Por Lally Weymouth – 25 de septiembre, a las 21:18

Lally Weymouth es editora asociada senior de The Washington Post.

El presidente Enrique Peña Nieto, célebre en el mundo financiero por las reformas que ha promulgado para impulsar la economía de México, encontró un espacio en su apretada agenda de visitas a las Naciones Unidas y el Club Económico de Nueva York la semana pasada, para hablar con Lally Weymouth, de The Washington Post, sobre la frontera con Estados Unidos, la delincuencia y la seguridad, y de cómo ha intentado efectuar cambios en su país durante los casi dos años de su mandato. Extractos de la entrevista:

Acaba de aprobar una gran cantidad de reformas importantes con las que la mayoría de sus predecesores soñó pero pensaron que no serían posibles. ¿Cómo convenció a la oposición a unirse?

Todos los partidos políticos tenían un gran interés por lograr los cambios que nos permitieran romper con el estancamiento que hemos experimentado durante tantos años. Teníamos que cambiar. Todas estas reformas fueron previstas durante la campaña – en las áreas de energía, educación y telecomunicaciones. Después, durante el largo período de transición posterior a mi elección, decidimos llegar a acuerdos con los representantes de las distintas fuerzas políticas. De esta manera, un día después de tomar posesión del cargo, suscribimos el “Pacto por México”, en el que se establecían las metas a alcanzar y los plazos para llevar a cabo las reformas.

¿Por qué de pronto estuvieron de acuerdo en llevar a cabo la Reforma Energética y otras cuando nunca lo habían estado antes?

Las reformas que hemos logrado no han contado con el apoyo de todos, pero sí obtuvieron el apoyo de la mayoría requerida para su aprobación. En el Pacto se establecieron temas y asuntos específicos que había que atender. La primera reforma que se aprobó fue la Reforma Educativa. Esta reforma fue aprobada mediante consenso. Comenzamos con las reformas que contaban con mayor apoyo.

Pero había mucha oposición en cuanto a la Reforma Educativa, ¿no?

Sí, es cierto. Y todavía existe de parte de ciertos sectores del sindicato de maestros.

¿No mandó apresar a la dirigente del mayor sindicato de maestros?

Ese incidente no tiene relación con las reformas. El proceso de las reformas comenzó mucho antes de este suceso.

Mandó efectuar exámenes de evaluación a los maestros en base a su desempeño. ¿Es correcto?

Así es. El principal objetivo de la Reforma Educativa es garantizar la calidad de la educación que se brinda. Para que esto suceda, tenemos que enfocarnos en la profesionalización de los maestros. Todo el personal docente deberá presentar exámenes periódicos con objeto de determinar si cuentan con los conocimientos necesarios para su desempeño. Claro que ciertos grupos de docentes han manifestado su desacuerdo. Pero ha contado con la aprobación de la mayoría. Esta primera reforma fue aprobada específicamente por contar con el mayor apoyo. Fue aprobada por unanimidad. Las tres principales fuerzas políticas del país aprobaron la Reforma Educativa y otras que se propusieron después.

Uno de los principales objetivos de las reformas es ampliar los derechos de los mexicanos. Necesitábamos un Código Penal estándar y la aplicación del mismo Estado de Derecho en todo el país. En lugar de que cada estado tenga sus propias leyes, todo el país se regirá por las mismas leyes – en los niveles federal y local – para todos los procesos penales. Además, también hemos creado la Procuraduría General, que es autónoma e independiente.

¿Qué otras cosas se han logrado?

A partir de 2018, todo gobierno, una vez electo, podrá decidir si desea llevar a cabo coaliciones con otros partidos. Puede que esto sea común en los sistemas parlamentarios, pero no es así en los presidenciales. Estamos ofreciendo incentivos con objeto de crear mayorías cuyo apoyo haga posible concretar futuras reformas.

