Distinguido Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señores Secretarios.

Damas y caballeros:

(Interpretación al Español)

Quisiera empezar expresándole al Presidente Peña Nieto mi sincero agradecimiento por sus palabras y esta calurosa bienvenida que ha extendido a mi esposa, y a mi persona, y a todos los miembros de la delegación.

(Habla en español)

En verdad, no es la primera vez que he visitado a la Ciudad de México.

Vine por primera vez como estudiante de Postgrado hace unos 45 años pasado.

He tenido la oportunidad de regresar en varias ocasiones, ya que México se ha convertido en mi portal a América Central y a América del Sur.

Ha sido siempre un enorme placer visitar esta extraordinaria ciudad, y experimentar su moderna vitalidad, junto con los tesoros culturales y su extraordinario pasado, nutrido de varias generaciones.

Para mí es un honor especial hacer esta visita como Presidente de Irlanda.

(Interpretación al Español)

Hoy, el Presidente Peña Nieto y yo tuvimos una reunión excelente, y me siento muy complacido.

Decir que esto proviene de la calurosa relación entre Irlanda y México, que están vinculados por muchísimos vínculos, su historia, su cultura, empresas, negocios y educación.

La Firma, entonces, de todos estos instrumentos que hemos presenciado, profundizará esta relación.

El Presidente y yo compartimos una profunda convicción de nuestros dos países. Nuestros dos pueblos tienen, incluso, mucho más que ofrecerse entre sí.

Haremos todo lo mejor, porque estamos comprometidos para poder fomentar el profundizamiento de estas relaciones; poder tener relaciones para tomar un paso más, para realizar el potencial pleno de nuestra relación.

He invitado al Presidente Peña Nieto a que visite Irlanda durante el periodo de su Administración. Para que podamos continuar en este largo viaje, en esta travesía de amistad.

Uno de los vínculos que une a nuestros pueblos, es nuestro recuerdo compartido del valor del Batallón de San Patricio, y de sus soldados irlandeses que decidieron apoyar la causa mexicana.

Este espíritu de afinidad profunda, continúa entre nuestros pueblos. En el contexto contemporáneo se refleja en nuestras, cada vez, más crecientes relaciones culturales, comerciales, educativas. Nuestras relaciones de pueblo a pueblo.

Y durante nuestra reunión de hoy el Presidente Peña Nieto y yo discutimos diferentes medidas sobre cómo podemos mejor construir y continuar avanzando en esos cimientos tan sólidos, tan fuertes, que de hecho ya tenemos entre nuestras naciones.

Nos encanta mucho ver el progreso, el avance, tal como lo acabamos de presenciar, por ejemplo, en la forma de la declaración conjunta. Esta declaración firmada por nuestros Cancilleres

Y también, compartimos la importancia de desarrollar sociedades, alianzas, acuerdos, para unir a las universidades y a las empresas irlandesas y mexicanas.

México siempre ha sido un enfoque muy importante para nuestro sector agroindustrial, por ejemplo, me encanta ver que nuestra colaboración está expandiéndose. Está creciendo en áreas como, por ejemplo, nuevas tecnologías de información, el sector farmacéutico, la aviación, también la cooperación en cuestiones del medio ambiente y de sustentabilidad.

Me siento particularmente complacido de que nuestras instituciones irlandesas están aquí conmigo en esta visita y han podido desarrollar su cooperación con también sus socios de educación superior en México.
Como ex académico me siento encantado de ver que muchos mexicanos de hecho ya están estudiando en Irlanda y espero poder darle la bienvenida a muchos más.

También, espero que los estudiantes irlandeses aprovechen las oportunidades para estudiar en México, para poder participar con su cultura contemporánea y ancestral, pero sobre todo con el pueblo mexicano.

Cuando vine a México por primera vez, hace unos 46 años, y crucé la frontera, y me acuerdo que alguien me dijo ya estás en México. Y esa es una experiencia que me cambió la vida, un gran afecto que siempre he sentido por México y su pueblo.

Es un gran don, es un gran obsequio para nuestras futuras generaciones que se puedan encontrar de manera más profunda, como nunca se han podido encontrar, como nunca han conocido.

