-MODERADOR: Queda en uso de la palabra el contador público Carlos Manuel Joaquín González, Gobernador del Estado de Quintana Roo.

-GOBERNADOR CARLOS MANUEL JOAQUÍN GONZÁLEZ: Muy buenos días a todas y a todos los asistentes a esta 13ª Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica de las Naciones Unidas, COP13.

Saludo con mucho gusto y mucho afecto le damos la bienvenida a Quintana Roo al señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, el licenciado Enrique Peña Nieto.

A todos las y los miembros de su Gabinete; a los representantes de los estados miembros y delegados de los diferentes países que nos visitan; organismos internacionales; señores directivos de la Organización de Naciones Unidas; Legisladores Federales.

A los representantes de los tres Poderes del estado en Quintana Roo; autoridades municipales; sociedad civil; así como a los representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Quiero darles la más cordial bienvenida al bello Estado de Quintana Roo y a México.

Somos un estado que tiene la dicha de estar sobre el gran Mar Caribe. Por todo esto y más, tenemos el honor de contar con algunos de los destinos turísticos más importantes de México.

Es un honor estar con todos ustedes en esta Inauguración de la COP13, espacio en el que se tomarán importantes decisiones para asegurar colectivamente la adecuada conservación y uso sustentable de la biodiversidad.

Este importante mecanismo es resultado de los esfuerzos conjuntos y el creciente compromiso de la comunidad global con la conservación y el aprovechamiento sustentable de la biodiversidad, a través de la creación de estrategias para enfrentar esta preocupación común de la humanidad.

Actualmente, 196 estados y la Unión Europea son partes en el Convenio, lo que demuestra el alcance que tiene este compromiso compartido.

La asociación con fines de cooperación científica y tecnológica, que forma parte del espíritu del acuerdo, es uno de los motores que impulsan el desarrollo sustentable.

Sólo podremos alcanzar este ideal conjunto de desarrollo cuando todos los países participen justa y equitativamente de los beneficios de preservar la biodiversidad que, a su vez, genera bienestar.

En ese sentido, reconozco el liderazgo de México y de sus instituciones para cumplir con la responsabilidad global de nuestro país, al promover esfuerzos a favor de este acuerdo, que se inserta en estrategias más amplias, que con el fin de proteger y conservar el medio ambiente se desarrollan en todos los órdenes de Gobierno alrededor del mundo.

Me gustaría aprovechar la ocasión para compartirles que el Estado de Quintana Roo, y en este caso Cancún, es un lugar ideal para celebrar este encuentro de talla mundial, no sólo por su importante infraestructura, capaz de albergar eventos de talla mundial; su conectividad aérea estratégica y la vocación turística de nuestra gente; sino debido a que el Estado de Quintana Roo tiene algunas de las riquezas naturales más diversas, abundantes y apreciadas, no sólo de México, sino del mundo.

Quintana Roo forma parte del corredor natural Sian Ka’an-Calakmul, segundo macizo forestal más consolidado en América Latina.

Nuestro sistema arrecifal, que el día de hoy ha pasado a formar parte de la reserva de la biosfera del Caribe mexicano es el segundo más extenso, después del australiano.

Por otro lado, la Reserva de Sian Ka’an ha sido declarada por la UNESCO Patrimonio Natural de la Humanidad; y la Reserva de la Biosfera del Tiburón Ballena es uno de los mejores sitios para el avistamiento del pez más grande del planeta.

En nuestro estado se pueden observar cerca de la mitad de las aves de México, es hogar de especies como el jaguar; y a nuestras playas arriba el 50 por ciento de las variedades de tortugas marinas que habitan en el mundo.

El desarrollo sostenible se refiere a la satisfacción de nuestras necesidades actuales, sin mermar las posibilidades de que futuras generaciones satisfagan también las suyas; es decir, el uso racional de los recursos a través de la conservación y el aprovechamiento inteligente, la visión de lo que representa la sustentabilidad está en constante evolución.

El año pasado líderes de todo el mundo acordaron dar seguimiento a las metas comunes de las Naciones Unidas a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En esta nueva agenda, compuesta por 17 objetivos y 169 metas se reconoce el vínculo entre lo económico, lo social y lo ecológico. Incluye tres principios básicos: terminar con la pobreza extrema, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y poner soluciones al cambio climático.

