México, DF, a 17 de diciembre de 2012.

El Presidente Enrique Peña Nieto afirmó hoy que, en materia de seguridad y justicia, los Gobernadores, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal y el Presidente de la República “somos un mismo equipo, comprometido a trabajar por un México en paz”.

En el marco de la II Sesión Extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública 2012, el Primer Mandatario aseguró que lo importante es dar resultados y cumplir con el objetivo de darle paz y tranquilidad a la sociedad mexicana, de manera especial, reduciendo la violencia.

Ante los Gobernadores de todo el país, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal y Gobernadores electos, el Presidente Peña Nieto señaló que todos estamos claros que el México de hoy demanda un país en paz, tranquilo, seguro, y que corresponde al Estado mexicano y a todas sus partes trabajar al unísono y en estrecha coordinación para lograr mayores resultados, en beneficio de la sociedad mexicana.

Resaltó que ha comprometido establecer mecanismos de diálogo permanente y de atención a las distintas preocupaciones que tiene la sociedad civil organizada y que, sin duda, en mucho expresan lo que es el gran sentimiento de la sociedad.

En el evento, realizado en el Salón Tesorería del Palacio Nacional, el Titular del Ejecutivo dijo que el mandato ciudadano es muy claro: los mexicanos quieren un México en paz, exigen respeto y protección a los derechos humanos, y expuso las principales líneas de acción de la nueva política de Estado por la seguridad y la justicia de los mexicanos.

La primera línea de acción es la Planeación, en la que se fijan metas claras para disminuir los indicadores relacionados con homicidios, secuestros y extorsiones, y se establece la asignación de responsabilidades y fechas precisas de cumplimiento.

La segunda línea de acción es la Prevención, en la que se enfocarán los esfuerzos institucionales para atender las causas del fenómeno delictivo y no sólo sus consecuencias; se disminuirán los factores de riesgo para alejar la delincuencia; se establecerá un programa transversal de prevención, que alineará políticas y programas, y que de aprobarse por la Cámara de Diputados contará con recursos por 115 mil 625 millones de pesos para el próximo año; la creación de un Fondo para la Prevención del Delito, con dos mil 500 millones de pesos, con tres acciones concretas: mejorar el entorno urbano, promover empresas sociales y construir una ciudadanía responsable y solidaria; así como la instalación de una Comisión Intersecretarial de Prevención del Delito.

Otra línea de acción es la Protección y el Respeto a los Derechos Humanos, para lo cual se pondrá en marcha un Programa Nacional de Derechos Humanos para fortalecer las áreas del Gobierno en esta materia, y se creará la instancia Federal que dé seguimiento a la instrumentación de la Reforma de Derechos Humanos. El Presidente de la República instruyó también la inmediata elaboración de Protocolos de Actuación para los cuerpos de seguridad de todo el país, y anunció que para asegurar el respeto irrestricto de los derechos humanos se impulsará la Legislación en las materias de atención a las víctimas, reparación del daño y uso legítimo de la fuerza.

También se fortalecerá el marco legal para atender la desaparición forzada de personas conforme a estándares internacionales; y para respetar los derechos de migrantes y fortalecer la seguridad territorial, habrá una depuración y reestructuración del Instituto Nacional de Migración.

El Primer Mandatario instruyó además la instrumentación de una política pública en materia de personas no localizadas, que contemple bases de datos de información genética, protocolos de búsqueda y fuerzas de tarea especializadas.

La cuarta línea de acción es la Coordinación, en la que el Gobierno de la República fortalecerá y asegurará la colaboración entre sus propias instituciones, así como con las autoridades de los estados, del Distrito Federal y de los municipios. “En la obligación de brindar seguridad y justicia, los gobiernos deben cumplir, no competir”, manifestó.

Anunció que para lograr una mayor eficiencia, el territorio nacional se dividirá en cinco regiones operativas; se establecerán protocolos y sistemas para el ágil y oportuno intercambio de información que aproveche los avances que hoy tiene Plataforma México.

Instruyó a los Secretarios de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso; y de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a revisar la situación de los fondos de seguridad pendientes de entregar a las entidades federativas, y a rediseñar las reglas de operación para que el flujo de recursos en materia de seguridad sea más ágil, y sobre todo, se destine a objetivos que den mayor eficacia.

La quinta línea de acción es la Transformación Institucional, en el que se propone un cambio estructural en dos ámbitos: el policial y el de procuración de justicia. De acuerdo con la Reforma de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Secretaría de Gobernación se hará cargo de las funciones de seguridad pública, y para ello se reorganizará la Policía Federal, asegurando el control interno de la corporación.

Asimismo, dio instrucciones al Secretario de Gobernación a iniciar los trabajos que permitan, a la brevedad, la creación de la Gendarmería Nacional, que será responsable de fortalecer el control territorial en los municipios con mayor debilidad institucional, así como en instalaciones estratégicas como puertos, aeropuertos y fronteras. Esta nueva Institución, agregó el Primer Mandatario, se prevé pueda contar en su inicio con 10 mil elementos.

Dijo que las Fuerzas Armadas continuarán en labores de apoyo a la seguridad ciudadana, en tanto concluye el proceso de consolidación y reestructuración total de las policías estatales.

Hizo un reconocimiento a la labor desarrollada por las Fuerzas Armadas en apoyo a la seguridad de todos los mexicanos. Hago extensivo a todos los integrantes de las Fuerzas Armadas del país la gratitud y reconocimiento del pueblo de México a esta acción que, sin duda, ha contribuido a mejorar las condiciones de seguridad que merecen y demandan todos los mexicanos, expresó.