Así que las principales reformas son la Reforma Educativa, Energética y de Telecomunicaciones…

Eso es lo que se pretende. La otra reforma política de importancia es la creación de un sistema transparente y también independiente. Esto implica la existencia de un sistema que obliga a los tres niveles de gobierno – estatal, municipal y federal – a ser transparentes.

El tercer objetivo es favorecer el crecimiento económico, que ha sido nuestro principal desafío de los últimos treinta años. . . . Nuestro crecimiento medio los últimos tres años ha sido del 2.6 por ciento, lo cual es positivo, pero no suficiente.

¿Es cierto que usted ha logrado cosas que beneficiarán a México a largo plazo, pero que los mexicanos se sienten frustrados por la falta de resultados a corto plazo?

Sí. Nos hemos dedicado a dar a conocer lo que implican las reformas, y estoy seguro de que comenzaremos a ver los resultados de algunas ellas dentro de muy poco. Además, está la Reforma Laboral, que ya se ha puesto en marcha y que dará lugar a la desregulación del mercado de trabajo y facilitará nuevos medios para la contratación de jóvenes, mujeres y otros.

¿Se puede despedir a la gente?

No. Pero se le puede contratar por un periodo de capacitación y familiarización y no necesariamente conservarlos en el puesto si su desempeño no es lo que se esperaba. Estas nuevas formas de contratación hacen accesible el mercado de trabajo. Ofrecen incentivos para que las personas se contraten.

¿Puede describir sus logros en cuanto a la Reforma Fiscal?

Se ha llevado a cabo una reforma fiscal, y como usted sabe, a nadie les gustan las reformas fiscales. Pero se pretende contar con un código fiscal más simplificado, aumentar la recaudación de impuestos de quienes tienen mayores ingresos y fortalecer así las finanzas del Estado. Queremos depender menos de los ingresos relacionados con el petróleo. El presupuesto del año pasado nos permitió efectuar mayores inversiones en infraestructura, educación, salud, ciencia y tecnología. Se prevé que el aumento de la recaudación fiscal hasta 2018 representará el 2.5 por ciento de nuestro PIB.

El problema que enfrenta ahora es llevar a cabo las reformas que ha promulgado y crear organismos reguladores independientes.

Es un problema con el que se topa cualquier reforma. Yo diría que la Reforma Financiera se originó con objeto de ofrecer más créditos a la gente y crear más competencia en el sistema financiero. Contamos con sólidas instituciones financieras, pero los financiamientos son limitados. La Reforma Financiera propicia un mayor financiamiento e incentiva a la banca de desarrollo a crear instrumentos de préstamos para las micro y medianas empresas, principalmente.

Con la Reforma en Telecomunicaciones, ha confrontado a una parte de la oligarquía mexicana.

La Reforma en Telecomunicaciones abrió ese sector a una mayor competencia. Va contra los monopolios. Actualmente, México cuenta con dos cadenas de televisión y el próximo año contará con otras dos.

Esto implicó enfrentar a gente poderosa del país.

La creación de una mayor competencia siempre encontrará la desaprobación de algunas personas, pero ni modo. Creemos que es lo mejor para el pueblo.

Algunos afirman que su principal logro es la Reforma Energética.

La Reforma Energética es tal vez la más importante ya que ha cambiado totalmente la forma en la que hemos estado explorando nuestros recursos naturales, principalmente los hidrocarburos. Esta reforma permite al Estado continuar siendo el dueño de los hidrocarburos.

¿Pemex [la compañía de petróleo estatal de México] continúa siendo dueño de los hidrocarburos?

Pemex se convierte en una empresa productiva del Estado, pero tendrá que luchar contra la competencia y puede asociarse con el sector privado. También se permite la inversión privada para para la exploración y exportación de nuestros hidrocarburos. Eso es un gran cambio. . .  Contaremos con una comisión reguladora para controlar el mercado estatal y comprar energía a precios más competitivos. Queremos lograr una mayor producción y bajar el precio de la energía.

¿Qué piensa hacer con el problema de la inmigración – sobre todos estos niños que cruzan México solos desde Centroamérica, con la esperanza de llegar a Estados Unidos?