Sabemos que existe una estrecha relación entre las comunidades y su entorno, entre culturas y ecología. Por ello, trabajamos por el conocimiento local de nuestros recursos biológicos para fortalecer la conciencia de la sociedad sobre la relevancia de la conservación del patrimonio natural.

Si reconocemos y comprendemos el valor inherente a nuestros recursos, podemos reforzar nuestro compromiso con la sustentabilidad.

La colaboración dinámica, establecida entre organizaciones como las Naciones Unidas, los gobiernos, las ONG’s, la comunidad científica y el sector privado, está generando nuevos conocimientos y medidas concretas para solucionar los problemas ambientales globales, así como políticas públicas para mitigar sus causas y consecuencias sociales.

Por ello, en la Administración que tengo el honor de encabezar, tenemos muy claro que el crecimiento económico, el desarrollo social y la protección al medio ambiente no son objetivos opuestos, sino metas complementarias y sinérgicas.

Nos encontramos ante un momento oportuno para cambiar de rumbo las políticas en materia ambiental, con acciones que van desde la concientización y la información.

Estamos desarrollando políticas públicas que coordinan la participación de todos los órdenes de Gobierno y la sociedad, desde una perspectiva sustentable con el medio ambiente,

Seguiremos impulsando una economía verde, así como el turismo ecológico.

Desde el gobierno del estado promoveremos la construcción de infraestructura amigable con el medio ambiente, así como las certificaciones de calidad ambiental, en este sector tan importante para el desarrollo de Quintana Roo.

Estoy seguro que los trabajos que se realizarán por parte de la representación de estados, de organismos internacionales y de la sociedad civil serán fructíferos y contribuirán a generar mayores mecanismos para preservar las riquezas naturales y la biodiversidad de nuestro planeta, a través de la sustentabilidad y el respeto al medio ambiente, principios que nuestro país comparte y promueve entre la comunidad internacional.

Muchas gracias.

Y una vez más, bienvenidos a México y a Quintana Roo.

-MODERADOR: Tiene la palabra el ingeniero Rafael Pacchiano Alamán, Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y Presidente de la 13ª Conferencia de Naciones Unidas sobre Biodiversidad.

-SECRETARIO RAFAEL PACCHIANO ALAMÁN: Muy buenas tardes.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, con su permiso.

Saludo a todas sus excelencias, delegados y representantes de delegaciones de más de 196 países que se reúnen el día de hoy, señor Presidente, en esta Conferencia de Naciones Unidas para el Cuidado de la Biodiversidad.

Saludo con mucho gusto al señor Gobernador del Estado de Quintana Roo, y le agradecemos su hospitalidad, así como todas las facilidades que hemos tenido para poder llevar a cabo este evento.

Y saludo, también, con mucho respeto a todos los integrantes del presídium.

México, como país megadiverso, fue electo como sede por aclamación para poder hospedar esta 13ª Conferencia de Naciones Unidas sobre la Biodiversidad.

México ha sido un país que se ha puesto a la vanguardia en el cuidado del medio ambiente e hicimos un llamado para que a esta Reunión de las Partes, señor Presidente, se pudieran integrar, por primera vez en la historia, a los sectores agrícola, al sector pesquero, al sector turístico, y también al sector forestal.

Durante estas reuniones, diferentes Ministros de estos sectores tuvieron mesas de discusión donde se llegaron a compromisos que se han visto reflejados ya en la Declaración Ministerial que se adoptó apenas hace unos días, en donde tenemos compromisos muy claros de todos los sectores y de todos los países para, por primera vez en la historia, involucrar criterios de conservación de biodiversidad en cada uno de estos sectores.

Esta Conferencia de las Partes, también, se ha caracterizado porque por primera vez en su historia se incorporó al sector privado.

Realizamos un foro de negocios donde más de 103 empresas de todos los países que son miembros de esta Convención, también, adoptaron compromisos de ver a la biodiversidad como una fuente real, y como una fuente rentable para poder invertir, pero, también, lo más importante, de poder trabajar juntos para poder conservarla.

Esta Conferencia de las Partes, también, señor Presidente, ha dejado un legado mexicano importante porque estamos predicando con el ejemplo.

México ha sido reconocido en diferentes ocasiones como un país que está cumpliendo con los objetivos que se ha puesto y, sobre todo, que los estamos cumpliendo de manera adelantada.

