-MODERADOR: Nuestro Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas realizará la Toma de Protesta de Bandera al personal del Servicio Militar Nacional del país a través de la Red Nacional de Radio y Televisión.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Desde aquí, desde el Heroico Colegio Militar de la Ciudad de México tomo Protesta a los jóvenes de la Clase 1997, Anticipados, Remisos y Mujeres Voluntarias, a quienes pregunto.

Protestan seguir con fidelidad esta Bandera, emblema de nuestra Patria, y defenderla con su vida.

-VOCES A CORO: Sí, protesto.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Si no lo hicieran así, que la Nación se los demande.

-MODERADOR: Se les invita a tomar asiento.

Hace uso de la palabra el marinero del Servicio Militar Nacional, Gilberto González Cruz.

-MARINERO GILBERTO GONZÁLEZ CRUZ: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

Distinguidos integrantes del presídium.

Respetables autoridades de los tres órdenes de Gobierno.

Personal del Ejército, Fuerza Aérea y Armada de México.

Compañeros Conscriptos.

Mujeres y hombres voluntarios del Servicio Militar Nacional Clase 1997.

Damas y caballeros:

Hace 154 años, un 5 de mayo de 1862, esta Nación fue testigo de uno de los acontecimientos más memorables en la historia de nuestro país.

Por todo el país se escuchó la voz triunfal que anunció: las Armas Nacionales se han cubierto de gloria. Un hecho que parecía imposible dadas las evidentes diferencias de armamento y capacidad de combate que marcaban una clara desventaja frente al enemigo.

Condiciones adversas, que lejos de acobardar a nuestro pueblo, encendieron el ánimo nacional y significaron la victoria a través de la unión, el valor y el coraje.

Aquel episodio histórico de la vida nacional que hoy nos reúne para su conmemoración, exalta la memoria de nuestra Patria, y permite a la juventud mexicana tomar ejemplo de tan notables sucesos.

Por ello, en esta fecha tan significativa, los jóvenes mexicanos, en respuesta a un deber constitucional y por amor a nuestra Nación, juramos ante nuestro Lábaro Patrio defenderla y protegerla, tal como lo hicieran aquellos insignes mexicanos en la Batalla de Puebla.

Como soldados y marineros del Servicio Militar Nacional, hoy vivimos uno de los momentos más trascendentales de nuestras vidas. En este juramento ponemos nuestra juventud, ímpetu y coraje para hacer frente a los grandes compromisos que hoy asumimos.

Estamos conscientes de que el llamado de la Patria habremos de escucharlo no sólo para defender a nuestra Nación del enemigo, sino para fortalecernos como sociedad, con acciones que contribuyan al beneficio de todos y cada uno de los mexicanos.

Tomaremos como ejemplo la vocación de servicio, así como el honor, el deber, la lealtad y el patriotismo, que sustentan el actuar de nuestras Fuerzas Armadas, soldados, pilotos y marinos.

Afianzaremos así lo inculcado en casa y conoceremos de cerca la importancia de servir a la Nación. Como parte de nuestro adiestramiento, estamos siendo instruidos para responder a las necesidades de nuestra sociedad.

Ejemplo de ello, es la capacitación que nos brinda la prevención y atención de las adicciones, así como en primeros auxilios, con conocimientos que pudieran ser aplicados durante la implementación del Plan DN-III y Plan Marina en zonas y casos de emergencia o desastre.

De esta manera, nos sumamos a la gran labor que día a día desempeñan las Fuerzas Armadas mexicanas.

Compañeros, soldados y marineros del Servicio Militar Nacional:

Hoy hemos adquirido un gran compromiso con México. Que nuestra experiencia como conscriptos sea nuestra mejor guía para transmitir a otros jóvenes el significado de ser ciudadanos leales y patriotas, ya que son premisas que con o sin uniforme debemos practicar.

Tengamos claro que, con trabajo digno, dedicación y esfuerzo, ayudamos a construir un mejor país.

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas:

A nombre de mis compañeros, le manifiesto que daremos nuestro mejor esfuerzo por ser ciudadanos dignos de esta gran Nación.

Formar parte de las reservas de las Fuerzas Armadas mexicanas es un gran honor, honor que va acompañado de nuestro compromiso por ser ciudadanos íntegros y productivos.

Como conscriptos del Servicio Militar Nacional le refrendamos el juramento que hemos hecho a nuestro Lábaro Patrio: defender a México a toda costa, aún con nuestra propia vida, si fuera necesario.

Muchas gracias.