Celebró el acuerdo de los mandatarios estatales para crear una comisión que presentará una propuesta de mando único policial.

El Presidente Peña Nieto indicó que la labor conjunta permitirá hacer realidad la carrera policial, así como poner en operación cinco centros regionales de preparación, actualización y especialización de cuerpos policiacos, y un centro especializado en la formación de mandos de seguridad pública. Además, dijo, se crearán 15 Unidades de la Policía Federal enfocadas a combatir secuestro y extorsión.

La sexta línea de acción es la Evaluación y Retroalimentación, para que la Política de Estado por la Seguridad y Justicia de los mexicanos sea evaluada en cada una de las acciones contempladas.

La evaluación será permanente, con indicadores claros, medibles y transparentes, que sirvan a la ciudadanía para calificar democráticamente el desempeño de sus autoridades.

INSEGURIDAD Y DELINCUENCIA, EL PROBLEMA MÁS IMPORTANTE A RESOLVER: OSORIO CHONG

Por su parte, al presentar un diagnóstico basado en datos y estudios de diferentes instituciones, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que la población percibe a la inseguridad y la delincuencia como el problema más importante que hay que resolver, mientras que las encuestas de victimización señalan que uno de cada tres hogares reporta haber tenido al menos una persona víctima de violencia o de delito.

Asimismo, afirmó que la captura y abatimiento de grandes líderes de organizaciones criminales, provocó un proceso de fragmentación de grupos que hoy operan con una lógica distinta, toda vez que se pasó de un esquema de liderazgos verticales a uno horizontal, que los hace más violentos y mucho más peligrosos. Los recursos destinados a la seguridad aumentaron en más de dos veces, pero también se incrementaron los delitos. Entre 2006 y 2011, expresó, se cometieron 10.6 millones de delitos a nivel nacional; ocho de cada cien son denunciados y, de ellos, el 15 por ciento son resueltos. Sólo uno de cada cien delitos se castiga, anotó el Secretario de Gobernación.

En tanto, agregó, en 2007 el INEGI contabilizó 10 mil 253 homicidios dolosos y en el 2011 se cometieron 22 mil 480. Por ello, señaló que el promedio de homicidios por cada 100 mil habitantes es similar al de otros países del continente; sin embargo, precisó que el dato significativo es que la tasa de crecimiento de homicidios nos ubica como una de las mayores del mundo. Incluso, subrayó que las ejecuciones son la segunda causa de defunciones en México.

Los anteriores, estableció el Secretario de Gobernación, son datos reveladores. Son, datos que obligan a establecer una estrategia integral cuya base fundamentalmente sea la coordinación. Por eso, informó que en la reunión previa a la II Sesión Extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública, con los gobernadores se tomaron decisiones para poder enfrentar esa situación con prontitud y eficacia, las cuales deberán ser medidas y evaluadas por el Consejo y por la sociedad.

En ese contexto, Osorio Chong puntualizó que “los retos son comunes, y nuestro compromiso es claro e indeclinable: vamos a trabajar para recuperar el que los ciudadanos y sus familias vivan seguros y en libertad”. Y es que, afirmó, “combatir el delito es, además de un mandato de ley, la determinación de este gobierno”.

PRESENTA EL PROCURADOR MURILLO, DIAGNÓSTICO GENERAL DE LA SITUACIÓN QUE GUARDA LA PROCURACIÓN DE JUSTICIA

En tanto, el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, presentó un diagnóstico general de la situación que guarda la procuración de justicia y, al respecto, informó que las instituciones encargadas de las tareas de la seguridad pública, procuración y procesamiento de información estratégica padecen una desarticulación que impide la correcta y eficaz coordinación que es imprescindible para enfrentar con éxito sus funciones e impide contar con objetivos claros y resultados medibles.

Dijo que la PGR arrastra una estructura que no corresponde a la realidad actual, porque fue acondicionándose de acuerdo a la coyuntura, provocando hoy una fragmentación descoordinada, en detrimento del cumplimiento de sus funciones.

Por lo anterior, consideró que los propósitos centrales de las instituciones que tienen que ver con la justicia deben tener como meta, aunque sea ideal, la justicia plena, que consiste en que no haya un inocente en la cárcel y que el delincuente tenga la sanción adecuada.

ACERTADO, REGIONALIZAR LA ESTRATEGIA
DE SEGURIDAD: CÉSAR DUARTE

El gobernador del Estado de Chihuahua, César Duarte Jáquez, en nombre de los mandatarios estatales, refirió que los titulares de las entidades del país coinciden en lo acertado de regionalizar la estrategia, ya que los delitos y el comportamiento de las organizaciones delictivas obedecen a un patrón geográfico, de manera que no se lleven, de manera generalizada, problemas adonde no existen.

Consideran los gobernadores, expresó, un paso fundamental que las decisiones y la revisión de las estrategias para su seguimiento puntual se realice en cada región y se afinen con inteligencia y estrategia, lo que llevará sin duda a mayor eficiencia. Como acciones, enunció el fortalecimiento al Ministerio Público, a la función del Poder Judicial y alentar y estimular lo que se esté haciendo correctamente.

Duarte Jáquez hizo hincapié en la necesidad de salir de la agenda mediática de la violencia, y remarcó que es necesario reorientar la campaña a favor de la tranquilidad de los mexicanos; “la seguridad genera riqueza, sin seguridad no hay actividad que prospere”, concluyó.