20 y 21 de octubre 2016

 

1ra parte

Jorge Fernández Menéndez (JMM), conductor: Estamos en la Residencia Oficial de Los Pinos. 

Hoy Bibiana Belsasso va a realizar una entrevista "muy personal" con el presidente Enrique Peña Nieto. 

Siempre se habla del presidente Peña Nieto de los grandes temas de la política, de la sociedad, de los conflictos; pero esta entrevista es una entrevista del Presidente, de su personalidad, de su historia y de su vida.

Hola, Bibiana. 

Bibiana Belsasso (BB), conductora: Hola, Jorge ¿cómo estás? Qué gusto saludarte. Muchísimas gracias por acompañarnos, esta es la entrevista "muy personal" que sostuve con el presidente Enrique Peña Nieto. 

(Inicia entrevista) 

El día de hoy me da muchísimo gusto esta entrevista "muy personal", mucho se ha escrito, mucho se ha dicho, pero poco ha hablado el propio presidente Enrique Peña Nieto sobre su vida, su trayectoria y quién es el Presidente de México. 

Qué gusto, qué placer. 

Enrique Peña Nieto (EPN): Bibiana, muchas gracias. Me da mucho gusto saludarte, recibirte aquí en Los Pinos y tener la oportunidad de tener esta entrevista que ya me la habías solicitado de tiempo atrás y finalmente se da la oportunidad. De verdad, muchas gracias. 

BB: Mira, me lo cumplió ¡eh! 

EPN: Aquí lo estamos cumpliendo. 

BB: Presidente, ¿cómo fue su infancia? 

EPN: Mi infancia fue muy bonita. A ver, yo nací en Atlacomulco, es un pequeño municipio del Estado de México, ahí viví 11 años, buena parte de mi infancia. Luego mi familia se trasladó a Toluca donde ya recibimos al resto de la familia, prácticamente buena parte del resto de las vidas de toda la familia; pero fue en Atlacomulco donde pasé gran parte de mi infancia y muy bonita, pues mira, yo creo que muchos mexicanos en el interior de la República. Es un pueblo pequeño donde prácticamente yo hacía mi vida cotidiana de niño, me iba a la escuela caminando, con la mochila cargado, disfrutando de cosas francamente muy simples, muy sencillas. 

Yo recuerdo como el haber ido a jugar futbol a un terreno baldío, a un campo ahí, a un lugar, a un campo que estaba ahí cerca de la casa, jugábamos ahí, nuestras porterías eran un par de piedras, pues como yo creo que mucha gente la vive su vida en la provincia particularmente. 

Yo creo que así fue mi vida en Atlacomulco y la verdad la disfrute mucho. Había una gran unidad en mi familia, entre mi padre y mi madre, era una familia muy unida, éramos tres hermanos, aunque somos cuatro, pero la cuarta ya nació cuando vivíamos en Toluca. 

BB: La chiquita fue el pilón. 

EPN: La chiquita fue el pilón, 12 años después, le llevo 12 años a mi hermana más chica. Pero éramos tres originalmente que vivíamos allá en Atlacomulco, vivía también allá la mamá de mi padre. Entonces, era una familia normal. Y debo decir que lo que me queda de esa etapa de mi vida, el haber vivido realmente una infancia muy feliz. 

BB: Una relación muy cercana a su padre, ingeniero del Poli. 

EPN: Con ambos. A ver, yo debo decirte que con ambos tenía una gran cercanía, tanto con mi padre como con mi madre. Sin duda, mi padre tenía un gran liderazgo dentro de la familia, era el jefe de la familia. Siempre mi mamá, pues la amanea cuando alguien se portaba mal es: "Espérate a que llegue tu padre porque entonces te voy a acusar". Pero también mi mamá nos dedicaba tiempo, atención. 
Me acuerdo que se sentaba con nosotros a hacer la tarea o acompañarnos, apoyarnos: "A ver, hagan sus tareas y luego se van a jugar". 

Te repito, el círculo familiar era muy unido y en esos años de infancia -que es lo que me estas preguntando- yo la viví intensamente y fueron muy alegres. 

BB: Vienes de una familia política desde chiquitito, veía usted tío gobernador, ya había tenido tío-abuelo gobernador.

EPN: Mira, sí, aunque mi convivencia con ellos tampoco era muy cercana, la había. Más bien, yo creo que mucho del gusto por la política me viene de lo que llegaba yo a escuchar en algunas convivencias de familia, en algunas sobremesas que había en la familia. 

Escuchabas anécdotas de la política, no sólo de quienes habían sido familiares y se habían dedicado a la política, sino en general de la política, de todos los actores de la política. Y eso fue -yo creo- en buena medida algo de lo que contribuyó a que se despertara mi gusto por la política. 

BB: De hecho, creo que eso es lo que forma a todos los niños. Muchas veces te dicen: ‘Por qué el hijo del doctor quiere ser doctor; el hijo del policía, policía’ Porque sí finalmente lo que aprendes en tu casa, lo que escuchas es con lo que estás empapado. ¿no? 

EPN: Y sabes, sobre todo una edad muy temprana. De verdad, cuando esto te impacta casi desde niño, como fue mi caso y como yo creo que nos pasa a muchos. Lo que tú dices es muy cierto. ¿Por qué los hijos de políticos, muchos de ellos terminan siendo políticos? Porque es lo que aprendieron, es lo que vieron. 

¿Por qué los hijos de militares casi terminan siendo militares o muchos siguen la carrera de las armas? Pues porque vieron en su casa pues el desempeño de sus padres en esta actividad, los hijos de doctores, en fin. 

Yo creo que se van contagiando y además se vuelven experiencias o experiencias de vida que llegan a inspirar la vida de uno y sobre todo cuando te impactan en una temprana edad. Fue mi caso, yo debo decirte con toda honestidad que por ahí desde que tenía, iba en secundaria soñaba con llegar a ser gobernador de mi estado. 

BB: ¿Y qué te decía tu papá? 

EPN: Era un tema muy íntimo, ni siquiera lo socializaba tanto, o a la mejor sí con mis amigos; ellos dicen que sí, yo la verdad ya no me acuerdo. No recuerdo que ni lo presumiera, pero yo lo traía como... soñaba, me imaginaba. Luego dicen que la fuerza de la mente es tal que se llega a ser realidad. 

Cuando ya llega una etapa mucho más madura de mi vida, a los 20 pues tampoco veo un escenario, así como para que las cosas me vayan a dar la oportunidad de ser gobernador, no en ese momento; pero sí la soñé. Recuerdo haber vivido mi secundaria, la prepa pensando qué hacer. 

BB: Pero eso está padre -por ejemplo- para muchos de los chavos que nos están viendo. Yo le digo muchas veces a mi hijo, que piensa seguramente que soy una ridícula, pero le digo a ver: "Si tienes 15 años y en este momento tienes que empezar a definir hacia dónde quieres estar, porque lo que hagas en la adolescencia te va a marcar -sin duda- hacia donde llegas". 

