Muy buenas tardes tengan todos ustedes.

El pasado 1º de diciembre, los representantes del Gobierno, trabajadores y empresarios, reunidos en el seno de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, aprobaron un incremento sin precedente al salario mínimo.

A partir del próximo año, el salario mínimo será de 80.04 pesos, 9.5 por ciento arriba del mínimo vigente en el 2016.

Con este incremento, de acuerdo con el INEGI y con el CONEVAL, el ingreso de los trabajadores que ganan un salario mínimo ha tenido una recuperación de 578 pesos mensuales, en lo que va de la Administración del Presidente Enrique Peña Nieto.

Con esta decisión, en cuatro años se ha tenido mayor avance que los 40 años previos.

Es la primera vez, en cuatro décadas, que hay una recuperación del 15 por ciento del poder adquisitivo real del salario. Éste es un logro basado en un gran acuerdo entre trabajadores, patrones y el Gobierno de la República.

Como lo ha señalado el Presidente Enrique Peña Nieto, en momentos de incertidumbre global, como los actuales, debemos estar unidos, sobreponernos a nuestras diferencias y enfocarnos en las metas que nos son comunes.

Esta medida en favor de los trabajadores es un ejemplo de que la unión es la ruta para tener un México más grande, próspero y justo.

(SEGUNDA INTERVENCIÓN)

Más empleos, mejor pagados y baja inflación, son la combinación para el bienestar económico de los trabajadores. En esta Administración se han creado más de 2.5 millones de empleos formales, la cifra más alta en la historia moderna de México.

De acuerdo al INEGI, la tasa de desempleo se encuentra en 3.8 por ciento, también una de las más bajas de la historia. Además, la inflación se ha mantenido dentro de la meta fijada por el Banco de México.

El incremento al salario mínimo partió de un análisis serio y responsable, que no tendrá impacto inflacionario ni afectará los niveles de empleo.

Con la recuperación histórica del ingreso de quienes menos ganan, trabajadores, patrones y Gobierno, ratificamos nuestro compromiso para promover la productividad como fuente del crecimiento económico.

Con esta unión de esfuerzos, estamos construyendo un México más justo, con cimientos firmes. En el trecho que nos falta recorrer, seguiremos avanzando hacia un México más incluyente, equitativo y próspero.

Por su atención, muchas gracias.