-MODERADORA: Damos inicio a nuestro programa, con las palabras del Gobernador del estado de Chihuahua, el licenciado César Horacio Duarte Jáquez.

-GOBERNADOR CÉSAR HORACIO DUARTE JÁQUEZ: Muy buenas tardes.

Quiero mostrar, en nombre del pueblo de Chihuahua, el entusiasmo y el ánimo que siempre sentimos al recibir al señor Presidente de la República.

Agradezco al señor licenciado Enrique Peña Nieto, su presencia en Chihuahua. Siempre nos estimula, siempre nos apoya, siempre nos trae respuestas.

 

            Bienvenido a su casa, señor Presidente. Estamos muy contentos de tenerlo aquí.

 

            De manera especial, quiero agradecer a la COPARMEX, quien en estos 86 años de su creación, de lograr que el Sindicato Patronal Mexicano mantenga un activismo en la industria, en la transformación de la sociedad, y que hoy, aquí, en Chihuahua, nos hayan distinguido en venir a llevar a cabo esta Asamblea. 

            A nosotros nos llena de compromiso con el empresariado chihuahuense, con los socios de esta gran organización que ha generado raíces muy profundas entre los chihuahuenses.

            Y que en ese mismo sentido, sea la COPARMEX la que venga a plantearnos temas que tienen que ver con la confianza en la justicia, por ejemplo, y que sea uno de los grandes temas a los cuales el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto ha impulsado para lograr concretar así, una transformación en nuestro sistema de justicia y recuperar la confianza de la sociedad en nuestras instituciones y administración y procuración de justicia.

            Y quiero felicitar al maestro Juan Pablo Castañón Castañón, y en su nombre, a todas las delegaciones del país que hoy nos visitan; a todos los socios de COPARMEX; a las delegaciones del estado; a los empresarios; a los invitados, a todos y cada uno de ustedes que hoy nos acompañan a este magno evento.

            Quiero darle la bienvenida a nuestro vecino, amigo, a mi colega Gobernador Malova; Mario López Valdés, Gobernador del estado de Sinaloa, porque hoy nos acompaña.

            Muchas gracias, señor Gobernador por su presencia.

             Al señor licenciado Ildefonso Guajardo Villareal, Secretario de Economía, quien ha sido un aliado extraordinario en la promoción de Chihuahua para consolidar las inversiones, a traer en ello una mayor generación de empleo, y que lleva hoy a Chihuahua en un punto extraordinario en la consolidación del empleo.

             Hay mucho por hacer, hay retos enormes. Ayer veíamos con los manzaneros que, precisamente, planteábamos ese tema, tanto con el señor Presidente como con el señor Secretario, pero tenemos la garantía y seguridad de que la alianza del Gobierno Federal está presente en Chihuahua para seguir impulsando nuestro desarrollo.

             Quiero felicitar al licenciado Francisco Guzmán, Jefe de la Oficina de la Presidencia, que hoy esté aquí, con nosotros; a los directivos, dirigentes de cada una de las organizaciones empresariales que conforman el Centro Coordinador Empresarial.

           Muchísimas gracias por acompañarnos el día de hoy, y que en ese mismo sentido, nos da la fortaleza en la que, sin duda, el esfuerzo que el empresariado mexicano da en nuestros tiempos para seguir enfrentando los retos.

             A cada uno de estos. A mi amigo, el licenciado Grayeb, del Centro Coordinador Empresarial, Consejo Nacional Agropecuario, a todas y cada una de las organizaciones, Cámara Nacional de Comercio, CANACINTRA. Muchas gracias por acompañarnos.

          A la Asociación Mexicana de Bancos que, quiero compartir un comentario, que hace apenas dos días nos visitó Luis Robles aquí, en Chihuahua, y que con ello quiero partir, si ustedes me lo permiten, más allá de un discurso, quisiera tener un comentario que nos lleve a la reflexión y abonar al esfuerzo en el que ha convocado COPARMEX  a este escenario.

             Hace un par de días, platicábamos aquí, precisamente, con el Presidente de la Asociación Mexicana de Bancos, en Casa de Gobierno, y me compartía el cómo un segmento muy importante y representativo de la institución que él representa; BBVA, o lo conocido siempre por BANCOMER.

          Decía que, más o menos, 600 consejeros regionales es lo que integra a los consejos regionales en nuestro país. Y él me decía que aproximadamente entre 20 y 30 eran los que se quejaban de las condiciones de crecimiento o de competitividad de sus empresas. Que los otros; más de 550, 570 tenían una gran fortaleza, crecimiento, flujo, desarrollo en sus empresas, pero a la hora de que preguntábamos cómo iba el país, todos llegaban a una coincidencia; que el país iba muy mal.

             Entonces, yo les decía, señor Presidente, tendrán sus empresas en la luna o en marte. Si les está yendo bien a sus empresas aquí, porque le está yendo tan mal al país, si a la enorme mayoría le está yendo bien.

