Señoras y señores.

Muy buenas tardes, a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar a todas las autoridades que están hoy aquí presentes.

A Vicepresidentes de la Mesa Directiva del Senado y de la Cámara de Diputados, a quienes les agradezco su presencia.

La distinguida presencia de Gobernadores de distintas entidades del país. Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores. Al Gobernador de Puebla. Gobernador de Colima. Gobernador del Estado de México.

A muy distinguidas autoridades del Sector Salud de nuestro país.

A integrantes del Gabinete legal y ampliado del Gobierno de la República, que representan distintas instituciones del ámbito de la salud, y de políticas públicas que de forma transversal están acompañando este esfuerzo para combatir, precisamente, el sobrepeso, la obesidad y la diabetes.

Quiero saludar a los miembros del sector social y privado, que están presentes con nosotros en este acto.

A muy distinguidas personalidades del ámbito público, del ámbito privado, que se suman a este esfuerzo, precisamente para lograr tener un México más sano, menos obeso y, sobre todo, con hábitos más alineados a tener mayor salud.

Saludo, también, a servidores públicos del Sector Salud que están aquí presentes.

Y a los señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Durante las últimas décadas, nuestro país ha realizado, sin duda, grandes esfuerzos para garantizar el derecho a la protección de la salud de los mexicanos, como lo consagra nuestra Constitución.

Hay, como lo he señalado recientemente en otros espacios que me ha permitido tener acercamiento con este sector muy involucrado a la salud de los mexicanos, hay resultados innegables.

El aumento de la esperanza de vida, las campañas nacionales de vacunación, el desarrollo de investigación y tecnología médica, y la consolidación de institutos de salud, como en el que hoy nos encontramos.

A pesar de ello, tenemos nuevos desafíos que enfrentar para seguir avanzando hacia una sociedad más sana e incluyente.

El sobrepeso, la obesidad y la diabetes son nuevas amenazas para la salud de los mexicanos que debemos afrontar con decisión.

Como aquí se ha dicho, debemos tomar conciencia de ello.

Escuché con gran atención los distintos testimonios y mensajes que compartieron con nosotros quienes me antecedieron en el uso de la palabra.

Y todos ellos son coincidentes:

Somos, lamentablemente, una sociedad que padece de sobrepeso, de pocos hábitos para mantenernos sanos y, sobre todo, en enfermedades que son prevenibles. Y que mucho podemos hacer si logramos hacer un frente común entre autoridades, en quienes recae la primera responsabilidad para ser promotoras de este esfuerzo, y la sociedad en su conjunto.

Déjenme dar algunos datos reveladores de la condición que hoy México padece:

Siete de cada 10 adultos presentan un exceso de peso corporal, con riesgos para su vida.

Además, una de cada cinco muertes en el país es causada por diabetes.

Más preocupante aún es que las nuevas generaciones no están exentas de estas amenazas.

Como aquí se ha informado, uno de cada tres niños mexicanos padece de sobrepeso u obesidad.

Estas condiciones nos obligan a actuar de inmediato, de manera integral y coordinada entre autoridades, pero también con el sector privado e instituciones sociales.

Ese es el gran espíritu o ese es el objetivo de la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control de Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, que hoy, aquí, presentamos a la sociedad mexicana.

La estrategia está integrada por tres pilares:

Primero. Salud pública. En este rubro, la estrategia contempla promoción de estilos de vida saludables, amplias campañas de salud, de educación o, más bien, de promoción a la salud, a través de la educación, monitoreo permanente de las enfermedades no transmisibles, así como implementación de acciones preventivas.

Para contribuir a este esfuerzo, aquí vale la pena recordar que la reforma educativa aprobada, faculta a la Secretaría de Educación Pública, a fin de que en las escuelas haya alimentos sanos y nutritivos para nuestros niños.

Además, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, la CONADE, junto con agrupaciones de la sociedad civil, está impulsando acciones para que la población tenga una mayor actividad física.

Ya hace un momento Antonio Argüelles nos comentaba, en un buen propósito, pero algo realmente alcanzable y realizable: dedicar al menos al día una hora al ejercicio o a alguna actividad física que no demande, quizá, esfuerzo mayor, pero sí romper con el sedentarismo y tenernos involucrados en alguna actividad, sea caminar, sea subir escaleras, dedicar algún pequeño tiempo, una hora, que es la recomendación que nos hace el día de hoy y que mucho la apreciamos.

La promoción de la salud se debe reflejar, como aquí todos coincidieron, en un cambio de actitudes, de cultura y de comportamientos en nuestra población.

Para dar seguimiento a estas acciones, quiero instruir a la Secretaría de Salud para que establezca, acompañada de las agrupaciones que están dedicadas a este esfuerzo, un observatorio, un mecanismo que nos permita generar información para una adecuada toma de decisiones en contra de la obesidad y la diabetes, que acompañen a este esfuerzo y que nos permita en el tiempo hacer los ajustes necesarios para lograr el objetivo realmente de tener una sociedad con mejores hábitos y más saludable.

Segundo pilar de la estrategia. Atención médica oportuna.

A partir de un nuevo modelo de identificación de personas con factores de riesgo o con diagnóstico previo, aseguraremos que tengan acceso efectivo y oportuno a los servicios de salud, privilegiando siempre la prevención, en el primer nivel de atención, donde se deben detectar las primeras señales de sobrepeso y actuar proactivamente con intervenciones médicas oportunas.

Se trata, en pocas palabras, de no esperar a que el paciente pueda acusar alguna afectación, algún mal por razones de sobrepeso, sino que desde la primera atención médica, por cualquier otra razón, el médico pueda detectar, yo creo que de manera casi visible y pronta, cuando existan razones de sobrepeso y se canalice de manera inmediata al paciente a la atención debida y oportuna sobre orientación, no sólo médica, sino de buenos hábitos para corregir, precisamente, obesidad y sobrepeso.