EPN: Mira, yo de lo que estoy convencido -y te lo digo por lo que me paso a mí y en mi experiencia- se vale soñar y se vale soñar lejos y se vale soñar en muchas cosas que puedan parecer en un momento irrealizable. Nunca le pongas límite a tus sueños, déjalos ir... 

BB: Pero no te puedes quedar en los sueños, tienes que concretar. 

EPN: Ya la vida te dirá, la vida, obviamente las circunstancias, las coyunturas, los tiempos te dirán si te acercas o no a lo que alguna vez soñaste, pero vale la pena soñar. 

BB: ¿Y era buen estudiante en la primaria? 

EPN: Yo diría que era un estudiante promedio, regular; no era de dieces, pero tampoco era de seises -digamos- de ochos y nueves... 

BB: ¿Secundaria también? 

EPN: La vedad, recuerdo haber tenido un buen desempeño académico, no recuerdo haberme ido en ninguna de mi... en toda mi carrera, en toda mi trayectoria de estudiante, desde la primaria, secundaria, preparatoria, la carrera; no recuerdo haber presentado un examen extraordinario que es una de las opciones que tiene los alumnos. O sea, quiero decir que acredite todos mis estudios. 

Y me acuerdo que en la carrera había un maestro que casi reprobaba a todos y fui de los muy pocos que llegamos a pasar, pero no más por ello quiero presumirte, a ver... 

BB: Pero también esta padre. 

EPN: Era alguien dedicado. A ver, yo creo que algo que sí me marcó de mi infancia es esta disciplina que mi madre nos imponía de hacer nuestras tareas, nos obligaba "a ver, es momento de hacer tarea". Se sentaba con nosotros, estaba muy pendiente. Y creo que eso me marcó en algo, el sentido de la responsabilidad. 

BB: Y también poco el equilibrio, ¿no? Mientras te vaya bien en la escuela, con tus amigos, con tus hermanos, con la familia, también te acaba siendo un ser mucho más completo. 

EPN: Mira, yo les digo a mis hijos que tienen que disfrutar cada etapa de su vida y cuando estás estudiando dedícale tiempo a estudiar, cumple con tu responsabilidad, con tu deber de prepararte y formarte y disfruta esa etapa de la vida porque nunca regresa. La etapa de secundaria, de la prepa, la de universitario no regresan. 

Luego ya vienen otras tareas de mayor envergadura. Uno se llega a casar, forma familia, los pesos de esa responsabilidad son mayores. Y entonces, hay que disfrutar cada etapa de la vida, pero sin dejar de hacer lo que en responsabilidad y deber debes hacer también en cada etapa de la vida. 

BB: Porque lo que no haces en ese momento... Por ejemplo, hace poco, la semana pasada entreviste a Guillermo Arriaga que fue mi maestro y nos decía en la escuela, nos decía: "Ustedes lean ahora, porque después la vida se vuelve mucho más complicada". 

EPN: Es correcto. 

BB: "Lo que no hagas en este momento, difícilmente lo puedes haber hecho". 

EPN: ¡No regresan! Hay tiempo, cómo crees, lo hago después, más tiempo. 

BB: ¿Qué le falto hacer? 

EPN: Esa es una buena pregunta. Mira, todo lo que he hecho, la verdad es que lo he disfrutado plenamente, lo he gozado profundamente. 

BB: Que diga: "Hubiera estudiado más, hubiera reventado más, hubiera salido más". 

EPN: Tal vez hubiera querido tener la oportunidad a lo mejor de haber estudiado en el extranjero y aprender mejor manera un idioma, quizá es algo que me hubiera gustado, no ocurrió así. Sin embargo, sí tuve la oportunidad de estudiar un año en Estados Unidos, un año de secundaria. 

Pero a ver, más que pensarlo, lo que me hubiera gustado, que la verdad que no, es una buena pregunta como para meditarla; más me ocupa tener memoria de lo que he hecho y la verdad sí he disfrutado mucho mi vida. 

Te repito, de verdad que tuve una infancia bien bonita, muy ordinaria, muy simple, muy sencilla, pero que mucho disfruté. La verdad es que la gocé plenamente en el interior de la República, en un pequeño pueblo allá del norte del estado, la viví intensamente. 

A ver, te voy a comentar algo muy simple, pero como anecdótico. Me acuerdo que salía con mi hermano a buscar camaleones, nos metíamos a las magueyeras a buscar camaleones, que pues decíamos que luego los guardábamos y los sacábamos de su hábitat; pero estos pequeños animalitos que parecen lagartijas, pero son distintos y me gustaba jugar. O sea, éramos, nos gustaba jugar con la naturaleza. Eso me marca. Yo creo que -sin duda- la etapa de la infancia, sin duda sí te marca, empiezas a tener sueños, los amores platónicos 

BB: A ver platícame, ¿quién era? 

EPN: Mi maestra de primaria, mi maestra de primaria y además pues te vuelas y te vuelves en héroe y sientes que la salvas de momentos y de circunstancias difíciles. Lo que más o menos me acuerdo ahí empieza la etapa. 

BB: A ver, pero después usted me platica que se va un año fuera, se va a una secundaria, pero era de padres y ahí inculcaban a los muchachos a ser sacerdotes. Usted ha declarado que le gustaba. 

EPN: No era una escuela cristina, bueno, era una escuela católica, pero llevada por una orden de religiosos; pero no, realmente no había ningún involucramiento en esta etapa. Lo que sí te debo confesar es que, por ahí de sexto de primaria, primero de secundaria quizá a la mejor por estar fuera de México... A ver, es una época en la que no había celulares. Yo hablaba con mis papás cuando me llegaban a hablar, recuerdo una vez al mes y no regrese en todo el año. O sea, fueron diez meses que pasé fuera de México. Mi mayor comunicación, me hablaban una vez al mes por teléfono convencional. Te repito, no había la telefonía celular que hoy existe.

Y quizá a lo mejor esa distancia hizo que yo me metiera mucho a la reflexión. Recuerdo compañeros que verdaderamente sufrieron mucho el irse de sus casas, lloraban. 

BB: ¿Usted no sufrió? 

EPN: No, yo no. Yo la verdad es que la vi, pues obviamente más buscando leer, me metí un poco al aspecto religioso, alguna vez pensé llegar a ser sacerdote. Imagínate, yo le dije a mi papá.

BB: Eso lo leí. Dije: "No puede ser, ya le gustaban las mujeres desde primaria y el seminario". ¿Y cómo? 
 

EPN: Sí, pero después de ahí, voy al sexto, primero de secundaria cuando estuve este año fuera, le dije a mi papá: "Oye, me gustaría irme al seminario". Me dijo: "Si terminando la prepa quieres irte al seminario, yo no tendré inconveniente, pero termina tu prepa".

Entonces, obviamente cuando ya terminé la secundaria, ni siquiera la prepa, pues ya había desistido de lo que creí era lo que me gustaba y respeto mucho.

