-MODERADORA: A continuación, en uso de la palabra, el señor Eduardo Ramírez Balderrama, Presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chihuahua.

-SR. EDUARDO RAMÍREZ BALDERRAMA: Con el saludo respetuoso al señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto. Mucho gusto.

Y el saludo afectuoso al señor Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua, licenciado César Duarte Jáquez; saludo, también, a los integrantes del honorable presídium, que ya fueron debidamente presentados.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto:

En Chihuahua, las cosas están cambiando. La iniciativa privada y el gobierno hemos estado trabajando muy unidos para generar seguridad y riqueza. Pero lo más importante es que trabajar en conjunto se ha traducido en buenos resultados, sobre todo, en el combate al delito como el secuestro y extorsión.

La labor de la Fiscalía General del Estado ha sido efectiva en los casos denunciados, lo cual genera confianza entre los empresarios. Mi caso personal forma parte de las estadísticas favorables que demuestran el compromiso y el trabajo del gobierno de Chihuahua, para recuperar la seguridad, la tranquilidad y la paz a nuestras familias.

Hace unos meses fui víctima de un secuestro. Uno de los crímenes que más lastiman a la sociedad. Mi familia y yo sufrimos la incertidumbre, el miedo y la angustia a niveles difíciles de imaginar. Pero nunca, pasó por mi cabeza la idea de cerrar mi negocio, ni de dejar la Presidencia de CANACO y, mucho menos, irme de mi tierra, que es Chihuahua.

De todo corazón, deseo que ninguna familia mexicana atraviese por una situación semejante.

Gracias al impecable trabajo del Grupo de Élite de Antisecuestros de la Fiscalía, hoy, estoy vivo y en libertad. En especial, hago un sentido póstumo agradecimiento a los Comandantes Alan Servando Ríos y Julián de Santiago, quienes salvaron mi vida, arriesgando la propia. Con ellos tengo una deuda moral que no podré saldar más que siendo un chihuahuense honorable que trabaja comprometido por su comunidad.

Señor Gobernador César Duarte:

Aprecio profundamente su empeño inquebrantable al combatir con firmeza este delito que siembra miedo y zozobra. Cada secuestrado que es rescatado con vida, cada banda que es desarticulada y cada secuestrador que es sentenciado a prisión vitalicia, fortalece al Estado de Derecho.

Y se manda el claro mensaje de que en Chihuahua nadie queda al margen de la ley, que los delincuentes que cometen este artero crimen no andarán nunca más impunes por las calles.

Ojalá que el ejemplo de Chihuahua en el combate al secuestro sirva de modelo para el resto del país y que refiera sólo a combatirlo por la vía de la represión, sino por la vía de la prevención.

Como representante del sector privado, aprecio que, junto a las soluciones penales, se tejan soluciones sociales y culturales que sumen esfuerzos colectivos.

Esta fórmula entre represión y prevención ha dado buenos resultados. Por un lado, hay más de ocho mil delincuentes procesados y por el otro, hay más de 35 mil nuevos espacios para los jóvenes que quieren estudiar y 50 mil nuevos empleos para la gente que quiera trabajar.

Las soluciones punitivas para combatir la inseguridad son soluciones solo de manera paralela, trabajamos unidos para forjar la cultura de la legalidad.

Por ello, valoramos, señor Presidente, que en el anuncio de sus primeras 13 Acciones de Gobierno, los acuerdos para la seguridad, la justicia, lo encabece el Programa Nacional de Prevención del Delito y Participación Comunitaria.

La convivencia social puede recuperar los espacios y hacerlos propios. Esto se puede hacer sólo si somos capaces de fomentar, practicar con la cultura del respeto, de diálogo y arreglo pacífico ante las diferencias y conflictos.

Uno de los peores escenarios es que podamos ubicarnos, es que nos habituemos a la violencia y que el menosprecio por la vida, la costumbre por la muerte, viajen en el barco de la normalidad cotidiana. Tratándose de comportamientos que atentan contra la integridad personal y familiar, es necesario profundizar el valor, la denuncia ciudadana.