            Y no quiero pecar de optimista, y sé que los tiempos que hoy vivimos son difíciles, son crudos, son retos enormes; sobre todo, por los vasos comunicantes que hoy la sociedad tiene; y qué bueno; maduros de la tecnología de nuestros tiempos, como son las redes sociales, pero no es, de ninguna manera, el pesimismo el que debe atrapar al impulso que los mexicanos hoy debemos de tener.

            Y vale decirlo, y de ninguna manera es un cumplido; el Presidente Peña Nieto ha estado por encima de esos retos, más allá, porque se ha atrevido a ser cosas que otros tiempos hubieran sido simple y sencillamente impensables, y más en tiempos tan duros y difíciles, como los que hoy vivimos.

           Por eso, yo, hoy, lo planteo aquí, y lo digo con una gran modestia, porque en Chihuahua hemos tomado lo mejor del apoyo del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, para transformarnos. 

            Hace cinco años, hubiera sido impensable una conferencia, o un evento de esta magnitud, hubiera sido impensable. Hoy, podemos presumir que este año hemos tenido 62 eventos de calado nacional e internacional.

            Hace 10 días, la BMW presentó sus modelos 2016 al mundo, no a México, al mundo, en las Barrancas del Cobre y en la nueva carretera que el señor Presidente nos ha apoyado, que es la obra de infraestructura, de ingeniería mexicana: la Carretera Batopilas. 

            Y eso habla de que en la sierra, empresas internacionales que vienen desde otras latitudes de la tierra, no tienen temor, y han roto esos prejuicios, o esos rumores que luego se convierten en el colectivo; verdades a oscuras, y que en realidad pueden existir muchos problemas, sí, pero de ninguna manera estamos en esa condición que muchos han pretendido imponernos. 

            En Chihuahua estamos muy motivados, porque hoy está aquí el Presidente, porque hoy vino COPARMEX a compartirnos sus esfuerzos. Porque estamos construyendo instituciones y fortaleciéndolas, que nos permitan enfrentar los retos del futuro.

            Chihuahua, según el INEGI, tuvimos un crecimiento este primer trimestre del 2015, del 6.9 por ciento al Producto Interno Bruto del estado; es una cifra que no hubiéramos pensado jamás alcanzar, como tampoco haber podido tener eventos de esta magnitud, como el que hoy tenemos.

             Y a qué se ha debido.

 

            A que hemos enfrentado con una gran decisión los retos en contra de la impunidad y en contra de la inseguridad.

 

          A mí me parece fundamental que la transformación que hemos dado en materia de seguridad, lo debemos de tomar como un compromiso, y como nos ha convocado el señor Presidente de la República, que desde cada municipio, de cada estado, de cada sistema judicial estatal, hagamos lo propio por impartir de manera transparente, como lo establece la Constitución: la justicia.

             Por eso, festejo que ése sea el tema central de este evento. Un tema al cual nos corresponde, sin duda, seguir abonando para transformar y recuperar la confianza de la sociedad. 

            La semana próxima estará aquí, el señor Presidente, ya nos lo ha confirmado, en la inauguración de la nueva Sede Judicial del estado de Chihuahua, que es la sede judicial más grande Latinoamérica.

             Pero no tiene que ver mucho con un edificio físico. Tiene que ver con la actitud y decisión de un pueblo que se ha decidido a transformar sus instituciones, para transparentar y agilizar los procesos judiciales que nos concerten y nos den seguridad.

             El mismo Presidente de la Asociación Mexicana de Bancos nos decía, porque el día de ayer publicamos en el Diario Oficial del Estado, la vigencia de los Códigos Procesales en Materia Civil y Familiar. Ya tenemos los códigos penales, ya tenemos también, en materia oral, los juicios laborales; tenemos la primera sala, la primera Junta Federal de Conciliación y Arbitraje como un plan piloto aquí, en Chihuahua, de la justicia federal en materia laboral, y que está dando grandes éxitos.

            En suma. La transformación integral del sistema de justicia en Chihuahua estará abonando, precisamente, a la modernización, a la transparencia, a la confianza, a la agilidad de dejar atrás los tiempos en que las dudas respecto a la administración de justicia se diera.

            Pero ese es el punto al que me quería referir en el mismo comentario con el Presidente de la Asociación Mexicana de Bancos. Él me notificaba antier que, a partir, precisamente, de poner en vigor los juicios civiles; es decir, en la práctica; mercantiles, transparentes, expeditos, ágiles, como es la justicia oral en materia civil, ese hecho le permitirá a la Banca Comercial bajar las tasas de interés, porque bajan, sin duda, el riesgo, y evitan que tengan que estar aportando recursos adicionales para garantizar los créditos que otorgan a la actividad económica.

            Sin duda, la justicia abona y paga. La justicia motiva la economía.

 

        Estamos muy motivados, porque hoy en Ciudad Juárez tenemos una oferta excesiva de empleo; es decir, traemos un déficit de más de 15 mil empleos, y vemos hoy fenómenos que jamás nos hubiésemos imaginado y menos hace cinco años, con el fenómeno de inseguridad.

