-MODERADOR: Queda en el uso de la voz, el maestro Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, Gobernador del estado de Jalisco.

-GOBERNADOR JORGE ARISTÓTELES SANDOVAL DÍAZ: Me da mucho gusto recibirlas y recibirlos en una edición más de la RAI, aquí, en su casa, en el estado cuna de la mexicanidad, con gran historia, cultura, pero, sobre todo, un estado capital de la innovación.

Muchas gracias, señor Presidente Enrique Peña Nieto por su presencia, pero, sobre todo, por su solidaridad con nuestro estado y con nuestras familias.

Sea usted bienvenido.

Felicidades a Manuel Herrera Vega, que ha desplegado un liderazgo consciente, pero, sobre todo, constructivo al lado de muchos líderes en las distintas Cámaras que conforman CONCAMIN a lo largo y ancho del territorio.

Hoy, detrás de ustedes, se escriben muchas historias de éxito; historias que dejan beneficio y traen bienestar a través de sus inversiones, pero, sobre todo, generando más y mejores empleos para nuestras familias.

Gracias a los distinguidos Secretarios del Gabinete que nos acompañan; todos, siempre, trabajando de la mano y con una gran cercanía con los estados subnacionales de la República.

Por supuesto, Alejandro Ramírez, nuestro reconocimiento, porque queremos más líderes emprendedores exitosos que triunfen en el mundo para poner muy en alto el nombre de éste, nuestro gran país; México.

A Carlos Álvarez, felicitarlo por sus 100 años; a un periódico que ha mantenido la noticia oportuna, que nos informado a lo largo de 100 años y que se ve consagrado día con día, innovando y modernizando la comunicación.

Gracias.

Es un privilegio para Jalisco, recibir a todos los miembros de CONCAMIN.

Quiero decirles que estamos muy contentos de que hayan decidido que fuera Jalisco, y nos hayan distinguido con su presencia, porque también reconocemos el liderazgo de nuestro amigo Manuel como un jalisciense que ha puesto muy en alto el nombre de Jalisco y del trabajo que estamos realizando.

Sean bienvenidos.

Señalaba que, a través de ustedes, hay historias de éxito que hoy, son una realidad.

Hoy, en Jalisco vivimos la menor tasa de desocupación desde el año 2009. Hoy, somos el estado líder en atracción de nuevas inversiones extranjeras directas. En tres años y medio, atrajimos casi ocho mil 500 millones de dólares.

Venimos de inaugurar una planta más de Nestlé, con 250 millones de dólares, la inversión más grande en los últimos 10 años de Nestlé. Donde señalaba su directivo para las Américas, que confía en México y, por eso, siguen creciendo las inversiones de Nestlé en nuestro país.

De la misma manera hoy, a tres años y medio, a casi cuatro años de la toma de posesión de nuestro Presidente, y sus compromisos, México tiene el mayor número de empleos generados en los últimos 12 años.

Hoy, México tiene la menor tasa de inflación de los últimos tres sexenios. Hoy, México tiene el mayor número de exportaciones. En Jalisco, nos ha beneficiado la balanza comercial. Estamos encontrando en la crisis, grandes oportunidades.

En los retos, los mexicanos, unidos, enseñamos cuáles son las ventajas competitivas que puede superar a cualquier país del mundo. Y, por eso, hoy en el mundo están volteando a ver a México. Y, por supuesto, que agradecemos que estén instalándose en Jalisco.

Y no podemos dejar de trabajar unidos en este acuerdo triple hélice: sector privado, universidades, centros de investigación y Gobierno, como un instrumento articulador y facilitador de los esfuerzos, para poder beneficiar a la cuarta hélice, la más importante: la sociedad mexicana; las familias jaliscienses. Ahí es donde se está cristalizando el bienestar, a través de la innovación.

Hoy, Jalisco tiene el clúster tecnológico más consolidado. Hoy, en México, el mundo está volteando a ver por qué se hacen aviones. Por qué crece la aeronáutica en nuestro país. Por qué se instalan los centros de innovación más avanzados del mundo en materia automotriz, biomédica, farmacéutica, hoy, impulsando a través de la robótica, mecatrónica a nuestros jóvenes emprendedores.

