Este día se conmemora el 65° aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por parte de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En honor a este hecho histórico, el 10 de diciembre se celebra, en todo el mundo, el Día de los Derechos Humanos.

En México, la conmemoración de esta fecha emblemática es una oportunidad para ratificar el compromiso del Gobierno de la República con la protección y el respeto a los Derechos Humanos.

Esta administración está decidida a que la actuación de toda autoridad sea en respeto absoluto de las garantías fundamentales, como parte de una política de Estado en la materia. Por ello, hoy reitero la indicación a todos los servidores públicos de la Administración Pública Federal de defender y promover los Derechos Humanos, así como fomentar la no discriminación en sus actividades diarias.

Los Derechos Humanos son una causa que nos convoca y compromete a todos. Para lograr el pleno respeto de estos derechos universales, se requiere del compromiso y la participación de cada mexicano.

Por ello, el día de hoy es una gran oportunidad, también, para reconocer la labor de quienes dedican su vida a la defensa de los Derechos Humanos. Quienes participan en esta noble labor, tienen un firme aliado en el Gobierno de la República. Compartimos los mismos objetivos e ideales: construir una verdadera Sociedad de Derechos.

A través del fortalecimiento del marco institucional y legal, así como de diversas acciones de promoción y protección a las garantías individuales, estamos consolidando una conciencia colectiva de respeto a los derechos fundamentales.

Con base en la reciente Reforma Constitucional en Materia de Derechos Humanos, aprobada en 2011, estamos trabajando en una agenda integral, que comprende la actualización de políticas públicas, el fortalecimiento de las instituciones y la capacitación de servidores públicos, así como el proceso de armonización de varias leyes, para hacerlas compatibles con dicha reforma y con los más altos estándares internacionales.

Seguiremos trabajando de manera decidida por consolidar un marco de absoluto respeto a los Derechos Humanos, que contribuya a la construcción de un México en Paz, Incluyente y Próspero.

La muerte de Nelson Mandela, un hombre que dedicó su vida a la defensa de los Derechos Humanos ─a través de su incansable lucha por la reconciliación de su pueblo y la construcción de una nación justa, igualitaria y democrática─, constituye una lamentable pérdida para la humanidad. En su honor, hoy me encuentro en Sudáfrica ─junto a otros Jefes de Estado y de Gobierno─ para participar en sus funerales.

Su legado nos inspira a quienes tenemos responsabilidad pública, a políticos, activistas y ciudadanos, a hacer más por la protección de las garantías individuales y la promoción de la igualdad.

Los mexicanos lamentamos su pérdida y estamos convencidos de que el mejor tributo que le podemos rendir, es seguir su ejemplo, trabajando en contra de la desigualdad y en favor de los Derechos Humanos.