BB: ¿Por las mujeres o por las qué? 

EPN: No, pues yo creo que, porque empecé a tener, encontrar otras vocaciones, gusto por otras actividades y tengo un gran respeto además... A ver, yo soy católico. Déjame decirte que profeso mi religión, nunca me ufano de lo que hago en mi vida muy íntima y en cómo ejerzo y llevo a cabo mi profesión religiosa; pero eso me paso, nada más para compartirte algo de lo que pasa en esta etapa de la vida, donde yo creo que al final de cuentas vas definiendo tu verdadera vocación, a qué te quieres dedicar, qué quieres hacer en tu vida. 

Y además esto va junto con encontrarte también con una circunstancia que te apoye y te favorezca a la realización de eso que te has propuesto realizar. 

Entonces, yo decidí realizar la carrera de Derecho. 

BB: En la UP, que también acabaste en una escuela muy (inaudible) 

EPN: ¿Y por qué la carrera de Derecho? Porque encontré que era una profesión de formación muy amplia que daba espacios para la actividad profesional en distintos ámbitos, desde la docencia, el ejercicio profesional del abogado, llegar a ser notario. Digo, es tan amplia la carrera, y dije: "Voy a estudiar Derecho".

BB: Pero antes de llegar a la carrera, quiero que me platique anécdotas con sus hermanos. 

EPN: Con mis hermanos, tengo a la fecha una relación muy cercana y puede parecer extraño porque, además, más que extraño, irónico porque nos queremos mucho, vivimos muy cerca. Y, sin embargo, tampoco nos vemos de forma muy frecuente, nos vemos ocasionalmente, nos damos gran respeto a la vida de cada uno, pero nos queremos mucho, nos tratamos de procurarnos en fechas especiales. 

A ver, siempre he pasado todas las navidades con mis hermanos y con la familia de mi esposa. Ahora hemos procurado juntar a las dos familias ya desde hace algunos años. Y también respetamos el espacio que cada uno tiene, porque luego ellos tienen también sus obligaciones con sus parejas. Entonces a veces están, a veces no están, pero mi relación con ellos es muy estrecha y cercana. 

BB: A ver, entra entonces a estudiar Derecho, pero ya ahí sí ya se visualizaba mucho más hacia la parte más política. 

EPN: Todavía no. A ver, ya había pasado por esta etapa de sueños que algún día se habrían de materializar porque las circunstancias así también lo permitieron, porque no dejé de perseverar en este afán, sin obsesiones mayores tampoco. Simplemente me deje llevar un poco por la circunstancia y decido estudiar la carrera de Derecho, luego decido estudiar también una maestría, ya habiendo regresado a vivir a Toluca. 

Yo estudio la carrera aquí en la Ciudad de México, en la Universidad Panamericana, también irónico, yo originalmente no quería estudiar en la UP, era mi idea de estudiar en otra universidad, la Ibero era una de mis opciones; pero ya había pasado todos los exámenes de admisión y hablando a la UP sólo quedaba, me dijeron: "El día de mañana es el último examen de admisión del calendario que tenían de los exámenes o fechas que había para admisión". 

Vine, lo presenté, fui admitido en la Panamericana, pensaba después irme a la UNAM, después de cursar cuatro semestres y revalidar esos estudios; pero la verdad es que le tuve, disfruté mucho también mucho la carrera. 

A ver, yo he disfrutado donde he estado, disfruté muchísimo el haber cursado la carrera en la Universidad Panamericana, quiero mucho a la Universidad Panamericana. Digo... y respeto y aprecio todas las otras universidades, pero la verdad es que disfruté mucho haber estudiado ahí la carrera, en la UP con una, yo creo que el nivel académico de excelencia. 

Y el ambiente que yo tenía ahí con amigos, compañeros de escuela, extraordinario. O sea, me llevaba muy bien, éramos un grupo muy pequeño, 30 alumnos éramos de una generación de 60 pero en dos grupos aproximadamente. Y bueno, pues disfruté mucho esa etapa de la formación.

BB: En esa época también conoce a su primera esposa. 

EPN: No, viene mucho después eso. Eso viene fíjate, por ahí de mis 27 años. Yo con mi primera esposa y quien es la madre de mis hijos, a ella la conocí y casi nos casamos un año después.

BB: Rapidísimo. 

EPN: Menos, como al año, exactamente como al año. No, algunos decían: "Oye, pues ya 'metieron la pata'". No, además después todavía nos tardamos en tener a nuestra primera hija, un año y medio después de habernos casado nació nuestra primera hija. A ella la conocí ya en la profesión, ya metido en la política. Precisamente coincidió que tuvimos presencia en alguna actividad de campaña de quien era candidato entonces al gobierno del estado y coincidimos.

BB: ¿Quién era?

EPN: El licenciado Chuayffet, el candidato del PRI. Nos tocó organizar un evento sin conocernos, ahí nos tocó. 

BB: Entendía bien a los temas políticos, ¿no? 

EPN: No, ella no estaba involucrada en política tampoco. Más bien, ella estaba en una asociación de colonos y esos colonos le habían organizado un desayuno al candidato, a mí me tocaba ser parte de... 

BB: Pero hasta estas reuniones de colonos son políticos. 

EPN: Ahí la conocí, ahí la conocí, luego nos seguimos procurando después de que pasó el evento, nos hicimos novios y como nueve meses después me casé. 

BB: Y al mismo tiempo, ¿cómo va su carrera política? 

EPN: Pues yo diría... No sé si en ascenso la verdad, estaba yo dedicado a la actividad del partido, me metí. A ver, no estaba casado, era soltero, tenía tiempo, no traía mayores exigencias. Entonces, estaba muy metido en la actividad de mi partido participando en distintas actividades de mi partido. Eso me llevo después a incorporarme al servicio público en el Gobierno del Estado de México y ahí, pues luego vinieron momentos medio inciertos, porque concluye un gobierno. 

BB: Entra a trabajar con el licenciado Montiel, ya cercanísimo. 

EPN: Entro, luego dejo de estar; él deja cargo en que estaba. Yo me quedo trabajando todavía en el Gobierno del estado, nos separamos, pasa el tiempo. Y mira, alguna vez llega a ser el gobernador, me invita a ser colaborador de él como subsecretario de Gobernación. Te estoy hablando cuando ya cundo tenía como 33 años. 

Y se fueron dando las circunstancias para que seis años después de eso me convirtiera yo en el candidato de mi partido, lo representara en la contienda por la gubernatura del Estado de México y convertirme entonces en el gobernador del Estado de México. 

BB: Bueno, hay gente que lo conoce, que dice que es muy diferente Enrique Peña Nieto gobernador, Enrique Peña Nieto Presidente. 

EPN: La responsabilidad sí es muy diferente, pero se parece. 

BB: Pero usted como persona, era mucho más abierto, mucho más "dicharachero". 