Consolidando un sistema emprendedor que está generando más y mejores empleos. Porque aquí, estamos creyendo, desde el Gobierno de la República, en nuestros emprendedores.

Y así lo vimos con la iniciativa del Presidente para crear INADEM. Aquí, tenemos un Instituto que le apuesta y cree en el emprendedor. No importa que fracase una vez, porque esa es una medalla de honor para ser mejor y alcanzar el éxito. Creemos en nuestros emprendedores e invertimos en nuestros emprendedores.

Hoy, el talento mexicano y el capital humano jalisciense, teniendo acceso a financiamiento, está dando buenos resultados.

Nuestros programas de apoyo a las mujeres y a los jóvenes en programas Federales y estatales están generando pequeñas y medianas empresas.

Y qué apostamos.

Que el pequeño sea mediano en corto plazo, que el mediano sea grande y que tengamos muchas empresas exportando a distintas partes del mundo, como ya lo estamos haciendo.

Por eso, cuando escuchamos en distintas partes del mundo que la ventaja competitiva que hoy ofrece México es su capital humano, es su área geográfica, pero, sobre todo, la formación y capacitación que emprendemos a través de la innovación, a través de la transferencia tecnológica, a través del desarrollo de tecnologías, hoy, sigue siendo atractivo de inversiones no solamente nacionales, sino inversiones internacionales.

Eso es México. Y esto no es obra de la casualidad ni es fortuito. Esto se debe a la valentía, a la definición y a la visión de estadista que emprendió el Presidente de la República, logrando las reformas estructurales en este país.

Hace 12 años, ya tal vez muchos no se acuerdan, pero hace 12 años estaba en todas las mesas, en los cafés y en la agenda pública, la Reforma Educativa, para tener a los mejores maestros frente a nuestros estudiantes. Nadie creía que se iba a tocar ese emporio. Se tocó, sin importar más que el interés de nuestros estudiantes; el presente y el futuro de México, donde encontramos el éxito, a través de la educación.

Nadie creía que íbamos a tener una Reforma Energética, la cual hoy mantiene a Jalisco dándole soluciones a las necesidades del Siglo 21, impulsando acciones contra el cambio climático, uso de energía limpia, energía verde, energía sustentable.

Hoy, con esta visión y con esta agenda verde, México está a la vanguardia, firmando acuerdos COP´s 21, firmando y cumpliendo acuerdos desde lo municipal, estatal y nacional.

Cuando se impulsó la reforma, que a muchos no les gustó, la Reforma Fiscal, no sabíamos lo que nos deparaba en el mundo, en la inestabilidad financiera, en los distintos mercados globales.

Gracias a eso, señor Presidente, hoy, México es de los países que crecen en la zona. Hoy, en México, hay estabilidad, hay inversión y hay crecimiento, porque en cada mesa que me siento con industriales y con empresarios, me dicen que les está yendo bien, que hay confianza, que hay crecimiento, y eso lo demuestra un estudio recién hecho por COPARMEX local hace algunos meses, y hablan de que vamos a cerrar mejor el año, con más y mejores fuentes de empleo.

Eso es lo que es México. Vayamos juntos reconociéndonos en nuestras ventajas; unamos esfuerzos y no perdamos esta gran oportunidad en esta coyuntura histórica.

Que hay problemas, los existen. Pero en la crisis, el Gobierno de la República está tomando decisiones responsables.

Hoy, el Gobierno Federal es el que se está amarrando el cinturón, no el pueblo. Y hoy, debo de reconocer, Presidente, que el Gobierno Federal, reduciendo su gasto de operación, está cuidando las participaciones Federales para los estados y para los municipios.

Esto habla de que seguiremos impulsando el desarrollo y reconociendo lo que decididamente usted, en Jalisco, ha impulsado; la transformación real del desarrollo urbano en el área metropolitana de Guadalajara.

Hoy, estamos impulsando la planeación de acuerdo a la Línea 3; la línea más grande que se ha construido en Jalisco, la inversión histórica que se ha dado después de muchos años en el estado en infraestructura carretera, marítima, y hoy, en movilidad.

