Cali, Colombia. 23 de mayo de 2013

Muchas gracias, señor Presidente de Colombia.
 
Señor Presidente Piñera, de Chile.
 
            Señor Presidente Humala, de Perú.
 
            Señora Presidenta de Costa Rica.
 
            Señor Presidente de Guatemala.
 
            Señor Primer Ministro de Canadá.
 
            Señor Presidente de España.
 
            Presidentes de organismos internacionales.
 
            Jefes de delegaciones de países hermanos.
 
            Solamente quiero dejar aquí, en primer lugar, señor Presidente Santos, un testimonio de agradecimiento, por la hospitalidad de la que somos objeto.  De estas atenciones que está teniendo su Gobierno y el pueblo hermano de Colombia.
 
            Y de congratularme de participar en esta  VII Cumbre de esta Alianza del Pacífico, que en lo que han expresado, al antecederme ustedes en el uso de la palabra, se ve con toda claridad el enorme potencial que tiene este Acuerdo que hemos hecho, en una parte originaria, cuatro países hermanos de una misma región, que compartimos una misma presencia en la Costa del Pacífico, y que además de querer hacer de éste un instrumento de mayor integración de nuestros pueblos, también queremos hacer de esta Alianza una plataforma importante para encontrarnos con la región Asia­-Pacífico, sin duda la que ha tenido mayor crecimiento y mayor desarrollo en los últimos años.
 
            Me congratulo de que tengamos una visión compartida. Como lo ha expresado el Presidente Piñera, creo que ese fue el punto de arranque de esta Alianza.
 
Una visión en favor de la vigencia del Estado de Derecho, de la democracia y de creer que en el libre comercio podemos encontrar mayor productividad y competitividad para nuestros pueblos, que se traduzca en un anhelo compartido, en lo que, a final de cuentas, estamos buscando quienes representamos aquí a los gobiernos de nuestros países: Queremos condiciones de mayor bienestar para nuestras naciones.
 
Reconocemos que hay enormes potencialidades en este instrumento que hemos venido construyendo y consolidando de manera muy acelerada.
 
            Pero también reconocemos rezagos y reconocemos desafíos importantes para nuestras naciones. Y una, que aquí ya se ha señalado y que yo comparto plenamente, es el del rezago social, el de la pobreza y, especialmente, el de la desigualdad social.                                     
 
            Y creemos que la ruta para cambiar esta condición es la de fortalecer el crecimiento económico de manera sostenida. Porque ha sido, para los países de mayor desarrollo, sin duda, clave y ha sido la palanca más importante para propiciar desarrollo y condiciones de mayor igualdad entre sus pueblos.
 
            Al advertir esta condición, al advertir esta oportunidad que tenemos en este instrumento, de fortalecer el crecimiento económico, creo que esto derivará en condiciones de mayor prosperidad para nuestros pueblos.
 
            Yo quiero felicitar el trabajo realizado por el Presidente Piñera en la Presidencia Pro Témpore, que concluye en esta Cumbre. Desearle gran éxito a la Presidencia que asume el Presidente Santos, que estoy seguro que con su liderazgo y con esta capacidad de concertación y de conciliación habrá de darle un nuevo impulso al trabajo que estemos desarrollando dentro de esta Alianza del Pacífico.
 
            Reconocer que, a menos de un año de haberse firmado el Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico, estamos trabajando, sin duda, a los ritmos que nos impone el Siglo XXI. En los albores de este siglo estamos trabajando de forma pragmática, acelerada y queriendo encontrar en este instrumento una forma muy oportuna de propiciar desarrollo para nuestros pueblos.
 
            Con esta convicción es que asisto a esta Séptima Cumbre, a reafirmar el compromiso de México para ser parte de este esfuerzo compartido, que hoy tenemos con otros tres países hermanos de la región latinoamericana. Y expresar nuestro mayor beneplácito por la futura incorporación de otros países hermanos que han mostrado interés de ser parte de esta Alianza, no sólo de la región latinoamericana, sino de la región de América y de otras regiones del mundo.
 
            Creo que este instrumento de acuerdo, de Alianza del Pacífico, no sólo deparará una mayor integración comercial de libre tránsito de personas, sino sobre todo contribuirá a la fraternidad que une a nuestros pueblos.
 
            Yo hago votos por el éxito de esta Séptima Cumbre, de importantes acuerdos que sé, aquí habrán de suscribirse, algunos ya anunciados por el Presidente Santos y el Presidente Piñera, y que sea un paso muy firme en la construcción de un acuerdo que, insisto, depare a nuestras naciones desarrollo y mayor prosperidad.
 
            Muchas gracias.