Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto estar aquí, en San Luis Potosí, en esta segunda Gira de Trabajo que realizo al interior de la República, en mi carácter ya de Presidente de México.

Saludar a sus autoridades y agradecer las palabras del señor Gobernador del estado, Fernando Toranzo.

Y quiero decirle, como se lo comenté apenas hace unos momentos en una visita que hicimos a otra región del Estado de San Luis Potosí, precisamente, para visitar un proyecto productivo de carácter agroindustrial.

Pero decirle a su Gobernador que no tenga duda. Que el Gobierno de la República va a estar muy cerca del Estado de San Luis Potosí, que va a apoyar de manera decidida a San Luis Potosí y que juntos, juntos, los dos Gobiernos y los gobiernos locales, vamos a generar la sinergia necesaria para volar muy alto y llevar a México muy lejos.

Qué así sea, señor Gobernador.

Saludo, también, a los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad.

Al señor Luca Burei, quien es Presidente de L’Oréal México y a quien agradezco sus palabras de bienvenida, su hospitalidad.

Al igual que la presencia de altos directivos de esta empresa, que han venido de Francia en la inauguración de esta empresa, y que fue uno de los compromisos que hiciera, precisamente, con sus directivos en ocasión de la visita que hice yo a aquel país, a Francia, durante el periodo de la transición, para estar presente en la inauguración de esta importante planta que hoy se pone en operación.

Saludo, de igual forma, a muy distinguidas personalidades del ámbito empresarial, del ámbito sindical, los dirigentes sindicales que trabajan con L´Oréal y con toda la industria petroquímica de nuestro país.

A connotados empresarios, a dirigentes de organizaciones civiles, académicos, que están entre nosotros; a Senadores de la República; Diputadas y Diputados Federales; Presidentes Municipales.

Y he dejado al final, pero no por ello menos importante, y a quien quiero referir y saludar con respeto, a quien, sin duda, le ha dado un gran nombre a México, ha llevado el nombre de México a distintas latitudes, y que nos congratulamos de su presencia, a Ximena Navarrete, quien fuera Miss Universo.

Muchas gracias, Ximena.

Que sé que es rostro de L´Oréal y rostro de México.

Señoras y señores:

Me da mucho gusto acompañar a los directivos de la empresa L´Oréal en la inauguración de su empresa, de una gran empresa y de una importante empresa mundial de orden global.

Y que esta planta que ha construido aquí, en San Luis Potosí, sin duda acredita la confianza que se tiene en México.

Qué bueno que L´Oréal ha escogido el mejor momento, mejores momentos para México, para llevar a cabo la inauguración de esta planta, que habrá de generar mil 200 empleos.

Aquí están ya, y saludo con afecto y con respeto, a los trabajadores de esta empresa, que me han dado hoy un cálido recibimiento, a quienes felicito; y que la hace ser, en su tipo, la planta de colorantes más importante y grande del mundo, no sólo de América Latina, sino del mundo entero.

Con lo cual, los mexicanos nos congratulamos. Realmente nos emociona saber que empresas globales tienen confianza en México. Que vislumbran para México un futuro promisorio, un futuro de mayor grandeza y que, como Presidente de los Mexicanos, tengo el alto honor de encabezar el esfuerzo colectivo de la sociedad mexicana para que realmente arribemos a mejores condiciones, a un puerto seguro, a un puerto de prosperidad y de oportunidades para todos los mexicanos.

Hoy, en México, hay un ánimo renovado para que realmente podamos impulsar la transformación mayor de nuestro país, a partir de reconocer nuestras grandes fortalezas en distintos ámbitos, algunos ya señalados en quienes me antecedieron en el uso de la palabra, al reconocer que México tiene una ubicación geográfica extraordinaria, única, que, sin duda, le coloca en una gran cercanía geográfica y, además, en el ámbito económico, a partir de los Acuerdos de Libre Comercio que ha celebrado con 44, o 44 convenios celebrados que le llevan a tener cercanía y participación en el mercado global y en un mercado consumidor de más de mil 200 habitantes.

Además, con zonas económicas, porque el Acuerdo con la Unión Europea es un solo Acuerdo Económico, pero que nos acerca a 17 países de esta región del mundo.

