Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Integrantes del Gabinete del Gobierno de la República del Ecuador y del Gobierno de la República de México.

Señor Presidente Rafael Correa:

Muchas gracias por su hospitalidad. Muchas gracias por sus generosas palabras que ha dispensado a propósito de esta visita que, sin duda, resulta altamente significativa, considerando que hacía 10 años que un Presidente de México no visitaba esta República hermana del Ecuador.

A mí me da mucho gusto tener este gran honor de, aún cuando sea una breve visita, sin duda, viene a reafirmar la voluntad de dos gobiernos para profundizar y ahondar nuestra relación, y que ello sea espacio de encuentro a la cooperación, a un mayor intercambio comercial, al fortalecimiento de nuestras economías; a tener un flujo de ciudadanos de ambos países mayor y, sobre todo, el que podamos compartir experiencias de éxito en distintos ámbitos, que permitan realmente fortalecer el desarrollo de nuestros pueblos y, sobre todo, prepararlos para que realmente estén en aptitud de ser parte de este mundo global de mayores exigencias y de mayor competencia cada día.

Yo me felicito realmente de tener esta oportunidad de encuentro. Es, para el Presidente de México, un gran honor participar en esta Visita Oficial aquí, al Ecuador.

Agradecerle a su Presidente Rafael Correa, insisto, todas las atenciones que ha dispensado a la Comitiva Oficial que me acompaña en esta visita a este gran país hermano del Ecuador.

Señor Presidente:

Usted ha hecho referencia a las bellezas que tiene Ecuador y a los grandes puntos de encuentro entre Ecuador y México.

Hoy, al hacer esta Visita Oficial, sin duda, hemos expresado y hemos hecho patente la voluntad de los dos gobiernos, para que trabajemos en todo esto que aquí hoy hemos acordado, a través de distintos memorándum de entendimiento, de acuerdo, de cooperación y de colaboración para varios fines.

Usted ha hecho un recuento y un balance, yo creo que muy amplio y exacto, de cuál es el sentido y objetivo de cada uno de los documentos que aquí se han signado.

Yo podría, simplemente, recapitulando, está claro que el objetivo es trabajar para intensificar nuestra relación comercial para buscar un mayor equilibrio en la balanza comercial entre ambos países, para que tengamos, a través de distintas instituciones educativas de nuestro país, un gran respaldo y una gran cooperación a un proyecto de la Ciudad del Conocimiento que su Gobierno está construyendo de nombre Yachay.

También, para ampliar la cooperación técnica de Comisión Federal de Electricidad, con proyectos de generación de energía eléctrica que aquí se están desarrollando; el acuerdo para crear un espacio muy digno, como usted lo ha señalado, en lo que dejará de ser la sede de UNASUR, porque ahora tendrá una sede más amplia y más grande, y pueda convertirse en un espacio cultural, como lo será la delegación del Fondo de Cultura Económica, que nos permita realmente hacer de la cultura un eslabón más en la relación entre Ecuador y México.

Y son estos los acuerdos que aquí se han signado.

Y yo solamente agregaría que en el encuentro privado que sostuve con el Presidente Correa, acordamos el que realmente todos estos objetivos, aquí trazados, se cumplan a cabalidad.

Que realmente no sean, como ha ocurrido en algunas otras veces, una muestra solamente de buenos propósitos; sino que realmente nos signifiquemos porque, más allá de hacer muchos los temas de la relación, los que hemos convenido, podamos realmente materializarlos en resultados y beneficios a esta relación armoniosa y de hermandad entre México y Ecuador.

Señor Presidente:

Usted sabe que en México hemos venido trabajando para estar a la altura de los grandes desafíos que el mundo entero está planteando en todos los pueblos.

En México hemos impulsado reformas de carácter estructural, precisamente para dinamizar nuestra economía, para lograr un mejor desempeño en la economía, que posibilite condiciones de mayor desarrollo social para los habitantes de nuestro país.

Ecuador, sin duda, ha venido haciendo lo propio.

Ecuador ha venido teniendo crecimientos económicos sostenidos en los últimos años, ha impulsado una política social de gran aliento y que, sin duda, está llegando a sectores de la población que anteriormente no tenían respaldo alguno.

México hace lo propio.

Y déjenme compartirle, que lo que estamos haciendo en México tiene o guarda grandes coincidencias con algunos de los objetivos que usted me ha compartido, tiene su Gobierno.

México, y esta Administración que tengo el honor de encabezar, se fijó cinco grandes metas nacionales, orientadas a darle a nuestro país condiciones de seguridad.

Y, por eso hoy estamos observando a un Estado mexicano con mayores capacidades y fortalezas.

Es del dominio público, la detención de importantes delincuentes de distintas organizaciones del crimen organizado que han sido aprehendidos, que se han detenido, precisamente porque en esta orientación y en este objetivo, hemos venido fortaleciendo las capacidades del Estado mexicano, a través de una mayor coordinación entre los distintos órdenes de Gobierno.

Otro gran objetivo, que es coincidente con el que usted ha compartido, es el de la educación.

No podemos aspirar a ser una sociedad más desarrollada y de mayores oportunidades para los habitantes, si no logramos detonar habilidades y capacidades entre las nuevas generaciones.

Por eso en México impulsamos una Reforma Educativa, precisamente, no sólo para lograr amplia cobertura, sino, sobre todo, incidir en la calidad de la educación.

Nos hemos propuesto hacer un México incluyente, a través de distintos programas sociales y que, sin duda, los que su Gobierno ha impulsado se convierten en un importante referente a lo que podamos impulsar y enriquecer dentro de las políticas sociales que el Gobierno de la República está y estará llevando a cabo en México.

Un México próspero, como hemos denominado al objetivo de asegurar que México crezca económicamente, de manera sostenida y esto depare condiciones de mayor desarrollo. Coincidencia que tiene, sin duda, este objetivo con lo que su Gobierno ha venido impulsando.

Y un quinto objetivo: El hacer de México un actor con responsabilidad global.

Y, precisamente, en alcance a este objetivo, estamos hoy aquí, señor Presidente.

Primero, para reafirmar la identidad latinoamericana que México tiene. Reafirmar los lazos de hermandad y de respeto que México tiene y guarda para todos los pueblos de la región latinoamericana.

Y creo que esto es algo que hemos venido acreditando. Lo hemos hecho en distintos espacios y en diversos foros.

Con usted, señor Presidente, he tenido el privilegio de encontrarme en la CELAC, y en otros espacios en los que hemos coincidido.

Y hoy celebro que estemos aquí, en Ecuador, en esta bella ciudad capital de Quito, que, además, es Patrimonio Cultural de la Humanidad, precisamente reafirmando esta vocación cultural, de identidad y, sobre todo, de hermandad que ambos gobiernos queremos procurar entre nuestras naciones.

A mí sólo me resta, señor Presidente, agradecerle su hospitalidad. Hacer de este marco y de esta breve visita, oportunidad para hacerle una atenta y cordial invitación para que visite nuestro país.

Sé que ha estado anteriormente, pero creo en una próxima y futura visita a México será, también, oportunidad para hacer una evaluación y un balance a lo que aquí estamos comprometiendo.

Y hago votos porque las metas que nos hemos propuesto se cumplan y materialicen plenamente; y todo ello, venga a fortalecer y a ensanchar la relación de afecto, de cariño y de hermandad entre Ecuador y México.

Muchísimas gracias.