            Carpas y promociones, como dicen las entrevistas televisivas, contratando a quien sea; con estímulos de cuatro mil 500 pesos por quien se contrate en un nuevo empleo en la industria manufacturera de Ciudad Juárez, y el mismo fenómeno estamos viendo en Chihuahua.

 

            También, estamos claros de que no podemos volver a cometer los errores que nos llevaron simple y sencillamente a llenar de trabajadores, aunque fuesen migrantes, sin mayores condiciones justas; sino al contrario, en Chihuahua nos hemos preparado con educación para que, precisamente, los empleos tengan una mayor calidad.

 

            En cinco años, Chihuahua tendrá 250 mil ingenieros y técnicos adicionales que aportarán una calidad al empleo mucho mayor, y una competitividad para traer empleos de gran calidad. Esa es la apuesta que estamos haciendo, porque ese es uno de los retos mayores, que los salarios sean dignos, que los salarios sean mejores.

 

            Así es que de la historia de hace poco tiempo a la de hoy; hay mucho cambio, afortunadamente.

 

            De 10 secuestros diarios en Juárez, de 20 homicidios diarios en el estado, haber reducido en mucho más del 95 por ciento estas cifras. Acabamos de cumplir dos años en Ciudad Juárez sin un sólo secuestro. Eso es lo que nos ha permitido.

 

            Pero además, una noticia que le venía dando al señor Presidente, y le pedí permiso para hacerla pública; se ha ventilado, porque afortunadamente en la competencia que se dio, hoy ha sido de alguna manera ventilada, pero ya se ha oficializado. Esta mañana, hablaba con la Secretaria de Relaciones Exteriores, al respecto.

 

            Nos debe llenar de orgullo, pero nos debe llevar a creer lo que estamos haciendo, porque es combatir, precisamente, los vicios que nos llevaron a las condiciones peores de inseguridad.

 

            Como ustedes saben, el Sistema Penitenciario de Chihuahua asumió el compromiso de certificarse ante la Asociación de Correccionales de los Estados Unidos; una organización fundada en 1870, que cumple con los mayores estándares de calidad y, sobre todo, de exigencia en materia de seguridad, de disciplina, de control, de rehabilitación, de observación a los derechos humanos para con los internos.

 

            Sólo el 42 por ciento de los penales norteamericanos están certificados por esta Asociación.

 

            Chihuahua se certificó al 100 por ciento. Cerramos 11 penales, y en ocho penales certificados, que no hicimos las mayores inversiones; no hicimos penales nuevos, no tuvimos la exigencia de invertir millonarios recursos para tener bonitos los penales. No. Fue romper el autogobierno, fue combatir la corrupción, fue sacar la droga, fue cerrar desde los palenques hasta las carreras de caballos que existían adentro de los penales, y combatir el autogobierno con decisión.

 

            Si hay una lucha en contra de la corrupción, ésa es la más clara, porque la corrupción más sencilla, es cuando le abre uno la llave a los centros penitenciarios.

 

            Ahí es donde Chihuahua muestra que vamos de frente a combatir la corrupción. No es un discurso, ni es una posición. Y celebro que esa posición hoy haya tomado este consejo, que a iniciativa de empresarios chihuahuenses, hoy se haya decidido en Chihuahua una Cruzada contra la Corrupción, que mi gobierno es el primero que se compromete a hacerla, y la prueba más clara, es el combate a la corrupción en los mismos centros penitenciarios.

 

            Pues la gran noticia que tenemos, es que competimos con el estado holandés y con el estado suizo, y por parte de Norteamérica, la Asociación de Correccionales propuso al estado de Chihuahua a competir.

 

          Fuimos notificados que el próximo 28 de octubre, precisamente, en la Convención Internacional de Centros Penitenciarios, en Australia, Chihuahua ha ganado el número uno en certificación de penales, en calidad y en control de los mismos de todo el mundo.

 

            No es fácil asumir estos temas, y mucho menos compartirlos, porque a veces los mexicanos no somos capaces de creer ni en nosotros mismos.

          Y yo creo que es el tiempo en que tengamos, sin duda, la claridad de los retos que tenemos enfrente; las dificultades, que son enormes; los rezagos, que nos han llevado a expresiones, las más lamentables que puede una sociedad vivir, como es la violencia; pero de ninguna manera los mexicanos podemos asumirnos en que no podemos enfrentar los retos, y el Presidente ha sido un gran ejemplo.

 

            Muchas gracias, señor Presidente, por todo su respaldo.

 

Chihuahua va avanzando, con 150 mil empleos en lo que va de mi Administración; con 6.9 de crecimiento este año; con generación de riqueza; con diez semestres sin dejar a un sólo joven sin bachillerato y sin universidad; preparando un potencial para el futuro que nos permita competir con las grandes potencias del mundo, que para eso ha preparado el Presidente, con sus reformas transformadoras, a nuestro país.

