• Mi prioridad como Presidente de México, y la de mi Gobierno, es proteger a los mexicanos donde quiera que ellos se encuentren, aseveró.
  • El Gobierno de México muestra absoluto respeto por el proceso electoral de Estados Unidos, señaló.
  • Recordó que invitó a ambos candidatos a la Presidencia de Estados Unidos a dialogar sobre la situación bilateral.
  • Dirigió un mensaje a los medios de comunicación junto con el señor Donald Trump.
  • México es un país fuerte, próspero y vibrante, que está en el mejor interés de Estados Unidos: Donald Trump.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, dialogó hoy en la Residencia Oficial de Los Pinos con el señor Donald Trump, candidato del Partido Republicano a la Presidencia de los Estados Unidos de América.

Tras reunirse en privado, el Primer Mandatario y el señor Trump dirigieron un mensaje a los medios de comunicación, en el que el Presidente Peña Nieto recordó que hizo llegar a ambos candidatos a la Presidencia de los Estados Unidos, Hillary Clinton y Donald Trump, una invitación para hablar de la relación bilateral, “la cual fue respondida de forma rápida por el candidato Trump”.

Puntualizó que “el Gobierno de México muestra absoluto respeto por el proceso electoral de Estados Unidos”.

Subrayó que en el encuentro abordaron la relevancia que tiene la relación entre ambos países, y lo importante que es la alianza estratégica entre las dos naciones.

Aseguró que “la comunidad de origen mexicano en los Estados Unidos contribuye todos los días con su trabajo, talento y creatividad a la prosperidad y el desarrollo de Estados Unidos y de México”.

“Los mexicanos en Estados Unidos son gente honesta y trabajadora; son personas de bien, que respetan a la familia, que respetan la vida en comunidad y que respetan la ley”.

“Como tal, los mexicanos merecen el respeto de todos”, aseveró.

Resaltó: “mi prioridad como Presidente de México, y la de mi Gobierno, es proteger a los mexicanos donde quiera que ellos se encuentren. Esa es mi responsabilidad y la seguiré cumpliendo con total entrega”.

El Presidente Peña Nieto dijo que le hizo notar al candidato Trump “que había habido malinterpretaciones o afirmaciones que lamentablemente habían lastimado y afectado a los mexicanos”, y le reiteró que es absolutamente respetuoso de su candidatura.

Añadió: “que el pueblo de México se había sentido agraviado por comentarios que se habían formulado, pero que yo estaba seguro que su interés genuino es por construir una relación que nos lleve a darle a nuestras sociedades condiciones de mayor bienestar”.

Enfatizó la voluntad del Presidente de México para reunirse con los dos candidatos al Gobierno de los Estados Unidos. “Es precisamente al amparo de esa premisa: poder construir juntos”.

El Titular del Ejecutivo Federal invitó a seguir trabajando “para solidificar la relación entre México y Estados Unidos, con base en el respeto mutuo, la confianza y la atención conjunta de los desafíos que nos son comunes”, y reiteró su decisión de sostener un diálogo constructivo, pues “el diálogo es el camino porque acerca a quienes piensan distinto; el diálogo es el camino, porque permite lograr un mayor entendimiento”.

Apuntó que “como ha sido con el Presidente y amigo Barack Obama, el próximo Presidente norteamericano encontrará en México y en su Gobierno a un vecino que desea trabajar constructivamente para fortalecer aún más la relación entre nuestras naciones y enfrentar juntos los retos que nos son comunes”.

“Creo firmemente que hay grandes oportunidades para ambos países si decidimos aprovecharlas juntos, como verdaderos amigos, buenos vecinos y aliados estratégicos, siempre a partir de una relación basada en el respeto mutuo”, agregó.

En el salón Adolfo López Mateos, el Presidente mexicano dijo al señor Trump que pueden no estar de acuerdo en diversos temas, pero que su presencia “muestra que tenemos una coincidencia fundamental: nuestros respectivos países son muy importantes el uno para el otro. Estados Unidos es muy importante para México, al igual que México es muy importante para los Estados Unidos”.

Al referirse a asuntos fronterizos, indicó que la frontera debe transformarse en un activo para la región. Mencionó que “hemos tenido grandes avances en los últimos años, trabajando muy de cerca con la Administración del Presidente Obama, y con la próxima Administración debemos acelerar estos esfuerzos para que la frontera México-Estados Unidos sea más eficiente y más segura”.

Lo que necesitamos, añadió, “es un enfoque integral acerca de la frontera, que atienda los desafíos del tránsito de personas indocumentadas y el flujo ilegal de drogas, armas y dinero en efectivo al mismo tiempo”.

“Nuestra frontera debe ser vista como una oportunidad conjunta”, afirmó.

El Presidente mexicano aseguró que “independientemente del resultado de la elección norteamericana, la próxima administración estadounidense puede esperar continuidad y voluntad por parte del Gobierno mexicano para hacer más segura la región de América del Norte”.

EL VÍNCULO ENTRE NUESTROS DOS PAÍSES ES PROFUNDO Y SINCERO: DONALD TRUMP

Donald Trump reconoció a nuestro país como “un México fuerte, próspero y vibrante”, que “está en el mejor interés de Estados Unidos y conservará, y ayudará a conservar durante mucho tiempo, a América unida”.

Señaló que “el vínculo entre nuestros dos países es profundo y sincero”, al tiempo que consideró que las dos naciones “se benefician de una relación cercana, estrecha y honesta entre nuestros dos Gobiernos”.

Explicó que muchas de las cosas que se dijeron en la reunión “fueron muy fuertes, pero tenemos que ser fuertes; tenemos que decir lo que está sucediendo”.

Asimismo, indicó: “realmente creo que el Presidente Peña Nieto y yo resolveremos estos problemas. La migración ilegal es un problema para México, también para nosotros; las drogas son un problema tremendo para México, así como para nosotros”.

Al respecto, aceptó que “no es una calle de un sentido solamente”, y ratificó que “tendremos que resolver estos problemas”.

Informó que él y el Presidente Enrique Peña Nieto tuvieron “una conversación muy sustancial, constructiva. Fue un intercambio de ideas lo que tuvimos durante un buen tiempo”. Y aseveró: “Yo fui muy directo al presentar mis puntos de vista sobre los impactos del comercio, de las políticas comerciales y migratorias en Estados Unidos”.

Subrayó también: “Yo amo a Estados Unidos, muchísimo, y queremos asegurarnos, por supuesto, que las personas de Estados Unidos estén bien protegidas”; y añadió que el Presidente Peña Nieto “igualmente, expresó sus sentimientos y su amor por México”.

Por eso, puntualizó, “nosotros nos vemos con este amor por la democracia, un amor por nuestros pueblos y las contribuciones de millones de mexicoamericanos en Estados Unidos”.

Apuntó que en Estados Unidos tienen mexicanos “de primera, segunda y tercera generación que van más allá del reproche; se trata de personas trabajadoras, espectaculares. Tengo un gran respeto por todas estas personas y también por los fuertes valores de familia, de fe y de comunidad”.

Aseguró que “todos compartimos un interés común en mantener a nuestro hemisferio seguro, próspero y libre”.

Concluyó: “nuestros países trabajarán conjuntamente para el bien mutuo y, más importante, para el bien mutuo de nuestros pueblos”.