EPN: A ver, no, yo creo que eso no cambia. Yo creo que... Mira, la esencia y como es uno a final de cuentas no cambia; es más bien los espacios qué tanto te dan el ejercicio de estas dos responsabilidades, espacios para ser de una forma y de otra. 

BB: ¿Se sentía más cómodo de gobernador? 

EPN: No. A ver, ser Presidente de la República yo creo que es el privilegio y la posición que cualquier político puede aspirar y la de mayor relevancia, la de mayor trascendencia y en donde más puedes influir realmente en tu quehacer político, a que a tu país le vaya bien. 

Es la tarea, yo creo que, de mayor peso, de mayor responsabilidad, de mayor carga, más compleja; pero que sin duda representa el mayor privilegio y el mayor honor que un político puede tener en la carrera política. 

BB: Ambos cargos -la verdad- reflejan y afectan mucho al entorno familiar. Usted tiene tres hijos chiquitos siendo gobernador y de repente se queda viudo. 

EPN: Sí. A ver, me pasa esto al segundo año de mi gestión gubernamental, 2007. Y déjame sólo regresar... A ver, también fue un gran orgullo haber sido gobernador de mi estado, porque ese es la posición en la que soñé, pero sí, no tienen mucho que ver, sí son responsabilidades del orden público, del orden político; pero que sí hay una brecha en mi óptica abismal entre el desempeño de una tarea y ya cuando asumes la responsabilidad de ser Presidente de la República. 

Con mis hijos, yo creo que en parte ha tenido que cargar y auténticamente que cargar con los costos que representa estar en la vida pública. 

BB: Pero yo quiero regresar un poco a este momento donde usted enviuda, se queda con tres niños que para ellos debe de haber sido muy difícil porque mucho se ha dicho, mucho se ha hablado, mucho se ha escrito; pero yo quisiera que desde su propia voz me platique ¿cómo fueron esos últimos minutos con Mónica Pretelini? ¿Cómo lo vive? ¿Cómo les dice a sus hijos?

EPN: Fueron muy tristes. A ver, el que pierdas a un ser tan querido y tan cercano como es tu esposa. 

BB: Pero usted llega y la ve, la encuentra a ella. 

EPN: Sí, prácticamente el momento, ya pues casi prácticamente había muerto; le dieron toda la asistencia médica lo más rápido posible, pero había tenido ya muerte cerebral, prácticamente ya ella había muerto. Y yo acababa de hablar prácticamente con ella, tenía muy poco de haber hablado con ella. 

Yo estaba aquí en la Ciudad de México, había venido a una actividad. Recuerdo que en el camino le hable: "Oye, mañana tenemos evento". Iba el entonces presidente Calderón de gira al Estado de México, mi esposa me iba a acompañar. "Oye, te recuerdo que mañana hay que levantarnos temprano, tenemos esta actividad". Me dijo: "Sí, ya estoy lista y fue mi última conversación con ella". 
Fue en el trayecto, yo iba en carretera cuando tuve esta conversación. Y llegué, hice mi actividad de rutina, me acuerdo que me cambié, etcétera y prácticamente cuando ya me voy a acostar es cuando me encuentro con que... veo que no reacciona; es horrible, me alarmé, busqué auxilio, busqué ayuda, medio pegas de gritos que alguien te ayude. Mis hijos estaban en el cuarto de al lado y no se dieron cuenta de nada de esto. 

Llegó la ambulancia, se trasladó al hospital y pasa todo lo que ya se ha narrado en distintos momentos; fue un momento muy difícil, muy difícil. Mira, yo recuerdo haberle hablado al presidente Calderón precisamente para disculparme el no acompañar a la gira y temprano ya, el día siguiente para disculparme. Y recuerdo que hablando con él fue inevitable soltarme yo. Le dije: "Estoy en el hospital, mi esposa se está muriendo". 

BB: ¿Y cómo lo platica con sus hijos? 

EPN: Se fueron con su tía, le hablé también cuando estaba recibiendo la atención médica, le hablé a su hermana, su única hermana. Le dije: "Oye, está muy mal Mónica, vente". Me dijo no, le dio un ataque. Ella tenía de repente, que nunca supimos si era de epilepsia o no era, pero eran convulsiones que de repente había estado teniendo en el último año. Se estaba atendiendo médicamente. 

Me dijo: "Oye, pues yo creo que es algo, le dio un ataque". Le dije: "No, pero está muy mal, vente, vente al hospital". Ella me acompaña, su hermana estuvimos ahí y ella se lleva a mis hijos, ella se lleva a mis hijos, está con ellos, obviamente están muy chiquitos, no les dice nada. Ella está conmigo después en el hospital, su hermana. 

Y ya cuando, pues tenemos que decirlo yo los fui a ver a la casa, me acuerdo que me salí del hospital para irlos a ver a la casa de la hermana de mi esposa, quien era entonces mi cuñada y con quien tengo una muy buena relación. Le dije: "Ya hablé con mis hijos". Y estaban tan niños todavía que yo creo que no asimilaban, no comprendían plenamente. Dije: "A ver, paso esto y esto"

BB: O viene todo el reacomodo, usted con una responsabilidad altísima que era gobernar el Estado de México y también hacerse cargo de tres chiquitos, también es una época bien complicada. 

EPN: Bien complicado porque sí, yo en aquel entonces le pedí a la familia de quien era mi esposa, a sus papás que me acompañarán en la tarea de poder ayudarme, a cuidarlos. Ellos se fueron a vivir conmigo a la casa de gobierno que está en Toluca por un tiempo. Yo creo que vivieron conmigo como un año aproximadamente. 

Ambos ya fallecieron lamentablemente, el papá y la mamá de Mónica. Y ellos me acompañaron durante un año, prácticamente me acompañaban ahí para apoyarme, a cuidar a mis hijos, a ver por ellos, a ver toda la tarea, pues yo seguía muy involucrado en los quehaceres de ser gobernador del estado. 

Y pues obviamente con muy poca oportunidad de dar la atención debida y de tiempo a mis hijos que estaban muy pequeños. 

BB: Pero yo me imagino que ha de haber sido un momento muy difícil para usted; fallece la esposa, tiene que criar a sus hijos chiquitos, tiene un hijito que fallece también al muy poco tiempo y poco después también fallece su padre. Fueron como muchas pérdidas al momento. 

EPN: Son momentos... A ver, ya hiciste un resumen muy cercano de momentos que sí están espaciados en el tiempo, no necesariamente ocurren así uno tras otro, tras otro, tan secuencialmente y en minutos, ni en horas.

BB: No, pero, aunque sean dos años, la verdad son momentos... 

EPN: Pero más o menos son momentos difíciles. 

BB: Un duelo... 

EPN: Sí. 

BB: Y esto que ocurre en un lapso de dos años es dificilísimo de llevar acabo, ¿no? 

EPN: Es difícil, triste y... 

BB: No es fácil, los duelos no se resuelven de un día a otro. 