 

            Aquí, veo caras que exigían hace cinco años que trajéramos seguridad, seguridad, y seguridad. Lo estamos logrando. Seguimos avanzando, porque la seguridad es la base con la justicia, para que una sociedad florezca.

 

            Muchas gracias por la oportunidad de saludarles. Es mi primera salida en las últimas semanas, y agradezco la oportunidad de verlos; motivado.

 

Hemos reflexionado una transformación a fondo en la manera de hacer y de cerrar mi Administración, la responsabilidad que mis paisanos me otorgaron como Gobernador.

 

            Pero quiero agradecer, desde el fondo de mi corazón, la generosidad del Señor Presidente de la República por estar atento, por apoyarnos, por impulsar, sin duda, el desarrollo de Chihuahua.

 

            Felicidades, y enhorabuena, y muchas gracias, y buen día.

 

 

-MODERADORA: Toma la palabra el licenciado Gerardo Gutiérrez Candiani, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

 

 

-LIC. GERARDO GUTIÉRREZ CANDIANI: Muy buenas tardes.

 

            Saludo a todos ustedes.

 

            Me da mucho gusto estar en Chihuahua.

 

            En primer lugar, saludo con mucho afecto al señor Presidente de la República, el licenciado Enrique Peña Nieto; al señor Gobernador del estado de Chihuahua, el licenciado César Duarte; también, al Gobernador de Sinaloa, a mi amigo Malova.

 

            Al señor Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo; y aquí hacemos un reconocimiento por la negociación del TPP, Secretario.

 

         Por supuesto, a nuestro querido amigo y anfitrión, el señor Presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, al actuario Juan Pablo Castañón Castañón.

 

A mis queridos amigos y aliados y compañeros; a los señores presidentes de los organismos empresariales: de CONCAMIN, a Manuel; del Consejo Nacional Agropecuario, a Benjamín; de la ABM, a Luis; de CANACINTRA, a Rodrigo.

 

            A todos los distinguidos miembros del presídium; a mis amigos presidentes de los centros empresariales; a los señores legisladores Federales; a los señores expresidentes de COPARMEX. A todos ustedes, encantado de saludarlos; a la Presidenta de la Fundación COPARMEX, también.

 

            Es un honor acompañarlos en este Encuentro Empresarial 2015 aquí, en Chihuahua.

 

            Señor Presidente de la República:

 

            Queremos reiterarle lo mucho que valoramos en el sector empresarial la apertura del diálogo que hemos encontrado en su persona y en su Gobierno; así como el trabajo conjunto que hemos realizado.

 

            A lo largo de más de tres años, no sólo hemos respaldado, sino que hemos ido juntos en muchas de las decisiones trascendentes que se han tomado en distintas trascendentes que se han tomado en distintas áreas. En particular, en la de las reformas estructurales, que hoy dan renovada perspectiva de modernización y desarrollo a México.

 

            También, somos sus aliados en la fase de implementación para consolidar todas estas reformas y complementarlas con los cambios que aún están pendientes. Cuente con nosotros para este fin, señor Presidente.

 

            A nombre del Consejo Coordinador Empresarial, el reconocimiento a la gran comunidad COPARMEX por su capacidad de convocatoria, así como por la visión y la calidad de estas jornadas dedicadas a la reflexión y al debate sobre los retos más importantes de nuestra querida nación.

 

            Desde luego, a los centros empresariales de este estado que hicieron realidad este encuentro. Conozco de los desafíos y del trabajo que son necesarios para organizar un congreso de estas dimensiones.

 

            A nuestro amigo, el Presidente Nacional de COPARMEX, Juan Pablo Castañón, por su liderazgo y esfuerzos a favor de las empresas y de México. Reconocer su compromiso con la institución y, sobre todo, con la misión y el legado histórico de ésta: fungir como consciencia del sector empresarial, diciendo siempre la verdad y actuando en consecuencia, haciendo de la doctrina humanista de COPARMEX una fuerza para la transformación de este país.

 

            Agradecemos el compromiso como aliado estratégico en los grandes objetivos que nos hemos fijado en el sector empresarial y en los avances que hemos tenido.

 

            COPARMEX y su presidente, y toda la familia, han sido actores fundamentales para avanzar en los procesos de cambios y reformas que tienen lugar en México, y lo son ante los retos y oportunidades que hoy tenemos enfrente.

 

            Gracias, Presidente.

 

            Estimados amigos:

 

            Como en cada encuentro empresarial, no podría ser más atinado y oportuno el eje conceptual elegido, en función de la coyuntura actual del país, confianza en la justicia, condición para la paz social y el progreso democrático.

 

            Es, efectivamente, requisito para el progreso de cualquier nación, el fundamento, el cimiento del edificio social, sin confianza en la justicia, en las instituciones del Estado, en nuestros conciudadanos todo se resquebraja.

 

            En México tenemos un déficit histórico de confianza, que lejos de aligerarse con la transición democrática, ha crecido.

