MONTERREY, N.L., 6 de diciembre de 2012.

Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar, con respeto, al señor Gobernador del Estado de Nuevo León.

A los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad que gentilmente han estado en esta primera gira de trabajo que realizo al interior del país.

Saludar a distintas autoridades del orden Federal, del orden estatal, de los órdenes municipales.

Al señor Presidente Municipal de Apodaca. Muchas gracias, también, por su hospitalidad.

Saludar a toda la comunidad académica, científica, tecnológica, de investigadores, que están presentes en este acto y que dan oportunidad y marco a esta primera Gira de Trabajo que realizo, en mi calidad de Presidente de la República, al interior del país.

Decidí hacerla aquí, a Nuevo León, precisamente, una entidad que ha sido hospitalaria, como el resto de las entidades del país, pero que ha presentado, en los últimos tiempos, problemas y una imagen distorsionada del enorme potencial que tiene esta tierra; del enorme ejemplo en el que se constituye, para varias otras entidades del país.

Como Presidente de la República, hubiese querido iniciar, con presencia, en todos los estados de México. Porque mi compromiso es con todo México, pero, evidentemente, hay una imposibilidad física y material de poder hacerlo así.

Desde aquí, quiero saludar a todos los estados de la República, para expresarles mi compromiso y mi solidaridad permanentes, para trabajar por su progreso y desarrollo. Y que, al hacer esta afirmación, de manera particular la quiero tener para con Nuevo León.

Decir hoy, desde aquí, a Nuevo León, que sepan que el Gobierno de la República estará actuando, de manera permanente, en estrecha coordinación con todas las autoridades constituidas:

Con el gobierno estatal, con su Gobernador, con los Presidentes Municipales, sin importar el signo u origen partidario que tengan, porque lo que hoy demanda la sociedad y espera de quienes hemos recibido su confianza, es el dar resultados; es lograr mejores condiciones y de oportunidad para la sociedad mexicana en general.

Al estar hoy, aquí, en Nuevo León, inicié mi visita acompañando a la autoridad estatal en la graduación de la Cuarta Generación que se incorpora a la Fuerza Civil, y donde hace un momento, hoy permítanme, si bien no es materia particular de este encuentro, sólo decir que hoy comprometí para Nuevo León, a partir de este evento, donde se graduaron 700 policías, que se incorporan a la Fuerza Civil en Nuevo León, que lo que se trata es de una nueva policía que Nuevo León ha venido trabajando y formando desde hace dos años.

Y que, hoy, expresé que este modelo que ha desarrollado Nuevo León se constituye, sin duda, en un gran referente de lo que queremos lograr para todas las policías estatales del país, que bajo mando único, realmente, puedan lograr, en coordinación con los otros órdenes de Gobierno y de manera particular con el Gobierno Federal, una mejor actuación y dar mejores resultados.

Nuevo León, lamentablemente, las condiciones de seguridad se agravaron y se agudizaron hace dos años. Y fue entonces cuando el gobierno local postuló la creación de esta nueva policía, auténticamente nueva, que partió de cero y que hoy tiene ya dos mil 700 nuevos elementos, con mejor preparación, capacitación, mejores sueldos, y que acredita un esfuerzo local para hacerle frente al crimen organizado.

Un crimen organizado que, por supuesto, tiene mayor capacidad para hacer o cometer sus fechorías, y que el estado no estaba, especialmente en los órdenes locales, suficientemente preparado para hacerle frente.

Hoy esta Fuerza Civil ya enfrenta al crimen organizado. Hoy esta Fuerza Civil de Nuevo León ya tiene capacidad de cohesión, de articulación, de inteligencia para hacerle frente.

Hoy comprometí que junto a esta Fuerza Civil estará el Gobierno de la República actuando. Que estaremos trabajando de manera muy coordinada.

Que estaré trabajando de manera muy coordinada, porque, también, señalé que no se trata de que gobierno u orden alguno sea el que tenga mayores logros en materia de seguridad, sino, más bien, en lo que será la estrategia que próximamente presentaré, la reorientación que ésta tendrá. Uno de los ingredientes fundamentales es asegurarnos, como lo señalé, también, en mi mensaje de Toma de Posesión, una efectiva, conveniente y eficaz coordinación de esfuerzos entre los órdenes de Gobierno.

Las entidades deben reivindicar su capacidad de actuación, su capacidad de fuerza, y elevar su moral, para realmente hacerle frente, en coordinación, al crimen organizado.

Señalo esto, insisto, no siendo tema propio de este encuentro, porque me parece fundamental que nuevamente aquí, en este evento, se sepa del compromiso que hay de mi Gobierno para trabajar por la seguridad de Nuevo León.