El ambiente de paz y tranquilidad que debemos edificar pase, en primer término, por el rechazo contundente y radical a la violencia. Y luego, también, por el rechazo, igualmente definitivo, a los delincuentes.

No hay pretexto suficiente, sea de carácter social o económico que, pueda servir como argumento para eximir la culpa a los criminales. Los procesos culturales para recuperar la paz y el orden son largos, pero en Chihuahua, ya hemos empezado a trabajar con participación ciudadana y valor civil.

Reconstituir los valores sociales y culturales que siempre nos caracterizan, es una tarea de años, pero los chihuahuenses no la hemos postergado.

Contra las tentaciones de la criminalidad, la riqueza y los valores culturales, y generación de oportunidades de estudio, de trabajo, para todos.

Contra las tentaciones del vicio, las opciones virtuosas de la lectura y el arte, el conocimiento y la unidad familiar. Contra la miseria, la educación, que libera y trabaja y que ennoblece.

Señor Presidente:

Los empresarios confiamos en usted, confiamos en su palabra para generar las condiciones de seguridad y estabilidad necesaria para el desarrollo social y económico de México.

Su presencia en este evento refrenda, contundentemente, el gran compromiso que usted siempre nos ha expresado a los chihuahuenses.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Toma la palabra el licenciado Jorge Contreras Fornelli, representante ciudadano ante el Consejo Estatal de Seguridad Pública del estado.

-LIC. JORGE CONTRERAS FORNELLI: Agradezco la oportunidad que me ofrecen de dirigir unas palabras en este evento.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

A escasos 20 días de asumir su mandato ha despertado en millones de mexicanos una gran confianza. Nos agrada que el Gobierno Federal tenga la claridad para comprender que la inseguridad no se combate sólo con armas y pistolas; y que la estrategia más efectiva en el largo plazo está en la educación integral.

Por eso, aplaudimos y respaldamos su iniciativa de reforma educativa.

Señor Gobernador Cesar Duarte Jáquez:

Lo saludo con respeto, que se ha ganado a base de trabajo y de resultados.

Estimados miembros del presídium, que ya fueron debidamente presentados.

Mi nombre es Jorge Contreras Fornelli, vengo de Ciudad Juárez. También, fui víctima de la violencia, como muchos otros. En un momento, contemplé la posibilidad de buscar un lugar más seguro para mi familia, como otros lo hicieron, pero decidí sumarme a un grupo numeroso de chihuahuenses, que decidimos colaborar con nuestras autoridades para trabajar por la paz y la seguridad.

Con humildad, vengo a compartir algunas reflexiones y experiencias, esperando, señor Presidente, despertar su interés y, también, su compromiso, para que más pronto que tarde, se sienta chihuahuense; que logremos acortar la distancia entre la capital de la República y el Estado de Chihuahua.

Sea usted bienvenido.

Nuestra colaboración la fundamentamos en tres principios básicos:

Primero. Creemos en la participación ciudadana y en la apertura gubernamental para aceptar la colaboración.

Segundo. Creemos en la importancia de fomentar la cultura de la legalidad y la prevalencia del Estado de Derecho.

Y, tercero. Buscamos buenos gobiernos; que las buenas prácticas de Gobierno trasciendan los periodos trianuales y sexenales. Ésta, es la filosofía que fundamenta las dos instancias ciudadanas que conformamos para colaborar la autoridad en las tareas de seguridad: la Mesa de Seguridad y el Consejo Estatal de Seguridad Pública. Dos espacios en los que convergen la sociedad civil y las autoridades de seguridad pública Federales, estatales y municipales.

El Consejo Estatal de Seguridad Pública está conformado por la autoridad y por la ciudadanía a partes iguales. Modelo único en el país.