México es un excelente socio, como usted lo ha dicho, señor Presidente, a nivel de los foros internacionales estamos juntos, porque estamos hablando de combatir el hambre, de aumentar la educación.

El Presidente y yo hablamos hoy, sobre la cooperación y los retos que enfrenta nuestro mundo, cómo podemos trabajar conjuntamente para seguir avanzando en estos retos, enfrentándolos, enfrentando los retos trabajando de manera unida.

El cambio climático, la lucha contra el hambre, la educación, la proyección de los derechos humanos, la no proliferación de las armas nucleares, el desarme.

Y doy la bienvenida y saludo la intención de México de ser anfitrión de la Segunda Conferencia Internacional sobre el Impacto Humanitario de Armas Nucleares en febrero 2014.

También, hablamos sobre la importancia de esta sociedad para la cooperación, para el desarrollo y esperamos también para todas las conclusiones. Las conclusiones de las reuniones de alto nivel que tendrán lugar en México en abril del 2014.

Y también hablamos sobre muchas otras cosas, en que México e Irlanda pueden trabajar para construir consenso. Y cómo esto puede ser una gran ventaja para llevar propuestas prácticas para el logro realmente de asuntos urgentes que necesitan resolverse.

Nosotros, por ejemplo, estamos totalmente, de acuerdo sobre la importancia de la seguridad alimentaria, de la seguridad de la nutrición, le estamos dando la más alta prioridad a estos temas.

Y entonces, como Exministro de Cultura estoy consciente que Irlanda y México tienen una larga historia de colaboración cultural, histórica, esperamos profundizar este aspecto de nuestra relación.

Cuando en el 2015 celebremos, como usted lo ha dicho señor Presidente, 40 años de relaciones diplomáticas entre México e Irlanda.
Me sentí muy complacido cuando el Presidente Peña Nieto me informó sobre cuestiones que se están llevando a cabo aquí en México, incluso cuestiones de cambios estructurales.

Y yo sé, que nosotros tenemos tanto que aprender de los nuevos discursos que están surgiendo de México, así como de otros países en la región de América Latina y el Caribe.

Estos discursos originales y efectivos e innovadores, están llegando a posibilidades para nuevos paradigmas de pensamiento, que entonces, a su vez, traerán nuestras iniciativas de políticas, nuevas respuestas éticas ante los retos que enfrentamos nosotros, aquí, conjuntamente en este planeta.

Me siento tan impresionado por la energía y el dinamismo que uno puede sentir aquí, en México, y admiro al Presidente por sus planes ambiciosos para el desarrollo económico sustentable y la determinación de entregar crecimiento positivo y económico, a la vez, que se prioriza, también, la inclusión social.

El Presidente y yo, también hablamos sobre los acontecimientos en Europa, y sobre la situación económica en el mundo, todo, y modelos alternativos de futuro, desarrollo

Irlanda, aunque ha sido muy afectada, severamente afectada por la recesión, ahora está surgiendo de la peor etapa de la crisis.

Tenemos, nosotros, nuestro paso en el crecimiento sostenible. Realmente, en un verdadero desempeño económico para enfrentar el terrible problema del desempleo, que es el problema más grande de Europa, y nuestra recuperación se ve apoyada por factores, como por ejemplo, somos una ubicación para la inversión y, nosotros, también, para la exportación, y que nos ha permitido todo esto, regresar a un crecimiento modesto.

Pero reconocemos que tenemos que reconocer que nuestras economías se basen en un modelo sustentable, es decir, de personas altamente educadas, creando servicios, productos, innovando con socios a nivel internacional, inversionistas que se puedan relacionar de manera duradera a estos objetivos que se cumplan aquí y en los otros países, de manera ética, por supuesto.

Y vemos a México, vemos a México como un socio clave, importante para Irlanda ahora y en el futuro.

(Habla en español)

Señor Presidente:

Valoro profundamente su gentil invitación a realizar esta visita a México.

Es para mí y mi delegación, y las universidades y empresas irlandesas reunidas aquí, con sus socios mexicanos, una oportunidad en verdad para profundizar nuestra afinidad natural e histórica.

Tengo plena confianza que nuestra relación se fortalece y resulte en beneficios prácticos para nuestros hermanos.

Muchísimas gracias.