Esto va a transformar la realidad de quienes habitamos esta área metropolitana de Guadalajara para hacerla más competitiva, para seguir atrayendo más inversiones y para generar mejor calidad de vida.

Por eso, vayamos, juntos, reconociéndonos, como hoy reconoceremos a Alejandro Ramírez, dando todo el apoyo, todo el soporte, porque la mejor política social es la generación de empleos. Atrás de cada empleo llega el bienestar y hay una familia que tiene mejores ingresos y vive mejor, y podrá alcanzar su felicidad.

Y esa es la apuesta; trabajar unidos para ser felices.

Muchas gracias por su apoyo, señor Presidente.

Felicidades, Manuel.

-MODERADOR: La presea CONCAMIN tiene por objetivo reconocer y premiar las buenas prácticas de empresarios mexicanos, destacados por sus contribuciones no sólo al desarrollo productivo y económico de México, sino, además, por sus acciones de responsabilidad social empresarial.

Invitamos respetuosamente al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, llevar a cabo la entrega de esta presea.

(ENTREGA DE PRESEA)

-MODERADOR: A continuación, hace uso de la palabra el licenciado Alejandro Ramírez Magaña, Director General de Cinépolis.

-LIC. ALEJANDRO RAMÍREZ MAGAÑA: Muy buenas tardes.

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Licenciado Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía; licenciado Aristóteles Sandoval, Gobernador de Jalisco; señores Secretarios del Gabinete del Gobierno de la República; licenciado Manuel Herrera, Presidente de CONCAMIN; licenciado Juan Pablo Castañón, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

Amigos Presidentes de organismos empresariales; distinguidos miembros del presídium.

Señoras y señores.

Es para mí, un honor enorme recibir el Premio al Industrial del Año de la Confederación Nacional de Cámaras Industriales de México.

Quiero agradecer a todas las cámaras industriales que integran la CONCAMIN, y a su presidente, mi amigo Manuel Herrera, por conferirme este importante reconocimiento.

Hace unos días, celebramos en Cinépolis, 45 años, desde nuestra fundación, en 1971.

La historia de Cinépolis en estas cuatro décadas y media de existencia, es también la historia del resurgimiento de la industria de exhibición cinematográfica en México y, más ampliamente, de la transformación del medio ambiente para hacer negocios en nuestro país.

En un mundo tan vertiginoso como en el que vivimos, es fácil perder la perspectiva de lo mucho que hemos avanzando en las últimas décadas y olvidar el lugar de dónde venimos.

Cuando mi abuelo, Enrique Ramírez Miguel, y mi padre Enrique Ramírez Villalón, deciden emprender en 1971 una empresa de exhibición cinematográfica, las condiciones para emprender en el país y, particularmente, en nuestra industria, eran muy adversas.

El cine tenía control de precios y formaba parte de la canasta básica. Estábamos obligados a trabajar con un sindicato único, que determinaba quiénes serían tus empleados y de qué tamaño sería tu plantilla laboral.

Nuestro principal competidor era COTSA, la compañía paraestatal de cines que había surgido de la nacionalización que el Presidente Adolfo López Mateos hizo a principios de los años 60.

En esa época, el Estado mexicano participaba en prácticamente en todos los sectores de la economía, desde hotelería, ferrocarriles, minas e ingenios azucareros, hasta aerolíneas, seguros, telefonía y fabricación de barcos y bicicletas.

La participación del Estado en la industria cinematográfica era particularmente distorsionante, porque COTSA tenía en exclusiva el 70 por ciento del contenido fílmico que distribuía en el país.

Para poner en perspectiva cómo era hacer negocios en un contexto sobrerregulado y con un sindicato monopólico, les cuento una anécdota.

Para comprar unas palomitas y un refresco en un cine de la Ciudad de México, tenías que formarte dos veces en la fila, porque la sección del sindicato en el Distrito Federal exigía que un empleado vendiera únicamente refrescos, y otro alimentos.

Esa misma sección nos obligaba a tener a dos proyeccionistas por cada sala de cine, lo cual era altamente ineficiente. Y ni que decir de lo costoso que era importar los equipos de proyección y sonido, con aranceles superiores al 20 por ciento.

