El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó hoy que durante el primer año de ejercicio de la actual Administración “hemos dedicado nuestro empeño y nuestro esfuerzo a hacer los cambios estructurales que el país necesita para tener crecimiento económico y desarrollo social”; a “construir los cimientos de esta gran casa que queremos para todos los mexicanos, donde haya bienestar y mayor desarrollo”.

Al participar en “La Cumbre México 2013: El Próximo Capítulo”, organizada por la revista inglesa The Economist, el Presidente Peña Nieto aseguró que “este Gobierno no se ha despegado un ápice de lo que claramente comprometió ante los mexicanos”, e insistió en que se trabaja en hacer los cambios estructurales que México necesita “para que a partir de ahí, con cimientos sólidos y robustos, edifiquemos el país que todos queremos, en beneficio de todos los mexicanos”.

Indicó que ante el clima político y económico que hoy tiene México, y de materializarse las reformas transformadoras que se han impulsado, en el corto y mediano plazos habrán de verse los frutos de estas acciones.

“Estoy seguro que el próximo año el crecimiento de nuestra economía será mayor, y ello estará acompañado de generar condiciones de mayor bienestar para los mexicanos. Creo que tendremos hacia adelante la posibilidad de ir generando frutos y beneficios para todos”, subrayó.

El Primer Mandatario apuntó que el mundo está reconociendo el esfuerzo que nuestro país está haciendo en materia de cambios estructurales “porque contrasta con los escenarios que se viven en otras partes.

Refirió que se ha impulsado una Reforma Financiera que aún está pendiente de su total aprobación, que modifica 30 ordenamientos legales y busca extender y ampliar el nivel de crédito en nuestro país. Mencionó que los niveles de capitalización de la banca mexicana son, sin duda, mayores a los que tienen los bancos de otras naciones, “pero el nivel de crédito sigue siendo muy bajo”.

“En promedio, en América Latina, el nivel de crédito de la banca privada es de casi 48 por ciento; en México es apenas de casi 28 por ciento. Sin duda hay un espacio de oportunidad para hacer del crédito una palanca para un mayor desarrollo económico de nuestro país”, resaltó.

Expresó que por su parte, la Reforma Hacendaria tiene varios propósitos: fortalecer la capacidad del Estado mexicano para dar una mejor respuesta a las necesidades de la población; y hacer más fuerte la condición macroeconómica de estabilidad que el país debe tener.

El Titular del Ejecutivo Federal también se refirió a la Reforma Energética. Estableció que el país debe aprovechar la generosidad que ha tenido la naturaleza “y que ahora la política también debe acompañarle para que México pueda aprovechar de manera exitosa su riqueza energética, dejando en claro, como premisa fundamental la rectoría y la propiedad del Estado mexicano sobre los hidrocarburos, condición que no será afectada ni habrá de cambiar. Añadió que esta reforma propone también nuevos mecanismos para la explotación de los recursos energéticos del país”.

Añadió que las principales fuerzas políticas y el Gobierno de la República han presentado propuestas de Reforma Energética, “y está en el Congreso de la Unión la definición y el alcance que tendrá la eventual reforma que quede aprobada en esta materia”.

Señaló que aun cuando el Gobierno de la República seguirá trabajando para impulsar la eventual aprobación de esta Reforma, “está en las atribuciones del Congreso de la Unión definir cuál es el punto de conciliación que hay entre las distintas propuestas que se han hecho en esta materia”.

Lo que espero al final de cuentas, continuó, es que exista “un nuevo andamiaje jurídico que haga de México una potencia energética”.

Añadió que de no convertirnos en una nación que explote de manera más amplia y racional, y sobre todo en las inversiones productivas podrían tener el riesgo de irse a otra parte.

El Presidente Peña Nieto refirió que hoy el mundo tiene amplias expectativas sobre lo que está observando en nuestra nación, “un México que se está transformando, que está avanzando en una agenda de cambio, de transformación, y que está despertando también confianza para invertir en nuestro país”.

Mencionó tres indicadores “que son alentadores de la confianza que se está generando en México”:

· De finales de la primera semana de diciembre de 2012, cuando inició esta Administración, a la primera semana de noviembre de este año, la tasa de rendimiento de los Certificados de la Tesorería (CETES) a 28 días se ha reducido en 0.87 puntos porcentuales, al pasar de 4.23 a 3.36, lo que equivale a una disminución de 20.6 por ciento.

· En el mismo periodo, las reservas internacionales de México se han incrementado en casi 11 mil millones de dólares, lo que representa un aumento de casi siete por ciento.

· Hemos tenido una inversión extranjera directa en el primer semestre de casi 24 mil millones de dólares.

“De acuerdo al último reporte de UNCTAD, organismo de las Naciones Unidas, la inversión extranjera directa recibida en México en el primer semestre de este año supera a la que recibieron Alemania, Francia, Italia, Japón y Corea del Sur juntos”, informó.

El Primer Mandatario dijo: “estos son indicadores alentadores que reflejan la confianza que México está proyectando al mundo, y que creo yo será aún mayor de concretarse la agenda de reformas que nos hemos trazado”.