Y hacerlo de manera cercana y coordinada con el gobierno local, con el gobierno constituido, que encabeza el Gobernador Rodrigo Medina. Vamos a trabajar unidos y vamos a dar juntos mejores resultados para Nuevo León.

Otro motivo, y ahora sí ya en el centro de este encuentro. Aquí ya ha sido anunciado, ha sido comentado, ha sido explicado por quienes me antecedieron en el uso de la palabra, desde el propio Gobernador de Nuevo León, el señor Rector de la Universidad de Nuevo León y el Presidente de esta Asociación de Clústers, que trabaja en Nuevo León, de lo que es la inauguración de estos cinco Centros de Investigación, cuatro privados y uno público, que se suman a los varios Centros de Desarrollo Tecnológico que se han construido en este Parque Tecnológico de Nuevo León.

Un parque, sin duda, que es ejemplar, un parque que es innovador y, sobre todo, una apuesta mayor, que está haciendo Nuevo León, como queremos que ocurra en todo México, de hacer una mayor inversión en ciencia y en tecnología.

Porque desde aquí se reconoce, como queremos que todo México lo tenga como premisa central, que el desarrollo de nuestra Nación, que el crecimiento económico que México tenga en los próximos años, en mucho depende de la inversión que hagamos en el conocimiento y que para eso se requiere invertir más en ciencia y en tecnología y en innovación.

Que no podemos rezagarnos más y que, como aquí se expuso, también, alguna vez aquí, en Monterrey, no en Apodaca, pero en la Zona Metropolitana de Monterrey, comprometí y suscribí esta Carta de Monterrey, o Acuerdo de Monterrey, que tiene como propósito involucrar, pero sobre todo, comprometer el esfuerzo de la iniciativa privada, de la academia y de los gobiernos para impulsar el desarrollo de más ciencia y de tecnología, de lograr mayores inversiones.

Y hacer que esa inversión en esta asignatura, también, tenga una mayor rentabilidad económica; que contribuya al desarrollo económico y que permita a aquellos que hacen inversiones a esa asignatura tengan, también, retorno a esas inversiones de manera multiplicada.

El mundo nos ha puesto un gran ejemplo, especialmente algunos países. Está el caso de Corea del Sur, tantas veces citado.

Y por qué el caso de Corea del Sur.

Porque es un caso que se parece o se parecía tanto a nosotros. Hace apenas 30 años, teníamos una condición y un desarrollo social tan parecido, un ingreso per cápita muy parecido, incluso el de México ligeramente superior al de aquel país.

Y ese país, que en sólo 30 años entendió que había que invertir en el conocimiento, en ciencia y en tecnología, sólo a 30 años, hoy invierte 3.5 por ciento del PIB, nosotros el 0.4 por ciento del PIB. Éste es el contraste.

Pero qué les ha dado a ese país.

Que su ingreso per cápita, lo que gana su población, es de tres veces más que la que se tiene en México, que tiene una dinámica de desarrollo económico mayor. Y eso es lo que queremos que tenga México.

Y estoy convencido y creo, a pie juntillas y en total convicción, que sí se puede lograr, si logramos articular el esfuerzo de todas las partes que deban de estar involucradas en este propósito; y además de tomar ejemplo, como el que hoy ofrece Nuevo León, para que estos desarrollos se extiendan en el territorio nacional.

Nuevo León, déjenme decirles a la sociedad neoleonesa o a esta representación de la sociedad neoleonesa, debe sentirse muy orgullosa de lo mucho que ha logrado y de lo mucho que ha avanzado; de ser un gran referente de desarrollo económico y de modelos de desarrollo que, sin duda, merecen ser replicados en otras partes del país para potenciar el desarrollo nacional, por igual.

Nuevo León, pareciera que, en los últimos tiempos, hubiese tenido una nube negra que les hubiese asolado y que les hubiera marcado y que les hubiera bajado ánimo y moral. Hoy se trata de recuperarlo.

No puede, el clima de inseguridad, que se acentuó y que hoy se está revirtiendo, ser lo que proyecta a Nuevo León.

Nuevo León tiene muchos motivos para sentirse orgulloso; varias razones para, realmente, recuperar su orgullo, levantar el ánimo social y saberse ejemplo para otros estados de la República.

Aquí vengo, acompañado de funcionarios del Gobierno de la República, de distintos Secretarios del Gobierno, que no vienen sólo a acompañarme. Vienen a recoger lo que de lección Nuevo León puede servir para otras partes de México.