Todo esto cambió en 1994, con la desregulación de la industria, que liberó el precio de taquilla, permitió la competencia sindical y privatizó la compañía paraestatal de cines.

Con la privatización de COTSA se liberó, también, el mercado de películas y, al tener acceso a todo el contenido fílmico, pudimos construir complejos cinematográficos de gran formato, con hasta 20 salas de cine bajo un mismo techo y bajo la nueva marca Cinépolis.

Con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ese mismo año, pudimos importar equipos de proyección y sonido más baratos, debido a la desaparición de los aranceles.

Sin embargo, con el TLC no sólo llegó la posibilidad de importar bienes intermedios y de capital más baratos. También, llegó nueva competencia. En los siguientes tres años, entraron al país CINEMARK, United Artist, General Cinema, y se fundó CINEMEX.

De la noche a la mañana, pasamos de competir con una compañía paraestatal vieja e ineficiente, a competir con varias de las empresas cinematográficas líderes en el mundo, que llegaban a competir con cines nuevos y sin la pesada carga laboral del sindicato tradicional.

Sin embargo, a pesar de la intensidad de la nueva competencia, o quizás, gracias a ella, nos reinventamos.

Introdujimos nuevos conceptos y nuevos estándares de servicio. Decidimos que haríamos las cosas no sólo tan bien como nuestros nuevos competidores, sino mejor que ellos; innovamos, introduciendo las salas tipo estadio, las salas VIP, concepto ideado por mi hermano Enrique, en el que Cinépolis fue pionero a nivel mundial. Salas IMAX, salas con tecnología 4DX, butaca numerada y, más recientemente, las salas junior, concebidas para familias con niños pequeños.

Éstas y otras mejoras e innovaciones, nos permitieron no sólo no contraer nuestra participación de mercado, sino más bien crecerla.

Veinte años más tarde México, es el cuarto mercado con más asistentes al cine en el mundo, sólo después de la India, Estados Unidos y China, y cuenta con una de las infraestructuras de salas de cine más modernas.

En este mismo periodo, Cinépolis se expandió más allá de las fronteras mexicanas, con presencia hoy en 13 países; 10 en América Latina, que van desde México hasta Brasil y Chile, en Sudamérica, además de Estados Unidos, la India y España.

Cinépolis cuenta hoy, con cuatro mil 850 salas de cine, lo que la ubica en la cuarta posición a nivel mundial en número de salas. En términos de audiencia, Cinépolis recibió en 2015 a 263 millones de asistentes, lo que la ubica como la segunda compañía con más asistentes a nivel global.

Y en términos de asistentes por sala, una métrica de productividad muy común en nuestra industria, Cinépolis ocupa la primera posición a nivel mundial, con 58 mil asistentes por sala al año.

Este año, estimamos llevar entretenimiento a 310 millones de personas, lo que representará un nuevo récord para nuestra empresa.

Sin lugar a dudas, la transformación de nuestra industria fue detonada por una desregulación inteligente, que a la vez que incrementó la competencia, nos permitió a las empresas ser más eficientes.

Al igual que en la industria cinematográfica, en estos años se hicieron cambios legislativos y regulatorios que comenzaron la transformación profunda de otros sectores económicos. Por ejemplo, hoy, podemos decir que gran parte de la estabilidad económica lograda desde 1995 a la fecha, se debe a la autonomía constitucional otorgada al Banco de México, en 1994.

Por otro lado, la creación de órganos regulatorios, como la Comisión Federal de Competencia y la Comisión Reguladora de Energía en 1993, marcó un nuevo entorno para regular a todos los sectores económicos, asegurando una mayor competencia y beneficios directos, como mayor calidad y menores precios para los consumidores.

En este periodo, pasamos de un Estado regulador y altamente intervencionista, a una verdadera economía de mercado.

Por supuesto, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte jugó un papel fundamental. No sólo nos beneficiamos muchas industrias con la posibilidad de importar bienes de capital y de consumo indispensables para nuestra operación, sino que se beneficiaron múltiples sectores de exportación, como los de productos agroalimentarios, que triplicaron sus exportaciones en menos de una década.

