Señores representantes de los medios de comunicación:

 

            Muchas gracias por estar aquí, acompañándonos en esta gira que estamos realizando al Estado de Colima y particularmente a una comunidad, la de El Paraíso, que ustedes estuvieron ahí presentes, que quizá sea de las comunidades o la comunidad más afectada, con daños mayores, ante el impacto del Huracán Patricia.

 

            Sobre este fenómeno, como ayer ya lo anticipé, y todavía cuando estaba ingresando al territorio nacional, todavía una buena parte de la dimensión que tenía este huracán.

 

Primero, debo decir que la amenaza que presentaba este huracán advertía que tenía una alta peligrosidad y que eventualmente los efectos que podían ocurrir ante el ingreso de este huracán podían ser devastadores.

 

            Por eso, en muy poco tiempo se logró alertar a la población.

 

Y en ello, tengo que expresar mi mayor y más amplio reconocimiento a toda la población, en primer lugar, que acompañaron este alertamiento.

 

Porque, junto con los medios de comunicación, que fueron fundamentales para informar a la población de la llegada de este fenómeno de la naturaleza.

 

La población en general también contribuyó, a través de las redes sociales y de distintas formas, a informar y a que la población en general fuera alertada y pudiera tomar medidas  preventivas.

 

La más importante era poder refugiarse, guardarse y estar en un lugar seguro; dejar toda actividad, la que fuera, para poder estar con sus familias y mantenerse en un lugar seguro, ante el impacto que habríamos de tener, el día de ayer, del Huracán Patricia.

 

Esto ocurrió, como ayer lo compartí a los medios de comunicación, alrededor de las seis de la tarde.

 

Y el balance que puedo compartir hoy con ustedes es: los efectos dejados por el huracán son menores a los que eventualmente se preveían.

 

La magnitud y la peligrosidad que representaba este huracán, sin duda, advertía que los daños iban a ser de mayor consideración. Y eso, afortunadamente, no ha ocurrido. Por eso este reconocimiento.

 

Y debo decir que las medidas de prevención tomadas fueron las correctas.

 

Si bien corresponderá a los expertos y a los científicos determinar por qué dada esta dimensión y peligrosidad que advertía este huracán, no se registraron así, afortunadamente, al tocar tierra, corresponderá a ellos definir qué fue lo que ocurrió.

 

Pero, hoy puedo hacer un balance de lo que ya hemos recogido de los daños presentados.

 

            En cuanto al suministro de energía eléctrica, que es un recurso y elemento fundamental para la operación regular de cualquier comunidad, los estados afectados: Colima, Jalisco, Nayarit e, incluso, Michoacán fueron del orden de 235 mil usuarios los que dejaron de tener el servicio.

 

            A este momento, 50 por ciento del número de usuarios afectados, ya se ha restablecido el servicio y en los próximos dos días, a más tardar, la totalidad de los usuarios que eventualmente hubiesen tenido fallas o pérdida en el suministro de energía eléctrica, se habrá de restablecer en su totalidad.

 

            Las viviendas afectadas se ha hecho ya una evaluación y valoración de las que parcial o totalmente hubiesen resultado afectadas, y se estima del orden de tres mil a tres mil 500 viviendas las que eventualmente tuvieron estas afectaciones.

 

            De igual forma, en las zonas agrícolas afectadas, el levantamiento que SAGARPA ya ha hecho a este momento indica que es del orden de tres mil 500 hectáreas las que resultaron afectadas.

 

            Puedo también aquí afirmar que todas las carreteras federales que estaban en la zona de impacto y de riesgo, todas están operando ya con normalidad: carreteras federales, puertos y aeropuertos.

 

            Vale la pena destacar que el puente aéreo que se estableció, aéreo y terrestre, para trasladar de forma gratuita desde Manzanillo y desde Puerto Vallarta a la Ciudad de México, así como desde estos mismos lugares hacia la Ciudad de Guadalajara, de forma gratuita, ha operado con normalidad y con muy baja demanda, lo cual nos permite ya levantar este puente aéreo y terrestre que se instruyó, precisamente, para apoyar a la población ante la llegada de este huracán.

 

            Debo decir que las medidas preventivas que se tomaron fue el despliegue de 25 mil efectivos del Ejército Mexicano, de la Marina Armada de México y de la Policía Federal, en las tres entidades federativas que eventualmente recibieron el impacto del huracán: Jalisco, Colima y Nayarit.

 

            Y la labor que realizaron fue, en primer lugar, de contribuir y de apoyar el alertamiento para que la población estuviera advertida y tomara medidas de prevención y, sobre todo de refugiarse y de guardarse en un lugar seguro.

 

            Y, hoy, están apoyando las labores de auxilio a la población, a quienes eventualmente resultaron afectadas.

 

            Como he señalado, los daños que hasta ahora se han cuantificado, no son de la magnitud, ni de la dimensión que eventualmente se esperaba, afortunadamente.

 

            Y ya corresponderá, repito, a los científicos y a los expertos poder decir o compartir qué fue lo que evitó se tuvieran las afectaciones y los daños de la magnitud que, eventualmente, se esperaba hubiera, ante el impacto del Huracán Patricia.