Gracias al apoyo y la solidaridad de los empresarios chihuahuenses, la parte ciudadana promovió un autoimpuesto y que fue aprobado, por unanimidad, por nuestro Congreso.

Estos recursos, serán administrados por un comité técnico, de manera escrupulosa y transparente, y se destinarán al fortalecimiento de las instituciones vinculadas a la seguridad pública.

La Mesa de Seguridad de Ciudad Juárez convoca, cada mes, a los funcionarios de primer nivel, en donde religiosamente revisamos los indicadores de medición de los seis delitos de alto impacto.

Con el Ejército, participamos en las reuniones cívico-militar. Esto ha permitido el despliegue de estrategias, que redujeron a menos de dos dígitos las quejas en contra del Ejército, cuando antes, ascendían a cientos.

Cada mes tenemos la visita del Director del CENAPI y de la PGR, en donde abordamos temas como el lavado de dinero, en donde, por cierto, poco hemos avanzado; robo de autos, trata de personas, etcétera.

Quiero ser muy enfático en el impacto positivo que tienen estas instancias ciudadanas.

En el 2010, en Ciudad Juárez se reportaron 17 mil 800 autos robados; uno de cada cinco que se robaban en el país, se lo robaban en Ciudad Juárez. La estrategia de seguridad llamada Operativo Conjunto Chihuahua, pronto entendimos que no conjuntaba esfuerzos.

El día que la mesa de seguridad convocó a los responsables del área de este delito de cada una de las dependencias para tratar de entender cómo íbamos a enfrentar un delito que estaba haciendo mucho daño, ya que los vehículos robados eran una de las principales armas de la delincuencia, nos percatamos que ni siquiera se conocían entre sí.

En la mesa tuvieron la oportunidad de conocerse. Fue un eslabón que facilitó la unidad entre ellos. Este delito se redujo en un 75 por ciento de noviembre del 2010, a noviembre del 2012.

Falta mucho por hacer.

La falta de cooperación, de algún modo explica por qué el sistema de justicia estaba devastado. Más tardaba la autoridad en detener a un delincuente, que un juez en liberarlo.

Llegamos a dudar de la efectividad del nuevo Sistema de Justicia Penal, un sistema con grandes bondades, un sistema transparente y que permite la rendición de cuentas por parte de quienes procuran y administran la justicia. Había que mejorarlo. Adoptamos el nuevo sistema en la etapa más alta de la inseguridad.

Reconocemos el liderazgo del señor Gobernador que, de inmediato, convocó a los Poderes Legislativo y Judicial. Se reformaron las leyes, se crearon otras nuevas y se modernizaron las instituciones de seguridad, que hoy, nos ofrecen buenos resultados.

Hoy en día, el Sistema de Justicia Penal está funcionando en Chihuahua. Nuestro amplio reconocimiento al Poder Legislativo y al Poder Judicial.

Anteriormente, era frustrante ver que las autoridades eludieran sus responsabilidades argumentando que no era de su competencia por tratarse de un delito del fuero Federal y no el fuero común, o viceversa.

Hoy, en la Fiscalía de la Zona Norte se encuentra un escritorio con funcionarios de la PGR para canalizar, de inmediato, los casos del fuero Federal. Somos el único estado en que se da este lógico esquema de colaboración.

También, contamos con una oficina de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, que comparte el espacio con el Centro de Confianza Ciudadana.

Nuestro reconocimiento a la Fiscalía General del estado, y en este caso que menciono, a la Fiscalía de la Zona Norte, que ha trabajado con un gran liderazgo y eficacia y, sobre todo, inspira una gran confianza, algo difícil de lograr.

En el 2010, la delegación de la PGR del Estado de Chihuahua, ocupábamos el horrosísimo último lugar. Éramos la peor delegación del país. No atraía ningún caso, no había manera. No tenían personal. Estaba totalmente desmantelada.