Además, se empleará toda la tecnología e innovación que esté a nuestro alcance para facilitar y mejorar la atención y accesibilidad a los servicios de salud.

Hace un momento he inaugurado el Centro de Atención del Paciente Diabético y que precisamente nos alienta a que centros como éste puedan replicarse en otras partes del país.

El modelo de atención es integral, como lo explicaba hace un momento en el recorrido que hicimos del mismo, el doctor Kershenobich.

Se trata de que en una visita el paciente pueda ser atendido de manera integral, prácticamente estar sujeto a un chequeo médico que nos permita realmente hacer una revisión integral de las distintas condiciones que guarda el paciente en materia de salud. Y darle la debida orientación, no sólo en cuanto a los medicamentos que deberán suministrársele, sino la atención médica debida para que realmente en una sola visita, quizá dedicando algunas horas, pueda tener esta revisión integral.

Y evitar que un mismo paciente sea citado en varias ocasiones a la atención de distintos médicos especialistas, sino lograr una mayor eficiencia a través de este modelo, y que en una sola visita el paciente pueda tener una revisión integral a sus condiciones de salud.

Éste es un modelo que anima la disposición y, sobre todo, voluntad del Gobierno de la República, de todas instituciones del Sector Salud, y de otras vinculadas, precisamente, con este sector dentro del Gobierno de la República, para que repliquemos este modelo, y logremos con él una mejor atención a toda la población mexicana, bajo este modelo que hoy aquí se está inaugurando.

Otros avances dentro de este pilar de atención a la salud, es el nuevo modelo en el primer nivel de atención a pacientes diabéticos, y que ya está operando en una fase piloto en varias entidades del país.

La integración de un grupo asesor de expertos en nutrición, promoción de la salud y salud pública, para apoyar las campañas de comunicación educativa y los contenidos adecuados en los libros de texto gratuitos.

Y un tercer pilar de esta estrategia es la regulación sanitaria y una política fiscal en favor de la salud. El Gobierno de la República, promueve distintas medidas para alentar comportamientos saludables entre la población.

Hoy tenemos, sin duda, avances alentadores, pero también, señales de que tenemos que reforzar las políticas públicas orientadas a tener una sociedad sana.

Con el respaldo de las señoras y señores Legisladores, se han aprobado cambios a la legislación fiscal que mejorarán sustancialmente la salud de los mexicanos.

La propuesta del Ejecutivo o a propuesta del Ejecutivo se gravarán las bebidas azucaradas y por iniciativa de los Diputados, respaldada ayer por los señores Senadores, también habrán de gravarse los alimentos no básicos con alta densidad calórica.

El propósito de ambos impuestos es reducir el consumo de estos productos asociados al incremento del sobrepeso y la obesidad entre los mexicanos.

Para potenciar el efecto favorable de esta reforma es de esperar que los señores Diputados también aprueben dentro del presupuesto una partida sustancial de la recaudación de estos impuestos al gasto en salud, a programas de prevención del sobrepeso y la obesidad, así como a medidas para incrementar el acceso a agua potable en centros escolares.

Y no obstante que estas disposiciones aún no entran en vigor, ya hay señales de sus efectos positivos.

Quiero destacar el apoyo y compromiso de importantes actores de la industria alimenticia en respuesta a estas medidas de política pública.

Confío plenamente en que este sector asumirá, como lo ha venido haciendo, una actitud positiva para mejorar el bienestar de los mexicanos.

Hay que dejar muy en claro que estas medidas no van en contra de empresa o de industria alguna, son a favor de lo más preciado que tenemos: La salud de nuestros niños y jóvenes.

Y en este mismo sentido quiero anunciar que habrá de crearse, en el marco de este esfuerzo del Gobierno de la República, un sello que habremos de denominar de Calidad Nutricional, para los productos que así lo soliciten y que cumplan con altos estándares nutricionales.

Éste será un incentivo adicional para que la industria reformule sus productos o genere más opciones saludables para todos los mexicanos.

Debemos acompañar este esfuerzo con medidas adicionales para que los consumidores tengan mayor información nutrimental sobre los productos que compren, así como evitar que nuestros niños estén expuestos a publicidad de alimentos y bebidas poco saludables.

Señoras y señores:

Para construir un México incluyente y próspero, como nos lo hemos propuesto, la Nación necesita mujeres y hombres informados, activos y sanos.

Los poderes públicos y órdenes de gobierno, los sectores productivos y sociales, los medios de comunicación y la sociedad en general, estamos llamados a unirnos para alcanzar un México más saludable.

La Estrategia Nacional para la Prevención y el Control de Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes que hoy presentamos, será pieza fundamental para mejorar la salud y calidad de vida de las familias mexicanas.

Implicará, por supuesto, esfuerzos adicionales para todos, pero ante la epidemia, como aquí lo señaló don Enrique hace un momento, una auténtica epidemia de sobrepeso y obesidad, no podemos cruzarnos de brazos

Lo que está en riesgo, literalmente, es la vida de millones de mexicanos.

Por ello, es que convoco a todos para que trabajemos juntos y hagamos de México una Nación más sana y más activa.

El Gobierno de la República ha hecho una convocatoria amplia a la sociedad mexicana para movernos y para que transformemos a México.

Y parte de esa transformación, parte del movimiento en el que debemos entrar como sociedad en su conjunto es, precisamente, el lograr tener un México más sano y esto implica generar un cambio de cultura, de hábitos y de prácticas saludables.

Es tiempo de cambiar hábitos individuales y colectivos. Es tiempo, como lo hemos venido convocando, de cambiar, de mover y de transformar a México.

Muchas gracias.