Muy buenas tardes a todas y a todos.

Señores representantes de los medios de comunicación:

En primer lugar, quiero agradecerle al excelentísimo señor Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, su hospitalidad; la de él, la de su esposa, la de sus colaboradores, que hoy nos están dispensando a quienes formamos parte de esta Delegación Oficial que realiza esta primera Visita de Estado de México a Colombia.

La nuestra, sin duda, es una relación muy importante y relevante, la de nuestros dos países.

Y yo me atrevo a afirmar que la relación entre Colombia y México hoy pasa por uno de sus mejores momentos, porque encontramos enorme afinidad en nuestros objetivos, en los valores que compartimos; en los principios que rigen el actuar institucional en ambas naciones, y la meta que ambos gobiernos tenemos por brindar desarrollo y prosperidad para nuestras sociedades.

Somos dos naciones que tenemos más de 200 años de tener una relación diplomática, de compartir tradiciones, idioma, distintos temas y prácticamente, también me atrevo a afirmar, que hoy no hay área de oportunidad y de atención por parte de ambos gobiernos, para nuestras sociedades en donde en términos de cooperación y de colaboración no estemos involucrados los dos gobiernos.

Lo cual yo celebro y quiero aquí dejar testimonio de mi mayor reconocimiento para con el Presidente Santos, para con su equipo de colaboradores, por realmente acompañar y ser parte de esta visión compartida que tenemos los dos gobiernos, para el desarrollo y prosperidad de nuestras sociedades.

Quiero, además, reconocer al Presidente Juan Manuel Santos su voluntad inquebrantable por alcanzar la paz y, además, el haber sido reconocido internacionalmente al haberse hecho merecedor del Premio Nobel de la Paz.

Sin duda, no es sino el reconocimiento de la comunidad internacional, de quienes otorgan este premio tan relevante y de amplio prestigio internacional, que es el Premio Nobel, a su inquebrantable lucha, a su esfuerzo permanente y a su firme voluntad política por alcanzar un acuerdo de paz para Colombia.

Una paz duradera y en la que México le reitera su invariable disposición para acompañarle en este esfuerzo y en esta tarea, y en esta misión, que él, con gran visión, se ha trazado.

Me alegro que Colombia tenga, en su Presidente, a un líder decidido a avanzar en la construcción de los consensos, que pondrán fin a décadas de un conflicto armado.

Y también quiero felicitar al pueblo colombiano, porque, sin duda, al hemisferio y al mundo entero nos ha dado también una gran lección del valor de la democracia.

El plebiscito que tuviera lugar, después del acuerdo de paz, sin duda, acredita el avance democrático de nuestras sociedades, y Colombia también se erige como un ejemplo de país democrático, que respeta la decisión de sus mayorías.

Los colombianos también nos han enseñado que el futuro de una Nación se construye con participación, con respeto y con tolerancia.

Quiero aprovechar este espacio para reiterar el apoyo de México a este proceso, al que nos sumamos con solidaridad y con pleno respeto.

México seguirá acompañando a Colombia en este camino, para que con la voz de todas las fuerzas políticas logre concretar las vías que conduzcan hacia la paz duradera que merece esta gran Nación.

Esta Visita de Estado, por otro lado, ha sido una gran oportunidad para que nuestros países consoliden la amplia y muy diversa relación que ya comparten.

En la actualidad, no hay prácticamente ninguna área o sector en donde colombianos y mexicanos no estemos colaborando e intercambiando información, experiencias y mejores prácticas.

Los acuerdos que hoy hemos firmado ampliarán aún más esta cooperación, encontrando nuevos nichos o fortaleciendo los ya existentes.

Y quisiera mencionar sólo algunos de ellos, porque ustedes han sido testigos de la firma de varios de acuerdos, de nueve, que aquí se han firmado, pero, además, a la explicación que ya ha hecho por su cuenta el excelentísimo señor Presidente. Pero sólo quiero referirme a lo siguiente:

Colombia es el segundo socio comercial de México en América Latina y el Caribe, y es el primer socio comercial de los países que hacemos la Alianza del Pacífico, lo que nos deja ver la importancia que tiene esta relación comercial para las empresas exportadoras de ambas naciones.