EPN: De gran pena. Pero gracias a Dios también encontré el apoyo, el respaldo -en este caso- de quienes me acompañaban en la tarea de apoyarme con mis hijos. Después tuve mi relación con... empecé mi relación con Angélica, hoy mi esposa, que se portó extraordinaria como a la fecha se porta con mis hijos, logró involucrarse muy bien, a unirse muy bien las dos familias. 

Tenemos hijos prácticamente de las mismas edades y se entendieron muy bien. A ver, no exentos de que a veces tengan sus diferencias y como pasa en todas las familias. 

BB: Pero también se ha vuelto complicado por la edad de los chavos, adolescentes... 

EPN: Es que se llevan también, porque yo creo que se respetan mucho entre sí. 

BB: Claro. 

EPN: Hay un gran respeto entre sí a sus preferencias, a sus gustos, a lo que gusta hacer a cada uno de ellos y eso ha contribuido mucho a que la verdad se lleven muy bien. 

BB: A ver, ¿no les ha costado a ellos ser hijos del Presidente? Porque por ahí me cuentan sus allegados que en un plano siente culpa. Usted ha dejado a estos chavos adolescentes sin poder vivir bien, tienen que tener control de las redes sociales, que para los "Millennials" es así como lo peor que les puede pasar, no poder estar tanto tiempo con ellos. 

EPN: Medianamente control, porque al final de cuentas, yo les he pedido que sean cuidadosos en lo que escriben, en lo que publican, porque obviamente están muy expuestos a un gran escrutinio y son los hijos del Presidente. Dije: "A ver, no se vaya a malinterpretar algo de lo ustedes eventualmente pongan o digan".

Decidieron no hacer mucho público, pero al final de cuentas sí medio lo hacen público. Tampoco les puedo privar de que vivan su vida muy normal, de que hagan su vida de lo más normal posible. Habría que preguntarles a mis hijos. Yo puedo advertir que para algunos ha sido más difícil realmente el asumirse como hijos de una figura pública y tener la presión y el ser observados y el ser casi acechados por... Bueno, no acechados, pero sí muy seguidos por los ojos de muchos porque es el hijo de o la hija de. 

Hay quienes -entiendo- también de la familia lo han podido sortear de manera mucho más fácil, tratando de hacer una vida muy ordinaria, muy normal, casi tan regular como la sigue y la lleva cualquier otra persona, pero pues ahí está, ahí están mis hijos. 

Han entendido también muy bien -bueno, eso creo yo- que la responsabilidad que tengo, que asumo; me han comprendido, no me exigen de más, saben que esta tarea demanda tiempo, demanda muchas horas de ocupación y a veces les dedico poco tiempo. Pero siempre procuramos a dar un espacio entre semana o el fin de semana, que más bien termina siendo el fin de semana para estar juntos, para procurar ver una película y a veces ya ni para eso; sólo para platicar, comer y platicamos ahí muy abiertamente ¡eh! 

(Termina entrevista) 

JFM: Y esto ha sido la primera parte de la entrevista que Bibiana Belsasso mantuvo con el presidente Peña Nieto. Mañana continuaremos con esta entrevista. Vamos a hablar de la vida del presidente Enrique Peña Nieto aquí en la Residencia Oficial de Los Pinos, Bibiana. 

BB: Así es, Jorge. Ya nos vamos. Mañana no se pierda la segunda parte de esta platica muy profunda y "muy personal" con el presidente Enrique Peña Nieto. 

 

2da parte

Jorge Fernández Menéndez (JFM), conductor: Se habla del solitario en el Palacio, se habla de que, en esta casa, en la Residencia Oficial de Los Pinos, un Presidente siempre está relativamente solo.

¿Cómo es la vida y cómo son las decisiones?, ¿Cómo se toman las decisiones de un Presidente? en este caso del Presidente Enrique Peña Nieto aquí en Los Pinos.

Esta es la segunda parte de la entrevista que mantuvo Bibiana Belsasso con el Presidente Peña.

¿Qué tal, Bibiana?

Bibiana Belsasso (BB), conductora: Hola, Jorge, muy buenas noches.

Muy buenas noches, gracias por acompañarnos. Acompáñennos, continuamos con esta plática.

BB: Me platicaron una historia que la verdad me emocionó.

Enrique Peña Nieto (EPN): A ver, espero que sea cierta, porque luego veo muchas cosas que no son ciertas.

BB: Quiero que me saque de la duda. Que cuando era novio de Angélica, de su esposa, era su cumpleaños y que la quería festejar...

EPN: Sí.

BB: Y que le dijo "tengo que ser testigo en una boda".

EPN: Sí, es muy cierto.

BB: Y entonces inventó una pantalla de una boda y de repente se levantó lo de atrás y era una gran fiesta con todos sus amigos.

EPN: Sí, es correcto. Fue una fiesta sorpresa que le hicimos a mi esposa –Angélica- y con la complicidad de sus hermanos, de mis hermanos y de nuestros hijos. Entonces todos inventaron que se tenían que ir fuera y yo le dije, oye, coincidía con que era su cumpleaños.

Le dije, "no puedo, tengo un compromiso, soy testigo de una boda, acompáñame y ya te celebraré de hoy en ocho", porque pues yo era gobernador, "de hoy en ocho buscamos un espacio para poder dedicarlo a festejarte. Acompáñame a la boda de la que soy testigo, me comprometí a ser testigo de una boda”.

BB: ¿Qué le dijo?, qué horror, osísimo.

EPN: "Ay, pero no pensaste en mi cumpleaños". Dije, "no, acompáñame". Y ella amablemente me acompaño, éramos novios, somos testigos y pues estaban ahí supuestamente, además llegamos tarde. Todo estaba programado para que así fuera. Me dice: "ya llegamos tarde".

Iba yo a firmar y está el supuesto juez, que no era juez tampoco, alguien que estaba fungiendo como que estaba casando a una pareja. Y en eso se corre un telón y estaban todos los amigos y "sorpresa", sí, fue una fiesta sorpresa. Creo que es la única vez que he organizado una fiesta sorpresa.

BB: ¿Cómo se vuelve su relación después?, ¿se pierden esos detalles ya en la Presidencia con el corre, corre, con el poco tiempo, con tanta presión?

EPN: Yo creo en parte sí, sí. Mira, la Presidencia sí es muy absorbente, la Presidencia te lleva a estar muy pendiente de lo que pasa en todo el país, atender distintos sectores, diferentes actores.

Si algo es escaso yo creo que en la responsabilidad del Presidente es el tiempo, es tan escaso, hay tanta gente que quisiera ver, tanta gente me dice: "oiga, déme cinco minutos", y yo, "no existen las audiencias de cinco minutos, ni siquiera de un minuto o de 30 segundos".

Y de verdad te quedas corto a veces de poder atender y ver a los muchos que quieren verte. De verdad, no hay tanto tiempo, hay que considerar que sales al interior del país, solamente de puros traslados te toman dos horas, tres horas entre idas y vueltas, el tiempo que dedicas a estar ahí, pues el tiempo se te fue, el día se te fue.