A 22 años de su puesta en vigor, el TLC transformó a México de una economía altamente dependiente de las exportaciones petroleras, a una potencia exportadora de manufacturas. México exporta hoy, más manufacturas que el resto de los países latinoamericanos juntos.

Pero el Tratado logró más de lo que se conoce, como el hecho de que logró sustituir la ingesta de proteína vegetal de los mexicanos en los deciles más bajos de ingreso, a partir de frijoles y tortillas, por una ingesta basada en su mayoría por proteína animal, a partir de huevo y pollo.

Otro aspecto que quizá es menos relevante desde el punto de vista empresarial, pero igualmente importante para la estabilidad política del país, es la creación del Instituto Federal Electoral, en 1990, garantizando la credibilidad de las elecciones.

La privatización de sectores clave de la economía, como la banca y las telecomunicaciones, mejoraron significativamente las condiciones para accesar a financiamiento y servicios de telefonía.

Me cuenta mi papá, que al mismo tiempo que iniciaba la construcción de un cine en los años 70, solicitaba a TELMEX una línea telefónica, y que muchas veces terminaba la construcción del cine antes de que TELMEX nos conectara el teléfono.

Los cambios en el país continuaron en las décadas subsecuentes, destacando en particular, los avances en la facilidad para abrir negocios, en donde ya no es necesario invertir 51 días en promedio para abrir un negocio, como era tan recientemente como 2004, sino sólo seis días este año, de acuerdo al índice Doing Business del Banco Mundial.

También, destaca la facilidad para pagar impuestos, que se ha convertido en un trámite primordialmente digital que toma unas horas, en comparación a hacer un trámite presencial y complejo que tomaba varios días.

La creación de otros órganos reguladores, como la COFETEL, en el 96, la COFEMER, en el 2000, y la Ventanilla Digital de Comercio Exterior, en 2011, han coadyuvado a mejorar el medio ambiente en el que hacemos negocios.

Finalmente, en los últimos cuatro años, hemos vivido el periodo de mayores reformas estructurales de las últimas décadas.

Las más de 10 reformas estructurales que su Gobierno ha impulsado, señor Presidente, han puesto a nuestro país en una ruta de transformación económica aún más profunda.

Entre las reformas más importantes de estos últimos años, destacan la Energética, que permite la inversión privada en el sector de energía y con ello impulsará su modernización.

La de Telecomunicaciones que aumenta la competencia y competitividad de ese sector tan estratégico para la economía nacional.

Y la Educativa, que elimina las barreras existentes y crea las políticas necesarias para que el sistema educativo brinde a nuestros niños una educación de calidad.

Todos estos cambios representan pasos importantísimos en la dirección correcta, esto no significa, sin embargo, que no existan enormes retos por delante, cómo lograr una segunda ola de transformación profunda para México, la del fortalecimiento de nuestras instituciones.

Sin duda, contamos ya con muchas instituciones sólidas, pero es claro que tenemos un importante camino que recorrer en cuanto al fortalecimiento de las instituciones que garanticen la vigencia de un Estado de Derecho pleno.

En este sentido, ahora nos toca a todos redoblar esfuerzos para crear instituciones que garanticen un acceso universal a la justicia de forma expedita y transparente, así como asegurar la seguridad jurídica y física de los bienes y personas en el país.

Esto se dice fácil, pero requiere de cambios de gran calado, en los poderes Ejecutivo y Judicial.

Entre los primeros pasos, está asegurar que el Sistema Nacional Anticorrupción, se blinde de cualquier decisión política y, en particular, que el nuevo fiscal anticorrupción, así como el nuevo Fiscal de la República sean mexicanas o mexicanos ejemplares, independientes de la vida partidaria y con un enorme reconocimiento público por su calidad moral.

Trabajando juntos, sociedad y Gobierno, debemos de poder combatir de manera eficaz la corrupción y la impunidad, que se han convertido en los principales reclamos de la población.

Otro gran reto que tenemos por delante, es combatir la pobreza que afecta a decenas de millones de mexicanos, garantizar las condiciones mínimas de igualdad de oportunidades para este sector de la población, incluyendo el acceso a la justicia, es el primer paso para lograrlo y garantizar condiciones mínimas de dignidad.