Se solicitó a la autoridad el apoyo para el fortalecimiento en nuestra Delegación. Se nos mandó al actual delegado, una persona honesta y eficaz. Hoy, es una institución fortalecida, con personal y ya ocupa uno de los primeros lugares en el país.

Por eso, hoy insistimos que el principal reto en este país es fortalecimiento de las instituciones, lograr una efectiva coordinación entre ellas y erradicar la corrupción.

No vamos a mejorar la seguridad en el largo plazo si no construimos mecanismos efectivos que nos permitan blindar del cáncer de la corrupción a las instituciones de seguridad de este país. No podemos aspirar a la seguridad, si las autoridades están vinculadas al crimen.

El delito que más cimbró la vida de los chihuahuenses, y en especial de los juarenses, fue el secuestro. No fueron pocos los casos en que estuvieron implicados policías. Era nula la confianza en la autoridad. Asume la responsabilidad el Gobernador César Duarte. Tiene a bien el nombrar un Fiscal Federal, y en el caso de la Zona Norte, nombrar al Fiscal de la Zona Norte. Personas que pronto propiciaron la creación de un círculo de confianza.

El Gobernador agarró el toro por los cuernos, convocó al Poder Legislativo y al Poder Judicial; se modificaron las leyes y se aprobó la prisión vitalicia; se conformó el Grupo Antisecuestros, y la ciudadanía, por fin, tuvo confianza en denunciar.

En Ciudad Juárez, después de tener conocimiento de hasta 10 secuestros por día, podemos anunciar que el delito, prácticamente, está erradicado. Las bandas de secuestradores están en la cárcel, sentenciados, varios de ellos, con prisión vitalicia.

No quiero dejar pasar el reconocer que hoy tenemos el honor de que nos acompañe el General Óscar Naranjo, quien fue reconocido como el mejor policía del mundo.

Señor General:

Nos honra con su presencia y le reconocemos el gran apoyo que nos dio a nuestro estado, para que el secuestro se exterminara para siempre.

El delito de la extorsión o cobro de piso, es uno de los delitos más difíciles de combatir. Este delito, en Ciudad Juárez, inició en la zona comercial conocida como el PRONAF.

Llegó un momento en que se convirtió en una zona fantasma. Si no pagabas cuota, te mataban. Miles de negocios cerraron.

Liderados por nuestro Alcalde y los altos mandos de la Policía Federal, junto con un grupo de comerciantes, se decidió enfrentar a la delincuencia de una manera frontal. Se colgaron pendones que rezaban: El único derecho de piso que pagamos es el impuesto predial. No más de rodillas.

Hoy, dos años después, esta zona vuelve a florecer. Vale la pena mencionar que aún hay varios empresarios que siguen pagando cuota, fortaleciendo así a las organizaciones criminales que vuelven a comprar más armas.

Al solicitarles que dejen de pagar y que denuncien, argumentan que no tienen confianza y que siempre han pagado. Antes eran las mordidas a los inspectores, y ahora se sienten más seguros pagando cuota de protección. Esto es inadmisible.

Aquellos comerciantes que han tenido el valor de denunciar, los responsables han sido llevados a la autoridad, y ellos, han dejado de pagar las cuotas.

Hace un año, nos mataron a tres jóvenes brillantes, miembros de este grupo antiextorsión. Donde quiera que estén, nuestro más sentido reconocimiento. Verdaderos héroes.

Con resultados contundentes, hoy, podemos presumir que los grupos antisecuestros y antiextorsiones de Chihuahua, son de los mejores del país.

No podemos dejar de mencionar un trabajo del Alcalde de Ciudad Juárez, el ingeniero Héctor Murguía, que heredó una Policía Preventiva sin oficio, reclutó a un nuevo Secretario de Policía y, bajo su liderazgo, se adoptó un proceso de reedificación logrando muy buenos resultados. Siempre, trabajando de manera coordinada con el Ejército, la Fiscalía, la Policía Federal y la PGR.