 

            A este momento puedo decir que se levanta la alerta de prevención que se había hecho en los estados de Jalisco, de Colima y de Nayarit.

 

Esta alerta preventiva queda levantada, toda vez que el Huracán Patricia, prácticamente, está dejando ya el territorio nacional y, además, degradado a depresión tropical en los estados del Norte.

 

            Ha dejado lluvia a su paso, eventualmente estaremos muy atentos para poder hacerle frente a cualquier daño que, por las lluvias dejadas, pudiera presentarse.

 

            A estos daños que hasta ahora se han cuantificado, la instrucción que he dado es, en colaboración y coordinación con las autoridades locales, con los gobiernos de cada entidad, hacer un frente común para terminar de levantar los censos correspondientes y de inmediato emprender las acciones de recuperación, de restablecimiento y de reconstrucción en donde hubiese habido daños.

 

            Estos que he señalado, en este número que hoy se tienen cuantificados, y que apunta no ser una cuantificación mayor, ni severa, ni de alta gravedad.

 

Por eso es que se levanta la alerta. Se levanta esta alerta que se dio preventiva para los estados que ya he señalado.

 

            Quiero reiterar mi gratitud y reconocimiento, primero, a toda la población, que siguieron puntualmente las recomendaciones de Protección Civil, y actuaron en seguimiento a las mismas.

 

            Esto, sin duda, contribuye a que no tengamos hoy mayores daños que reportar.

 

Y, sobre todo, y lo más importante que era el interés y el objetivo de la alerta, que era salvaguardar vidas humanas; era preservar a las familias, era preservar la seguridad de las familias, y creo que ese objetivo se ha logrado.

 

            Agradecer a los medios de comunicación por apoyar la acción de alerta preventiva que en su momento se hiciera, y a toda la población que contribuyó a este objetivo.

 

            El Gobierno de la República actuó como debió de hacerlo: en la prevención y en el alertamiento.

 

Y creo que cada uno de estos episodios que hemos tenido nos ha permitido tener la consolidación cada vez mayor de nuestro Sistema de Protección Civil, de hacer las alertas preventivas oportunamente.

 

            Y de tomar acción, también, conjunta con la participación de todas las dependencias del Gobierno de la República, en coordinación con las autoridades locales, para hacerle frente y poder superar cualquier efecto, cualquier daño por el impacto de algún fenómeno de la naturaleza.

 

            Agradezco a los medios de comunicación su importante contribución a las acciones preventivas que se tomaron; y, sobre todo, que hoy nos estén acompañando a hacer una evaluación, y dar cuenta a la sociedad mexicana de los efectos que ha dejado el Huracán Patricia.

 

Que, repito, no han sido de la magnitud que eventualmente se esperaba, pero que las acciones tomadas de orden preventivo, han sido las correctas y las que debíamos de tomar ante el riesgo y la inminencia de un huracán calificado de alta peligrosidad, de gran dimensión y de potencialmente catastrófico, como el Centro de Huracanes de Miami, que monitorea los huracanes de esta región del hemisferio, así lo anticipaba.

 

Y, debo decir, distintos medios de orden internacional, distintos actores políticos, a quienes agradezco sus expresiones solidarias que anticipadamente tuvieron para con México, que apoyaron y solidarizaron, y a ellos también mi gratitud y reconocimiento.

 

            Señores representantes de los medios de comunicación:

 

            Muy buenas tardes a todos, que tengan buen fin de semana.

 

            Solamente, aquí para no ser omiso, quiero también expresar agradecimiento, como ayer lo dije, pero nuevamente quiero reiterar, a toda la población que de manera anticipada se solidarizó por lo que pudiera ocurrir ante el efecto del Huracán Patricia, que montó distintos espacios para poder tener ahí la recopilación de despensas y de apoyos a la población, que eventualmente resultara afectada.

 

Hoy habría que decirles: muchas gracias, y también momento para decir que estos espacios, cualesquiera que se hubiesen instalado de forma voluntaria, espontánea, con la participación de distintas autoridades de otras entidades, que eventualmente no estaban en riesgo de ser impactadas, muchas gracias, pero éste ya no es momento para continuar con esta labor.

 

            Las despensas eventualmente y apoyos que llegaron, se habrán de llevar a la población que resultó afectada, pero también habré de pedirles amablemente que ya no estamos en condición de poder administrar cualquier otro apoyo que en este momento pudiera llegar.

 

Y que ante los efectos dejados, advertimos no serán necesarios, porque con lo que hoy se tiene y se ha dispuesto para apoyar a la población, se habrá de mantener.

 

            Debo decir que he dado instrucciones para que, particularmente a través de Desarrollo Social, se mantengan apoyos a la población, a aquellos que perdieron parte de su patrimonio, que hoy no tienen suministro de energía eléctrica y de servicios básicos, se les dará el apoyo a través del abasto alimentario, de despensas y apoyos necesarios, con lo que se ha recibido de parte de la sociedad y con los propios apoyos y despensas que el Gobierno de la República ha dispuesto para este propósito.

 

            Muchas gracias.

 

            Muy buenas tardes.