El gran problema que la sociedad mundial hoy está enfrentando es la creación de empleos de calidad para las nuevas generaciones, afirmó.

Participó, junto con líderes de Rusia, Australia, Japón, la Unión Europea, Indonesia, Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido, en el foro de Crecimiento y Empleo.

“México viene impulsando cambios estructurales y esperamos con ello, hacer nuestra contribución al desarrollo global”, afirmó hoy el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, durante su participación en la reunión de Líderes del G20 con representantes del B20 y L20.

En el diálogo con representantes empresariales y de organismos sindicales y laborales de los países que integran el G20, con el tema “Promover el Crecimiento y el Empleo”, el Mandatario mexicano subrayó que el gran problema que la sociedad mundial está enfrentando es la creación de empleos de calidad para las nuevas generaciones.

“Es inconcebible e inadmisible que en la era de mayor tecnología, de mayor modernidad, de una dinámica social y económica tan avanzada y tan acelerada, no estemos en la oportunidad de concretar este gran desafío de generar soluciones a este gran reto”, subrayó.

Señaló que de eso depende que “las nuevas generaciones, la juventud de hoy, en donde se encuentra el mayor nivel de desempleo, encuentre opciones de empleo de calidad, bien remunerado y opciones de desarrollo próspero en los próximos años”.

Ante los Mandatarios de Rusia, Vladimir Putin; de Francia, Francois Hollande; el Primer Ministro del Reino Unido, David Cameron; la Canciller alemana, Ángela Merkel; y el Presidente del Consejo de Ministros de Italia, Enrico Letta; el Presidente Peña Nieto expresó “el testimonio de adhesión de México a la ruta de transformación, de cambios estructurales que hagan posible que la juventud encuentre espacios de desarrollo individual, y ello contribuya al desarrollo colectivo de nuestra sociedad”.

“Hago votos porque realmente esto se materialice, México está por hacer su parte”, concluyó el Mandatario mexicano.

En la reunión también participaron Taro Aso, ex Primer Ministro de Japón; Susilo Bambang, Presidente de Indonesia; Bob Carr, Ministro de Asuntos Exteriores de Australia; así como el Presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy; y el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.