Muchas gracias.

En primer lugar, yo quiero agradecer al señor Michael Bloomberg esta gran oportunidad de un nuevo encuentro entre quienes somos Presidentes de los países fundadores de esta Alianza del Pacífico.

Una Alianza que se ha construido no sólo a partir del esfuerzo gubernamental, sino también.

Decía yo que esta Alianza del Pacífico se ha construido, no sólo a través del esfuerzo del Gobierno para lograr esta mayor integración de los países miembros y abiertos, eventualmente, a que más países se sumen a este esfuerzo, sino también a quienes son actores protagónicos de la Alianza, que son nuestros emprendedores, los pequeños, medianos empresarios que participan además en un Consejo, que forman parte de este esfuerzo.

Y que son, además, los que fundamentalmente darán impulso a los beneficios que tiene la Alianza del Pacífico.

Somos cuatro países que compartimos los mismos principios; países democráticos; que hemos venido teniendo estabilidad económica en los últimos años. Que impulsamos, a través de esfuerzos propios, nuestro crecimiento económico, la estabilidad macroeconómica.

Y que esta condición permite crear un punto de encuentro que nos es común, precisamente para buscar a partir de las fortalezas de cada uno de los países, un mayor encuentro, un mayor intercambio en un mecanismo innovador, que es la Alianza del Pacífico, que permite el intercambio de bienes, de servicios, de personas y de capitales.

Que hoy representamos un mercado potencial de más de 237 millones de habitantes, que hacemos los cuatro países.

Que hoy en día representamos, los cuatro países, el 50 por ciento del Producto Interno Bruto de toda la región latinoamericana.

Y que a partir de este esfuerzo, creo que una vez que sean signados los documentos del acuerdo, que desgrava prácticamente el 92 por ciento de los bienes que se pueden intercambiar y que pueden comerciar los cuatro países miembros de esta Alianza del Pacífico, el restante irá teniendo, el restante de porcentaje de productos se irá desgravando de manera gradual, pero esto sin duda genera ya una plataforma única para un mayor intercambio de estos cuatro componentes que integran la Alianza del Pacífico.

Y empezamos a ver ya primeros resultados en algunos ámbitos, en el flujo de turistas. Por ejemplo, de estos países entre sí, ha crecido en el último año de manera muy notable, 20, 30, 40, 50 por ciento de crecimiento en los flujos turísticos que se dan entre los países que somos miembros.

Y esto, sin duda, constituirá, además de un mayor fortalecimiento e integración de los países miembros, una extraordinaria plataforma para cumplir con el propósito que tiene esta Alianza, que es construir una sólida plataforma para integrarnos también al comercio con la región Asia-Pacífico.

Éste es el escenario, y así lo dejo dibujado en esta primera intervención.

(Segunda Intervención)

Muchas gracias.

Yo quisiera, primero, reafirmar que, sin duda, es un mecanismo de integración, ahora de quienes somos los países miembros y fundadores, pero que no es excluyente; al contrario, es incluyente.

Y si bien el espíritu que alimenta esta Alianza es nuestra identificación geográfica, además de los principios, por estar en el Pacífico, además de los principios políticos, sin duda, uno muy importante son los principios económicos.

Somos países abiertos. Somos países que sustentamos mucho el desarrollo de nuestras economías en el comercio exterior y en la apertura al mundo. Ese es, quizá, el eje central de lo que nos hace estar identificados en esta Alianza del Pacífico.

Cómo visualizamos el futuro.

Yo creo que cada país, como bien lo ha apuntado la Presidenta Bachelet, hace esfuerzos propios a partir de su propia circunstancia para atender el gran desafío del crecimiento económico y de la desigualdad social, que son los dos grandes retos que tenemos en la región latinoamericana.

México ha venido haciendo sus propios esfuerzos, ha impulsado cambios estructurales, reformas, precisamente para crecer en los derechos sociales, en el fortalecimiento de nuestras instituciones democráticas y para crecer económicamente.

Y al igual, que es la constante de los que hemos ya venido hablando, estamos optimistas. Vemos un horizonte, la verdad, muy promisorio, de mayor crecimiento económico. Efectivamente como ha ocurrido con el resto de los países, no hemos dejado de crecer. Hemos tenido crecimientos positivos, pero insuficientes.

Y ya, a partir de las cifras arrojadas en el primer semestre de este año, se ven cifras mucho más alentadoras.

En el caso de México, como país miembro, además, de la OCDE, fue el país que tuvo mayor crecimiento en el segundo trimestre entre los países miembros de esta Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico.

Nuestro pronóstico de crecimiento se mantiene de 2.7 por ciento al cierre de este año y 3.7 por ciento para el próximo año.

Y, precisamente, porque nuestro crecimiento ha sido insuficiente fue por eso que impulsamos reformas estructurales para acelerar nuestro crecimiento, para atender el gran desafío.

Yo creo que cada país aquí miembro viene haciendo esfuerzos propios, creo que vemos el horizonte con gran optimismo y, sin duda, la Alianza del Pacífico es un mecanismo más de integración y de apoyo, y respaldo al crecimiento económico de nuestros países.

(Tercera Intervención)

Yo creo que el beneficio, como ya se ha compartido, no sólo para la integración de bienes de capital, sino más bien para las bolsas y esta integración que tiene estos cuatro componentes, que ya hemos referido.

Efectivamente, México su marco legal no le permitía integrarse al MILA. Sin embargo dentro de las varias reformas que han tenido lugar en México de carácter estructural, y con estos objetivos para impulsar el crecimiento económico, varias de ellas, una fue la financiera y dentro de ellas se hizo las modificaciones necesarias para ya integrarnos.

Estamos en este proceso, justamente, que estimo yo en próximos meses, nos permitirá ya ser parte de este Mercado Integrado de capitales.

