Señores representantes de los medios de comunicación:

Me da mucho gusto saludarles.

Quiero brevemente compartir con ustedes el resultado de esta Visita Oficial que he realizado al Estado Vaticano y en el encuentro que he sostenido con Su Santidad el Papa Francisco I.

En primer lugar, el primer propósito de esta visita era formularle una amable invitación para que visite nuestro país, en nombre de México, a la que gentilmente ha aceptado, visitar nuestro país, sin que hubiese determinado fecha.

Él ha aceptado la invitación y ha dejado ser consideración del momento en la que eventualmente esta visita se haga a México, pero sin duda, esto es motivo de gran alegría.

Le he expresado que el pueblo de México es, en su gran mayoría, un pueblo católico, a lo que por cierto él ha respondido que es católico, pero es especialmente guadalupano.

Y que él tiene un especial cariño para con el pueblo mexicano.

Y que a partir de haber aceptado la invitación, seguramente él encontrará el espacio para poder personalmente hacer sentir el aprecio y el afecto que tiene para con el pueblo de México.

Tuve oportunidad en esta Visita Oficial, y de acuerdo al Protocolo que se ha seguido de, en esta con versación privada que sostuve con él, reafirmar el interés del Gobierno de México por mantener una relación de respeto, de cordialidad con el Estado Vaticano.

De reafirmar que México es un Estado laico que no significa un Estado antirreligioso, sino todo lo contrario, un Estado en el que se preserva y se respeta la libertad de credo, de culto y que el Gobierno está para ser garante de este derecho que consagra nuestra Constitución.

Compartí, también, con él los esfuerzos que el Gobierno está haciendo, precisamente, para impulsar el desarrollo social de nuestro país, la atención particularmente a los sectores menos favorecidos, las zonas de mayor rezago social, tema que para él es un asunto de gran preocupación, el combate a la pobreza, la marginación.

Compartí los esfuerzos que estamos realizando en la política social, en la Cruzada Nacional Contra el Hambre, para no sólo atender a gente con necesidad y pobreza, sino particularmente, aquellos que padecen hambre.

Compartí, también, en algo que es un tema que a él preocupa, el de la atención a los migrantes.

Y comprometí a que el Gobierno de la República estaría en alcance a las acciones que ya lleva a cabo y en adición a las mismas, impulsando apoyos a las acciones que organizaciones de la sociedad civil llevan a cabo para apoyar a los migrantes, aquellos que cruzan nuestro país en territorio nacional en su paso hacia los Estados Unidos desde Centroamérica; y algunos mexicanos que, también, siguiendo estas rutas de migrantes, intentan llegar a los Estados Unidos.

Y que son varias organizaciones, algunas vinculadas a la Iglesia Católica, otras de la sociedad civil que dan apoyo al migrante, siendo ésta una tarea que tiene el Gobierno de la República en apoyar esta labor que viene de la propia sociedad civil, y la propia que el Gobierno tenga que llevar a cabo para apoyar a los migrantes en esta ruta ante la decisión que toman para, eventualmente, buscar una oportunidad especialmente en los Estados Unidos.

Compartir con él toda la agenda de reformas transformadoras y de cambios estructurales que México ha venido experimentando, que tienen por objetivo central asegurar que México pueda crecer económicamente de manera sostenida; y que esto puede permitir un mayor desarrollo social y generar condiciones de mayor bienestar.

Pude entrar en algunos temas a mayor especificidad a efecto de compartirle cuál es el alcance, por qué estas reformas y qué pretenden cada una de ellas.

La educativa, que es de elevar la calidad de la educación; otras que son, precisamente, para promover competencia y terreno parejo en varios ámbitos del desarrollo económico de nuestro país.

La Reforma Fiscal, precisamente para fortalecer la capacidad del Estado y pueda hacer mayor inversión en educación, en infraestructura, en política social.

La energética, que está orientada fundamentalmente a darle mayor seguridad energética al país, y a poder propiciar, en el futuro próximo, mayor empleo, precisamente, al detonarse una industria energética importante en todo el país.

Son algunos de los temas que compartimos. Reiterando nuestro firme e invariable respeto para con el Estado Vaticano, para con la libertad religiosa; y, sobre todo, debo señalar, el establecer con él una relación particular de respeto, de afecto y de cordialidad.

Fue muy amable en el trato que, en lo personal, dispensara a la comitiva oficial que me acompañó, a miembros de la familia que me acompañaron en esta Visita Oficial y a su servidor.

En la reunión, sobre todo, que tuve por aproximadamente, casi media hora, en donde abordamos los temas que ya les he referido, pero con esta importante noticia que ha aceptado la invitación para visitar nuestro país en la fecha que él habrá de determinar y que, seguramente, comunicará en el momento oportuno.

Son los temas que se abordaron en esta Visita Oficial que, sin duda, reafirman la buena relación que hay entre nuestro país y el Estado Vaticano, esta relación de respeto y de armonía, y que en mucho coincide con el propósito común de impulsar condiciones de bienestar y desarrollo social en nuestro país.

Yo les agradezco que estén aquí acompañándonos en esta gira de trabajo, en este segundo punto que hoy estamos tocando, y el día de mañana estaremos haciendo camino para llegar a España y tener esta Visita de Estado a este último país de esta gira programada, que será precisamente España.

Muchas gracias y muy buenas tardes a todos.

-PREGUNTA: (Inaudible)

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Sí, por supuesto, qué bueno que lo refiere.

Toqué, evidentemente, todos los temas que son clave en la prioridad o que son prioridad para el Gobierno e hice mención, evidentemente, de todas las acciones que hemos emprendido en materia de seguridad y también los avances.

Y, sin duda, datos muy alentadores en la disminución de violencia que particularmente se tiene en algunas partes de la República, que anteriormente tenían índices de criminalidad más altos y sobre todo de mayor violencia, y que hoy las cifras claramente evidencian que ha habido una disminución sensible de estos niveles de violencia.

Sería cuanto, y me da mucho gusto saludarles.

Muchas gracias.