Pero la manera más certera de combatir la pobreza en el largo plazo, es invirtiendo y generando empleos de calidad.

En éste sentido, los empresarios tenemos un papel fundamental que jugar.

Estoy convencido que la responsabilidad social del empresario va más allá de la generación de empleos bien remunerados, de la producción bienes y servicios de calidad y del pago de impuestos.

En un país con las brechas sociales como las que tiene México es importante que los empresarios nos preocupemos también por la calidad de vida de nuestros empleados, por la protección del medio ambiente, por conducirnos de manera ética en los negocios, y por contribuir al desarrollo de las comunidades en donde operamos.

En Cinépolis hace 11 años que elegimos la salud visual como la causa social que queríamos apoyar y en este periodo hemos devuelto la vista a 36 mil mexicanos de escasos recursos que padecían ceguera por catarata.

El año pasado, las 50 empresas del Consejo Mexicano de Negocios, que tengo el honor de presidir, contribuimos a mejorar la vida de cerca de 30 millones de mexicanos con más de 70 acciones de responsabilidad social, que van desde proveer mejor nutrición, servicios médicos y educación, hasta saneamiento de cuerpos de aguas y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, entre muchas más.

En otras palabras, podemos hacer mucho si actuamos de forma conjunta, si nos ocupamos en lugar de preocuparnos. Es mucho lo que nuestro país ha avanzado en los últimos 25 años, pero es fácil perder la perspectiva de los avances.

Sin duda, nos quedan muchos retos por resolver, pero si de vez en vez no echamos la mirada atrás para reconocer el largo trayecto avanzado, la meta se puede ver distante e inalcanzable.

En Cinépolis, lo que hemos recorrido en estos 25 años nos llena de satisfacción y nos motiva a fijarnos metas más ambiciosas, de generación de empleo y de llevar sano entretenimiento a millones de personas más en nuestro país y en el mundo.

Todo lo que en Cinépolis hemos logrado a lo largo de nuestra historia es el resultado del talento y del esfuerzo de un gran equipo de trabajo. Hoy recibo este reconocimiento a nombre de los más de 38 mil empleados de Cinépolis en todo el mundo.

Este reconocimiento es para todos ellos.

Mi agradecimiento profundo a todos los directores y gerentes de Cinépolis por su dedicación y compromiso con nuestra empresa.

A mi Consejo de Administración.

A mis papás, hermanos, tíos y primos, por su confianza en mí para dirigir a este gran equipo de trabajo.

Gracias por acompañarme en esta ocasión tan especial.

Quiero dedicar este reconocimiento a la memoria de mi abuelo, el licenciado Enrique Ramírez Miguel, y a la visión y liderazgo de mi papá, el ingeniero Enrique Ramírez Villalón, quien dirigió nuestra empresa por casi 40 años, y quien es el principal artífice de esta historia de éxito.

Gracias papá.

Quisiera terminar con una cita del gran liberador de la India, Mahatma Gandhi, que dice, y cito:

Nuestra grandeza radica no tanto en nuestra habilidad para transformar al mundo, sino en nuestra habilidad para transformarnos a nosotros mismos. Conviértete en el cambio que quieres ver en el mundo.

Estoy seguro, estoy plenamente convencido que si todos nos enfocamos en transformarnos a nosotros mismos en ciudadanos, empresarios y funcionarios ejemplares lograremos la transformación que tanto anhelamos de nuestro querido México.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Los invitamos a tomar su lugar.

A continuación, los invitaremos a ver el video: Sistema Nacional de Competitividad.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Tiene la palabra el licenciado Manuel Herrera Vega, Presidente de la Confederación de Cámaras Industriales.

-LIC. MANUEL HERRERA VEGA: Muy buenas tardes.

Señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto:

Sea usted bienvenido a la Reunión Anual de Industriales 2016, para los industriales en México es un honor contar el día de hoy con su distinguida presencia.

Maestro Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, Gobernador Constitucional del Estado de Jalisco:

Muchas gracias, señor Gobernador, por sus facilidades, su hospitalidad, su apoyo para realizar la RAI en Zapopan y en Guadalajara, porque Jalisco es México.