Pero que estos convenios, además, nos acercan con los países que tienen un mayor desarrollo económico, con los que generan, prácticamente, el 80 por ciento de la riqueza mundial y que México está ahí, en la oportunidad de aprovechar los acuerdos de libre comercio que se tiene con estos países y que es, justamente, lo que queremos: Detonar e impulsar mayormente.

México tiene, además, su mayor activo, su mayor capital y su mayor riqueza en su gente, gente comprometida, gente con habilidad, que en distintas tareas ha desarrollado, y que hace y que coloca a México como uno de los países con mayor capacidad manufacturera reconocida en todo el mundo.

Pero no queremos quedarnos ahí. México quiere evolucionar.

México quiere lograr que la riqueza que aquí se genere, realmente incorpore valor agregado a nuestra producción, para generar, a partir de ello, mayor riqueza y que esto se refleje en los bolsillos de los mexicanos, que los empleos que estemos generando en México sean empleos mejor remunerados. Y eso dependerá de darle valor agregado a la producción que aquí tengamos. A elevar la capacidad productiva de las distintas regiones de México, que sepamos aprovechar fielmente las vocaciones económicas de las distintas regiones y entidades del país.

Eso es lo que tenemos visualizado, esto es lo que queremos lograr. Y cobijados en este ánimo social, de ánimo renovado, una mayor esperanza, contagiados por esta pasión que queremos que se asimile en todo México, de que México sí puede lograr las grandes metas, los grandes objetivos que se está trazando.

Y que eso va a permitir que las familias mexicanas puedan vivir con mayores o con mejores condiciones y con mayor bienestar.

Es lo que tenemos claramente trazado, visualizado en los objetivos del nuevo Gobierno que estaré encabezando, precisamente, para detonar potencial y aprovechar las riquezas y fortalezas que México tiene.

Por eso, me congratulo ampliamente de participar en la inauguración de esta empresa de L´Oréal, porque es un ejemplo más de la apuesta que hay por México, de la confianza que hay en México, y que ustedes, con una presencia ya de varias décadas en nuestro país, puedan apreciar, observar y por eso la inversión que realizan.

Por eso, también, sería tarea del Gobierno de la República el proyectar a México en el mundo para que sea mejor conocido, para que aquello que nos hace sombra, o los señalamientos que de México ha habido se queden atrás, de lado y se privilegie lo mucho que nos enorgullece, las grandes fortalezas que tenemos como país, para que más inversión productiva, generadora de empleo, de oportunidad, venga a México.

México abre sus puertas al mundo, porque tenemos un pueblo hospitalario, un pueblo que quiere aprender de las experiencias exitosas de otras latitudes, en otros países, y que queremos hacer las nuestras; queremos apropiarnos de ellas y demostrarle al mundo que nuestras capacidades son mayores, y que nuestras fortalezas y nuestra riqueza va más allá de la que hasta ahora se ha proyectado al mundo.

Ésta será de las tareas que tenga el Gobierno de la República, el realmente proyectar al mundo lo que México es, lo que tiene y, por supuesto, la belleza que quiere compartirle al mundo entero, de sus riquezas naturales, pero, especialmente, de la belleza de su gente.

El gran reto que tenemos en el ámbito económico, es lograr que manteniendo la estabilidad macroeconómica, que sin duda es una de nuestras fortalezas, tengamos un crecimiento económico mayor y sostenido.

No basta con el que hemos alcanzado en los últimos años. Y para fortuna de México, advierto que hay condiciones y escenarios para que eso ocurra. Que, sin duda, hay que hacer algunos ajustes, algunos cambios, y que este Gobierno está decidido a impulsar y a llevar a cabo. Y no estamos perdiendo el tiempo.

Hemos iniciado ya, a partir de lograr acuerdos y consensos entre las distintas fuerzas políticas del país, para que impulsemos una agenda de cambios que detonen la transformación de México.

Ayer impulsamos o dimos paso a la presentación de una iniciativa en materia educativa que, sin duda, significará un cambio estructural en la educación del país, y que permitirá que las futuras generaciones tengan mejores herramientas y estén mejor preparadas para incorporarse a los mercados laborales, cada vez más exigentes y que demandan mayores habilidades y capacitación.

Y otras que vendrán, que ya hemos postulado, que están en el acuerdo para lograr una reforma hacendaria que fortalezca la capacidad del Estado mexicano para desarrollar infraestructura y mayores beneficios para la población.