BB: Presidente, usted es un hombre de estrategia. Ha dicho que uno de sus principales personajes favoritos es Napoleón y siempre jugó ajedrez, ¿cómo maneja esta estrategia?

EPN: A ver, yo creo que todos al final de cuentas hacemos estrategia en nuestro diario actuar y en nuestras vidas. A ver, y cuando estamos en la actividad política, pues yo creo que sí te demanda el pensar qué hacer, cómo hacer los movimientos, los ajustes que a veces haces en el Gabinete, con qué propósito, qué impulso le quieres dar a ciertas áreas de la administración.

No, yo diría que no es un juego de estrategia, una cosa es la afición que puedo tener yo por el ajedrez, que por cierto hace buen rato que no lo juego.

BB: Pero la política sí es una estrategia.

EPN: La política sí, yo creo que también te demanda tener, hacer movimientos estratégicos y el hecho de estar en esta responsabilidad y haber tenido otras, pues al final de cuentas para también lograr estas responsabilidades te desempeñaste con una antes de estar en esta tarea pues también con cierta estrategia para poder tener oportunidad.

Al final de cuentas yo creo que todos, al final de cuentas en lo que hagamos, tanto en la vida pública como en la vida privada, siempre te ajustas a un actuar que te permita cumplir con objetivos y fines.

BB: Y siguió una estrategia sin duda para llegar a ocupar aquí Los Pinos.

EPN: Pues mira, la verdad una, dedicarme a la responsabilidad que tenía en el pasado, que fue haber sido gobernador del Estado de México, y pese a que nadie me creía, me dijo, "oye, es que usted quiere ser Presidente de México", de verdad y te lo digo hoy de manera muy genuina, me propuse a ser un buen gobernador de mi estado, cumplir con lo que me había comprometido a hacer, llevar a cabo, tuve por lema el "te lo firmo y te lo cumplo" y esa fue mi meta.

Si eso me daba para poder llegar a otra responsabilidad y ésta que es la más importante, ser Presidente de México, qué bueno, pero nunca se convirtió en mi obsesión, nunca puse por delante el qué hacer o cómo cuidar el poder llegar a esta responsabilidad abandonando lo que para mí era más importante, que era cumplirles a los mexiquenses.

Y siempre me lo preguntaron muchísimas veces, me decían: "oiga, no le creemos", pues es que así es, de verdad, de forma muy genuina, si cumplir mi responsabilidad y mi deber y lo que me he propuesto hacer, que es hacer un buen gobierno para mi estado me lleva al otro, qué bueno, pero lo otro no es mi obsesión.

BB: A ver, ¿cómo trabaja el Presidente de México?, dicen los que lo conocen que usted es un hombre solitario que le gusta escuchar a pocas personas, que su equipo es muy, muy cerrado, tiene a su asistente, a "Tere" Morales de toda la vida, a su particular Jorge Corona, también, pero que no le gusta que le digan muchos, son pocos los que se acercan y a los que escucha el Presidente.

EPN: Más bien yo creo que es todo lo contrario, yo creo que estas son de las grandes desinformaciones que hay, más bien escucho a muchos, escucho a muchas voces, las pondero y tomo la decisión.

Para ciertos asuntos evidentemente no todas las decisiones son tomadas a partir de socializarlas con todos. Hay temas que tienen que ver con un área de responsabilidad, con información a lo mejor reservada y bueno, pues es en ese círculo donde tomas una decisión, pero escucho mucho.

A ver, siempre he venido escuchando a quienes me acompañan en la tarea de gobernar, desde que fui gobernador del estado y no tenía por qué ser distinto ahora que soy Presidente de la República.

Más bien hoy sí entiendo muy bien la dimensión y alcance que tienen las decisiones que tiene el Presidente de la República, que sí son distintas de la de un gobernador. Pero precisamente queriendo asumir buenas decisiones es que escucho como opinión.

BB: A ver ¿cuál es la decisión que más trabajo le ha costado tomar como Presidente?

EPN: Mira, yo creo que no hay una sola, yo creo que todos los días hay decisiones de trascendencia, sino todos los días, no de la misma dimensión. Pero creo que te enfrentas a momentos en los que las decisiones sí tienen una enorme trascendencia. A ver, pongo una que ha sido de enorme polémica...

BB: Trump.

EPN: Y reciente, Trump, abordemos el tema de Trump.

A ver, fue muy polémica y yo asumo que tomé una decisión.

BB: A ver ¿cómo le avisa que siempre sí confirma?

EPN: Quizá hoy sería distinta y creo que nos faltaba ver...

BB: Pero, ¿cómo le avisó que sí siempre sí confirma?

EPN: Creo que me aceleré, creo que tomé una decisión muy acelerada. Si hoy quisiera hacer, si hoy hiciera una ponderación de lo ocurrido con la visita de Trump, fue quizá una decisión tomada de manera acelerada y donde creo que era importante para México.

He dado muchas veces la explicación de por qué busque un encuentro con ambos candidatos y no era más que cuidar a los mexicanos y los intereses de México.

BB: En lo personal dijo...

EPN: Y era a partir de las posiciones, y con lo que yo me encontré es, está la respuesta de “sí”, era tómala o déjala, y a la mejor fue una, o sea, cuando hago la invitación a ambos candidatos y en mi sorpresa uno de ellos contesta: "sí acepto el encuentro y además voy a México".

Y además hay que considerar que, en ese momento, digo, hoy a la luz de lo que hoy estamos viviendo ya cerca de la elección, pues es un contexto bien distinto. Pero una elección donde todavía se veía muy cerrada.

Dije, "a ver, lo que estoy buscando es un encuentro y cuando además el posicionamiento que tiene el candidato republicano no me parece el correcto, me parece que esta distorsionado y creo que es necesario que dé mayor o tenga una mayor información y un mejor contexto de la relevancia que hay en la relación entre México y Estados Unidos".

Y la respuesta es: "Sí acepto el encuentro y además voy a México", creo que ahí a la mejor fue una decisión acelerada vista después.

BB: Pero usted ya después de eso ¿cómo lo vive?, ¿qué dice?

EPN: El ‘hubiera’ no existe, a ver, el ‘hubiera’ no existe.

BB: Oye, "me equivoqué, no me equivoqué, estuvo bien".

EPN: Y asumo la responsabilidad de la decisión y el costo que esto representó para el Presidente, para mi gobierno, pero creo que el propósito era el correcto y sigue siendo el correcto. A final de cuentas México tendrá que construir con quien resulte electa o electo Presidente de Estados Unidos.

Tendrá que ser una relación como la que hemos tenido con el Presidente Obama, una relación de respeto mutuo, una relación de colaboración y de cooperación para objetivos y atención a temas que no son comunes y que son de importancia para los dos países.

BB: Usted sin duda, bueno, las reformas que se lograron pasar fueron espectaculares, sin duda van a cambiar mucho el sentido de México. Para usted ha sido muy importante realizar estas reformas para pasar en los libros de la historia como el Presidente que hizo estas reformas.

