-MODERADOR: Queda en uso de la palabra el licenciado Manuel Velasco Coello, Gobernador del estado de Chiapas.

-GOBERNADOR MANUEL VELASCO COELLO: Muchas gracias.

Nos da muchísimo gusto recibir el día de hoy, aquí, en Puerto Chiapas, a un gran aliado y a un gran amigo que tenemos todos los chiapanecos, que trabaja pensando en todo momento por el bienestar de las futuras generaciones. Y ese es nuestro amigo Enrique Peña Nieto, Presidente de todas y de todos los mexicanos.

Señor Presidente:

Los estados del Sur del país estamos muy agradecidos con usted, porque es un Presidente que volteó a ver a esta región que durante muchos años había permanecido en el olvido. La demanda histórica de quienes habitamos en esta zona de México, era ponerle fin a las políticas centralistas que metieron al Sur del país en un cajón del escritorio, y lo trataron como plato de segunda mesa.

Por esa razón, somos los primeros en reconocer la decisión que usted y su Gobierno han tomado para impulsar el desarrollo de esta región, rompiendo los esquemas de las políticas tradicionales y  abandonando el discurso demagógico que mantuvo al Sur del país al final de las prioridades nacionales.

Usted entendió el sentir de la gente que vive en esta tierra; gente que por décadas han exigido las mismas oportunidades. Quienes aquí vivimos, estamos decididos a tomar en nuestras manos el rumbo de  nuestro destino.

Así me lo expresó don José, un amigo pescador de aquí, de Puerto Madero, que lleva más de 30 años pescando en estas aguas del Océano Pacífico que hoy nos rodean. Don José me dijo: No nos den el pescado, pero tampoco nos enseñen a pescar, porque pescar ya sabemos. Lo que necesitamos, son las herramientas para poder pescar y para poder ser los mejores pescadores.

Con la creación de las Zonas Económicas Especiales, el Presidente de México nos está dando a los estados del Sur del país las herramientas para que podamos construir nuestro propio destino y podamos superar las condiciones dolorosas de pobreza y marginación con base a nuestra capacidad, a nuestro potencial, y con  base a nuestro trabajo.

Por esa razón, señor Presidente, siempre nos da mucho gusto, mucha alegría que nos visite en Chiapas, pero nos da más gusto que venga a darnos esta buena noticia.

Sepa que los chiapanecos lo queremos, y lo queremos bien. Y vamos a seguirlo apoyando con todo, para que su Gobierno siga dándole resultados al Sur de México y a todo México.

Quiero también, saludar a un aliado que hemos tenido los estados del Sur del país, y que desde la Secretaría de Hacienda ha sido el gran impulsor de las Zonas Económicas Especiales para esta región de México. Muchas gracias al doctor Luis Videgaray Caso, por su presencia el día de hoy.

Muchas gracias a la Secretaria y a todos los Secretarios del Gabinete que el día de hoy nos hacen el honor de contar con su presencia aquí, en Puerto Chiapas.

Muchas gracias a mis amigos Gobernadores, que quiero saludarlos con especial afecto, porque hicieron un esfuerzo para venir desde sus estados a acompañarnos el día de hoy.

A mi amigo Rafael Moreno Valle, Gobernador del estado de Puebla; a mi amigo Rolando Zapata, Gobernador del estado de Yucatán; a mi amigo Beto Borge, Gobernador del estado de Quintana Roo; a mi amigo Gabino Cué, Gobernador del estado de Oaxaca; y a mi amigo Rogelio Ortega, de Guerrero, y Salvador Jara, de Michoacán.

Sean todos bienvenidos a Chiapas.

También, queremos agradecer a los representantes de las Cámaras nacionales y Organizaciones empresariales que el día de hoy nos acompañan.

Muchas gracias a Gerardo Gutiérrez Candiani, que hoy nos acompaña.

Y quiero también, agradecer mucho la presencia de un gran amigo y aliado que tenemos en Chiapas, y empresario muy importante para nuestro estado, Rómulo Farrera. Muchísimas gracias por estar con nosotros, el día de hoy.

Gracias a mis amigos Senadores de la República que hoy nos acompañan.

A mi amigo Senador por el estado de Chiapas, Roberto Albores; Zoé Robledo, Luis Armando Melgar. Muchísimas gracias. Pero también, gracias a Sofío, Senador por el estado de Guerrero, que hoy está con nosotros; a Benjamín, del estado de Oaxaca.

Muchas gracias a todos por su presencia.

Muchas gracias a todas las autoridades Federales, estatales, municipales.

Diputadas y Diputados Federales, Diputados Locales, Presidentes municipales; a las Fuerzas Armadas, y a todos los que hoy nos acompañan en Puerto Chiapas.

