pueda tener un mejor desempeño en su economía, a final de cuentas, advirtiendo que es el desempeño de una economía lo que abre espacios de oportunidad para las nuevas generaciones”, agregó.

Dijo que en el caso de la Reforma Educativa, “seguramente dará frutos en cinco o seis años, cuando empecemos a ver a generaciones que estén mejor capacitadas, mejor formadas, con mayores habilidades para incorporarse a la actividad productiva”.

“Si no logramos esto, lamentablemente estaremos llevando a cuestas el que los jóvenes que estén egresando de sus estudios profesionales solamente estén encontrando frustración por no encontrar espacios de oportunidad y de trabajo que, además, sean dignamente remunerados”, aseveró.

El Presidente Peña Nieto también participó este día en un diálogo con miembros del Consejo Asesor de Negocios de APEC, en el que se abordaron distintos temas económicos.