Con estos decretos que acaba usted de firmar, señor Presidente, México está cumpliendo con la Meta 11 de Aichi de protección de nuestras zonas marinas.

Y no solamente la estamos cumpliendo, la estamos duplicando el objetivo al que se comprometió nuestro país y además lo estamos haciendo cuatro años antes de lo que se había establecido, por lo tanto, México hoy está poniendo un ejemplo muy importante para que otros países también puedan hacer lo propio.

Pero lo que es verdaderamente trascendental de estos decretos que usted acaba de firmar, señor Presidente, es que no se trata solamente de decretar por decretar superficie, sino que efectivamente se pueda conservar y se pueda cuidar.

Y por eso esta alianza que en su Administración ha realizado y esta sociedad que hoy tenemos con la Secretaría de la Marina garantiza que estas áreas naturales que usted acaba de decretar y las que ya existen, verdaderamente estarán protegidas.

Así es que yo quiero agradecer al Almirante Secretario por todo el apoyo que hemos recibido por parte de la Marina.

Y hoy, 5 de diciembre del 2016, sin duda, es un día que marca un parteaguas en la historia del medio ambiente en nuestro país, porque es el día en el que se ha decretado la mayor cantidad de superficie bajo un mecanismo de conservación.

El Presidente de la República ha triplicado la superficie con la que contaba nuestro país e, insisto, es superficie que gracias al trabajo de la Armada de México estará cuidada y seguiremos trabajando para poder cumplir con la Meta 11 de Aichi, de superficie terrestre, también de manera adelantada, antes de que termine su mandato.

No cabe duda, señor Presidente, que hoy en México estamos dando buenas noticias, no solamente para nuestro país, sino para el mundo, y es un privilegio ver y ser testigo de este compromiso y, sobre todo, ser un colaborador del Presidente más ambientalista de la historia de México.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el señor Ibrahim Thiaw, Director Ejecutivo Adjunto del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

-SR. IBRAHIM THIAW (Interpretación al Español): Señor Presidente Enrique Peña Nieto:

Mire usted esta sala. Vea cuántos rostros hermosos y felices tiene frente a sí. La gente no está aquí por la conferencia, ha venido aquí a disfrutar.

Muchas gracias por su hospitalidad.

Ministros, Gobernador de Quintana Roo.

Estimado Braulio, excelencias, damas y caballeros.

Hay un antiguo proverbio mexicano que dice: No basta con saber cabalgar, también hay que saber caer.

Damas y caballeros:

Acabamos de aprender cómo caer. Hemos concertado un plan estratégico para la biodiversidad, que se aplicará para el 2020, con el apoyo de las Metas de Aichi.

Nos queda una Conferencia de las Partes más antes de ese plazo y estamos bien encaminados para cumplir con un tercio de esos compromisos. Un tercio.

Por ejemplo, dijimos que para 2020 protegeríamos al menos el 17 por ciento de las zonas terrestres y de las aguas interiores, y el 10 por ciento de las zonas marinas y costeras.

Actualmente hemos protegido el 13 por ciento y cinco por ciento respectivamente. Ese es un gran éxito.

Y yo quisiera felicitar a todos aquellos países que han cumplido con sus metas nacionales.

Quisiera aplaudir y felicitar a México por la decisión que se acaba de tomar, y espero que haya más medidas que se van a tomar, como nos acaba de decir el señor Ministro.

Por eso, señor Presidente, quiero hacer propicia esta oportunidad por todos los esfuerzos que usted está haciendo en pro de la biodiversidad.

Estas decisiones positivas tienen implicancias muy importantes, no sólo para la conservación de nuestra biodiversidad, sino también envía una señal firme para la implementación de la agenda de 2030 para el desarrollo sostenible.

Ciertamente conservar la biodiversidad significa proporcionar arroz para los tres millones de personas que dependen de los humedales para alimentarse. Proporcionar medios de vida para los 62 millones de personas que dependen de la pesca para alimentar, vestir y educar a sus familias.

Proveer a los mil millones de personas que viven en extrema pobreza y dependen de la biodiversidad y los ecosistemas para sobrevivir; o también, por qué no, a los siete mil millones de personas que vivimos en este planeta y que dependemos de la naturaleza para comer, beber y respirar.

