Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Excelentísimo señor Presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama.

Señor Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper.

Una vez más les extiendo la más cordial y cálida de las bienvenidas a nuestro país.

Es un honor recibirles para esta Cumbre de Líderes de Norteamérica aquí, en el Estado de México, en su ciudad capital Toluca, entidad que tuve el gran honor de haber gobernado antes de asumir el más alto honor que se puede tener en política, que es el de conducir los destinos de mi país.

Por eso, celebro la oportunidad de este encuentro. Y más me congratulo de haber logrado un espacio cálido de encuentro, de diálogo, de acercamiento y de profundizar en nuestra amistad.

Puedo estar seguro que el espacio de calidez que aquí hemos tenido es muy distinto al que ahora tienen seguramente los equipos, tanto de mujeres como de hombres, que representan a Estados Unidos y a Canadá en Sochi, en Rusia, están teniendo, con mayor disputa y en medio de mayor frío. Éste es un lugar mucho más cálido.

Sean bienvenidos ambos.

Permítanme hacer un balance ante ustedes, ante las delegaciones que les acompañan y ante los medios de comunicación, del alcance a los encuentros que hemos tenido.

Quisiera yo compartirles que estos encuentros han estado conformados por dos eventos fundamentales:

Primero. Una reunión bilateral con el Presidente Barack Obama, con miembros de su Delegación e integrantes del Gabinete del Gobierno de la República, para varios propósitos, que quisiera compartirles.

En primer lugar. Evaluamos los avances a los acuerdos tomados en la pasada visita que hiciera el Presidente Barack Obama, en el mes de mayo en nuestro país.

Y ahora, en ésta su quinta visita que, por cierto, hace a México el país que más ha visitado durante su gestión, y que nos permitió revisar avances a varios de los temas que habíamos acordado entonces.

El avance que tiene el intercambio y el acuerdo con funcionarios de alto nivel, para precisamente potenciar la relación económica, comercial, entre Estados Unidos y México.

También, analizamos la posibilidad de concretar nuevos mecanismos para la construcción y financiamiento de proyectos estratégicos.

Acordamos presentar una propuesta que permitiera encontrar distintos mecanismos para la financiación de estos proyectos, que nos permitan revitalizar nuestra infraestructura para hacer mucho más ágil y seguro el tránsito y el intercambio comercial que hacemos a ambos países.

De manera muy particular, abordamos el tema educativo en el propósito de lograr un mayor intercambio académico, que más estudiantes de México puedan estudiar en Estados Unidos y que, de igual manera, estudiantes de Estados Unidos lo puedan hacer en México.

El número de estudiantes al día de hoy, consideramos que es bajo con relación al amplio potencial que hay, y que de los 14 mil estudiantes que hoy de México estudian en los Estados Unidos, eventualmente nos hemos trazado una ruta de ir incrementando año con año y en la posibilidad de llegar a 100 mil estudiantes por año, de México a los Estados Unidos y de 50 mil estudiantes de Estados Unidos hacia México.

Revisamos la agenda de seguridad y acordamos mantener un diálogo estratégico, de coordinación y de cooperación para realmente hacerle frente a un tema que nos es común, la seguridad en ambas naciones y de manera muy señalada en nuestra franja fronteriza.

Por otro lado, y pasando a lo que ha sido el encuentro o esta Cumbre de Líderes de Norteamérica, me permito compartirles los principales acuerdos que aquí se abordaron, fundamentalmente bajo cuatro ejes:

El primero, impulsar una prosperidad compartida e incluyente. Acordamos un plan de trabajo para la competitividad.

También acordamos desarrollar un plan de transporte de América del Norte, que en pocas palabras significa asegurar una mejor infraestructura de los tres países para potenciar, para incrementar el comercio que hacemos entre las tres naciones.

En este alcance, también acordamos simplificar y armonizar los procedimientos y requisitos aduaneros.

También, acordamos facilitar el tránsito de personas, y con ello armonizar los programas de viajeros confiables, que los tres países tenemos, en el propósito de que todo visitante que esté inscrito en el Programa de Viajero Confiable, de alguno de los tres países, sea confiable en toda la región de Norteamérica.

En otro eje, revisamos nuevas áreas de oportunidad, y aquí volvimos a insistir, en alcance a lo que es la Agenda Binacional con los Estados Unidos, ahora en un acuerdo trilateral, trabajar, precisamente, en la formación de profesionales, incrementando el intercambio académico y la movilidad de estudiantes entre los tres países.

Acordamos, también, impulsar el desarrollo sustentable, combatiendo y trabajando en la mitigación del cambio climático.

Y en alcance al tema de sustentabilidad, también hemos acordado la conservación de la Mariposa Monarca, que resulta una especie emblemática de Norteamérica, que integra a nuestros tres países, y que hemos acordado crear un grupo de trabajo trinacional que nos permita trabajar en la preservación de la Mariposa Monarca.

En otro de los ejes está el de la seguridad ciudadana y de temas regionales.

Acordamos privilegiar el intercambio de información y la coordinación entre autoridades de procuración de justicia; se habrán de reforzar medidas para evitar el lavado de dinero y flujos financieros ilícitos, y para eso será fundamental una mayor integración de nuestros sistemas financieros.

También, reafirmamos nuestro compromiso para apoyar y cooperar con la región Centroamericana y del Caribe que son socios en el Hemisferio para promover su desarrollo, su crecimiento económico y la seguridad ciudadana.

Básicamente éstos son, de manera muy apretada, los alcances y los compromisos que asumimos.

Y en un cuarto tema, en un cuarto eje fundamental.

El compromiso que hicimos los tres para dar puntual seguimiento a los acuerdos que hemos tomado.

Que no sólo queden como un propósito, sino que realmente, realmente aseguremos la materialización y concreción de cada uno de estos objetivos.

Finalmente, quiero decirles que para lograr todo esto, rescatando el valor que tiene la región de Norteamérica, la dinámica económica que tiene a partir del Acuerdo de Libre Comercio celebrado hace 20 años, el intenso diálogo y la relación intensa que se da entre los tres países de la región de Norteamérica, sin duda, parte de algo que es fundamental: la confianza y la buena relación entre quienes gobernamos los tres países.

Esta Cumbre de Líderes de Norteamérica si bien nos ha permitido puntualizar y dejar muy en claro cuáles son los compromisos, cuáles son las tareas y los objetivos en los que habremos de trabajar, ha, sin duda, significado, también, un espacio que viene a reafirmar la amistad, la buena relación, el respeto que entre los tres Jefes de Estado nos guardamos y el deseo de que nuestro trabajo contribuya de manera importante y significativa a hacer de Norteamérica una región más competitiva.

Me atrevería a decir: la más competitiva del mundo y una región que está llamada a la prosperidad y a asegurar condiciones de mayor bienestar para los habitantes de nuestras naciones.

Hoy es mucho lo que se ha avanzado, son muchos los empleos que se generan a partir de la relación económica que tenemos, pero queremos ir por más.

Queremos lograr un mayor desarrollo, conscientes del potencial que tiene la región de Norteamérica.

Y hago votos, porque esta Cumbre, esta séptima Cumbre de Líderes de Norteamérica, sirva y contribuya a lograr este firme propósito.

Nuevamente, sean bienvenidos.

Y deseo que esta feliz estancia, que deseo haya sido la que han tenido aquí, en Toluca, realmente, también, sea fructífera y, sobre todo, logre una mayor amistad entre nosotros.

Muchas gracias.