Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes, a todas y a todos ustedes.

Agradezco la gran hospitalidad que hoy me dispensa esta gran representación del pueblo de Durango.

Le agradezco, en primer lugar, al señor Gobernador del Estado sus palabras de bienvenida y, sobre todo, la disposición y voluntad comprometida en apoyar y respaldar las distintas acciones que de manera coordinada queremos realizar en distintos frentes, para impulsar mayor desarrollo y progreso para el Estado de Durango.

Saludo a los titulares de los otros Poderes del estado, Legislativo y Judicial.

Al señor Presidente Municipal de Durango, a quien también agradezco las palabras de bienvenida.

A las distintas autoridades.

Al Comandante Militar de esta Zona, con sede en Durango.

A Legisladores Federales, locales.

Presidentes Municipales de municipios cercanos.

Saludo, también, a los Gobernadores tradicionales, que nos han alcanzado en este espacio, tanto del Mezquital, tanto huicholes como tepehuanos. Muchas gracias por esta aquí. Gracias por este presente que me han entregado, junto a una petición que con mucho gusto habré de atender.

Pero, sobre todo, quiero saludar con respeto y reitero, con agradecimiento por su hospitalidad, a todas las mujeres, niños, hombres del campo, que están hoy, aquí, presentes. Muchas gracias, por su presencia y por las muestras de calidez que han tenido para conmigo.

Hoy, estamos aquí, precisamente, para dar impulso a la productividad agroalimentaria. En el marco de la entrega de distintos apoyos de este programa estratégico para la seguridad alimentaria, que hoy ya hemos entregado.

Pero que, junto a ello, da oportunidad, primero, para decirles, en esta primera visita que hago, ya en mi carácter de Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, al Estado de Durango, decirles a los duranguenses que vengo a solidarizarme y a refrendar mi alianza de apoyo y de respaldo del Gobierno de la República con las autoridades locales que ustedes tienen constituidas.

Con el Gobernador del estado y con los gobiernos municipales, para realmente establecer una gran sinergia en favor del desarrollo y progreso del Estado de Durango.

Es claro que Durango es un estado de privilegio pero, también, que enfrenta distintos problemas.

Entre las sequías y las heladas, y entre la dispersión, la pobreza, la marginación, migración, problemas que tenemos que resolver de manera conjunta, con esfuerzos coordinados, para no dispersar el esfuerzo de los distintos órdenes de Gobierno, que poca eficacia pueda generar.

Se trata, realmente, de aglutinar el esfuerzo de todos los órdenes de Gobierno para distintos propósitos, como el que hoy nos convoca, como es este programa que recién anuncié, y hemos puesto en marcha, que es la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Y déjenme, a propósito de ello, sólo hacer referencia a algunos temas fundamentales de este programa.

Como lo señalé en el anuncio que hicimos en el Estado de Chiapas, donde lo arrancamos, en lo que será, ya desde ahora, una gran cruzada nacional, que convoca al orden público y al orden privado, también, para que sumados podamos prestarle una mayor atención y de forma prioritaria, a las regiones, municipios, colonias que son afectadas por el hambre.

De qué se trata.

Déjenme decirles de manera sintetizada el alcance de este programa, al que ya se refirió el Secretario de Agricultura y Ganadería. Fundamentalmente, hemos identificado dentro del país cuáles son los municipios y regiones que enfrentan dos problemas serios y graves: el de pobreza extrema y el de carencia alimentaria.

Y de eso nos ha resultado una población objetivo, que en este primer proyecto, en este primer plan de trabajo y de acción estamos identificando, llegar a 7.4 millones de mexicanos que enfrentan esta doble realidad, esta doble condición. Insisto, pobreza extrema y carencia alimentaria. Los más pobres, los pobres de entre los pobres.

Y a ellos queremos llegar, no sólo en lo que algunos puedan suponer una política asistencialista.

Qué significa.

Llevarles el alimento y asegurar que tengan una alimentación adecuada y balanceada.

Sí, por supuesto, que el programa prevé entre las acciones a llevar a cabo, el asegurarnos que haya abasto suficiente de alimentos.