No podemos dejar de mencionar que, también, hemos tenido denuncias de violación a los derechos humanos, por parte de todos los elementos de las corporaciones policiacas.

Mucho se ha dicho en algunos medios internacionales, que la inseguridad ha bajado porque ya negociaron los grupos criminales. Los delitos han bajado, porque la policía los ha enfrentado.

Mucho se ha trabajado por mejorar la seguridad de las familias. Se le ha dado oportunidad de estudiar a los jóvenes. Hoy, contamos con grandes centros comunitarios, pero aún así, señor Presidente, Juárez sigue padeciendo de un gran rezago histórico en infraestructura urbana y social.

Señor Presidente:

Lo invitamos a que visite Juárez a la brevedad. Que sea testigo de cómo hay oportunidades de invertir recursos federales. Nuestro rezago es más de cinco millones de dólares.

Juárez ya no es la ciudad más peligrosa del mundo. Algunas estadísticas respaldan mi dicho. El mes pasado, en noviembre, alcanzamos una tasa de 25 homicidios por cada cien mil habitantes. Nuevo Orleans, que es considerada como la ciudad más peligrosa en Estados Unidos, tiene 50.

Por eso, hemos solicitado formalmente, al Director de Homeland Security, Luis Álvarez y al Embajador de los Estados Unidos en México, Anthony Wayne, que retiren la alerta de viaje al Estado de Chihuahua.

Aquí, aprovecho para agradecer el apoyo y la valiosa colaboración de las autoridades norteamericanas. Solicitamos por su conducto, señor Presidente, dar seguimiento ante las instancias consulares, de esta petición.

Señor Presidente:

Celebramos su propuesta de regionalizar una estrategia para la seguridad y la justicia. Estamos seguros, que con esta atinada visión, veremos muy pronto resultados contundentes, porque es el mejor medio para emprender soluciones precisas para problemas específicos. La delincuencia no tiene en la diversidad nacional, las mismas expresiones.

Para responder con eficacia, en el caso particular de nuestra frontera, necesitamos contar con la mejor academia de formación policiaca del país. Le solicitamos su apoyo para que dentro de esta Estrategia de Regionalización, se considere su edificación en Ciudad Juárez.

La vecina ciudad de El Paso, Texas, que es considerada la ciudad más segura de los Estados Unidos, ya es sede de las principales agencias de seguridad. Un buen complemento.

La crisis vivida en nuestro estado, nos obliga a reflexionar en aspectos de fondo, y asumir compromisos más profundos. Rescato una de las reflexiones de Leo Luca Orlando, exalcalde de Palermo, que combatió las mafias en su localidad. Él lo mostró, a través de una metáfora, cómo construir una mejor comunidad. Dijo:

Que la sociedad es como una carreta con dos ruedas. Una rueda es la de la legalidad de la policía, de las fiscalías, del sistema judicial, de todo lo que obligue a que el ciudadano y el funcionario cumplan la ley. La otra rueda es la de la educación, de la escuela, de los medios de comunicación, de los empresarios, de las iglesias, en una palabra, la rueda de la sociedad civil. Las dos ruedas deben rodar a la misma velocidad, si no, la carreta no avanza. El equilibrio en ambas, garantiza el éxito.

Para Leo Luca, lo primero es identificar al enemigo. Por eso, aseveró en su penúltima visita a México. El primer enemigo de México es el mexicano que es corrupto, el mexicano que es criminal. Y concluye: Es cuestión de educación, de principios y de valores. Necesitamos cambiar la cultura popular, a partir de demostrar que el tranza, no avanza.

Por eso le proponemos, señor Presidente, implementar el plan piloto Caso Chihuahua, que replique a nivel estatal el modelo exitoso que conocemos como caso Juárez. En este ejercicio, aspiramos a contar con la presencia del Presidente de la República, al menos dos veces al año, del Secretario de Gobernación, y del Procurador General de la República, cuatro veces al año, y de los subsecretarios y directores, una vez al mes, para dar seguimiento puntual a un sistema de indicadores previamente establecidos, pues lo que se mide, se mejora.

