Muchísimas gracias.

Secretarios, integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Y nuevamente muchas gracias a esta distinguida concurrencia del Estado de Guerrero, que representa a pobladores de distintas comunidades, municipios, regiones del Estado de Guerrero que hoy están aquí presentes, y que lamentablemente resultaron afectados con los eventos que tuvimos exactamente hace un mes.

Hace un mes fue cuando toda la República Mexicana, o casi toda la República Mexicana tuvo los efectos de lluvias muy intensas, ocasionadas por dos huracanes o dos lluvias tropicales: Ingrid y Manuel. Ingrid en el Golfo, Manuel en el Pacífico.

Y desde entonces, exactamente desde hace un mes, hemos estado de manera permanente dando atención a todas las familias afectadas por estos eventos climatológicos.

Hoy, nos encontramos nuevamente aquí, en Acapulco, en el Estado de Guerrero, con el Gobernador del estado, con las distintas autoridades locales, me refiero tanto del estado, como del municipio, legisladores, que como lo hemos venido haciendo, hemos hecho un frente común entre el Gobierno Federal y el gobierno estatal para dar atención a las familias damnificadas.

Y para establecer una adecuada coordinación que nos permita en el menor tiempo posible lograr la reconstrucción de toda la infraestructura, no sólo de las viviendas, que son las que lastimaron la economía de muchas familias de Guerrero, sino también la infraestructura de servicios de comunicación, que es indispensable recuperar para el Estado de Guerrero.

Hicimos de Acapulco, efectivamente, nuestro Centro Nacional de Operación.

Desde Guerrero establecimos toda la coordinación para llegar a todas las otras entidades del país que también resultaron afectadas.

Fue Acapulco y fue el Estado de Guerrero, por ser éste o ser ésta la entidad de mayores daños, de mayores afectaciones, de mayor número de pérdida de vidas humanas, y que ameritaba y demandaba una atención inmediata y permanente del Gobierno de la República.

Desplegamos a todas las entidades que resultaron afectadas, la presencia del Gobierno de la República, coordinados con las autoridades estatales.

Y estamos ya pasando de una etapa de atención a quienes resultaron damnificados, a una etapa de reconstrucción. Así lo he venido señalando en los últimos días.

Y a un mes, justamente, a un mes de que tuviéramos que hacer frente a esta contingencia, estamos nuevamente aquí, en Guerrero, en esta novena visita, señor Gobernador.

Lo cual podría significar que cada tercer día hubiésemos estados aquí, en Guerrero, en distintas regiones, en distintas comunidades, y las que aún falta por visitar, que yo hice el compromiso y tengo además el interés de estar en regiones apartadas, donde hoy, prácticamente, no hay mayor comunicación, que no sea por vía aérea y que para eso a veces hay que hacerlo o muy temprano, por las razones climatológicas, pero veremos estar allá, en La Montaña, en estas comunidades apartadas.

Que no obstante que yo no haya estado, han estado varios funcionarios del Gobierno de la República prestando atención, llevando auxilio.

Desde el despliegue que reiteradamente hemos hecho de nuestras Fuerzas Armadas, que ha sido a través de ellos y que se han convertido en los brazos operativos para dar atención inmediata, llevando alimentos, llevando ropa, elementos de sustento a las familias, a través de todo un despliegue de miembros de las Fuerzas Armadas, tanto del Ejército, como de la Marina, que han estado presentes en las comunidades más apartadas y más alejadas de la geografía del Estado de Guerrero.

Por ello, me sumo al reconocimiento que ha hecho el Gobernador del Estado, por este compromiso y por esta actitud de solidaridad, que invariablemente, no sólo en Guerrero, sino en todo el país han tenido las Fuerzas Armadas de nuestro país.

Muchísimas gracias.

Muchas gracias. Y también en este agradecimiento, reconocimiento que hacemos a nuestras Fuerzas Armadas, lo hacemos a los miles de servidores públicos de distintas dependencias del Gobierno de la República que hoy están aquí en buena medida representadas, no todas las que han tenido tarea qué hacer y llevar a cabo.

Pero todo el Gobierno de la República a través de miles de servidores públicos que fueron desplazados a las zonas de mayor desastre y que no sólo estuvieron, sino que permanecen y siguen haciendo presencia recurrente en estas comunidades para trabajar en la reconstrucción de todo lo que se perdió en esta entidad.

Déjenme dar solamente algunas cifras, algunos datos que me han sido dados a partir del diagnóstico que hemos hecho y que como comprometí en próximos días, de acuerdo a los últimos censos que habría que llevar a cabo con las últimas declaratorias de desastres por lluvias que posterior a esta fecha de hace un mes, tuvimos en otras zonas del Estado de Guerrero y de otras partes de la República Mexicana.

Comprometimos que el día 21 de este mes tendríamos para entonces ya un diagnóstico de todo el escenario nacional, de todos los daños que se habían ocasionado en todo el país y habremos de cumplir con este compromiso.

Pero en tanto, doy algunas cifras muy particulares del Estado de Guerrero.

