• La política de población sigue demostrando su gran valor y utilidad social. El objetivo es actuar oportunamente, velando desde ahora por el desarrollo de las próximas generaciones, afirmó.
  • La política de población en México tiene una visión de largo plazo para atender los desafíos de las próximas cuatro décadas, refirió.
  • Hace más de 40 años, México fue pionero al hacer de su política de población una auténtica política de Estado, dijo.
  • La cultura demográfica se ha arraigado en la población mexicana y se ha traducido en mayores niveles de bienestar, indicó.
  • Inauguró la Segunda Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, aseguró hoy que con base en las proyecciones demográficas, México puede prever escenarios, “planear con sentido estratégico y tomar decisiones responsables, para hacer frente a las demandas sociales y económicas” asociadas a las tendencias hacia el futuro.

Al inaugurar hoy la Segunda Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, en la que participan representantes de 33 países, de organismos internacionales y de la sociedad civil, el Primer Mandatario subrayó que es evidente que la estructura de nuestra sociedad está cambiando aceleradamente: “la población menor de 25 años tendrá una tendencia a ir disminuyendo; se prevé que para el año 2050 constituirá sólo el 34 por ciento de nuestra población, cuando hoy representa más del 45 por ciento”.

Por su parte, precisó, “la proporción de población adulta de 25 a 59 años, se mantendrá estable, situándose en 44 por ciento. Sin embargo, y aquí está el mayor reto hacia adelante, la proporción de adultos mayores se duplicará: en 2050, más del 20 por ciento de la población tendrá 60 o más años de edad; esto significa que habrá más de 32 millones de adultos mayores, 20 millones más de los que hay actualmente en nuestro país”.

El Titular del Ejecutivo Federal apuntó que en el siglo XXI, frente a la profunda transición demográfica que viven las sociedades latinoamericanas y caribeñas, “la política de población sigue demostrando su gran valor y utilidad social”.

Indicó que el objetivo es “actuar oportunamente, velando desde ahora por el desarrollo de las próximas generaciones”. Adicionalmente, explicó, “en México también estamos trabajando para aprovechar nuestro bono demográfico: hacia el año 2030, nuestro país contará con el mayor porcentaje de población en edad productiva”.

De hecho, añadió, “ya somos una nación de jóvenes que merecen mejores oportunidades. Por ejemplo, hoy más jóvenes cursan la educación media superior y superior en México: 2.5 millones reciben una beca y también tienen nuevas opciones para estudiar en el extranjero. A través del Instituto Nacional del Emprendedor y el nuevo Programa Crédito Joven, respaldamos a los emprendedores de 18 a 30 años que quieren iniciar o ampliar su negocio y que no cuentan con historial crediticio”.

El Presidente Peña Nieto indicó que, de igual forma, “trabajamos para asegurar el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva. En este rubro, destaca la puesta en marcha de la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo en Adolescentes, que tiene como objetivos centrales reducir a la mitad su tasa de fecundidad, que no haya embarazos en niñas menores de 15 años, y fortalecer su proyecto de vida”.

Asimismo, continuó, “realizamos esfuerzos para incentivar una mejor distribución de la población en el territorio. En este apartado, destacan los programas de desarrollo rural que disminuyen la migración a las ciudades, el éxodo que pasa en toda la región y que lleva a que, prácticamente, el 80 por ciento de la población esté hoy viviendo en las grandes urbes, en las grandes ciudades”.

Señaló que nuestro país también está atendiendo la migración internacional con pleno respeto a los derechos humanos. “En este sentido, México puso en marcha la Estrategia Integral de Atención a la Frontera Sur, para dar mayor seguridad a los cruces de personas provenientes de países hermanos vecinos de nuestra frontera Sur”.

“Cada uno de estos programas y acciones representan soluciones concretas a los exigentes fenómenos poblacionales de nuestro tiempo”, puntualizó.

El Presidente de la República destacó que partiendo del respeto pleno a los derechos humanos y la igualdad de género, “la política de población en México tiene una visión de largo plazo para atender los desafíos de las próximas cuatro décadas”. Resaltó que así como al final del siglo pasado la política de población logró regular y contener el ritmo de crecimiento poblacional, ahora debe atender los retos de la transición demográfica.

Recordó que hace más de 40 años, “México fue pionero al hacer de su política de población una auténtica política de Estado, con la promulgación, entonces, de la Ley General de Población y la creación del Consejo Nacional de Población en 1974. Hace prácticamente 41 años, se creó un marco normativo e institucional, entonces de vanguardia, para atender los fenómenos demográficos”.

Apuntó que con estas sólidas bases fue posible modificar para bien las tendencias poblacionales del último cuarto del siglo XX. Refirió que en esos 25 años “se obtuvieron importantes avances: por ejemplo, el número promedio de hijos por mujer bajó de 6.3 en 1975, a 2.7 en el año 2000. Actualmente es de 2.2”.

Asimismo, dijo, “junto con los esfuerzos nacionales de salud se logró disminuir sustancialmente la razón de mortalidad materna, que pasó de 105 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos, a 74 en el año 2000; y hoy es de 38”.

