• Los países de América Latina y el Caribe compartimos la visión de que las relaciones internacionales deben basarse en el derecho, el respeto y el diálogo, jamás en la intimidación o el uso de la fuerza, subrayó.
  • Estamos comprometidos a contribuir sustantivamente en las negociaciones de un Tratado Mundial de Prohibición de las Armas Nucleares, conforme al mandato de la ONU, afirmó.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, encabezó hoy la 25ª Sesión de la Conferencia General del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (OPANAL), evento en el que reiteró el privilegio que representa para México ser la sede de esta Conferencia, justo en el 50º Aniversario de la firma del Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe, mejor conocido como el Tratado de Tlatelolco.

Ante representantes de Zonas Libres de Armas Nucleares, de organismos internacionales, de organizaciones civiles, de los Estados Miembros del OPANAL, y del cuerpo diplomático acreditado en México, afirmó que “este emblemático acuerdo es una hazaña del espíritu de paz que une a los países de América Latina y el Caribe”.

Destacó que “el Tratado de Tlatelolco es una de las contribuciones más contundentes, notorias y propositivas de nuestros países a la paz y a la estabilidad mundiales”.

Medio siglo después de su adopción, “podemos afirmar que muchos de los paradigmas sociales, económicos y políticos a nivel internacional han cambiado para bien. Sin embargo, hay amenazas que siguen latentes, que no han cambiado, entre ellas el poder destructivo de las armas nucleares es quizá la más grave”, aseguró.

“Por ello”, subrayó, “es urgente e inaplazable avanzar hacia una norma universal de proscripción de las armas nucleares”.

El Presidente de México enfatizó que “los países de América Latina y el Caribe estamos comprometidos a contribuir sustantivamente en las negociaciones de un Tratado Mundial de Prohibición de las Armas Nucleares, conforme al mandato de la Asamblea General de las Naciones Unidas”.

Dijo que “el Tratado de Tlatelolco es una prueba patente de la eficacia y vigencia de los acuerdos multilaterales. Su esencia es clara: ningún Estado, por poderoso que sea, puede pretender imponer su voluntad en contra de los principios forjados por la comunidad internacional”.

Resaltó: “en este acto, los países de América Latina y el Caribe nos reafirmamos como una región propositiva y comprometida con la paz mundial. Compartimos la visión de que las relaciones internacionales deben basarse en el derecho, el respeto y el diálogo; jamás en la intimidación o el uso de la fuerza”.

“Refrendemos nuestro compromiso para lograr que América Latina y el Caribe continúen siendo una zona de paz y desarrollo, una zona libre de armas nucleares, pero también, una zona libre de violencia; que continúe fortaleciéndose a través del diálogo, el derecho y la cooperación internacionales”, exhortó.

El Presidente de México enfatizó que “hoy nuevamente, y frente a la coyuntura internacional, el mundo observa nuestra unidad latinoamericana. Por eso, agradezco a los pueblos de América Latina y el Caribe su apoyo, solidaridad y afecto. Gracias en nombre de todos los mexicanos”.

“México es y siempre será un país orgullosamente latinoamericano y caribeño. Los buenos amigos destacan en los momentos de dificultad y para los mexicanos ha sido muy emotivo recibir su respaldo, es un gesto que valoramos enormemente”, aseguró.

En el evento, el Presidente Peña Nieto obtuvo por unanimidad la Adopción de la Declaración de los Estados Miembros del OPANAL en el 50º Aniversario de la Firma del Tratado de Tlatelolco, y recorrió una exposición de carteles alusivos al mismo.

EL PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO HA DADO UN IMPULSO INSTITUCIONAL Y PERSONAL A LA CAUSA DE LA PAZ Y EL DESARME NUCLEAR: LUIS VIDEGARAY CASO

Luis Videgaray Caso, Secretario de Relaciones Exteriores, destacó el impulso institucional y personal que el Presidente Enrique Peña Nieto ha dado a la causa de la paz y el desarme nuclear. Dijo que, a lo largo de su Administración, México ha promovido iniciativas importantes en las Naciones Unidas que permitirán avanzar en las negociaciones para buscar que se prohíba ese letal armamento en todo el orbe.

Señaló que el compromiso de México con la paz y la seguridad internacionales va más allá del desarme. Esto se confirma, agregó, con la decisión que el Presidente de la República impulsó para que México reanudara su participación en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas.

“Aunado a ello, actualmente promovemos conceptos innovadores en las Naciones Unidas como el de paz sostenible, el cual otorga un papel protagónico al desarrollo incluyente como garantía de la estabilidad, y pone la prevención al centro de los esfuerzos de la comunidad internacional”, expresó.

Así, expuso, “se confirma que México es un actor con responsabilidad global, comprometido con las mejores causas de la humanidad”. Consideró que el Tratado de Tlatelolco representa una conquista de todos los países de la región, y afirmó que “a 50 años de su adopción, debemos seguir siendo campeones de la paz y la seguridad internacionales”.

CON EL TRATADO DE TLATELOLCO, MÉXICO ANIMÓ Y CONDUJO LA CASI IMPOSIBLE TAREA DE CREAR UNA NUEVA REALIDAD EN EL DERECHO INTERNACIONAL: OPANAL

Luiz Filipe de Macedo Soares, Secretario General del OPANAL, recordó que el Tratado de Tlatelolco fue concluido y abierto a la firma en esta ciudad, porque “aquí sucedió gran parte de la negociación, y porque México animó y condujo la casi imposible tarea de crear una nueva realidad en el derecho internacional, en un momento muy poco favorable en la región y en el mundo”.

Dijo que, con su presencia en el acto conmemorativo, el Presidente Enrique Peña Nieto “representa el liderazgo y la voluntad de todos los que participaron en aquella hazaña, y en particular al Premio Nobel de la Paz, el Embajador mexicano Alfonso García Robles”.

Explicó que ninguno los 33 Estados miembros del OPANAL, independientemente del tamaño territorial o económico, o de cualquier otra índole, admite que ningún país que no tenga armas nucleares busque adquirirlas. Al mismo tiempo, dijo, todos los Estados de la región instan a los países que las poseen a que eliminen sus arsenales nucleares, “para que podamos tener un mundo de paz, democracia y justicia entre las naciones”.