Entonces, señores y señoras, el señor Rafael Pacchiano es el Ministerio que proporciona alimentos y agua. Y no quiero menoscabar a ningún Ministro, pero los Ministros de Pesca y de Aguas y de Agricultura extraen recursos.

Pero, no nos equivoquemos, damas y caballeros.

Si bien, durante más de 200 años el mundo de la conservación ha hecho grandes avances con mucho éxito en determinados enclaves en muchos estados, estamos perdiendo esta batalla. Las especies están desapareciendo a un ritmo horrendo, hemos perdido demasiadas especies para siempre.

En 2002, los gobiernos se fijaron la meta de reducir significativamente la tasa de pérdida de biodiversidad para 2010.

La pérdida de especies a una tasa 10 mil veces superior a la tasa de extinción natural, es decir, una cada 20 minutos, era inaceptable.

Pero para 2010 seguíamos discutiendo lo urgente que era el problema. Y seguimos discutiendo estas cuestiones, mientras la quinta parte de la población de elefantes ha sido diezmada durante los siguientes dos años.

Y en 2016 aquí estamos y todavía seguimos diciendo que es urgente.

Entonces tenemos que reconocer nuestras fallas, aprender del pasado, aprender de los errores, y utilizar ese conocimiento para alcanzar o, aún mejor, superar nuestras metas para 2020 y 2030.

En este momento la responsabilidad de la biodiversidad está fragmentada entre distintos convenios y entre diferentes Ministerios.

Como consecuencia, en lugar de trabajar juntos en una manera que ha sido tan eficaz para el cambio climático, seguimos enviando señales diferentes y a veces en conflicto entre sí sobre la biodiversidad.

Si uno le pregunta a cualquiera: cuál fue el resultado de la COP sobre el cambio climático. Le dirán: bueno, para que la temperatura no suba más de dos grados centígrados.

Pero si uno le pregunta a cualquier persona cuál es el resultado de esta Conferencia sobre Biodiversidad, y tendrán distintas respuestas.

Entonces, cómo van a producir un cambio quienes formulan las políticas si no podemos hacerlo nosotros. Debemos hacer participar a quienes formulan las políticas al más alto nivel y hablar un idioma que puedan entender.

Y de esta manera, basándonos en el gran ejemplo del diálogo multisectorial y la reunión de alto nivel, consideraría el señor Presidente de México, en colaboración con la futura presidencia de la Biodiversidad COP14, celebrar una Cumbre de la Biodiversidad, ya sea en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, o en otro lugar.

Excelencias.

Damas y caballeros:

Permítanme decir que no podemos seguir esperando hasta otras conferencias. No podemos enfrentar al mundo una vez más con el mismo mensaje que teníamos en 2002 o en 2010. Ya no basta con decir: bueno, tenemos cierto éxito con la conservación.

El año pasado, los gobiernos de todo el mundo dieron un paso adelante y mostraron un liderazgo sin precedentes, tanto para proteger sus intereses nacionales, como mundiales, han fijado una meta ambiciosa, pero necesaria para las siete mil millones de personas en el mundo.

Entonces, no podemos seguir como hasta ahora en esta Conferencia de las Partes y no nos engañemos. Eso es lo que significaría, es lo que estaríamos haciendo si nos limitáramos a retocar ligeramente las metas actuales.

Tenemos que reflexionar seriamente sobre cómo reorganizarnos y unirnos una vez más, y concertar un plan de acción claro y simple que podamos realmente cumplir.

Damas y caballeros:

En los últimos seis años hemos demostrado que sabemos cómo caer. Ahora tenemos dos semanas para aprender las lecciones, unirnos y demostrar que también sabemos cómo cabalgar.

Muchas gracias.

-MODERADOR: A continuación, el Coro de Niños de Cancún interpretará Caminante del Mayab.

(PIEZA MUSICAL)

-MODERADOR: Tiene la palabra el Secretario Ejecutivo del Convenio sobre Diversidad Biológica, doctor Braulio Ferreira de Souza Dias.

-DR. BRAULIO FERREIRA DE SOUZA DIAS: Su Excelencia Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Señor Rafael Pacchiano Alamán, Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales de México y Presidente de la COP13.

Y demás Ministros, Secretarios de Estado mexicanos aquí presentes que nos honran.