Por ello, para aprovechar mejor nuestros mercados, impulsaremos menores costos de trámites y servicios, mejoras regulatorias y la renovación de programas de financiamiento y líneas de crédito.

Asimismo, hemos iniciado negociaciones para concretar un acuerdo en materia aduanera, que permita hacer mucho más fácil y más rápido el comercio que se hace entre ambos países.

En materia cultural, sabemos que Colombia y México cuentan con un gran patrimonio, que necesita ser preservado, protegido.

Y con este fin colaboraremos en áreas relacionadas con la arqueología, la planificación urbana, la arquitectura de monumentos históricos y la restauración de bienes culturales.

En los últimos años, el robo de dispositivos móviles, el robo de teléfonos móviles se ha convertido en una nueva modalidad del crimen organizado. Millones de celulares robados son comercializados ilegalmente en todo el mundo.

Y, por ello, habremos de instrumentar acciones conjuntas para combatir este delito que se ha convertido, repito, en una nueva modalidad del crimen organizado y que se extiende a ambos países.

Debo destacar que hemos también conversado y reconocido la gran cooperación que hay, quizá como con ningún otro país de la región latinoamericana y del Caribe, entre Colombia y México, en materia de seguridad.

Tenemos una cooperación cotidiana, actualizada, minuto a minuto, precisamente, para hacerle frente a los desafíos que enfrentamos ambas naciones en el combate a la inseguridad.

Y hoy hemos hablado de extender esta cooperación a efecto de poder combatir con mayor eficacia al crimen organizado.

Colombia y México somos dos naciones que, a final de cuentas, enfrentamos problemas en materia de seguridad muy similares. Tenemos presencia de cárteles que operan en ambas naciones, y de forma trasnacional; tenemos, o hemos sido testigos de cómo el avance institucional para combatir al crimen organizado ha sido menos acelerado de las capacidades que organizaciones criminales han alcanzado en ambas naciones.

Por eso, nos hemos propuesto profundizar nuestra colaboración y cooperación en materia de seguridad para enriquecer las políticas públicas que ambos gobiernos seguimos para combatir a los cárteles, para combatir al crimen organizado, a partir de lo que reconocemos nos es un problema común.

Es un problema que, además, tiene aristas muy similares en las formas de operación y al mercado al que dirigen sus tareas las organizaciones criminales, tanto en Colombia como en México. Habremos de profundizar nuestra colaboración, repito, en esta asignatura.

Y, finalmente, Colombia es un país que se distingue por ser una Nación de logros importantes en materia deportiva.

Yo le decía al señor Presidente que es tal el nivel de colaboración y de cercanía que hay entre nuestras dos naciones, que el entrenador técnico de nuestra Selección Nacional de Futbol es de origen colombiano. Ésta es una muestra más de la afinidad.

Y, por eso, incluso, hemos celebrado un acuerdo de colaboración en materia deportiva para tomar las mejores experiencias de ambos países, y volver los dos países más competitivos en el terreno del deporte, y esta afinidad nos permita descollar en justas deportivas que se den en diferentes países.

Yo no tengo más que palabras de gratitud y de reconocimiento al liderazgo que tiene el Presidente Juan Manuel Santos, a la visión que México comparte, como ya lo he señalado, para que este país alcance una paz duradera.

Y decir que entre Colombia y México no hay sólo una relación de amistad y de fraternidad. Somos países genuinamente hermanos.

Y hoy hay dos presidentes que reconocemos esta afinidad, pero, además, hemos construido una relación personal que, sin duda, contribuye de forma importante a que esta visión compartida de los dos gobiernos se pueda materializar, se pueda profundizar y depare, a todo ello, prosperidad y desarrollo para nuestras sociedades.

Señor Presidente:

Muchas gracias por su amistad y por su hospitalidad.