ANCHORAGE, ALASKA, 9 de noviembre de 2014.

Muy buenos días a todos.

Estamos en el trayecto a nuestro destino, que es China, unas horas más.

Sin embargo, yo quisiera tener algún comentario para con ustedes. Particularmente en dos sentidos.

En primer lugar. Con el acto muy lamentable de consternación, y que nos ha convocado a un duelo nacional ante la información que fue proporcionada por la Procuraduría General de la República, el pasado viernes.

Quiero nuevamente, como lo hice entonces, y lo he venido haciendo a lo largo de todos estos días: Quiero reiterar mi solidaridad con las familias de los jóvenes estudiantes de Ayotzinapa.

Como padre, y así se los expresé personalmente en mi encuentro con ellos, comparto su tristeza y reitero que tienen, invariablemente, todo el apoyo del Gobierno de la República.

Los mexicanos, hay que decirlo, estamos dolidos por lo ocurrido en Iguala. Es un acto, a partir de la información que dio a conocer el Procurador General de la República, abominable y atroz, que genera, como ha sido, indignación y dolor.

El Gobierno, por igual, acompaña a la sociedad mexicana en este sentimiento de duelo.

Ayotzinapa, también, y hay que decirlo, es un llamado a la justicia, es un llamado a la paz y a la unidad. No a la violencia, ni a la confrontación.

Es inaceptable que alguien pretenda utilizar esta tragedia para justificar su violencia. No se puede exigir justicia actuando con violencia.

Yo reitero que Ayotzinapa es un llamado a la unidad, a la reflexión, a la paz, a la concordia; a definir los mecanismos que nos permitan superar debilidades de orden institucional, pero, sobre todo, hacerlo en paz y en armonía social.

Los mexicanos decimos no a la violencia.

Ésta no es una expresión del Gobierno. Éste es un sentimiento genuino de la sociedad mexicana, que dice no a la violencia.

Decimos sí a la justicia, al orden, a la armonía, a la tranquilidad. Decimos sí a la aplicación de la justicia ante estos hechos atroces y abominables.

Éste es un hecho tan lamentable, que debe convocarnos, insisto, a un esfuerzo colectivo y de reflexión para emprender un camino que permita mejorar aquellas instituciones del Estado mexicano que enfrentan debilidad, pero hacerlo por la vía del diálogo, del acuerdo, de la aportación de ideas, de una actitud constructiva y propositiva, y no a través de la violencia.

Permítanme referirme, en otro orden de ideas, al propósito de esta gira de trabajo.

Es una gira de trabajo que tiene tres fines fundamentales, y también quiero decir para aquellas voces que sugerían no asistir: no hacerlo, señores, sería actuar con irresponsabilidad.

Quizá lo más fácil, lo más cómodo hubiese sido dejar de atender este compromiso que es de México. No sólo lo es del Presidente de la República; es de los mexicanos.

Estos eventos tendrán lugar por primera vez, por cierto, prácticamente unidos en forma cronológica.

Ustedes recordarán que la Reunión APEC y la Reunión de G-20 en el pasado, prácticamente se han dado en momentos distintos.

Ahora, por primera vez, prácticamente coinciden en tiempo.

Pero no atender estos eventos es dejar atrás la participación de México en foros, yo diría los más importantes que se dan año con año, y que éstos, particularmente, tienen relevancia y tendrán impacto en el devenir, en el desarrollo, en el impulso a la economía de nuestro país y en la generación de empleos.

No atender un evento como éste, sería actuar con irresponsabilidad, porque a lo que asisto es, precisamente, a llevar la voz de México, a llevar la representación de los mexicanos para que tomemos acuerdos y decisiones que nos permitan (inaudible) impulsar el desarrollo de nuestra economía, revitalizarla, y generar más empleos.

En otro orden. Es claro que desde hace dos años decidimos relanzar la relación con China. Y en ese marco tuvimos, el año pasado, la visita del Presidente de China, y eso dio marco para que ahora México también fuera recibido por China.

Esta relación busca ampliar los canales de comercio, de inversión y de participación a más emprendedores de México, y de atraer más inversiones que generen empleo en nuestro país.

La visita que haga a China, y durante ella, estaré informando a la opinión pública de los varios acuerdos que se estarán tomando, que estaremos signando y que van a permitir que nuestro país tenga mayor presencia con sus productos en el mercado de China.

Eso es, precisamente, abrir espacios para más inversión productiva y para generar empleos.

Para dejar esas zonas, hoy en la inactividad económica, en el rezago económico, incorporarles (inaudible) de oportunidad, como lo es, sin duda, el tener una mayor nación y una mayor participación en los mercados de la región asiática y, especialmente, de China, en el marco de esta relación que hemos construido.

Y no queremos posponer esto. Por eso, la decisión responsable que es, precisamente, atender estos espacios, esta gira de trabajo, de haber acortado para atender lo sustancial de la misma, y llevar la representación de México.

Y también decir, que esto de ninguna manera me hace ausente de lo que ocurre en México. Como no lo hace a ninguno de los Jefes de Estado que asisten.

Todos, inevitablemente enfrentamos, y me refiero a todos los países, todos los Jefes de Estado tienen responsabilidades, tienen tareas que cumplir en su propio país.

Pero hoy las tecnologías, los medios de comunicación, de forma alguna nos permiten estar invariablemente presentes todo momento en la toma de decisiones, en el diario acontecer de nuestro país, y esto es justamente lo que estaremos haciendo.

Es importante, yo quiero subrayar, la trascendencia y el impacto positivo que la relación que estamos construyendo, especialmente con China, tendrá para el desarrollo económico, presente y futuro de nuestro país; el incorporar regiones de nuestro país a que tengan ahora canales de comercialización en sus productos con el mercado más importante del mundo, que es, justamente, el de China.

Ésta la relevancia de esta gira de trabajo, la trascendencia que tendrá para todos los mexicanos y, por ello, agradezco que ustedes, como representantes de los medios de comunicación, me estén acompañando.

Muchas gracias, y seguimos haciendo camino.

Buenas tardes.