“Estos dos indicadores clave demuestran que la cultura demográfica se ha arraigado en la población mexicana y se ha traducido en mayores niveles de bienestar”, puntualizó.

Añadió que para continuar con esta tendencia, “México elaboró el Programa Nacional de Población 2014-2018, de aplicación transversal. Es decir, la variable poblacional es tomada en cuenta en las acciones de política pública de todas las dependencias del Gobierno de la República”.

MÉXICO, PAÍS CON UNA CIUDADANÍA MADURA Y UN ACERVO NATURAL Y CULTURAL QUE RECLAMA PASOS AUDACES POR UNA MAYOR JUSTICIA SOCIAL EN EL REPARTO DE SUS RIQUEZAS: ALICIA BÁRCENA IBARRA

La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena Ibarra, aseguró que México es un país que cuenta con una ciudadanía madura y un acervo natural y cultural que reclama pasos audaces por una mayor justicia social en el reparto de sus riquezas.

Señaló que la Segunda Conferencia Regional contiene parte de los párrafos de libertad que José María Morelos y Pavón escribió en los Sentimientos de la Nación: “que la esclavitud se proscriba para siempre, y lo mismo la distinción de castas, quedando todos iguales; y sólo distinguirá a un latinoamericano de otro, el vicio y la virtud”.

Agradeció al Presidente Enrique Peña Nieto el compromiso de su Gobierno para con la agenda de temas que se abarcarán en este encuentro regional, durante tres días.

“Nos complace este encuentro en un país del que me siento orgullosa, donde la demografía se cultiva con enorme pasión, donde la necesidad de conocer el futuro se conjuga con el saber y el orgullo de su pasado, y donde tantos actores, hombres y mujeres mexicanas, han luchado por desnaturalizar la desigualdad ofensiva que aún oprime a nuestros pueblos”, enfatizó Alicia Bárcena.

CASI MIL ASISTENTES DE 33 PAÍSES TRABAJAREMOS PARA PONER A NUESTRA REGIÓN, EN MATERIA DE POBLACIÓN Y DESARROLLO, EN EL CAMINO DE LA SOSTENIBILIDAD PARA LOS PRÓXIMOS 15 AÑOS: PATRICIA CHEMOR

La Secretaria General del Consejo Nacional de Población, Patricia Chemor Ruiz, señaló que en esta Segunda Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, se abordarán las dinámicas de la población como eje del desarrollo sostenible y la implementación del Consenso de Montevideo para la superación de las desigualdades en el marco de los derechos humanos.

Aseveró que durante los trabajos a realizar “aspiramos a establecer indicadores en asuntos impostergables ya para los países”. Profundizarán por ello, en cuestiones de envejecimiento pleno y de calidad, cuidados, protección social y desafíos económicos; derechos, necesidades, responsabilidades y demandas de niños, niñas, adolescentes y jóvenes; migración internacional y protección de los derechos humanos de todas las personas migrantes; y desigualdad territorial, movilidad espacial y vulnerabilidad.

También se abordará “la fundamental y urgente situación de los pueblos indígenas de la región, su interculturalidad y sus derechos, así como el de las personas afrodescendientes, el combate al racismo y la discriminación”.

Estamos hablando, continuó, “del compromiso que tenemos para incidir en la construcción de políticas públicas que beneficien a los cerca de 85 millones de personas afrodescendientes, más de 44 millones de indígenas, casi 71 millones de adultos mayores, poco más de 107 millones de niños, 111 millones de adolescentes, 106 millones de jóvenes y 8.5 millones de migrantes que hay en nuestra región”.

QUE CADA UNO DE LOS CIUDADANOS TENGA IGUALES OPORTUNIDADES CON UNA MIRADA DE CICLO VITAL Y DE VIDA EN CADA UNA DE LAS EDADES: CRISTINA LUSTEMBERG

La Subsecretaria del Ministerio de Salud de la República del Uruguay, Cristina Lustemberg, expresó que en “América Latina y el Caribe tenemos mucha desigualdad, pero somos un continente donde tenemos una base unitaria y debemos poner en el eje y la construcción de nuestras políticas de población y desarrollo a los ciudadanos”.

“Que cada una de los ciudadanos y ciudadanas tengan iguales oportunidades con una mirada de ciclo vital y de vida en cada una de las edades”, agregó.

Recordó que en Uruguay, en agosto de 2013, en la Primera Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, se aprobó por parte de 38 países el Consenso de Montevideo, donde participaron también 24 organismos internacionales y 260 organizaciones no gubernamentales.

Este Consenso tiene el objetivo de construir una política de equidad en base al ejercicio pleno de los derechos y decisiones conscientes de sus ciudadanos como sujetos de derecho, y “colocar en el centro de la acción al Estado como el ejercicio pleno de una política de derechos humanos, donde los individuos y ciudadanos de nuestro país sean el eje del diseño de las políticas públicas”.

Esto conlleva a una profundización de la democracia en todos los países de la región, añadió, y a políticas que han tenido un claro énfasis en los derechos vinculados a la salud sexual y reproductiva.