Yo quisiera, Presidente Enrique Peña Nieto.

Primero que nada agradecer, agradecer esta invitación que usted me ha extendido para esta Visita de Estado al querido, a nuestro querido México.

Tal como usted nos decía, estamos en un momento muy especial de nuestra relación, que ha sido históricamente extraordinaria, que ha tenido momentos en ambas historias, donde mexicanos y chilenos han tenido, han contribuido a los desarrollos de nuestras sociedades desde hace muchísimos años atrás.

Pero, sin duda, que hemos retomado la fuerza y el ímpetu de estas relaciones, en algo que estamos celebrando este año y son los 25 años, justamente, del restablecimiento de nuestras relaciones diplomáticas.

Y lo hacemos, entonces, reiterando nuestra voluntad y nuestro compromiso de fortalecer en todos los ámbitos con este vínculo con un país que entendemos amigo y entendemos como hermano, también.

Nos une efectivamente una profunda amistad y afecto, construido a partir de muchos hitos, pero también de un pasado de solidaridad, donde México acogió a tantas y tantos que debieron partir de nuestra Patria, muchos de los cuales aún quedan acá, o sus hijos o nietos.

Y también no es sólo pasado, también es un presente de cooperación, de trabajo conjunto, de desafíos similares, pero también de grandes oportunidades de intercambio de experiencias de desarrollo y de mutuo aprendizaje.

Pero por sobre todas las cosas, esto es posible por algo que muchas veces hemos hablado cuando estamos en las reuniones de la Alianza del Pacífico. Esto es posible porque tenemos una visión común y posiciones similares respecto del imperio de los principios democráticos, del respeto irrestricto de los derechos humanos, del Estado de Derecho, de la apertura comercial y la responsabilidad de cooperar para que todos logremos alcanzar el desarrollo.

Compartimos posiciones sobre los principales temas de la agenda internacional y regional. Y esto nos hace estar juntos en muchas instancias, en algunas de las cuales hemos logrado estar gracias al apoyo de México, como cuando nosotros ingresáramos a la OCDE, estamos en la Alianza del Pacífico, en la CELAC, en la APEC, en la OCDE, abriendo grandes oportunidades de colaboración en proyectos conjuntos, en el ámbito comercial, en las inversiones, en la educación, la cultura, en la seguridad, la innovación, los océanos, la astronomía, la ciencia y la tecnología.

Y hoy día, estamos además duplicando la cantidad de acuerdos que nos unen con México, porque esto no es ideas en el aire, sino proyectos concretos que nos van a permitir dar pasos más acelerados en ámbitos nuevos, y más allá de continuar en aquello en que lo hemos estado haciendo muy bien.

Y, por tanto, la tarea después de esta actividad, es transformarlos en realidad y para que se concreten en las distintas materias.

Yo le decía en la reunión anterior, Presidente, que hay varios acuerdos que están muy cercanos a mi corazón, como los temas de defensa y salud, la protección al consumidor, el intercambio de buenas prácticas y la participación de México en la MINUSTAH.

Quisiera también, decir, que estos acuerdos nos hablan también que tenemos una amplia relación bilateral, que incluye materias muy diversas y, por tanto, nos van a fortalecer mucho más nuestros vínculos históricos, dándole un amplio horizonte futuro.

Hay áreas donde ustedes francamente tienen un desarrollo extraordinario; en el área del turismo, donde, claro, siempre le decimos en las reuniones de Alianza del Pacífico, todos los demás, que vemos con sana envidia la experiencia turística y el desarrollo turístico de México.

Pero también en el ámbito artístico, cultural, patrimonial, nadie como ustedes han cuidado su memoria histórica y el patrimonio, también son áreas que acabamos de firmar acuerdos y que son para nosotros de enorme importancia.

Por otro lado, ambos países estamos viviendo reformas estructurales y podemos también compartir las lecciones que vayamos extrayendo de ellas.

Durante esta visita, Presidente, como usted bien sabe, vamos a tener también la oportunidad de reunirme con mexicanos y chilenos, hombres y mujeres, y de reconocer, nuevamente, este gran vínculo humano que une a nuestros pueblos y la gran solidaridad recibida por tantos compatriotas y también, yo diría, los aportes culturales y sociales que tanto mexicanos hicieron en Chile, como chilenos acá.

Y junto a ellos, tendremos encuentros de alto nivel también con el Senado de la República, actividades con el mundo empresarial, académico y de la cooperación y, además, nos reuniremos con chilenos y chilenas que residen acá, en México.

Y van a ser reuniones con temas que nos involucran como naciones, pero que además tienen una gran importancia en el ámbito multilateral.

Finalmente, quisiera mencionar que aquí me acompaña, Presidente, una Delegación muy diversa, compuesta por Ministros de Estado, parlamentarios, empresarios y académicos. Porque justamente hemos querido que esta Delegación represente las distintas dimensiones que somos como país, pero también las distintas áreas de interés entre nuestras naciones. Y creo que, en ese sentido, esta Delegación permitirá también fortalecer nuestro vínculo bilateral.

Agradecer nuevamente el cariño, el afecto, la amistad y una gran confianza de que ésta va a ser una visita que de verdad nos va a permitir lo que ambos buscamos de ella: que revitalice, relance con fuerza nuestra agenda de presente y de futuro.

Muchas gracias, Presidente.