 

No es un problema más, es el reto más profundo y transversal que hoy enfrentamos como nación, y que debe ser atendido como prioridad del más alto nivel.

 

            Constatamos este desafío cuando vemos la enorme brecha que separa los datos de confianza respecto a los indicadores de reactivación del consumo o de una mejoría en el poder adquisitivo de importantes sectores de la población.

 

            Vemos ese déficit cuando persiste una percepción de la realidad y de las expectativas del país, que no pone en la balanza factores alentadores, como la consistencia de la estabilidad macroeconómica, la inflación en los niveles más bajos desde que se tiene registro, el crecimiento de la economía a pesar del entorno de la debilidad internacional, y la gran perspectiva abierta por las reformas estructurales.

 

            Es generando confianza como podremos atenuar los grandes contrastes entre la inseguridad percibida y los índices delictivos, entre la cifra negra y los delitos que se denuncian.

 

            Sólo por esta vía, cambiaremos una situación en la que sólo dos de cada 10 mexicanos se sienten satisfechos con nuestra democracia, según el reporte Latinobarómetro del 2015.

 

            Es con más confianza, como puede superarse o contrarrestarse la confusión que tanta veces toma fuerza en la opinión pública ante los más diversos sucesos.

 

            No vamos a avanzar al ritmo suficiente con la firmeza que se requiere, con la unión básica que debemos mantener como mexicanos, si no fortalecemos este principio elemental en los conceptos de la Nación: cohesión social, democracia y, también, una economía de mercado.

 

            La ruta es clara.

 

La defensa y el fortalecimiento de las instituciones, de la gobernabilidad democrática y de la legalidad en todos los órdenes y poderes de Gobierno para apuntalar su vigencia en todas las áreas de la interacción social, política y económica.

 

            Para ahorrar, invertir y crear, las personas y las empresas requieren de la certeza y el incentivo de saber que si trabajan duro, si innovan, pueden prosperar en un ambiente de orden, estabilidad, seguridad y justicia.

 

            En el campo social, la confianza es la fibra básica del tejido social, y en el ámbito político su ausencia es caldo de cultivo para la demagogia, la polarización y el populismo.

 

            El llamado, es a comprometernos, como Nación, para ir a fondo en las reformas, indispensables, para que funcionen todos los demás cambios; el fortalecimiento institucional del Estado mexicano.

 

            Con cinco ejes muy precisos: Estado de Derecho; combate a la corrupción; justicia y lucha contra la impunidad; seguridad pública y gobernabilidad democrática. Son los eslabones para generar confianza.

          Rompamos definitivamente con el mito de que la corrupción y la impunidad son algo con lo que hay que aprender a vivir cotidianamente, y no suprimirlo de raíz.

 

Asumamos el enorme costo que estos males tienen para el progreso nacional, y comprometámonos todos con la responsabilidad de reducirlos a la mínima expresión.

 

            El Sistema Nacional Anticorrupción y las reformas en materia de transparencia son una base sólida para avanzar por este camino, pero hay que consolidarlas en las leyes e instrumentarlas con determinación.

 

            Cerremos filas con responsabilidad y coordinación, contra el crimen organizado y para reconstruir el tejido social.

 

           Insistamos en que ésta es una lucha de la Nación, no solamente de un Gobierno, requiere del acuerdo amplio de la sociedad, de los distintos vineles de Gobierno y las fuerzas políticas.

 

Es falso que en nuestro país no puedan concretarse acuerdos y una visión de Nación compartida.

 

Lo hemos demostrado que podemos hacerlo, romper paradigmas, como fueron las Reformas, para seguir haciéndolo es fundamental superar el mito de que el mundo de los políticos está separado del de los ciudadanos.

 

            Nuestra nación no puede avanzar al ritmo necesario, si estas dos grandes esferas siguen separadas con intereses disociados y concepciones divergentes, de la velocidad y profundidad con la cual hay que hacer los cambios requeridos.

 

            La política no puede ser actividad exclusiva de los políticos, éste tiene que ser el tiempo de la participación ciudadana, y la clase política necesita también abrir espacios para las propuestas de los ciudadanos y trabajar conjuntamente con todos, generando confianza.

 

            Sobre estas bases, los empresarios refrendamos nuestro pacto con el país, apegados a valores como los que mueven a la comunidad COPARMEX, justicia, paz social, participación ciudadana, solidaridad, subsidiaridad, libertad y responsabilidad social.          

 

            Es momento de vivir y construir la Nación, en función de nuestras necesidades, aspiraciones y potencialidades y no de las limitaciones del momento.

 

México debe de ser un país justo; puede y debe tener un gran futuro para todos, pero entre todos hay que construirlo.

 

Aceleremos el gran proyecto de renovación nacional, con la energía de la confianza y la unión entre el Gobierno y la sociedad.

 

            En esta tarea, México cuenta con sus empresarios y todos nosotros contamos con México.

 

Muchas gracias.