Aquí, en esta entidad, sin duda, fue donde mayor número de casas o de viviendas resultaron afectadas y tuvieron pérdidas totales, casi 10 mil 847 viviendas resultaron destruidas o con daños graves; 48 puntos de la red carretera del estado estuvieron o tuvieron daño mayor.

Seis puentes se colapsaron totalmente de aquellos que transitan por carreteras Federales, sin considerar algunos otros en comunidades que, teniendo pequeña infraestructura de puentes de comunicación, que también resultaron afectados y de los cuales se ha venido haciendo cargo el gobierno estatal.

Setecientas cincuenta y nueve escuelas fueron afectadas; 96 unidades de la Secretaría de Salud sufrieron daños y 23 de ellas tuvieron pérdida total.

Y a propósito del tema de salud, es de reconocerse el trabajo desplegado por el Gobierno a través de la Secretaría para evitar o contener de forma preventiva el surgimiento de cualquier brote epidemiológico.

No lo tuvimos y no lo ha habido aquí, en Guerrero, precisamente por la actuación oportuna que se dio a través de esta dependencia.

También, fueron afectadas 196 mil 500 hectáreas de cultivo siniestradas y de ellas una buena parte eran de maíz.

Estos son algunos datos relevadores del tamaño, de la magnitud y del impacto que tuvieron estos eventos climatológicos.

Y al estar hoy aquí, es para reafirmar el compromiso permanente que tiene el Gobierno de la República para apoyar al Estado de Guerrero y a todas las entidades que resultaron afectadas hasta su total reconstrucción.

Como lo hemos observado en los últimos días y entonces hace algunas semanas también lo dije, el tema de las intensas lluvias quizá dejará de ser nota periodística o noticiosa; dejará de ocupar los primeros lugares tanto de la prensa escrita, como de los medios electrónicos. Pero eso no significa que los daños ocasionados estén totalmente salvados o superados.

Por el contrario, éste es el momento de la reconstrucción. Éste es el momento de mostrar la capacidad de organización que tiene el Gobierno de la República para que, junto con las autoridades estatales, apoyemos a las familias damnificadas.

Hoy en forma alguna hemos querido testimoniar, por eso pedí a los Secretarios dieran cuenta a esta audiencia y, desde aquí, a toda la opinión pública, de los varios apoyos que se están entregando desde distintas dependencias.

Las que tienen que ver con apoyar a las familias que perdieron parte de su menaje de casa por la inundación y donde se les ha entregado de forma inédita, como no había ocurrido anteriormente, apoyos económicos para que puedan recuperar parte de los bienes que perdieron.

Algunas otras viviendas contaban con seguros a través de INFONAVIT, o a través de FOVISSSTE, tenían seguros porque estaban, son viviendas que se habían adquirido a crédito. Y hemos gestionado de manera oportuna y rápida el que las aseguradoras cubran las afectaciones causadas a esas viviendas. Esto era lo más importante.

Inmediatamente, también hemos apoyado a través de la Secretaría de Economía a aquellos negocios, pequeños, modestos, o de otro tamaño que lamentablemente también tuvieron pérdidas.

Aquí entregué apoyos a quienes teniendo una estética, una tienda de abarrotes, una miscelánea, habían perdido buena parte de su mercancía o de su negocio, y les hemos entregado apoyos económicos para que puedan echar a andar nuevamente sus negocios.

Ya apunté en otro espacio los varios apoyos que a través de esta Secretaría estamos otorgando, no sólo en el apoyo económico directo, sino también en financiamiento para aquellos negocios que tuvieron pérdidas mayores, y que puedan ahora nuevamente echar a andar sus negocios.

Se trata, en pocas palabras, de lograr la reactivación de la economía en las entidades que resultaron afectadas. Al tiempo que el Gobierno de la República está trabajando también en la reconstrucción de la infraestructura.

Antes de ir a este tema no puedo dejar de hacer mención de los apoyos que también se han entregado a través de aseguradoras y apoyos directos del Gobierno de la República para aquellas personas que perdieron sus cultivos o perdieron ganado, y que hoy, de forma simbólica, se han entregado distintos apoyos.

Vamos a la reconstrucción de la infraestructura. Ya tenemos un diagnóstico.

Ha habido reparaciones temporales a varias de las carreteras que comunican distintas regiones del Estado de Guerrero y de otras entidades del país, pero, insisto, éste fue el estado de mayor afectación.

Y esas reparaciones en algunas partes son solamente temporales, porque estamos trabajando en los proyectos que nos permitan hacer una adecuada e importante reconstrucción, no sólo para dejar las cosas como estaban, sino mejorar, incluso, la infraestructura que eventualmente resultó dañada.

Esto es lo que estamos haciendo. De eso se trata el esfuerzo y el trabajo que el Gobierno está desplegando.

Y que esto también nos da oportunidad o nos ha dado oportunidad de encontrar nuevas formas para una mejor organización, para establecer mejores protocolos que nos permitan actuar ante emergencias como la que hemos tenido.

Y algo muy importante.