Pero no sólo eso, sino se trata de orientar esfuerzos de todas las dependencias del Gobierno de la República, lo mismo que la Secretaría de Agricultura, de la Secretaría de Salud, de la Secretaría de Educación, de la Secretaría de Comunicaciones, para que esas regiones no sólo tengan el abasto suficiente de alimentos.

Gracias allá, a Canelas. Muchas gracias.

No sólo para que tengan el abasto alimentario, sino para que aseguremos un mejor entorno que permita revertir ese rostro de pobreza y de marginación, de hambre, que se vive en, ahora, plenamente identificados, 400 municipios del país.

Y que gracias a la información que proporciona INEGI, nos permite identificar con precisión en dónde está la población que enfrenta condiciones, insisto, de pobreza y de carencia alimentaria.

Y, entonces, nos proponemos que todo el Gobierno vaya, con acciones específicas a esos municipios, de manera sincronizada, para cambiar el entorno, no sólo a asegurar el abasto alimentario, sino, insisto, lograr que esa población se incorpore a la actividad productiva.

Porque para poder realmente revertir pobreza y desigualdad, que todavía nuestro país vive, en una proporción importante de más, o casi del 50 por ciento de su población, tenemos que asegurarnos que México crezca, que lo haga de manera sostenida, y un elemento o un factor fundamental, es elevar la productividad entre los mexicanos.

Esto es lo que nos proponemos hacer, y no sólo el Gobierno de la República, sino, también, los gobiernos estatales y los gobiernos municipales, con quienes habremos de identificar cuáles serán las acciones que vamos a llevar a esos municipios que enfrentan esta lacerante condición.

Hoy, estamos, justamente, en congruencia con esto que nos estamos proponiendo llevar a cabo, poniendo o haciendo entrega de distintos apoyos dentro de este Programa Estratégico de Seguridad Alimentaria que tiene la SAGARPA, y que aquí el Secretario ya explicó cuál es la inversión que se tiene para todo el país, de más de tres mil millones de pesos, en más de 200 mil acciones, que ahora para reforzar el alcance de este programa, como de muchos otros que tiene el Gobierno Federal, se trata de darles una orientación específica, insisto, por ahora y de manera prioritaria a esos 400 municipios.

Dentro de Durango se tienen plenamente identificados al menos tres municipios que enfrentan esta condición de mayor gravedad, que están en Durango, en Gómez Palacio y en El Mezquital, que son municipios, algunos, incluso, urbanos, pero que dentro de esa condición urbana, también enfrentan condiciones de pobreza y de carencia alimentaria.

Esto no limita la acción del Gobierno sólo a estos municipios, pero, sin duda, prioriza la acción del Gobierno a esos municipios donde tenemos esta condición que queremos revertir por ahora, y en un primer gran objetivo, en 7.4 millones de mexicanos.

Déjenme decirles que no sólo se trata, insisto, a lo que ustedes allá demandan, no sólo se trata de llevar alimentos, sino de que en esos lugares se garantice una mejor educación, cobertura educativa y habrá apoyos, por supuesto, a los estudiantes a través de becas para estudiantes. Vamos a ampliar el programa de becas, precisamente para apoyar a más jóvenes, para evitar la deserción escolar y asegurarnos, también, que nuestros jóvenes puedan tener mejores conocimientos que eleven la productividad de las nuevas generaciones del país, porque esto es algo que tenemos que asegurar para crecer económicamente y de manera sostenida.

Y aquí hay que decir algo más. Los apoyos que hoy estamos entregando, que tienen que ver con este gran objetivo para elevar la productividad agroalimentaria, esta condición es esencial y fundamental para revertir la pobreza de nuestro país.

La actividad agroalimentaria es clave, y por eso el interés y la prioridad que tendrá para este Gobierno el apoyar los proyectos productivos del campo de nuestro país. Y de toda la actividad relacionada con la actividad agroalimentaria, porque tenemos que asegurarnos, primero, que nuestros productores puedan hacerlo, puedan producir a mayor capacidad. Que tengan mecanismos para la comercialización de sus productos. Que puedan asegurar el abasto alimentario de sus familias, y que los excedentes de esa producción puedan asegurarles, también, un mejor y mayor ingreso.

No sólo se trata de producir para sí mismos, sino lograr, a partir de la estrategia que SAGARPA estará definiendo, puedan tener excedentes en la producción que les den mayor ingreso. Esto es algo que tenemos que lograr junto con la participación de ustedes.