 

Gracias a la Familia COPARMEX por recibirme nuevamente en mi casa.

 

Gracias.

 

 

-MODERADORA: Cedemos el uso de la palabra al maestro Juan Pablo Castañón Castañón, Presidente Nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana

 

 

-MTRO. JUAN PABLO CASTAÑÓN CASTAÑÓN: Muchas gracias.

 

            Muchas gracias a todos por estar aquí, desde todo el país, desde cada rincón en donde construimos México todos los días, de los 65 centros empresariales. Gracias por estar en el estado grande.

 

            Gracias, Presidente.

 

            Señor Presidente de la República, don Enrique Peña Nieto:

 

Le apreciamos su compañía, su presencia aquí, apoyando a COPARMEX, a la familia COPARMEX, y le aprecio, personalmente, su siempre buena disponibilidad para con los empresarios, para escucharnos, para estar abiertos y para construir juntos.

 

            Saludo con mucho gusto a don César Horacio Duarte. Señor Gobernador, muchas gracias por recibirnos aquí en su estado, y lo felicitamos por su salud, que sea para bien, para cerrar muy bien la administración, como lo dijo.

 

            Saludo y aprecio con mucho gusto a mi Gobernador, al Gobernador de mi estado, a don Mario López Valdez. Muchas gracias por haber venido, Gobernador, y por todo su apoyo, muchas gracias.

 

            También saludo con mucho gusto y aprecio al señor Secretario de Economía, a don Ildefonso Guajardo Villarreal. Muchas gracias, Ildefonso. Reitero la felicitación por los acuerdos del Tratado de Libre Comercio y el liderazgo en el equipo.

 

            Aprecio que hayan estado aquí, que estén con nosotros a don Luis Robles Miaja, Presidente de los Banqueros. Muchas gracias. A don Benjamín Grayeb, Presidente del Consejo Nacional Agropecuario.

 

            A Manuel Herrera Vega. Muchas gracias, Manuel, Presidente de CONCAMIN. Y a Rodrigo Alpízar, Presidente de CANACINTRA.

 

Muchas gracias porque así unidos, los empresarios es como mejor podemos construir un escenario para México, todos juntos, vertebrados, trabajando desde lo local y en todo lo nacional.

 

            Juntos y en unidad podemos construir el México que merecemos tener.

 

            Con ellos, y dejo hacia el final, van a creer que nos pusimos de acuerdo en los guayabazos, pero no es así, dejo hacia al final a mi amigo Gerardo Gutiérrez Candiani, para felicitarlo y ponderarlo como un expresidente de COPARMEX de esta familia, como lo dijo, y lo atestiguó el Presidente, en un reconocimiento a estos seis años de liderazgo y de representación, Gerardo, la familia COPARMEX te lo agradece y te lo reconoce.

 

            A los señores Diputados, a los señores Senadores, les agradezco su presencia, su apoyo. A todos los compañeros; señor General, Jefe de la Zona Militar. Muchas gracias por acompañarnos.

 

            Les aprecio mucho a todos los compañeros del presídium y, sobre todo, a todos ustedes que están aquí, todos juntos, pensando en el bien de México, reflexionando con este tema que se ha tratado durante todo el día y que estaremos toda la jornada, y el día de mañana.

 

            Queridos amigos:

 

            Tenemos ante nosotros el reto de hacer de México una de las economías más importantes del mundo.

 

            Nuestra generación, la nuestra, tiene la responsabilidad histórica de consolidar el México libre, democrático, seguro, con justicia y con posibilidades de desarrollo. Ese México que deseamos para nuestros hijos y para las siguientes generaciones.

 

            Tenemos hoy la oportunidad y la obligación de hacerlo, y de hacerlo bien, con bases sustentables, que nos den prosperidad y certeza, que promuevan la unión en el largo plazo. La nación que todos queremos y aspiramos.

 

            En COPARMEX estamos convencidos que hemos dado pasos importantes en el camino correcto, y aún tenemos muchísimos problemas y retos por delante, porque ninguno de nuestros esfuerzos se justificará si no logramos atender el que hoy es nuestro mayor desafío, nuestro reto más urgente: la desigualdad.

 

            La desigualdad es el espejo que nos refleja tal como somos. La desigualdad nos lacera y nos reta a desprendernos de privilegios, para tomar nuestra responsabilidad y compromiso con los mexicanos que no han tenido oportunidades.

 

            Nos reta a tomar acciones desde cualquier trinchera y desde todos los ámbitos donde participamos: en la empresa, en la función pública, en el trabajo político, la academia, la impartición de justicia, la creación de leyes o la organización social a la que pertenecemos.

 

            Asumir este reto y enfrentarlo nos exige visión de Estado, de nación, generosidad e inspiración.

 

            Por ese motivo, hemos dedicado los esfuerzos de este encuentro empresarial, la cita más importante del año de los empresarios COPARMEX, a hablar de confianza en la justicia como condición para la paz social y el progreso democrático.