Yo creo que es una oportunidad para todos. Yo creo que lo que México tendrá que ofrecer a esta integración y lo que los otros países miembros ofrecerán para México, se complementa y se enriquece, como ocurre en todo lo que estamos haciendo los cuatro países miembros de la Alianza del Pacífico.

Más allá de los distintos tamaños, de las condiciones económicas, reitero, creo que compartimos principios fundamentales. En lo político, al ser cuatro democracias, muy consolidadas; en lo económico, al tener sustentado parte de nuestro crecimiento económico, de nuestro desarrollo económico, precisamente en la apertura y en el comercio.

Y bajo estos principios, creo que encontramos coincidencias para integrarnos y para trabajar juntos y crear este gran mercado, te decía ya de más de 230 millones de potenciales consumidores, que lo son, no para uno, sino lo son para todos los países que integramos esta Alianza del Pacífico.

Y, vuelvo a decir. Creo que la Alianza del Pacífico es un mecanismo de integración y una gran plataforma para que contribuya al crecimiento y el desarrollo de nuestras economías en beneficio de nuestras sociedades.

Creo que ese es el gran desafío, el gran reto. Lo he señalado de manera más que reiterada, el reto que como países tenemos, es crecer y lograr un reparto más equitativo de la riqueza para combatir la desigualdad.

Pero estamos claros que para combatir pobreza, de raíz y de fondo, no son suficientes las políticas sociales. Es fundamental lograr crecimiento a mayores tasas y de forma sostenida.

Y creo que ésta es una gran plataforma, la Alianza del Pacífico, que contribuye a este objetivo.

(Cuarta Intervención)

A mí me gustaría apuntar sobre ese tema que yo creo que cada país define su propia ruta de crecimiento y de desarrollo, a partir de sus propias condiciones.

Y creo que vale pena referir lo que ha ocurrido en México.

México, de ser un país cerrado, de ser una economía fundamentalmente basada en las exportaciones de petróleo y de su ingreso petrolero, hoy es una economía, a 30 años, completamente transformada, en la que más del 67 por ciento de su economía depende de su apertura y del comercio que hace con el exterior.

Dentro de ello, vale la pena señalar que dentro de las exportaciones, 85 por ciento son manufacturas. Y son manufacturas cada vez con un alto, de alto valor agregado, de mayor especialización y sólo referir, por ejemplo, algunos ejemplos para ilustrar esta afirmación.

Somos, hoy en día, el primer productor de pantallas planas en el mundo, o primer exportador, de refrigeradores.

De acuerdo a datos al primer semestre de este año, hemos sido ya o alcanzamos, de seguir así, alcanzaremos o seremos el séptimo productor de vehículos en el mundo y cuarto exportador de vehículos al mundo.

Somos el sexto proveedor en la industria aeroespacial de los Estados Unidos, es decir, en México el modelo de desarrollo que hemos seguido es el de la apertura y el de la alta especialización.

Y creo que el mecanismo de la Alianza del Pacífico es uno que sin duda contribuye a la integración de cadenas de valor agregado.

Y que lo que cada país tiene por fortaleza se complementa, se enriquece y, sin duda, detona una ruta para un mayor desarrollo económico de nuestras sociedades.

(Quinta Intervención)

-SR. MICHAEL BLOOMBERG (Interpretación al Español): Tenemos tiempo para una pregunta más, y ya que sólo nos queda tiempo para una pregunta más, les quiero agradecer a todos por estar aquí, y les agradezco a ustedes, señores Presidentes, por estar aquí.

Y les pido a todos los invitados que se queden en sus asientos para que los Presidentes puedan salir con más tranquilidad.

Ahora, Presidente Peña Nieto, quisiera preguntarle, ya que éste ha sido un año impactante para su Presidencia, pasar a esta legislación ambiental, ¿en qué momento cree usted que las personas en este público van a poder invertir directamente en la energía?

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Creo que efectivamente referido, o te has referido a la reforma, quizá, más relevante dentro de las que están trazadas, precisamente, para impulsar el crecimiento económico de nuestro país, que fue la Reforma Energética.

El cambio de un modelo de aprovechamiento de nuestros recursos naturales, de los hidrocarburos, que cambia el modelo que habíamos seguido durante más de 60 años.

Y que ahora permitirá, primero, fortalecer la capacidad de las empresas del Estado mexicano, que se convierten en empresas productivas, al tiempo que nos abrimos para, con la participación del sector privado, y sin perder el Estado mexicano la propiedad de los hidrocarburos, aprovechar, explotar de mejor manera nuestros recursos en beneficio de los mexicanos.

Estamos acelerando la implementación de la reforma. Ya se han designado y aprobado por el Senado de la República los funcionarios y consejeros de distintas instancias y de distintos órganos reguladores que crea la Reforma Energética, y que son parte fundamental para aplicar e instrumentar la Reforma Energética.

Ya se definió, en lo que denominamos la Ronda Cero, los campos de exploración y de explotación que PEMEX mantendrá para los siguientes años.

Y se definió, también, de manera preliminar, cuáles son los campos que, eventualmente, estarán sujetos a exploración y explotación con la participación del sector privado.

Esperamos que en el primer trimestre, así está proyectado en la propia Reforma Energética, que en el primer trimestre del próximo año, se liciten estos campos, que esperan tener la participación del sector privado.

Pero, yo creo que desde el anuncio formulado en la Ronda Cero ya permite, desde ahora, hacer una planeación a aquellos potenciales inversores sobre dónde están las oportunidades de participar con nuestro país en este esfuerzo, para aprovechar de mejor manera nuestros recursos energéticos. Y, creo que, esta definición vendrá en el primer trimestre del próximo año.