Señor Presidente:

Somos un estado que ha trabajado como pocos para lograr la paz y la seguridad de las familias. Hoy, formalmente, aquí le solicitamos que una de las cinco instancias regionales sea instalada en Chihuahua.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Toca el turno en la palabra al licenciado César Horacio Duarte Jáquez, Gobernador del Estado de Chihuahua.

-GOBERNADOR CÉSAR HORACIO DUARTE JÁQUEZ: Muchas gracias.

Muy buenos días.

Para nosotros es un privilegio recibir en Chihuahua a un hombre que se ha inspirado, sin duda, en el trabajo y el esfuerzo que hemos hecho en las instituciones del estado, el rumbo en el que esa esperanza hoy inicia, siendo una realidad.

El día de ayer, fui partícipe de una ejemplar jornada de trabajo en la que los gobernadores del país y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal y los gobernadores electos, tomamos acuerdos unánimes respecto al proyecto que presentó el señor Presidente de la República para fortalecer la estrategia de seguridad.

Sin duda, el oficio, la manera de plantear puentes de comunicación para sumar a quien piensa distinto, a quien considera la manera diferente de hacer las cosas para lograr el mismo objetivo, no tiene precedente por una razón: Porque el Presidente Peña Nieto ha tenido el talento de ubicar los valores superiores que nos unan, a buscar el resultado específico en los esfuerzos y que éstos no tengan colores, que éstos no lleven el prejuicio electoral o, mucho menos, un interés distinto al interés supremo de la Nación.

Señor Presidente:

Muchas gracias por ese valor.

Ayer fui, sin duda, testigo de que replantear, fortaleciendo la estrategia de seguridad, y replantearla desde un punto de vista regional, atiende a la vocación de cada región y a la gravedad de las circunstancias que en algunas regiones se vive, y la estrategia diferente que se debe aplicar en otras.

La madurez con la que mis compañeros Gobernadores y Jefe de Gobierno del Distrito Federal asumimos, es por la confianza que se ha generado, es por la oferta que, con argumentos sólidos, han reflejado en esa voluntad la oportunidad de establecer, de una vez por todas, una estrategia que cambie el rumbo del país en materia de seguridad.

Usted lo ha dicho, y lo ha dicho bien: Combatir la inseguridad no es por la fuerza, ni es la única agenda del país. La agenda del país es la educación, es el desarrollo, es combatir el hambre, es desaparecer la desigualdad que origina, sin duda, los reflejos de la violencia.

Y eso es, por esa voluntad, señor Presidente, en la que en Chihuahua estábamos preparados a que usted asumiera el Gobierno y arrancara el esfuerzo que hemos venido construyendo, precisamente, en este momento.

Y yo quiero agradecer, de manera muy especial, a mi General Salvador Cienfuegos Zepeda, por la apertura que la Secretaría de la Defensa ha tenido, de manera inmediata, a la coordinación con nuestro estado, en los esfuerzos conjuntos.

Este reconocimiento va implícito a la lealtad y cercanía que han tenido las Fuerzas Armadas en Chihuahua, a favor de nuestra sociedad.

Muchas gracias, mi General. Nuestro reconocimiento y aprecio a esta noble Institución.

Al Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz. Que aunque en Chihuahua no tenemos mar pero, sin duda, mi querido Almirante, la fortaleza de la Armada de México en materia de inteligencia está, con ello, aportando la herramienta sustancial para que, junto con nuestro glorioso Ejército, podamos consolidar esas estrategias.

Bienvenido a Chihuahua. Ésta, es su casa, mi querido Almirante.

Al señor Procurador General de la República, con quien, a veces. Apenas asumió la Procuraduría y ya estábamos con una agenda de Chihuahua. Le agradezco esa generosidad.