Vienen, también, a recoger la instrucción para cumplir con los proyectos que he comprometido y que aquí, ante ustedes, tienen el compromiso de materializarlos, a los que habré de referirme en un momento más, porque son proyectos de infraestructura que comprometí, que he anunciado, y que hoy estamos, o la sociedad estará a la expectativa de que realmente se lleven a cabo.

Antes de referirme a estos proyectos, quiero felicitar a las empresas que hoy están anunciando importantes inversiones, que dan muestra de la confianza que hay en este estado, de la riqueza, del desarrollo alcanzado, del capital humano que tiene y que, precisamente, en razón de ello, vienen nuevas inversiones productivas y generadoras de empleo para Nuevo León.

Al tiempo que sólo ante ustedes refrendo dos importantes compromisos que hice, que anuncié, uno de ellos en mi mensaje de Toma de Posesión, y que aquí están los Secretarios encargados de esta responsabilidad.

El primero de ellos: el Proyecto de Monterrey VI, que será garantizar mayor abasto de agua para la Zona Metropolitana de Monterrey. Es un proyecto de gran alcance y envergadura. Una inversión superior a los 13 mil, casi 14 mil millones de pesos.

Pero más desafiante aún, la construcción de este proyecto, que será traer agua, a través de un acueducto, con una longitud de 520 kilómetros, que transita por cuatro estados, incluido Nuevo León; que parte de San Luis Potosí, cruza y toca en una parte al Estado de Veracruz, buena parte del Estado de Tamaulipas y llega a Nuevo León.

Pero qué beneficio tendrá este proyecto.

Incrementar en más de, o garantizar el abasto de agua para esta región para los próximos 50 años. Es una obra de gran alcance. Es una obra de importante y significativo beneficio y, sobre todo, es un compromiso que tiene el Presidente de la República con el pueblo de Nuevo León.

El otro proyecto, que tampoco es menor, es la Línea 3 del Metro. Un estado como Nuevo León y una Zona Metropolitana como la de Monterrey, sin duda, ha tenido ya o empiezan a apreciarse las complicaciones del transporte y de las comunicaciones. Por eso, tiene que modernizar su infraestructura en materia de transporte masivo. Y, por eso, hice aquí el compromiso de llevar a cabo este proyecto.

Aquí está el Secretario de Comunicaciones, ante el cual, y más bien a quien instruyo y ante ustedes, para que a este proyecto se le imprima toda la celeridad; al igual, señor Director de CONAGUA, en lo que hace al proyecto antes referido, Monterrey VI.

A ambos proyectos y a ambos funcionarios les instruyo para que en coordinación estrecha con el Gobernador del estado, don Rodrigo Medina, de inmediato se inicien los trabajos de proyecto y de inversión que deban de llevarse a cabo, para que lo más pronto posible se puedan materializar.

Son proyectos que llevarán varios meses de construcción, pero que vamos a concretar y a llevar acabo.

Amigas y amigos de Nuevo León:

Quiero agradecer la hospitalidad que hoy me dispensan y que le dispensan a la comitiva integrada por funcionarios del Gobierno de la República que hoy me acompañan.

Para mí es un gran honor y me entusiasma ser, en esta entidad, en la que primero inicie mi recorrido por el interior el país ya en mi carácter de Presidente de la República.

Me propongo, ustedes lo conocieron ya en lo que fue mi mensaje de Toma de Posesión, me propongo realmente elevar las condiciones de vida, la calidad de vida que tengan los mexicanos, las condiciones de bienestar en las que vivan los mexicanos.

Queremos lograr un México de mayores oportunidades. Un México que permita a cada individuo encontrar los espacios de realización personal, de escribir historias personales de éxito.

En Nuevo León ocurren muchas de éstas, que a veces en el anonimato, no se conocen. Y las buenas noticias hay que replicarlas, hay que sentirse orgulloso de ellas.

No puede ser que sólo las malas noticias son las marquen a un estado, a una región, a un país. Hay tanto de qué sentirse orgulloso y más por lo que habremos de realizar, en contribución a lo que haga esta Administración, y la que tengan las administraciones locales.

Hay mucho por hacer. Hay una gran ventana de oportunidades, porque, como lo dije en mi mensaje de Toma de Posesión, lo más importante es que tengamos claro a dónde queremos llegar, el rumbo claro. La forma en la que habremos de hacerlo. Compromiso por llevar a cabo estas acciones.

Que estoy seguro, en lo que es y reafirmo, el tiempo de México, habrán de venir tiempos mejores para todo el país.

Felicidades y muchas gracias.