También saludo con mucho aprecio al maestro Pablo Lemus Navarro, Presidente Municipal de Zapopan. Gracias por tu anfitrionía, Pablo.

Respetables Gobernadores, Secretarios de Estado y titulares de las dependencias en los distintos órdenes de gobierno que hoy nos acompañan.

Señores legisladores, funcionarios, académicos e investigadores; representantes de las fuerzas políticas de nuestro país.

Saludo, también con aprecio, a mi amigo Juan Pablo Castañón, Presidente del CCE y junto con él, a todos mis compañeros del Consejo Coordinador Empresarial, en especial a mi compañero de la Confederación de Cámaras de Comercio, Enrique Solana, nuestra Confederación hermana, también con mucho aprecio.

Dirigentes del sector de los trabajadores en México.

Amigos todos de la industria mexicana.

Distinguidos integrantes del Cuerpo Diplomático acreditado en el país que nos hacen el honor de estar presentes.

Señoras y señores.

Presidentes, Directores Generales, integrantes, afiliados y amigos de las 108 Cámaras y Asociaciones que representa nuestra Confederación.

A los representantes de los medios de comunicación.

Queridos amigos:

Sean bienvenidos al evento empresarial más importante de México, la Reunión Anual de Industriales que es la mejor oportunidad para reflexionar sobre nuestro presente, pero, sobre todo, para imaginar el futuro que queremos y trabajar en ello.

A casi 100 años de existencia, CONCAMIN ha jugado un papel fundamental en la vida de México, más allá de ser un órgano de consulta para el Estado mexicano, nos hemos consolidado como una organización de mujeres y hombres libres propositivos, comprometidos y dispuestos a trabajar por México.

Por eso, aprovecho también para saludar a los expresidentes de CONCAMIN que nos acompañan también el día de hoy.

La industria genera un círculo virtuoso que integra el talento y las vocaciones de una región, con los medios necesarios para producir y generar valor, un valor encaminado a satisfacer las necesidades humanas, pero también está comprometida con nuestra gente, con nuestro mercado, con la calidad y con la experiencia estamos comprometidos con México.

Un claro ejemplo de ello, es el de mi amigo Alejandro Ramírez, a quien hoy se le distingue con la presea CONCAMIN.

Hoy, Cinépolis se ha consolidado como la empresa más grande de América Latina y la cuarta a nivel mundial en su ramo, con una estrategia clara de responsabilidad social, de innovación y de valor agregado.

Esos son los ejemplos por los cuales debemos estar orgullosos y creer en nuestro país, en nosotros y en seres humanos que como Alejandro, como su familia, como sus colaboradores enaltecen a nuestra Patria.

Muchas felicidades, Alejandro.

Aprovecho, también, para reconocer a otro gran ejemplo de esfuerzo, con orgullo festejamos los primeros cien años de vida del Informador. Difícil sería pensar en la historia contemporánea de Jalisco, sin este medio de comunicación a quien hoy felicitamos y le deseamos muchos años más de éxito, a mi estimado Carlos Álvarez del Castillo, y a toda la familia del informador. Nuestro reconocimiento.

Señor Presidente:

En enero del 2012, se llevó a cabo la Reunión Anual de Industriales, aquí, en la Ciudad de Guadalajara.

En aquél momento, fue el primer foro de las campañas electorales con el sector privado. Usted, siendo uno de los candidatos, se comprometió, entonces, a lograr las Reformas Estructurales, por las que nuestro país tanto había esperado.

Hoy, en el marco de la RAI 2016, coincidimos nuevamente en Guadalajara, ahora en el municipio de Zapopan y recordamos ese momento, hoy las Reformas Energética, Financiera, de Telecomunicaciones, la Educativa, entre otras más, que ya se han comentado, son una realidad que sienta las bases para acelerar el desarrollo e incrementar la competitividad de nuestro país.

Hace algunos meses los industriales reafirmamos nuestro compromiso con México, a través de una estrategia clara, muy ambiciosa pero realizable, con visión a largo plazo, pero con beneficios inmediatos.

