El día de hoy la agencia calificadora Moody’s Investors Services (Moody’s) elevó la calificación crediticia de la deuda soberana de México de Baa1 a A3 con perspectiva estable. Entre las consideraciones destacadas por Moody’s para incrementar la calificación crediticia de México de Baa1 a A3 resalta la aprobación de las reformas estructurales durante el primer año de la Administración del Presidente Enrique Peña Nieto, las cuales, en opinión de la calificadora habrán de tener un importante impacto sobre el perfil crediticio y económico del país, y ponen de manifiesto la voluntad y capacidad política para generar cambios.

Asimismo, el comunicado de Moody’s enfatiza que dicha alza se fundamenta en cuatro factores específicos que están estrechamente vinculados con el proceso de reformas estructurales:

1. La aprobación de una agenda integral de reformas, que refleja la voluntad política para hacer frente a los problemas estructurales.

2. La mejoría en las perspectivas económicas de mediano plazo, derivado de un aumento en el crecimiento potencial como resultado de las reformas aprobadas.

3. El fortalecimiento de las finanzas públicas, que incorpora un mayor ahorro gubernamental.

4. Un perfil crediticio soberano congruente con el de los países de categoría “A”.

Adicionalmente, la calificadora destacó la reciente modificación al marco institucional para la política fiscal. En particular: i) el fortalecimiento de la regla de balance, al añadir un techo al crecimiento del gasto corriente, que contribuirá a una gradual acumulación de ahorros fiscales y mejorar el balance entre la inversión y el gasto corriente; y ii) la creación del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, que reducirá la dependencia de los ingresos petroleros y aumentará el ahorro de largo plazo. Lo anterior, desde la perspectiva de Moody’s, fortalece la posición fiscal del país, con lo cual el perfil crediticio soberano de México se compara al de los países con calificación “A”.

La calificadora espera que se observen mejoras sustanciales en las perspectivas de crecimiento económico y fiscales de corto y mediano plazo, atrayendo una mayor inversión. Adicionalmente, el comunicado de la calificadora menciona que la aprobación del paquete de reformas representa un cambio estructural, cuyo impacto a través del tiempo puede llegar a ser equiparable al que en su momento tuvo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte sobre la perspectiva crediticia del país.

El incremento de calificación favorece al Gobierno Federal, la iniciativa privada y a las familias mexicanas al reducir los costos de financiamiento, lo que reducirá el costo de la deuda pública y liberará recursos que podrán destinarse a rubros de obra pública como salud y educación. Todo ello repercutirá en aumentos en la productividad y un mayor crecimiento de la economía. Ello confirma a la economía mexicana como un destino atractivo para la inversión y con buenas perspectivas de crecimiento y desarrollo.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Dr. Luis Videgaray Caso, afirmó que con esta acción se refrenda la confianza que existe sobre las perspectivas de la economía mexicana, el respaldo internacional a la conducción de las finanzas públicas y el impacto favorable que tendrán las reformas estructurales impulsadas por el Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto y aprobadas por el H. Congreso de la Unión.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público reitera su irrestricto compromiso con la estabilidad macroeconómica como Política de Estado como medio para alcanzar el fin más importante de la política económica: el bienestar integral de las familias mexicanas.