El Presidente Enrique Peña Nieto encabezó hoy una reunión de evaluación de los daños ocasionados por los fenómenos climáticos en distintas entidades del país. En ella aseguró que “el Gobierno de la República sigue trabajando de forma coordinada con las autoridades estatales, sigue emitiendo las alertas correspondientes y de prevención para que se tomen las medidas que corresponda”.

Subrayó que la atención a la contingencia que está viviendo el país tiene la mayor prioridad, por lo cual se habrá de “prestar toda la coordinación y toda la participación del esfuerzo del Gobierno de la República con las autoridades estatales para apoyar a la población en condición de desastre”.

El Primer Mandatario destacó que “esta contingencia es para el Gobierno de la República una condición prioritaria y que merece la mayor atención, y es por ello que estaré abocado, dentro de la agenda de trabajo, a prestar esta personal atención acudiendo a los sitios de mayor impacto, y mostrando también a la opinión pública lo que está ocurriendo”.

Precisó que no obstante tener agendada su participación en la apertura de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas la próxima semana, así como encuentros con otros Jefes de Estado, “no me habré de alejar, y menos dejaré de atender la contingencia que se está presentando en distintas entidades, y de ser necesario simplemente cancelaré mi participación en estos eventos de carácter internacional”.

El Titular del Ejecutivo Federal señaló que en la mayor parte de las entidades del país el efecto de esta contingencia ha estado bajo control; enfatizó que el Gobierno se mantiene firme en hacerle frente a la contingencia y está “ocupado de dar atención a las personas y a las familias que lamentablemente estén resultando afectadas”.

“México debe seguir adelante, no es ésta la primera vez que enfrentamos contingencias climáticas y de efectos que son producto de la fuerza de la naturaleza; estamos preparados, estamos organizados, estamos coordinados”, indicó.

Agregó que “el curso de los trabajos y del desarrollo del país deben de mantenerse. Así lo entendemos y así lo estamos haciendo”.

El Presidente de la República dijo que el impacto más dañino y de mayor efecto se presentó en el estado de Guerrero, donde 49 municipios han tenido afectaciones. Informó que en la comunidad de La Pintada, en el municipio de Atoyac, se registró un deslave mayor y hasta el momento los reportes señalan que se han rescatado 288 personas, 91 permanecen en el lugar y están por ser evacuadas, y se reportan 58 desaparecidas, sin que se pueda precisar si eventualmente estas personas pudieran estar bajo el lodo provocado por el deslave.

Antes de la reunión de evaluación, el Presidente Peña Nieto realizó un sobrevuelo por las zonas ubicadas en la colindancia de los estados de Veracruz y Tamaulipas. Además, recorrió zonas afectadas en el municipio de Ciudad Mante, Tamaulipas, donde visitó el albergue establecido en la Universidad de Agronomía.