Hoy, la gran alianza por una política industrial de nueva generación avanza con firmeza y constituye una acción coordinada entre el Sector Privado, Gobierno, academia y sociedad CON un objetivo común: lograr un mayor desarrollo para nuestro país.

Aprovecho para agradecer al Secretario de Educación Pública, al Secretario de Economía, que hoy nos acompañan por este importante esfuerzo.

Hoy, presentamos el Sistema Nacional de Competitividad y el mensaje es claro, esta acción es un parteaguas en la construcción de un México más próspero.

A todos, quienes forman parte de este esfuerzo y han depositado su confianza en CONCAMIN, muchas gracias.

Y aprovecho para solicitar respetuosamente a los Poderes Legislativo y Ejecutivo, un paquete económico acuerdo a estos planteamientos que privilegie la inversión, y que favorezca el desarrollo equilibrado de todos los sectores.

Si impulsamos la competitividad, la innovación, el contenido nacional y el talento, estaremos dando grandes pasos hacia el desarrollo social y económico y, entonces, estaremos en una ruta correcta y podremos enfrentar los retos que implica la cuarta revolución industrial.

Es de gran relevancia reconocer estos avances, pero, también, es importante destacar enormes retos que aún tenemos en México. Garantizar la condición mínima fundamental para desarrollar cualquier actividad económica, el Estado de Derecho, la seguridad de las personas, la seguridad jurídica, la aplicación de la ley y el respeto a los derechos humanos.

Queremos heredarles a las siguientes generaciones, un México donde nuestros jóvenes estén seguros que se puede prosperar si se respetan las leyes, si se respeta la palabra, si se respetan las promesas, si se respetan los compromisos.

No queremos heredarles un México donde triunfan los corruptos saliendo impunes, o donde los exitosos sean aquellos que viven de privilegios engañando a las personas.

Y no debemos olvidar que el Estado de Derecho es, también, garantizar los derechos fundamentales de cada persona para su debido desarrollo.

México es un país de creadores de sueños, de mentes creativas, de manos dedicadas, de grandes corazones. Pero hay una gran parte de México que a veces no puede pensar y que a veces no puede soñar, porque su realidad le impide imaginar.

Quién puede si no nosotros. Por eso, estamos hoy aquí, para hablar de la realidad de México no sólo del México competitivo, próspero y abundante, sino, también, del México que más nos necesita y el que todos debemos pensar y al que todos debemos apoyar.

Hoy, en este evento nos encontramos un grupo personas de opiniones políticas y credos que pueden, incluso, ser distintos, pero todos compartimos nuestro amor por México, por esta tierra y todos podemos trabajar por ella.

El reto, es convertir ese amor en un compromiso insobornable con los mexicanos y con México y para ello hay muchas formas, siendo más competitivos, generando mejores condiciones a nuestros trabajadores, pensando en nuestros niños, creyendo en nuestros amigos, socios, colaboradores, simplemente creyendo en nosotros mismos.

Tenemos el poder de devolver los sueños a nuestro país, para ello los mexicanos tenemos el gran reto de dejar de pensar en clave sexenal, no podemos dejar que los procesos electorales sean la marca que condiciona nuestras vidas.

Como podemos advertir, tenemos muchos retos como industria y como sociedad, asumimos con valor y con arrojo cada uno de ellos.

El factor de cohesión del círculo virtuoso que genera la industria, sin duda, es la confianza, la confianza de quien invierte para crear valor, de quien pone a disposición el talento de esa cadena de valor y, finalmente, de quien consume el resultado del trabajo realizado.

Señor Presidente.

Queridos industriales:

Hoy, hacemos ese llamado desde CONCAMIN, un llamado a la unidad de los mexicanos, fundamentado en la confianza en nosotros mismos, en la confianza en las instituciones, en los ciudadanos, en los empresarios, en los maestros.

Hoy, es indispensable creer en nosotros mismos.

Hoy, más que nunca, necesitamos creer en esta hermosa tierra y en su gente.

Hoy, más que nunca, necesitamos creer en México.

Los industriales creemos en México y, por eso, creamos en México.

Muchas gracias.