Yo quiero reconocer el espíritu, el coraje, que ha mostrado la gente de Guerrero. La gente de Guerrero y de otras entidades, pero hoy, al estar con ustedes, lo digo de todas las personas que están aquí.

La gente de Guerrero que no obstante de estar en medio de esta contingencia, de haber perdido parte de su patrimonio, de sus viviendas, de sus cultivos; no obstante esta circunstancia, han mostrado una gran entereza y un gran coraje para superar la adversidad.

Que se han acercado y han encontrado confianza en el Gobierno de la República para encontrar respuesta y apoyo a su necesidad; que han mostrado una actitud constructiva y positiva para no dejarse llevar por este momento adverso, y éste es el coraje que debemos mostrar invariablemente, y lo hemos sabido hacer los mexicanos frente a cualquier adversidad.

Espacio, éste, también, para reconocer a miles de mexicanos que mostraron solidaridad para con sus hermanos mexicanos y que en distintos centros de acopio instalados en distintos lugares del país, llevaron apoyos, modestos, mayores, pero solidarios con sus hermanos, que lamentablemente hubiesen tenido pérdidas o hubieran resultado damnificados.

Era tarea y lo ha sido la del Gobierno de la República asegurar que esos apoyos, que esa solidaridad mostrada por muchos mexicanos, llegara a los lugares donde la ayuda se necesitaba.

De hecho, a este momento, todavía seguimos haciendo despliegue a través de las Fuerzas Armadas, de llevar ayuda, especialmente de víveres, de despensas, de alimentos a zonas apartadas allá, en La Montaña, donde las comunicaciones todavía están alteradas o están incomunicadas, y por vía aérea estamos llegando.

Pero estamos ya en el proceso de reconstrucción. Especialmente, debo decirlo, de Acapulco que, sin duda, es el motor más importante de la economía del Estado de Guerrero.

Hoy, al transitar por algunas de sus calles, hoy al ver por vía aérea este bello puerto, es otro.

Es otra la imagen, es otro el rostro que tiene ya este Puerto, como otras comunidades del Estado de Guerrero, y municipios que también son importantes motores de la economía del Estado de Guerrero. Es otro el rostro que tenemos. Es otra imagen.

Se advierte la etapa de reconstrucción. La reconstrucción de carreteras, la reconstrucción de sus vialidades, y la actividad económica empieza a mostrar nuevo dinamismo.

El Gobernador del estado me compartía que la ocupación hotelera el pasado fin de semana ya había tenido, mostrado un pequeño incremento al 30 por ciento, que para el periodo del año en el que nos encontramos, en contraste y en comparación con el mismo periodo de años anteriores, es ligeramente menor a la que se ha tenido en otros años.

Pero yo estoy convencido de que este sitio, que Acapulco, y todo el Estado de Guerrero, va a recuperar nuevamente su brillo, su riqueza, su fortaleza.

Y no sólo vamos a dejar a Guerrero como estaba, sino va a estar mejor. Vamos a apoyar la tarea.

Guerrero está de pie, y estará mejor que antes.

Vamos a trabajar, no sólo, y ya lo había dicho en otro momento, y aquí lo reitero ante ustedes, en lo que significará la reconstrucción y la reactivación económica del Estado de Guerrero, sino queremos realmente, también, trabajar desde el Gobierno de la República a lo largo de la gestión para que Guerrero y las otras entidades del país que lamentablemente enfrentan condiciones de mayor rezago social, realmente la tarea del Gobierno de la República incida de forma decisiva en aquellos estados con mayor rezago, para que vayamos cambiando el entorno, para que vayamos logrando una mayor actividad económica; logrando mayores espacios de oportunidad, de empleo y de desarrollo individual para los habitantes de todas estas entidades, especialmente del Sureste mexicano.

Queremos un México, un México donde en todos los rincones de la geografía nacional haya espacio de oportunidad, de crecimiento y de desarrollo para todos los mexicanos.

Y al haber hecho frente a esta contingencia, sin duda, ha logrado en todos los miembros del Gabinete del Gobierno de la República y en un servidor, también, una mayor sensibilización, un mayor acercamiento a las grandes necesidades y carencias que tienen estados como el de Guerrero y de otras entidades del Sureste mexicano.

Yo estoy convencido que trabajando unidos en esta gran cohesión social, en este ánimo que priva en la gente del Estado de Guerrero y de esta región del país, estoy convencido de que vamos a avanzar y vamos a lograr un mayor desarrollo.

Vaya desde aquí mi mayor reconocimiento a todas las familias que resultaron lamentablemente afectadas ante esta contingencia, por la actitud de fortaleza y de entereza que han mostrado para salir de la adversidad, para encontrar en el Gobierno a un aliado que les apoye y les ayude a superar este momento, convencido de que trabajando unidos, saldremos adelante.

Guerrero está de pie.

Guerrero vive, como decía aquí la Secretaria.

Y todo México está más que de pie, resuelto a seguir adelante, a seguir construyendo el México que todos queremos.

Muchas gracias.