Sin confianza en las instituciones, sin el imperio de la ley y la certidumbre del castigo a quien la infrinja, de nada servirán nuestros avances y esfuerzos en otros ámbitos.

 

            No podremos combatir la inequidad, si gran parte de nuestros ciudadanos desconfía de nuestras instituciones, si una buena parte de ellos se sienten marginados, excluidos de la justicia o desamparados en sus propios problemas.

 

            Tres pilares son fundamentales para la construcción de una Nación próspera: condiciones económicas de progreso; educación y formación de talento y; el Estado de Derecho. Nuestras leyes.

 

            La educación es la piedra angular del desarrollo integral de las personas y la herramienta más efectiva para disminuir la desigualdad y promover la movilidad social, el desarrollo de los ciudadanos, de las personas.

 

            Es necesario construir nuestro país ofreciendo oportunidades de formación de talento y habilidades, consciencia de Nación y valores cívicos a través de la educación.

 

            Necesitamos un sólo sistema educativo donde los valores y las habilidades para la vida y el trabajo se les brinden a todos los niños y jóvenes sin distinción, sin excepción, porque somos una sola Nación y la educación es un derecho de todos los mexicanos.

 

            Y en esto, Presidente, estamos con usted hasta las últimas consecuencias, porque es prioridad la educación.

 

A la par de la educación requerimos de inversión, ahorro y empleo para desarrollar nuestra economía, porque el empleo digno y bien remunerado con posibilidades de crecimiento es la única forma de salir de la pobreza.

 

            Y el empleo productivo sólo se crea en las empresas que son el motor de nuestra economía.

 

            En la empresa, pensada como comunidad de personas, como la conjunción de empresarios y trabajadores, colaboradores, todos juntos con un objetivo común, requerimos más y mejores empresas, pequeñas y medianas que junto con las grandes se modernicen, innoven, crezcan y puedan ofrecer más empleos y mejor remunerados.

 

            Que tengan visión de largo plazo y construyan para las siguientes generaciones opciones de desarrollo seguras.

 

            Requerimos de política pública que las incentive, que desregule y simplifique su operación, que les permita crecer y cumplir con su compromiso social, generar valor y crecimiento y, por lo tanto, desarrollo y beneficios para las personas y sus familias.

 

            Necesitamos hoy en día mexicanizar cada vez más nuestras cadenas de valor, que más pequeñas y medianas empresas se sumen a la competitividad global.

 

            Por eso, señor Presidente, apreciamos y lo felicitamos con su equipo de trabajo encabezado por el Secretario de Economía, el logro de la finalización de las negociaciones y acuerdos del TPP, el Acuerdo de Asociación Transpacífica.

 

            Ésta, será una herramienta para integrar las empresas a la competitividad global y brindar más oportunidades para los mexicanos.

 

Éste es el círculo virtuoso al que aspiramos, el que sabemos que es el único capaz de romper con la inercia de la pobreza y la exclusión, desigualdad e inequidad.

 

            Y todo esto se complementa, necesariamente, con el cumplimiento de la Ley. Sin Estado de Derecho, sin certeza en la justicia que se aplica, y que se aplique bien, nada de lo anterior será suficiente para asegurar la Nación que queremos.

 

            La desigualdad en el acceso a la justicia, la desconfianza en nuestras instituciones, la debilidad de nuestro Estado de Derecho o de nuestra democracia, pueden ser tan dañinas como las faltas de oportunidades económicas.

 

            En COPARMEX, siempre nos hemos caracterizado por la crítica constructiva, la propuesta, el diálogo y el compromiso.

 

Por eso, hoy reunirnos, los empresarios de los 65 centros empresariales, de 82 ciudades del país, de todos los tamaños y sectores, para hablar de justicia y de confianza.

 

            Porque creemos que esto es el hilo transversal que nos permitirá avanzar en el desarrollo; confianza en nuestras instituciones, ante la exclusión social y la violencia, cualquiera que sea el grado de ellas; confianza en que podemos trabajar juntos, sociedad y Gobierno, para recuperar la esperanza en la convivencia pacífica sin impunidad.

 

            Porque no hay progreso duradero si no tenemos confianza en que la justicia es para todos, donde los delitos sean investigados y castigados siempre, sin distinción de privilegios, por condición social, económica, o política.

 

            Por eso, señor Presidente:

 

            Siendo usted nuestro Jefe de Estado, desde la COPARMEX, nos permitimos proponer algunas medidas para una profunda Reforma de nuestro sistema de justicia.

 

            En primer término, proponemos extender el sistema de Juicios Orales a otros ámbitos jurisdiccionales, además del Penal, para que la impartición de justicia sea pronta y expedita, y los procedimientos sean transparentes. Esto nos ayudará a elevar la confianza ciudadana y a fortalecer nuestras instituciones.

