(Interpretación del Portugués al Español)

Buenas tardes a todos.

Quisiera empezar agradeciendo, de una manera muy especial, al señor Presidente Peña Nieto, la manera en que me ha recibido, no sólo como Primer Ministro, sino a toda mi delegación y al conjunto de los empresarios portugueses que acompañan mi visita.

Y, que seguramente, representan en algunos casos, apuestas que ya han sido ganadas en el mercado mexicano. Y en otros casos, apuestas para el futuro que deberán desarrollarse y ayudarán, estoy seguro, a estrechar los lazos entre nuestros países.

El señor Presidente y yo nos encontramos a principios de este año en el marco de la Reunión de Santiago de Chile, de CELAC, con la Unión Europea.

En aquel momento, mencionamos que habría ocasión para esta visita con la finalidad de aproximar a Portugal y a México.

Esta visita se preparó desde el inicio con una gran preocupación que es, no sólo la de hacer una Visita Oficial que termina el día en que el Primer Ministro concluya su visita, sino que pueda significar el inicio de un trabajo importante que acerque a ambos países.

Por eso, agradezco, también, al señor Presidente, las reuniones de trabajo que acabamos de tener y que muestran, en lo esencial, que Portugal y México, a pesar de tener situaciones muy distintas, la inserción latinoamericana de México y su importancia económica, su cercanía económica y comercial con los Estados Unidos de América; nosotros con una integración europea donde promovemos nuestras exportaciones, la mayor parte de nuestras exportaciones, casi el 70 por ciento se hacen ahí.

Y, entonces, ambos necesitamos diversificar nuestras relaciones comerciales.

Abrirnos más allá de las regiones en las que estamos integrados, y eso nos acerca bastante a pesar de la gran distancia que nos separa.

Lo cierto es que ese camino ya lo estamos andando. En este momento México es el segundo socio comercial de Portugal en América Latina, y fuera de la Unión Europea es nuestro cuarto socio comercial, lo que es muy importante.

Pero como mencionó, el señor Presidente, en la reunión que acabamos de tener, a pesar de ello, tenemos excelentes condiciones para aumentar significativamente los intercambios comerciales entre nuestros países.

Me parce que algunos de los temas que acabo de abordar en la reunión, pueden ayudar a concretar mejor ese estrechamiento, esa proximidad.

Nosotros, por ejemplo, sabemos que Portugal tiene uno de los mayores puertos de aguas profundas en Europa, y seguramente el primero para quien viaja por barco del Continente Americano.

Pero necesitamos aprovechar mejor los puertos portugueses y los puertos que existen aquí en México.
Es apenas un pequeño paso para intensificar las grandes relaciones que queremos construir entre nuestros países.

Por otro lado, tenemos también, como refirió el señor Presidente, una relación diplomática que el próximo año cumplirá 150 años.

Por lo tanto, quiero decir que tenemos relaciones entre los dos Estados y los dos gobiernos hace muchos años y eso nos brinda la oportunidad para de alguna manera, dar un contexto aún más amistoso a la invitación que el Presidente de la República Portuguesa extendió al señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y que permitirá, en su momento, concretar esa visita y de esa manera, ayudar a marcar la importancia de estos 150 años de relaciones diplomáticas entre Portugal y México.

Hemos mantenido una gran cercanía desde el punto de vista de nuestras opiniones y de nuestras visiones en el marco multilateral entre nuestros gobiernos.

En Portugal tenemos una posición como miembros observadores en la Alianza del Pacífico, en la que también participa México y desde esa plataforma no dejaremos de buscar una mayor cercanía entre nuestras culturas.

Y tenemos también, visiones muy cercanas sobre procesos de reforma importantes que están ocurriendo en las Naciones Unidas, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, por ejemplo.

Hemos tenido una proximidad de puntos de vista, que hace que la relación entre nuestros países no sea meramente comercial o económica, sino también política, social y cultural, y eso hace que esa relación se vuelva aún más cercana entre las dos naciones.

Como señaló el señor Presidente, tendré oportunidad de participar en un seminario empresarial que contará con la presencia de muchos empresarios e inversionistas portugueses y también de inversionistas y empresarios mexicanos.