Una reforma en materia de seguridad social universal para asegurarnos que todos los mexicanos tengan condiciones básicas de bienestar, y la cobertura de un sistema que les garantice atención médica, pensión para el retiro, seguro por riesgos de trabajo, entre otros importantes beneficios de la seguridad social.

Y, por supuesto, una reforma energética que nos permita aprovechar y potenciar nuestra capacidad generadora de energía, para incursionar en el desarrollo de nuevas fuentes generadoras de energía, renovables, y que México tiene una gran capacidad y un enorme potencial.

Son pasos que estaremos dando en las próximas semanas, en los próximos meses.

El horizonte de cambio y de impulso a las reformas estructurales es corto, pero alentador, porque está cobijado dentro del acuerdo que hay con las distintas expresiones políticas, que más allá de las diferencias naturales que son propias de toda democracia, que son propias y característica de toda normalidad democrática, pero más allá de eso, queremos privilegiar los puntos de coincidencia, de aquello que nos identifica, porque, a final de cuentas, todos, sin excepción, queremos que México esté mejor, que los mexicanos tengan mejores condiciones. Y de eso es, justamente, de lo que nos estamos ocupando.

Para mí, resulta alentador estar aquí, en esta inauguración, porque, como ésta, quisiera participar en muchas otras más. En muchas inauguraciones que permitan ver la confianza que hay en México, el espíritu de cambio y de transformación que hoy permea entre la sociedad mexicana y que, estoy seguro, vamos a lograr.

Estamos emprendiendo el vuelo, queremos llegar muy alto y volar muy lejos, porque México lo merece y porque los mexicanos están deseosos de que así sea. Y hago votos porque esto ocurra en los próximos años.

En materia de desarrollo industrial, que con ello quisiera concluir mi participación, quiero compartirles cuatro importantes acciones que mi Gobierno estará impulsando, de las cuales ha sido ya instruido el señor Secretario de Economía y los otros Secretarios que tienen que ver con el impulso económico que México debe de tener.

Cuáles son.

Primero. El desarrollo de una nueva política de desarrollo industrial, que permita que el Gobierno de la República, desde esta nueva política que estará impulsando, acompañe el desarrollo de la industria nacional. Que lo acompañe, le asesore, induzca innovación, ciencia, mayor inversión en tecnología, como ya está previsto en el paquete económico que apenas el viernes pasado fue presentado a consideración del Congreso de la Unión.

En los primeros pasos no se agota, pero se han dado primeros pasos para fortalecer esta necesidad de impulsar innovación dentro de la política del desarrollo industrial que queremos para México.

Queremos promover en el mudo, a México, nuestros productos, y productos cada vez con mayor valor agregado, porque esto, sin duda, acreditará nuestra capacidad productiva.

Tercero. Seguiremos impulsando el libre comercio como una oportunidad para acercarnos a mercados globales, a mayor número de consumidores y que el mundo entero conozca a México a través de sus productos de mayor calidad que estarán llegando a distintas latitudes.

Y cuarto. Por supuesto, un Gobierno decidido a establecer una mayor alianza estratégica con el sector privado, a potenciar, en todos los ámbitos del desarrollo económico, la alianza estratégica entre el Gobierno y el sector privado, para que con su participación desarrollemos mayor infraestructura y, sobre todo, abramos mayores espacios de presencia y de desarrollo para nuestro país, a partir de la participación del sector privado.

Convencido estoy que esa alianza estratégica que queremos fortalecer y ensanchar en esta Administración, va a potenciar nuestra capacidad de mayor crecimiento económico y de mayor desarrollo social para el país.

Porque convencido estoy, como lo he dicho en distintos espacios, que será el crecimiento económico, el desarrollo económico, lo que nos permita lograr un mayor desarrollo social, combate a la pobreza y apertura de mayores oportunidades para todos los mexicanos.

Ésta es la ruta que hemos iniciado a transitar, y que vamos a acelerar el paso para que, en el mediano plazo, se sientan, se perciban, y la sociedad mexicana pueda reconocer los avances de cambio y transformación que México estará teniendo.

Deseo a L´Oréal mayores éxitos.

Y que esta planta sea una invitación, a partir de esta sinergia que estaremos generando entre el Gobierno y el sector privado, haga posible que más inversiones de L´Oréal y de otras empresas, lleguen a México, porque como lo he dicho y señalado, éste es el momento de México.

Muchas gracias.