Señor Carlos Joaquín González, Gobernador del Estado de Quintana Roo; distinguidos miembros del presídium; distinguidos delegados.

Damas y caballeros:

Me siento honrado de tener la oportunidad de dirigirme a ustedes con ocasión de la visita de su excelencia Enrique Peña Nieto, Presidente de México, en esta Conferencia de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad en Cancún, México, 2016.

Quisiera reiterar mi agradecimiento a México por los enormes esfuerzos que han realizado para planificar y acoger esta Conferencia.

También, agradezco al Estado de Quintana Roo y la Ciudad de Cancún por la cálida hospitalidad que hemos recibido.

México ha demostrado un liderazgo excepcional en el alcance de la agenda sobre la diversidad biológica, tanto a nivel nacional como internacional.

Estoy profundamente impresionado con la actualización de la Estrategia y Planeación nacional para la Diversidad Biológica de México 2016-2030, ENBioMex, que fue realizado y recientemente lanzado ayer aquí, en Cancún.

Es el resultado de un amplio proceso de planificación participativa, que involucra a diferentes sectores y partes interesadas sobre la coordinación de la CONABIO.

Al establecer principios dirigentes para los actores implicados en la implementación y supervisar su desempeño contra ciertos puntos de referencia, la estrategia mexicana faculta el seguimiento de progresos para su implementación.

Cada una de las 160 acciones pretende contribuir a los seis ejes estratégicos de la estrategia.

La estrategia reconoce que la biodiversidad mexicana también está vinculada a su diversidad cultural y, como tal, también reconoce las importantes contribuciones de los pueblos indígenas afrodescendientes y comunidades locales hacia la conservación y utilización sostenible del patrimonio natural del país.

Tanto el proceso de preparación como el plano de implementación de la ENBioMex con el testimonio del hecho de que los objetivos de la biodiversidad no pueden alcanzarse, a menos que sean plenamente comprendidos por la sociedad e integrados entre los actores.

En consecuencia, la estrategia no sólo asigna responsabilidad a los socios, más allá de la comunidad y de la biodiversidad, sino que también promueve un entorno propicio para las naciones que conservan y utilizan de manera sostenible los recursos naturales.

México cuenta entre los países con mayor riqueza de la biodiversidad en el mundo, por lo que cualquier esfuerzo para aumentar la cobertura de áreas protegidas acá, en México, contribuye de manera significativa para la conservación de la biodiversidad mundial.

En este aspecto, es admirable el compromiso de México de alcanzar completamente la Meta 11 de Aichi sobre Áreas Protegidas, y antes de la fecha acordada de 2020, así que congratulo muchísimo, señor Presidente. Le agradezco los decretos que ha signado el día de hoy, ampliando significativamente la cobertura de áreas protegidas en áreas marinas, costeras y terrestres acá, en México, y particularmente, en Quintana Roo.

Esto se combina con las zonas marinas existentes que ya son administradas y monitoreadas por las comunidades pesqueras, también.

Esto no sólo tendrá un tremendo impacto en este país que posee el segundo nivel más alto de diversidad de especies marinos en el mundo, sino que, también, hace una contribución significativa al objetivo global y, por lo tanto, proporciona el impulso muy necesario para implementar el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020.

México también ha reconocido que la diversidad biológica debe integrarse mejor en los procesos internacionales e intergubernamentales, y ha sido muy activo en ese sentido, y lo agradezco muchísimo, Presidente, por eso.

Espero, sinceramente, que nuestras discusiones acá, nos ayuden a todos a encontrar vías para alcanzar la integración de la biodiversidad.

Como informó el Ministro Pacchiano en el Seguimiento de Alto Nivel, hay una gran cantidad de experiencias y enfoques en los que podemos aprender mucho.

La presencia de un buen número de Ministros responsables por la Agricultura, la Silvicultura, la Pesca y el Turismo, ha abierto, ciertamente, las puertas para seguir diálogos y avanzar de una manera coherente y solidaria.

La Declaración de Cancún, adoptada este sábado, es evidencia del deseo de una mayor coherencia en la forma en que manejamos nuestros recursos naturales.

Cuento con el firme apoyo de México durante su presidencia de dos años del Convenio, a partir de ahora, para liderar el mundo a mejorar la implementación de nuestros compromisos con respecto a la diversidad biológica y hacia el desarrollo sostenible.

Muchas gracias por su atención.