Me parece que será un buen momento para comunicar las oportunidades que existen en Portugal para la inversión mexicana y también, para que los inversionistas portugueses puedan conocer mejor las oportunidades que pueden aprovechar en el mercado mexicano.

Y como ya se señaló también México, además de su propio mercado, tiene una especie de mercados adyacentes de gran importancia para las empresas portuguesas. Y lo mismo ocurre relativamente con Portugal.

Cuando los empresarios mexicanos vean Portugal no será sólo una puerta de entrada a Europa, sino también una manera de entrar en contacto con otros mercados, desde luego de lengua portuguesa, pero también de mercados regionales donde se insertan oportunidades que nos ofrece la globalización a través de las plataformas regionales en que los Estados participan.

Esto es tanto o más importante porque, como saben, México es el país de América Latina y del Continente Americano que tiene el acuerdo comercial más antiguo con la Unión Europea.

Hoy, estamos haciendo esfuerzos para llegar a un acuerdo de nueva generación con los países de América del Sur que están reunidos en el MERCOSUR y con los Estados Unidos de América.

Sería muy importante tener en ese contexto, que México volviera a ver su acuerdo con la Unión Europea de manera actualizada. Ese acuerdo comercial y al mismo tiempo, ampliar las posibilidades de comercio entre los dos grandes bloques.

Al cabo de 10 años, verificamos que el comercio entre México y la Unión Europea prácticamente se duplicó.

Y, entre las oportunidades que se abren aquí para Portugal, si logramos que exista entre México y la Unión Europea una ampliación de estas oportunidades con la revisión del acuerdo vigente entre la Unión Europea y México.

Para finalizar quisiera destacar que los instrumentos que firmamos hoy, son instrumentos muy importantes de cooperación entre los Estados, pero también, entre las empresas.

Portugal tiene en las diversas áreas que fueron mencionadas, una experiencia muy útil que puede ser beneficiosa para México.
Y, no me cabe duda de que México, puede representar oportunidades muy importantes para empresas portuguesas con pruebas que ya se han dado en estas materias.

Ahorro y eficiencia energética, movilidad eléctrica, energías renovables y, también, lo que tiene que ver con las tecnologías de la información y el conocimiento en el sector educativo.

En el marco judicial firmamos un acuerdo muy importante de cooperación en materia de reducción y lucha contra el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

También tenemos un acuerdo sobre transportes aéreos que puede ser de gran importancia.

Necesitamos también tener un enlace aéreo entre ambos estados y ese acuerdo va a facilitar este enlace y, evidentemente, tenemos una expectativa muy positiva en lo que respecta a la cooperación en el área de educación, cultura y ciencia entre nuestros dos países.

Para concluir, quiero decir lo siguiente. Tenemos ya una historia muy importante que puede impulsarnos a alcanzar metas más ambiciosas para el futuro.

El señor Presidente mencionó hoy en nuestra reunión, que a pesar de los aspectos que mencionemos aquí, a pesar de que México es nuestro cuarto socio comercial, más allá de la Unión Europea, la verdad es que con el tiempo que no necesita ser un largo plazo, tenemos la oportunidad de duplicar el volumen de relaciones que mantenemos.
Para que eso se haga realidad necesitamos multiplicar las oportunidades de contacto directo y personal.

Cuando los miembros de los gobiernos se encuentran se crea siempre un ambiente diferente, para que después nuestras diplomacias puedan funcionar.

Hay un contacto directo que tiene que ver con aspectos más institucionales que deben existir, pero que en ocasiones se vuelven un poco obstáculos para nuestra voluntad de avanzar más aprisa.

Lo mismo ocurre con los hombres de negocios, con las empresas, con los elementos que tienen que ver más con nuestra cultura y nuestra sociedad.

Por lo tanto, señor Presidente, espero que pueda aceptar la invitación del Presidente para visitar Portugal, que será un momento álgido para poder apalancar y acelerar este proceso de aproximar a las dos naciones, a los empresarios de ambos países, a sus gobiernos y sus ciudadanos.

Por ello, agradezco la oportunidad de ésta, mi primera Visita Oficial a México.

No podría haber sido recibido con mayor amistad.

Muchas gracias.