El licenciado Murillo Karam conoce nuestro estado. Es un hombre pragmático, es un hombre de valor, es un hombre de instituciones y sé, que la manera de replantear para fortalecer a la Procuraduría General de la República y cumplir estrictamente con sus funciones y en la coincidencia de fortalecer al Ministerio Público es, sin duda, la mejor estrategia para que esa institución sólida procure la justicia con solidez y agilidad.

Gracias por ese apoyo que ha dado a Chihuahua, señor Procurador.

Al doctor Manuel Mondragón, un hombre sólido, de ideas firmes y que, también, su experiencia y bonhomía porque tiene un trato de diplomacia extraordinaria, pero esa sabiduría que lo hace, particularmente, un gran policía, nos da una gran esperanza que la coordinación como comisionado de la policía Federal y que concretemos la presencia de los elementos ahora de la nueva Gendarmería Nacional, podamos hacer en Chihuahua el ejemplo de éxito al que todos aspiramos.

Muchas gracias, por esa voluntad.

Este evento nos motiva. Nos motiva a los chihuahuenses porque, sin duda, aún tenemos muchos problemas. Hay muchas cosas por hacer, señor Presidente, pero, también, sin duda, los avances son tangibles.

Más de la mitad de los que estamos en este evento jamás hubiéramos pensado que Jorge Contreras Fornelli se expresara así de los resultados en materia de seguridad, cuando hemos vivido circunstancias sumamente difíciles.

El valor civil del Presidente de la Cámara de Comercio. La verdad es que compartir una vivencia que lo llevó al riesgo de su vida, de integridad, a su familia y tener el valor civil, eso muestra de qué estamos hechos los chihuahuenses, señor Presidente.

El Presidente de CANACO es una clara muestra en la que los chihuahuenses estamos de pie enfrentando los retos, por difíciles que son.

Muchas gracias, Lalo.

Muchas gracias a Eduardo Ramírez, Presidente de la Cámara de Comercio.

Este empeño, señor Presidente, de vivir un estigma, en Chihuahua, de un estado de violencia, de calificar a nuestra frontera como la más peligrosa del mundo, de establecer que la vida en Chihuahua corría riesgo, y ese estigma no fue fácil enfrentarlo y, sobre todo, encauzar a las fuerzas vivas de nuestra sociedad a recuperar ese valor de los chihuahuenses, ese temple que nos da el desierto para enfrentar los retos del tamaño que son.

La esperanza en que usted llegara a la Presidencia, nos motivó siempre. Sabíamos que el 1 de diciembre, México iba a cambiar.

Y nos dimos a la tarea de convocar a todas las fuerzas políticas del Congreso del estado, a quienes agradezco su aportación extraordinaria y su solidaridad a ese valor superior, a establecer un andamiaje legal que nos permitiera ser más eficaces en el combate a la impunidad.

La actitud del Poder Legislativo, sin duda, fue de madurez y de aportación. Los resultados los tenemos. Pero ese ejercicio tuvo que ver, lo decía Jorge Contreras, con haber convocado al Poder Judicial. No fue fácil enfrentar crisis en la que, a veces, la visión de autonomía o de soberanía de un poder, no tiene que ver con la corresponsabilidad que está viviendo y sufriendo la sociedad.

Se planteó, se construyó. Cada mes, señor Presidente, nos reunimos, el ejecutivo, su servidor, con los integrantes del cuerpo colegiado de Magistrados, Magistradas, y les pedimos, desde el inicio de mi gobierno. Que no nos dijeran que la ley obligaba a liberar a un delincuente, que nos dijeran cómo era posible que alguien, y esa era la tesis, que alguien que fuera peligroso para la sociedad, no podía estar en libertad.

Y el Poder Judicial lo entendió. Aportaron, construimos las iniciativas los tres Poderes, y hoy tenemos un nuevo andamiaje, sin duda, perfectible. Nos hacen faltan muchísimas cosas. Nos hace falta hacer más eficientes algunas estrategias, pero de haber logrado la recuperación. Por ejemplo, cerramos el mes de noviembre con el 92 por ciento de menos homicidios en Ciudad Juárez, a lo que tuvimos en la cresta de agosto de 2010, o con cero secuestros, o con tendencias absolutas a la baja permanentes.