Hemos acordado con los países de Centroamérica – El Salvador, Guatemala y Honduras, que es de donde provienen la mayoría de los niños – establecer mejores controles fronterizos. Sin embargo, sigue habiendo personas que se saltan los controles y se dirigen a la frontera norte. Brindaremos toda nuestra ayuda a los niños que viajan solos. Hemos creado – desde que comenzó este fenómeno – un sistema para brindarles servicios médicos y refugio, y contamos con personal para llevarlos de vuelta a sus países de origen.

El problema es que llegaban colgados de los techos de los trenes, en su intento por cruzar a través de México.

Ya hemos logrado poner fin a esa situación. En las últimas semanas, hemos establecido controles con el fin de evitar que la gente se suba a los trenes.

¿Qué hay de cierto en las denuncias [del gobernador de Texas Rick Perry y otros] en el sentido de que combatientes del Estado Islámico están cruzando hacia Estados Unidos a través de México?

No hay evidencia que indique que los terroristas estén utilizando México para cruzar a Estados Unidos. Ha habido comentarios al respecto, pero ninguna de esas afirmaciones se ha sustentado con pruebas contundentes. México intercambia información con los EE.UU. Es inaceptable afirmar que el territorio mexicano está siendo utilizado como plataforma para que los terroristas ingresen a los EE.UU. No existe la más mínima prueba o pruebas que apunten a este hecho.

El narcotraficante Chapo Guzmán fue capturado en México. ¿Cómo se siente sobre la actual situación de seguridad en México? ¿Cuál es su estrategia?

La seguridad es una prioridad de mi administración. . . . Ahora contamos con una mejor coordinación entre los gobiernos locales – en lugar de competir unos con otros, los gobiernos federales y locales están trabajando en conjunto para combatir el crimen. Los resultados han sido muy alentadores. Si se comparan las cifras de 2012 con las de 2014, el número de asesinatos se ha reducido en un 29 por ciento. Otros delitos también han disminuido, como los secuestros, por ejemplo. La mayoría de los delitos que se cometían – asesinato, extorsión y secuestro – han disminuido porque los grupos criminales han sido fragmentados, y los líderes de los cárteles han sido capturados, llevados a juicio o han muerto. Al principio [de mi mandato], teníamos en la mira 122 objetivos que habían sido identificados como líderes de organizaciones criminales; ochenta y cuatro de éstos han sido detenidos. Esto es muy alentador, pero todavía hay mucho qué hacer.

¿En qué va a concentrar sus esfuerzos de los próximos tres a seis meses?

Tenemos muchas cosas por hacer, pero me gustaría hacer referencia a dos objetivos principales. En primer lugar, concretar los ambiciosos proyectos de infraestructura que hemos planeado. Estamos construyendo el primer tren de alta velocidad – será el primero en las Américas. Irá de la ciudad de México a Querétaro [una distancia de 208 kilómetros]. También estamos construyendo sistemas de transporte masivo como el metro en las grandes zonas metropolitanas. En Guadalajara estamos construyendo un ferrocarril suburbano. Tenemos un proyecto para duplicar la capacidad de nuestros puertos de 280 millones de toneladas que se manejan actualmente a 500 millones de toneladas para el final de mi mandato. . . . También hemos anunciado la construcción de un nuevo aeropuerto en la ciudad de México. Ya lo anunciamos, y contamos con el terreno para su construcción. Esperamos iniciar en los próximos cuatro años su construcción y esto generará muchos empleos, además de que el aeropuerto tendrá capacidad para 120 millones de pasajeros anuales.

¿Y entonces cuáles son los planes que se están desarrollando en este momento?

Pretendo poner en práctica las reformas – estar atento para que se implementen.

Pero el Pacto por México ya concluyó ¿verdad?

Sí, así es. Tenemos elecciones el próximo año. Pero [en los últimos 18 meses] hemos logrado aprobar reformas importantes que transformarán a México, y eso fue gracias al Pacto por México.