Y, además de lograr una mayor productividad, también, se trata de elevar productividad, como ya lo he señalado, pero, sobre todo, un ingreso mayor a las familias que viven del campo de nuestro país.

Porque lo he señalado de manera reiterada. Por muchos años hemos querido, y hoy creo que tenemos oportunidad realmente de demostrar que sí se puede, cambiar el rostro de pobreza que lamentablemente pareciera fuera el que distinguiera al campo de nuestro país.

Somos un país, ya se refirió a él el Secretario, en lo que hemos observado como el gran cuerno de la abundancia, por supuesto que somos un país con grandes fortalezas, con enormes ventajas, que tenemos que aprovechar y explotar en beneficio de todos los mexicanos.

Y tenemos que inducir, orientar la capacidad que debemos desarrollar habilidades productivas, para que eso detone mayor riqueza y mayor bienestar para todas las familias mexicanas.

Los apoyos que hoy entregamos, se inscriben dentro de este propósito. Y los que estaremos entregando en adición, están focalizados, o estarán orientados a los municipios, insisto, de mayor necesidad, dentro de esta estrategia que estamos instrumentando, en lo que es la Cruzada Nacional contra el Hambre en todo el país.

Insisto, el ámbito agropecuario es pieza clave y fundamental en el éxito o en la eficacia que tenga esta Cruzada Nacional contra el Hambre.

Yo, por ello, me felicito, me congratulo de poder estar hoy, aquí, con esta representación de la sociedad duranguense.

Una entidad con un vasto territorio, con grandes riquezas, pero que lamentablemente ha enfrentado escenarios de gran adversidad, como los ya descritos.

Heladas, sequías, que el Gobierno de la República ha estado cerca de la autoridad local para apoyarle con distintas acciones, con recursos, para hacerle frente a estos escenarios adversos y poder sortearlos.

Y hoy, se trata de prepararnos con oportunidad a las acciones que debemos desarrollar, para evitar que estos efectos, consecuencia del cambio climático que el mundo está viviendo, puedan generar mayores problemas a los productores del campo del Estado de Durango y de otras entidades del país, particularmente de esta región.

De tal suerte, señor Gobernador, que aquí estamos muy claros.

Tenemos muy claro el rumbo. Yo sé que entre los duranguenses hay una gran confianza, sobre todo, en el inicio de esta Administración, para lo que podamos lograr en favor del desarrollo y progreso del Estado de Durango. Y, realmente, hay un compromiso serio, muy comprometido para que así sea.

Al estrechar la mano de muchas de ustedes, mujeres y hombres, de aquí, de Durango, sin duda, alimentan muy bien este compromiso que tengo con el Estado de Durango, para apoyarles, de manera muy decidida.

Hoy, lo comprometo con el Gobernador del estado y con las autoridades municipales, para que realmente esos rostros que ya no queremos seguir viendo, de pobreza y marginación, puedan cambiar, y tengamos otros rostros, desde Durango y de todo el país, de modernidad, de progreso, de oportunidad entre los mexicanos.

Hoy, una de las asignaturas fundamentales para esta transformación, sin duda, es elevar la productividad de nuestro campo, para asegurarnos de que tengamos en México un campo justo, un campo rentable, un campo digno, un campo sustentable, que siga siendo motor del desarrollo nacional, del desarrollo regional y, sobre todo, que siga siendo una actividad a la que muchos, como hoy ocurre, millones de mexicanos se sigan dedicando.

Desde aquí, permítanme extenderles un abrazo fraterno y cordial a todos los duranguenses que se han dado cita en este evento. Les abrazo con mucho cariño, con mucho afecto.

Y agrego a lo que Lupita, que está aquí presente, quien fuera oradora en un encuentro anterior, ya lo refirió Herlinda, hace un momento, en su intervención, quiero decirle que, efectivamente, lo que nos proponemos no es sólo llevarles los alimentos que necesitan, sino enseñarles a cómo producirlos de mejor manera y que tengan, también, excedentes en el campo que les aseguren mejores ingresos.

Un abrazo a todos ustedes.

Y muchas gracias por su hospitalidad.