No ha habido un solo mes que tengamos un repunte en ningún delito. Ha sido permanente a la baja, a la baja, a la baja, porque ha sido la actitud de las instituciones, de la sociedad civil, de los empresarios, de las organizaciones no gubernamentales, de los partidos políticos, de los medios de comunicación, los que entendimos que teníamos cada quien que hacer desde nuestra trinchera, la tarea asumiendo la crisis más aguda que ha tenido la historia contemporánea de Chihuahua y cambiar esa realidad.

Yo agradezco la confianza de todos los ciudadanos chihuahuenses. La aportación de los maestros, de los sindicatos que han estado atentos, de los obreros, a que hiciésemos este esfuerzo.

Los avances que tenemos, señor Presidente, hasta hoy, son muy importantes. Con su llegada, sabemos que para atrás no habrá un ápice. Al contrario, queremos ser un modelo que llene de orgullo a su Gobierno y que los chihuahuenses estemos muy claros que la confianza que le dimos para elegirlo Presidente, en la que en todos los municipios del estado triunfó su propuesta, sea, sea, con ello, la respuesta que el Gobierno de la República le está dando, desde hoy, a Chihuahua.

Yo quiero agradecer a los señores Presidentes Municipales, y en nombre del Presidente Marco Adán Quezada, Alcalde esta gran capital, a todos los Presidentes Municipales, porque, sin distingo de partidos, ahí, se erradica una de las problemáticas mayores: cómo fortalecer la policía municipal, cómo establecer mayores herramientas y mejores condiciones.

Hemos planteado, señor Presidente, en un tema que para todos preocupa, el hecho de que los ayuntamientos envíen al Congreso del estado una terna para quiénes pudieran ser directores de seguridad pública municipal.

Ahí, estaríamos enviando a una instancia colectiva, a un cuerpo colegiado, representante popular, la definición, en esa terna, claro, salvaguardando la facultad que el 115 resguarda a los municipios, pero ante una coyuntura como la que tenemos, establecer esa oportunidad sería el liberar de las presiones que las campañas, las condiciones, grupos o circunstancias, o financiamientos, obligan a encauzar la determinación de cierto personaje para Director de Seguridad Pública.

Ahí, estaríamos quitando esa presión, estaríamos transparentando esa posición y estaríamos fortaleciendo a las policías municipales, con una designación política que obedezca al interés de salvaguardar la seguridad en los municipios. La policía preventiva no puede perder esa condición.

Y su visión del mando único, señor Presidente, lo respaldamos, como ayer lo hicimos todos los gobernadores y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Nos parece que replantear es evitar la dispersión de fuerzas, evitar la dispersión de recursos, evitar que el manejo de la información estratégica que se requiere para tener resultados en materia de seguridad se administre, debidamente, en un sólo mando. El orden que lo ha caracterizado a usted en el manejo de su exitosa administración en el Estado de México, estoy seguro, que es uno de los sellos que habrá de imprimirse, en esta estrategia de seguridad.

Muchas felicidades, señor Presidente.

Estamos muy motivados. Estamos muy comprometidos. En Chihuahua, hemos dado los primeros pasos. Nos falta fortalecer, como se lo he comentado, algunas regiones del estado con mayor presencia y resultados.

Pero ahora, sentimos, sin duda, señor Presidente, el gran aliento, por su voluntad y su compromiso, y su decisión absoluta de cambiar a México.

Felicidades.

Y enhorabuena.

Y bienvenido a su casa, señor Presidente, y a su equipo de trabajo.

Muchas gracias.

Chihuahua vive.

Que el cielo bendiga a Chihuahua y que el cielo bendiga a nuestro Presidente de la República.