Aquí, en Puerto Chiapas, que fue construido en 1975, y cuando se inició esta obra se dijo que era un elefante blanco y que no era una obra necesaria, ni que fuera a traer ninguna productividad a nuestro estado. Hubo, incluso, quienes se opusieron de manera irracional a la construcción de esta obra.

Y hoy, 40 años después, Puerto Madero, o Puerto Chiapas, se ha convertido en la plataforma donde está comenzando el rescate de este nuevo impulso que le está dando al Presidente en la región Sur del país.

Ahora, como una zona económica especial y con la construcción del primer parque agroindustrial de nuestro país, que ya dimos los avances con el Presidente de México, y que va a ser el primero que vamos a inaugurar junto con el Presidente de México, y que va a ayudar mucho a todos los productores de esta región, ya que en esta región circula el 90 por ciento del comercio terrestre que tenemos con Centroamérica.

A lo largo de nuestra historia, México había estado caminando con un solo pie, viendo únicamente hacia el Norte del país. El gran reto que los mexicanos tenemos por delante, es poner a México en movimiento sobre ambos pies, sin dejar de mirar al Norte, pero volteando la mirada al Sur del país.

Los chiapanecos iremos con mucha responsabilidad y compromiso a la conquista de este objetivo. Ya lo hicimos en enero del 2013, cuando, junto con el Presidente de México, se arrancó la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

En julio del 2014, cuando el Presidente de México arrancó el Plan Frontera Sur, que inició una nueva etapa de respeto absoluto a los derechos humanos de nuestras hermanas y hermanos migrantes que transitan día con día por nuestro territorio.

Y el día de hoy, lo estamos haciendo con la presentación de estas Zonas Económicas Especiales. Y lo seguiremos haciendo para que Chiapas sea el epicentro de la transformación social de nuestro país.

Por todo lo anterior, quiero expresarle, señor Presidente, a nombre de todas y de todos los chiapanecos, nuestra mayor gratitud, nuestro mayor agradecimiento, porque usted decidió ver a Chiapas no como la región donde termina el país, sino como la tierra donde comienza la patria.

Por eso, quiero finalizar mi intervención, recordando lo expresado por don Guadalupe Victoria, el primer Presidente de México, a 229 años de su nacimiento.

Don Guadalupe Victoria dijo: Cuando los pueblos saltan sus barreras, no existe nada, lo bastante poderoso, que pueda detenerlo.

Muchas gracias a todos por su atención, y muchas gracias, señor Presidente, por apoyar a los estados del Sur de México.

-MODERADOR: A continuación, hará uso de la palabra el doctor Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda y Crédito Público.

-SECRETARIO LUIS VIDEGARAY CASO: Muchas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos.

Saludo en primer lugar, al señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Si me lo permite, señor Presidente, felicitarle por la gira a Nueva York, a la reunión anual de las Naciones Unidas, donde su participación, a pesar de haber ocurrido en tan sólo dos días en una larga y pesada agenda, confirmó su liderazgo para transformar a México en un actor con responsabilidad global.

Muchas felicidades, señor Presidente.

Saludo y agradezco la hospitalidad y las generosas palabras del señor Gobernador Constitucional del Estado de Chiapas, el licenciado Manuel Velasco.

Gracias, señor Gobernador.

Y al saludar al señor Gobernador de este gran estado, saludo también a los gobernadores de otras entidades federativas que se han tomado la molestia de venir a esta presentación por parte del señor Presidente, de la Iniciativa de la Ley que creará las Zonas Económicas Especiales en México.

Saludo a mis compañeros de Gabinete.

De manera muy particular, a las y los legisladores Federales, que son quienes habrán de recibir esta iniciativa y, estoy seguro, que con su trabajo habrán de mejorarla y habrán de hacerla una realidad.

De manera muy especial, también saludo a la representación del sector empresarial, destacadamente al Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani, y a los demás liderazgos empresariales nacionales y de esta región del Sur del país.

Muy distinguidos integrantes del presídium.

Señoras y señores:

Nos da un enorme gusto que el señor Presidente de la República presente hoy, firme hoy aquí, frente a ustedes, esta iniciativa que va a presentarse al Congreso de la Unión.

Y nos da mucho gusto que se haga precisamente aquí, en Puerto Chiapas, Puerto Madero, donde estará, si así lo deciden las y los legisladores, una de las primeras Zonas Económicas Especiales en México.

Para poner en contexto la importancia de esta iniciativa de ley, vale la pena recordar que uno de los ejes del Plan Nacional de Desarrollo para el periodo 2013-2018, es, precisamente, la democratización de la productividad.

Cuando hablamos de productividad, estamos hablando realmente del elemento más importante para superar la pobreza, para que la gente gane más por su trabajo, para que haya crecimiento y que haya prosperidad.

