(Interpretación al Español)

Antes que nada, quisiera expresar mi gratitud al Presidente Enrique Peña Nieto y su Gobierno, así como al pueblo mexicano, por la calurosa hospitalidad que brindaron a mi persona y a la delegación que me acompaña.

Con esta Visita Oficial y la Reunión Cumbre, que me permitieron vivir las huellas de las grandes civilizaciones antiguas y el dinamismo de México, pude testimoniar que este país tiene un futuro promisorio.

Corea y México, ambos somos miembros de la APEC; somos colíderes de MIKTA, y somos potencias medianas comprometidas por la paz y la prosperidad de sus regiones. Así, compartimos los intereses en diversos sentidos.

Otra coincidencia se puede encontrar en las exhaustivas reformas estructurales que ambos gobiernos están impulsando en aras de generar empleo, y crear nuevos motores de crecimiento.

Fue bajo esta conciencia compartida que mi encuentro del día de hoy con el Presidente Peña Nieto tuvo como prioridad abordar las formas de hacer más robusta y sustancial la cooperación bilateral.

Primero. Si bien México es el mayor socio comercial de Corea en América Latina, aún existen altas potencialidades de aumentar nuestro comercio e inversiones.

En este contexto, considero significativo el hecho de que hayamos acordado celebrar una reunión de trabajo durante el cuarto trimestre de este año, que tendrá por objeto iniciar las consultas bilaterales para firmar un TLC y abordar las formas de apoyo de México a la eventual adhesión de Corea al Acuerdo Transpacífico o TPP.

Espero que dicho encuentro de trabajo rinda resultados favorables, como las medidas creativas que generan mutuo beneficio.

Asimismo, los dos gobiernos concordaron en gestionar diversas políticas destinadas a apoyar el establecimiento de las PyMES prometedoras de Corea en México, y las mexicanas en Corea; y facilitar la construcción de canales de distribución online, mediante el comercio electrónico, así como ampliar la cooperación en materia de la estandarización y acreditación.

Con ello se espera fomentar el comercio de bienes de consumo, además de los repuestos y materiales, y las materias primas que caracterizan el comercio bilateral.

Durante el encuentro presidencial se acordó extender de manera considerable la envergadura de la línea de crédito y el seguro comercial, y se concretó, asimismo, la creación de la oficina de un banco privado coreano en México.

Este consenso redundará en un apoyo formidable al ensanchamiento del comercio y las inversiones entre nuestros países, sirviendo de catalizador para reforzar la presencia del sector privado de Corea en el mercado mexicano.

En segundo lugar. Los dos Presidentes decidimos diversificar nuestros horizontes de cooperación, priorizando los sectores de alto valor agregado, basados en la economía creativa, donde ambos buscarán mecanismos para ganar mutuamente.

Con la ocasión de la reunión cumbre en los sectores de nuevas energías renovables, salud y medicina, recursos hídricos e infraestructura de tránsito, incluido el sistema de transporte inteligente, se ha cimentado la plataforma a favor de una asociación con proyección al futuro, lo cual calificaría de un avance sumamente significativo.

En forma especial, me congratulo de que con un país de vasto territorio como México se haya establecido la base de cooperación en materia de salud, incluyendo la telemedicina.

En tercer lugar, los dos Mandatarios coinciden en que es imprescindible profundizar el entendimiento entre nuestros pueblos mediante la expansión del intercambio mutuo a favor del progreso de las relaciones bilaterales.

En la misma línea, decidimos hacer un esfuerzo común para apoyar políticamente el aumento de cooperación, no sólo en el intercambio humano, sino también en los ámbitos cultural y deportivo.

Durante esta visita se acordó además vigorizar nuestra cooperación en la industria cultural y creativa, lo cual es motivo de una enorme felicitación, ya que se trata de un intento de vincular la capacidad cultural de ambas naciones al desarrollo industrial.

Con el Presidente Peña Nieto me he comprometido a estrechar nuestra colaboración, en la respuesta a los temas regionales y globales.

México prometió cooperar proactivamente con nosotros para quebrar la voluntad de Corea del Norte de desarrollar armas nucleares, adoptando medidas de presión a Pyongyang, como la exhaustiva implementación de la Resolución número 2270 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Al respecto, Corea manifestó su agradecimiento al Gobierno de México, bajo el firme principio de la no tolerancia hacia las armas nucleares norcoreanas, a haberse sumado activamente a los esfuerzos de la comunidad internacional para resolver el tema nuclear norcoreano y brindando el constante respaldo a nuestras políticas relativas a los asuntos de la península coreana.

Los dos Jefes de Estado continuarán enriqueciendo su alianza no solamente a nivel bilateral, sino también en el escenario global, con el fin de lograr una pronta desnuclearización de la península coreana.

Asimismo, con respecto a los temas, como seguridad, desarrollo, cambio climático y la reforma de la ONU, donde ambas partes comparten los intereses, acordamos cooperar en la búsqueda de soluciones razonables que respondan a la posición general y a los intereses de la comunidad internacional.

De igual manera, nos comprometimos a dedicar esfuerzos para que MIKTA, el grupo de las potencias medianas con creciente peso en el mundo, bajo la iniciativa de nuestros dos países, pueda aportar en los aspectos mencionados.

Para mí es significativo que con esta Visita Oficial ambas naciones hayan consolidado su amistad y confianza bien mantenidas durante largo tiempo y asegurado una oportunidad invaluable de abrir un nuevo futuro, de mayor cooperación sustancial y crecimiento compartido.

Deseo que en esta era del Pacífico del Siglo XXI, Corea y México acompañen uno al otro como socios y amigos genuinos en su camino hacia la prosperidad común.

Aprovecho para reiterar mi gratitud al Presidente Enrique Peña Nieto por todas las atenciones dispensadas durante mi visita y transmito los saludos afectuosos y el gesto de fraternidad que nuestros ciudadanos al pueblo de México.

Gracias.