Lamentablemente estas reformas se han visto opacadas por muchísimos escándalos mediáticos. Tenemos el tema Ayotzinapa, el tema Casa Blanca, ¿cómo ha vivido usted todos estos temas?

EPN: A ver, me voy más atrás, porque déjame ser preciso a lo que tú me estas preguntando.

Primero, no estoy cumpliendo con mi responsabilidad pensando escribir páginas gloriosas en los anales de la historia de México, no es mi propósito, no es mi interés. lo único que me ocupa y de verdad lo que genuinamente es mi interés es tener un desempeño que ayude a que tengamos una mejor nación.

Y sé que, como Presidente de la República, está en el Presidente de la República, sí tomar definiciones y decisiones que sin duda impactan y trascienden al futuro que México tenga.

Me siento muy orgulloso de las reformas que hemos logrado, porque sin duda no van a cambiar a México, ya están cambiando a México. Muchas de las reformas hoy en su instrumentación están construyendo una nueva realidad para el México que hoy tenemos.

Está una reforma educativa que en su implementación por un lado enfrenta resistencias, pero donde ya se está instrumentando ha generado espacios de oportunidad para nuevos maestros, está dando espacios también mucho más díganos a los maestros que gracias a sus méritos están logrando mejoras en su escalafón y además un mejor ingreso.

Estamos mejorando la infraestructura educativa, no se ha agotado este proyecto de Escuelas al Cien, pero estamos trabajando para este propósito.

Ya vemos beneficios de la reforma en telecomunicaciones, lo que pasa es que luego pareciera que nadie cobrara o darle la justa relevancia, pero hoy hay más usuarios de Internet porque hay un acceso mucho más gratuito y más fácil gracias a la reforma en telecomunicaciones. Los servicios de telefonía celular y convencional han disminuido y han bajado notablemente.

BB: Los energéticos.

EPN: Los energéticos, estamos, la tarifa de luz eléctrica fue uno de mis compromisos, ha bajado y la comprometí porque hemos logrado reducir los costos y hay que decir que los precios de las tarifas eléctricas se van a mover, en cierta época del año van a subir, en otra van a bajar; pero para el 99 por ciento de los hogares en México las tarifas eléctricas han bajado.

BB: A ver, por ejemplo, cómo lidiar...

EPN: Pero bueno, déjame terminar de decirte, a ver, porque tu primera pregunta es...

Primero me ocupa realmente incidir en una transformación positiva para México, creo que hemos logrado reformas trascendentales, el mundo lo reconoce, el mundo, los expertos, los países la reconocen. Y tan la reconocen que han decidido invertir en México.

Ahora hemos traído inversiones productivas que están generando plantas, que están generando empleos porque ven un futuro muy promisorio para México a partir de las reformas. Mejoramos nuestra condición de competitividad precisamente por las reformas sin dejar de reconocer.

Déjame también ser muy claro, que tenemos rezagos y temas que tenemos que combatir y seguir abatiendo, fortalecer nuestras instituciones, combatir todavía con mayor eficacia la pobreza, la desigualdad. Pero creo que hemos hechos esfuerzos importantes que sí están impactando en la atención a estos problemas que México viene arrastrando desde hace ya varias décadas.

Y también tengo que decirte como todo gobierno que está bajo el gran escrutinio, bajo a la gran atención mediática y de toda la gente. Pues no hemos estado exentos de temas que francamente han sido polémicos. Unos me parecen con toda honestidad, sacados de contexto y de injusticia.

BB: Es lo que le iba a decir, es muy...

EPN: Y con toda injusticia, a ver, sobre cuestionamientos que no resultan justos.

BB: Presidente, usted puede lidiar con sus oponentes políticos de frente, pero hay campañas durísimas en redes sociales, no sabemos ni de quién viene ni de quién no, que se han metido incluso, ya no sólo en el plano político ni en el plano de las reformas, sino en el plano personal y éstas sí han afectado y sí han nublado un poco todos los éxitos que se han tenido con las reformas. El tema de la Casa Blanca afectó muchísimo.

EPN: Mira, los éxitos me importa que sean para México, no para mí y son reformas que van ayudar a México, que están ayudando a México. Si no ayudan al Presidente ya no me importa, pero le están ayudando a México que es lo importante.

BB: Y cómo lidiar con un...

EPN: Que si los otros temas, por eso yo...

BB: Pero sí los lee, por ejemplo, el Internet y ve las..

EPN: No coincido en esta afirmación, no coincido en esta afirmación, no han eclipsado, son una realidad. Esas reformas son parte de la realidad de la nueva realidad muy positiva de México.

BB: No, yo nunca he dicho que no, yo estoy diciendo que...

EPN: Si al final de cuentas...

BB: Yo estoy diciendo que efectivamente esas reformas han sido muy buenas para México...

EPN: Han eclipsado el ejercicio de la tarea del Presidente...

BB: Pero hay una campaña para nublarla.

EPN: Por otros temas, mira, las asumo. Entiendo que en el quehacer público siempre vas a enfrentar, no estas exento, nadie lo ha estado de enfrentar señalamientos, temas.

Tema Ayotzinapa, por ejemplo, yo lamento mucho que se pretenda decir que el Gobierno, que el Presidente de la República, que el Gobierno Federal tenga alguna responsabilidad en estos muy lamentables hechos, al contrario...

BB: Claro, Presidente, también es un tema de comunicación, fue un tema del narcotráfico, un grupo contra otro grupo del narcotráfico donde sí estaba involucrado el alcalde de Iguala...

EPN: Pero auténticamente, a ver, hay 130 personas detenidas...

BB: Por grupos de narcotráfico, ¿pero por qué no lo han explicado así?

EPN: Bibiana, tú lo sabes, lo hemos explicado y se ha dicho "n" veces, "n" veces, ha habido todas las explicaciones habidas, se les ha explicado a los padres de familia que pasan por esta pena y por este dolor...

BB: Pero Presidente, lo más triste de...

EPN: El tema no es explicar...

BB: Pero lo más triste de todo esto...

EPN: Te voy a explicar, el tema es el estigma que queda y este señalamiento...

BB: Pero déjeme nada más decir una cosa...

EPN: Francamente descontextualizado.

BB: Lo más triste de toda esta historia, de los 43 jóvenes desaparecidos son estos líderes que ni siquiera son los padres de familia y que están tratando de cambiarles la historia. Estos padres de familia son los que más están sufriendo, los que más la están padeciendo.

EPN: Yo creo que son las principales víctimas de este tema porque ha habido quienes queriendo representarles, me parece se niegan o se resisten a entender los elementos que aportan las investigaciones.

Yo lo único que he comprometido en el tema a final de cuentas y lo quiero dejar, ser muy enfático, es que la Procuraduría tendrá que agotar todas sus líneas de investigación, tendrá que dar esta información a los padres, tendrá que ejercer las acciones quién alcance a las atribuciones que tiene la Procuraduría de carácter legal tenga que emprender ante el Poder Judicial.

