Excelentísimo señor Primer Ministro del Japón, Shinzo Abe:

Le quiero extender la más cordial bienvenida a nuestro país, al igual que a la Delegación oficial que les acompaña; a los muy distinguidos empresarios, que también integran esta Delegación que realiza, a partir de su visita a México, una gira de trabajo por otros países de la región.

Y de igual manera, extenderle la más cordial de las bienvenidas a su muy distinguida esposa, la señora Akie Abe; y a ambos les deseamos feliz estancia y, sobre todo, que los acuerdos que aquí se han signado, realmente nos permitan reafirmar la relación de amistad, de confianza, de cooperación, que históricamente han tenido Japón y México.

Con este encuentro, se afianzan los lazos de amistad que se iniciaron hace 400 años.

En nuestro primer acercamiento, hace 15 meses, en Japón, ambos Mandatarios coincidimos en la importancia de reactivar la economía de nuestros países, y ampliar nuestra vinculación.

Reconozco al Primer Ministro Shinzo Abe por las audaces transformaciones que ha emprendido para reposicionar a Japón en el mundo.

Le expreso mi felicitación por los avances del programa económico que ha puesto en marcha en su país.

Celebro que en este quinto encuentro que hemos tenido oportunidad de llevar a cabo, hayamos concretado distintos acuerdos que, ante ustedes, el día de hoy, hemos signado.

Sin importar la distancia que nos separa, el Océano Pacífico nos une con Japón.

Hoy, nuestra relación es más cercana, más productiva y de mayor confianza.

Déjenme algunas cifras que así lo acreditan.

Nuestro comercio es cercano a los 20 mil millones de dólares. Este monto es 64 por ciento mayor al que había en el año 2005, cuando entró en vigor el Acuerdo de Asociación Económica que entonces firmaron nuestros países.

Es en este ambiente de confianza, que la relación económica entre ambos países ha posibilitado, entre otros propósitos, el que México sea un destino confiable a las inversiones y que, además, hoy está destacando como una Nación, que está especializada en la manufactura de distintos productos, lo cual se acredita con un incremento mayor a nuestras exportaciones.

Precisamente, hoy, INEGI dio a conocer que durante junio las exportaciones de México al mundo crecieron 7.7 por ciento con relación al mismo mes del año 2013.

Por su parte, las inversiones japonesas son cercanas a los ocho mil millones de dólares.

Japón, hay que señalarlo de manera puntual, es nuestro principal inversionistas de la región de Asia. Esto representa, la inversión de Japón en México, prácticamente el 65 por ciento de la inversión extranjera directa a México, proveniente de aquella región.

Para darnos una idea, actualmente hay más de 800 empresas japonesas en México, que generan empleos y que tienen confianza en nuestro país, destacando las de la industria manufacturera

Y de estas empresas casi una quinta parte, el 20 por ciento se ha instalado en los últimos dos años o en lo que va de esta Administración.

En turismo, Japón también ha sido el país asiático con mayor número de visitantes a México.

Se estima que para este año 2014 más de 100 mil japoneses visiten nuestro país.

Otro ejemplo de la gran confianza que hay en nuestra relación bilateral es la reciente colocación de Bonos Samurái que el Gobierno mexicano emitió en el mercado japonés: 60 mil millones de yenes, equivalentes a 590 millones de dólares.

Agradezco al Gobierno de Japón su respaldo a la estrategia de emisión del Gobierno de México. Esta exitosa colaboración y la confianza de los inversionistas japoneses ha permitido nuevas emisiones, ya sin requerir el apoyo o la garantía del Banco Japonés de Cooperación Internacional.

Para profundizar aún más nuestra fructífera relación, en el marco de esta Visita Oficial hemos concretado 14 acuerdos bilaterales, ocho de los cuales han sido firmados el día de hoy.

Con estos instrumentos habrá mayor intercambio académico, se integrarán más las pequeñas y medianas empresas al mercado japonés, a través de distintos mecanismos de financiamiento y de apoyo que se habrá de otorgar; se incentivará el uso de energías renovables en nuestro país, sistemas productivos bajos en carbono, y se desarrollarán modelos de agricultura sustentable.

Por ello, es que México apoya la celebración de la Conferencia sobre Prevención de Desastres Naturales que Japón ha convocado y, también, el uso de nuevas tecnologías para la captura de emisiones de carbono que permitan, realmente, ser parte del esfuerzo para combatir el cambio climático y la emisión de contaminantes a la atmósfera.

Durante cuatro siglos, Japón y México han estado juntos en momentos de alegría como de dificultad, como lo hacen los verdaderos amigos.

Hoy, en la presencia del Excelentísimo señor Primer Ministro de Japón, quiero dejar constancia de reconocimiento y de gratitud a la invariable solidaridad que Japón ha tenido para con México en distintos momentos, insisto, difíciles de nuestra historia.

Lo mismo en el terremoto de 1985, que hizo que fuera esa la primera visita suya a nuestro país, entonces como Secretario del Canciller de Japón, que viniera a México a extender el apoyo solidario de Japón hacia México; como en momentos de dificultad económica en los que Japón ha sido solidario.

Por ello, insisto, dejo aquí constancia de gratitud y de reconocimiento.

Estoy convencido que la relación entre Japón y México pasa por un gran momento.

Y lo que hemos acordado es revisar los distintos instrumentos de acercamiento, de cooperación, de colaboración que tenemos que nos permitan acrecentar nuestra relación, todo ello sustentado en la confianza.

Y como dato alegre de esta confianza, le decía yo al señor Primer Ministro, qué mayor signo de esta confianza que han confiado la dirección de su Selección de Futbol, precisamente, a un mexicano. Por ello, muchas gracias, señor Primer Ministro.

Sea usted bienvenido a nuestro país.

Y deseamos que se sienta auténtica y genuinamente en su casa.

Muchas gracias.