 

            En el ámbito de las instituciones que imparten justicia y los órganos independientes, considerando que usted, señor Presidente, se ha distinguido por ser respetuoso de la autonomía y en promover su fortalecimiento, pedimos que los nombramientos de todos los funcionarios, desde los jueces de primera instancia hasta los ministros de la Suprema Corte, sean basados en el mérito y la acreditación de conocimientos, al amparo de un perfil profesional que permita el desarrollo de una carrera jurisdiccional sin cuotas partidistas o de intereses de grupo en nuestras instituciones.

 

            En tercer término. Tenemos un gran reto aún en materia de lucha contra la corrupción. Hacemos un llamado para que el debate de las leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción, que usted propuso, señor Presidente, de acuerdo con el espíritu de la reforma constitucional, se lleve a cabo de manera abierta y transparente, junto con la sociedad, no sólo entre partidos o entre las instituciones que estarán a cargo.

 

            Impulsamos que el Comité encargado de coordinar el Sistema Nacional Anticorrupción, sea presidido por la sociedad civil, la séptima silla, siendo las seis restantes, ocupadas por cada una de las instituciones públicas que conforman el sistema.

 

            Respaldamos y exigimos que las iniciativas en materia de justicia cotidiana, se aterricen desde la vida municipal, en todos los órdenes, para que todo punto de contacto del ciudadano con la autoridad, cualquiera que sea su naturaleza, sea con equidad, con prontitud, con inclusión, con transparencia, con sentido humano, porque así construimos la Nación.

 

            En quinto término. Para promover y asegurar la convivencia pacífica entre todos los mexicanos, requerimos que se implementen los mandos únicos donde sea necesario, y que se apruebe una nueva ley nacional de policía donde se unifiquen los criterios y protocolos de actuación y contacto de las fuerzas del orden local y Federal, con los ciudadanos.

 

            Y por último, México requiere que se concrete una Ley de Seguridad Nacional que dé certidumbre y marco jurídico apropiado a nuestras Fuerzas Armadas, para que sigan cumpliendo, plenamente, con la labor de velar por el orden y la seguridad desde lo local, ahí donde sea necesario.

 

            Así, construir una cultura y una práctica de legalidad no es una tarea exclusiva del Gobierno, es un trabajo conjunto y compartido.  Empieza desde la educación cívica y de valores, y se fortalece en nuestro actuar diario como ciudadanos responsables, cumpliendo cada quien lo que nos corresponde hacer.

 

            En momentos como el actual, donde la desigualdad nos exige, ay de aquel empresario, político, trabajador o funcionario público que sea mezquino y sólo piense en su propio beneficio.

 

Tenemos que trabajar por el México que merecemos tener todos juntos.

 

            Así, señor Presidente, queridos amigos, compañeros empresarios, es momento de construir un modelo de nación en el que el valor de las personas y su dignidad esté por encima de cualquier privilegio o interés.

 

            Es momento de que nuestras instituciones sean fuente de certidumbre y justicia, de protección y promoción de las personas, que pongan al ciudadano en el centro, como usted lo ha dicho, señor Presidente, desde su Toma de Posesión en el año 2012.

 

            Los que hoy estamos aquí reunidos, los que estamos en este salón, hemos tenido muchas oportunidades en la vida. Que esas oportunidades no se transformen en privilegios, que no nos atrapen estos privilegios y oportunidades, sino que se transformen en compromisos con las personas que no han tenido las oportunidades que hemos tenido.

 

            Tenemos esa gran responsabilidad y el compromiso de ser luz, de esperanza y testimonio de ética y de valores, de justicia que respete y promueva a las personas.

 

Hagámoslo, vayamos juntos y cada quien desde lo que nos corresponde en el servicio público, en la representación popular, en la empresa y en nuestro rol social.

 

Así es nuestra responsabilidad y debemos de cumplirla.

 

            Amigos empresarios:

 

            Asumamos el compromiso de generar valor, de pensar en el largo plazo, de reinvertir ese valor y crear oportunidades de empleo para más personas.

 

            Seamos audaces, creativos, paguemos salarios dignos; capacitemos y promovamos a las personas; participemos y comprometámonos en la vida común.

 

            Llenemos los espacios de esperanza, contagiemos la esperanza por un México sólido, firme y de instituciones.

 

Que no nos gane el mañana, no seamos omisos, ni esperemos soluciones fáciles.

 

            Construyamos desde hoy la nación de libertad, de inclusión, de justicia que merecemos tener.

 

            Hagamos cada quien lo que nos corresponde. Cada quien desde nuestra propia vida, en la vida cotidiana y en la vida social.

 

            Con la seguridad de que éste es el camino correcto, con exigencia en lo público y con compromiso congruente en lo privado, no podemos permitirnos ser ajenos.

 

            Es momento de liderazgos y de líderes.

 

La conciencia nos lo exige, la Patria nos lo demanda.

 

            Hagámoslo juntos, con responsabilidad y con compromiso, con amor por México.

 

            Por todos juntos por el México que merecemos.

 

            Señor Presidente:

 

            Cuenta con los empresarios y nosotros contamos con usted.

 

            Muchas gracias.

 

 

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)