Y quedará en el Poder Judicial determinar, imponer los castigos y las acciones que por ley determine a partir de los elementos que se aporten de la averiguación que ha realizado la Procuraduría.

BB: ¿Es el tema que más le ha dolido?

EPN: Es un tema que sin duda me ha dolido, me ha dolido por lo que representa en pena y dolor para los padres de familia y de lamentar por este intento de cambiar, ha habido ya yo creo que distintas agrupaciones que han querido desinformar, manipular los hechos.

Mira, yo me encuentro, no ha habido lugar casi siempre que voy en alguna gira al exterior donde no me encuentre a un grupo de jóvenes, que yo no sé si lo hacen de forma genuina o alguien los mueve, donde lo único que encuentro en ellos a distancia siempre es gritarme "asesino".

BB: ¿Le afecta?

EPN: No. A ver, porque también entiendo y te voy a decir por qué no me afecta. Porque entiendo que en esta responsabilidad eres parte del ejercicio de la política y la política es una actividad un poco polémica y dura, donde estás en el centro de la atención, del ataque, del combate, de generar polémica y ahí estas. No me sorprende nada de esto que te señalo, que lo lamento, no lo comparto.

El tema de la Casa Blanca es otro tanto, porque creo que fue un asunto que se ha acreditado...

BB: ¿Le afectó en su vida personal, deterioró un poco la relación de usted con su esposa?

EPN: Yo creo que no... no la altero con mi esposa, al contrario, creo que nos unió aún más y lamento mucho que un tema que puedo decir, totalmente legal, hubiese marcado, hubiese sido un estigma apuntado sobre la gestión del gobierno.

Y por eso fue, por eso fue que ofrecí una disculpa, no la ofrecí tanto por los hechos en sí mismos que no tienen nada de ilegales, y que pareciera que los muchos que señalan el tema, nunca se han metido a la página que está ahí de la Función Pública donde exhibe todo lo que ocurrió sobre el tema.

Pero, pues como no se ocupan de eso, sino más bien en insistir en el asunto. Yo pido una disculpa porque creo que eso sí afectó y sí lastimo la credibilidad y la fuerza del Gobierno de la República y por eso ofrecí una disculpa.

Pero pues a ver, te repito, yo creo que ningún gobierno está exento de eventos que pueden a ser lastimosos, que pueden ser muy lamentables.

A ver, hemos visto la fuerza de la naturaleza destruyendo auténticamente comunidades. En Guerrero vimos cómo comunidades quedaron devastadas y como Gobierno tienes que actuar, tienes que responder, tienes que apoyar y ayudar y tratar de en lo más posible superar los momentos adversos. Estoy muy consciente de eso.

BB: Presidente, nos queda poco tiempo. A ver, en lo personal ¿cómo va a vivir el 2017 para el Estado de México y cómo viene el proceso electoral del 2018?

EPN: A ver, Bibiana, tú quieres que te adelante muchas cosas. Mira, yo lo único que te puedo decir, a ver, la tarea del Gobierno es garantizar que tanto en el 2017 como en el 2018...

BB: ¿Quién va de candidato para el 17 en el Estado de México?

EPN: Déjame decirle, es garantizar que realmente haya condiciones óptimas, de orden y de paz para que se lleve a cabo una elección de forma muy pacífica y ordenada.

BB: ¿Pero quién va de candidato en el 17?

EPN: Esa es la responsabilidad.

Es una definición del partido y si me dices: "oye, ¿el Presidente interviene en las definiciones de un partido?" sí participa. O sea, sí participa porque además soy miembro activo de mi partido, estoy involucrado en los temas de mi partido como lo están todos quienes tenemos esta responsabilidad.

BB: ¿Por quién se inclina?

EPN: Yo creo que todavía no ha llegado el momento ni el tiempo, llegará. Yo creo que esto tendrá que ver con tiempos y circunstancias.

BB: Al 18 ya tienen que empezar a definir el candidato también.

EPN: ¿Qué será lo importante?, a ver, Bibiana, no, yo creo que más bien ya hay quienes están corriendo de manera muy anticipada. Y yo creo que hoy en el PRI no se observan todavía con toda nitidez y claridad quién va a ser el candidato.

BB: A ver, no como Presidente, pero usted palpa y siente.

EPN: Bueno, apuran mucho, yo creo que si hay algo salomónico dentro del actuar del PRI es ser respetuoso de los tiempos, el PRI no se ha adelantado, el PRI en el pasado y ahora.

BB: Pero cuando usted fue candidato presidencial siempre se supo, siempre...

EPN: A ver, se hablaba, era parte porque tenía una tarea pública como gobernador del Estado, había otros actores también en ejercicio de actividades públicas y éramos señalados, pero esto no es porque lo aprobamos.

BB: ¿A poco no me va a adelantar nada?

EPN: No, no te voy a adelantar nada, Bibiana, porque yo no sé, ese es un tema que ni yo sé.

BB: Bueno, de "feeling", de sentimiento.

EPN: Ni yo sé, a ver, más bien lo que te puedo decir, yo creo que el PRI tendrá que buscar dentro de sus filas, dentro de sus actores, dentro de los cuadros que tiene o de las personas que militan el partido, pues a dos candidatos tanto más bien a cuatro candidatos, hay tres elecciones de gobernador, el próximo año y la de 2018, todos que sean muy competitivos.

Primero que realmente tengan un proyecto para sus estados y para la nación, un proyecto que vaya a acorde con los principios, con el proyecto de nación que el PRI ha venido impulsando y construyendo para la sociedad mexicana

BB: Pero esta no es una entrevista política, es una entrevista personal.

EPN: Bueno no lo es, pero eso es lo importante, Bibiana, esto es lo que yo te puedo adelantar.

BB: ¿Qué siente?

EPN: ¿Qué es lo más importante?, a ver yo siento que el partido, si es lo que quieres, te digo de mí partido, del que además me siento orgulloso militante, que ha reconocido sus derrotas y ha celebrado sus victorias, sé yo que está vivo.

BB: Ya contésteme, porque ya tenemos que concluir, Presidente.

EPN: Bibiana, ¿Qué quieres, que te dé un nombre? No tengo un nombre que darte, más bien piensa en un perfil o piensa en perfiles que realmente sean competitivos y que espero, deseo encuentren la preferencia de la mayoría de la sociedad mexicana.

BB: A ver, Presidente, ¿Cuál ha sido el día más feliz de su vida?

EPN: Indescriptible, cuando han nacido mis hijos.

BB: ¿El más triste?

EPN: El gusto cuando nacieron mis hijos. Triste, momento triste cuando murió mi primera esposa, mi primera esposa fue un momento doloroso y le lloré mucho tiempo, mucho tiempo.

BB: Compléteme esta frase, "El Presidente, Enrique Peña Nieto es..."

EPN: Auténtico.

BB: Muchas gracias.

EPN: Gracias, Bibiana.