A lo largo de la historia económica del mundo, solamente las naciones que han podido incrementar su productividad, son aquellas que generan condiciones de prosperidad y de bienestar para las grandes mayorías. Por eso, la apuesta del Presidente Enrique Peña Nieto desde el primer día, ha sido elevar la productividad.

Ese es el origen fundamental de las reformas estructurales en materia económica: elevar la productividad. Ese es el objetivo que se tiene en instancias como la nueva Ley para la Productividad y el Comité Nacional de Productividad.

Pero hay que reconocer que no solamente se trata de elevar la productividad de aquellas industrias o regiones que hoy son muy competitivas, de aquellas industrias que hoy exportan, de aquellas regiones del país que atraen capital, que atraen industria. Se trata de democratizar la productividad; es decir, hacer que la productividad sea una realidad para toda la población y para todas las regiones del país.

Y hay que atrevernos a decirlo: en los últimos 20 años hemos visto cómo el país se está separando, desde el punto de vista económico.

Desde la firma del Tratado de Libre Comercio, por poner un ejemplo que ilustra el punto, los estados del Norte del país, aquellos que integran la frontera con  los Estados Unidos, han visto un crecimiento del Producto Interno Bruto por habitante, del 47 por ciento en términos reales. Ésta es una gran historia de creación de prosperidad.

Sin embargo,  cuando volteamos al Sur, en estos mismos 20 años, vemos que la productividad en tres estados, y que el crecimiento del Producto Interno Bruto per cápita, en los estados de Chiapas, Oaxaca y Guerrero, prácticamente se ha mantenido sin cambio.

La productividad en los estados del Norte del país es casi tres veces superior a la productividad promedio en el Sur del país.

Cuál es la respuesta que propone el Presidente Enrique Peña Nieto.

Es ir más allá de un modelo de combate a la pobreza, basado fundamentalmente en el asistencialismo; a un modelo de combate a la pobreza a, través del crecimiento económico y de la productividad.

De ahí, surge, en noviembre, pasado la instrucción que nos dio el Presidente de la República a distintos integrantes de su Gabinete, de avanzar en una propuesta para, por primera vez en la historia, establecer en México un concepto que ha funcionado, y funcionado bien en el resto del mundo, que son las Zonas Económicas Especiales.

La Iniciativa de Ley que hoy firmará y enviará el Presidente de la República a la Cámara de Diputados, como Cámara de origen, es producto del estudio y del diálogo con muchas instancias a las que quiero hoy, aquí, agradecer.

En primer lugar. Un aliado fundamental de este trabajo, ha sido el Banco Mundial. El Banco Mundial, como una instancia especializada, que nos ha permitido analizar las más de tres mil 500 Zonas Económicas Especiales que existen en el mundo.

Y quiero agradecer, además del Banco Mundial, a otras instancias internacionales que han tenido la generosidad de asistirnos y compartir su aprendizaje con nosotros, como son el Banco Interamericano de Desarrollo y la Universidad de Harvard.

Quiero destacar que las Zonas Económicas Especiales tienen características para ser exitosas, muy importantes y bien definidas, que son, precisamente, las que se atienden en la iniciativa que presenta el Presidente de la República, y que él habrá de explicar en unos minutos más.

Quiero destacar que la Iniciativa que hoy se presenta no parte de cero. Hay un trabajo Legislativo previo; hay trabajo de Diputadas y Diputados, de Senadoras y Senadores, que han presentado iniciativas en este sentido, con quienes hemos tenido el privilegio de dialogar y construir y que, estoy seguro, que serán parte del trabajo de análisis y de enriquecimiento que habrá de hacer el Congreso de la Unión para esta Iniciativa.

A todas y todos los Legisladores Federales, varios aquí, presentes, que han trabajado en el tema, que durante años han estado insistiendo en la importancia de traer a México y traer al Sur de México esta figura: Muchas gracias, y expresamos nuestro más amplio reconocimiento.

Quiero agradecer de manera muy particular, al sector privado, que ha sido una instancia de la sociedad civil que ha acompañado de manera generosa este proceso del Ejecutivo Federal.

Hemos tenido una gran retroalimentación, hemos contado con su consejo, con su asesoría y, sobre todo, con su entusiasmo.

Éste es un proyecto, finalmente, para crear valor; valor donde está el potencial, pero que todavía no se ha hecho una realidad. Y es solamente a través de la confianza del capital privado, de los empresarios, de los emprendedores, en que esto podrá ser una realidad.

Y finalmente, quiero agradecer a quienes son y serán protagonistas indispensables en este esfuerzo: los Gobernadores del Sur del país.

Muchas gracias a los Gobernadores que, también, le han dedicado tiempo, le han dedicado esfuerzo y que, sin duda alguna, serán un elemento fundamental para que esta iniciativa no solamente se convierta en ley, sino para que una vez que el Congreso de la Unión lo apruebe, y se promulgue, se convierta en una realidad transformadora.

La apuesta es al desarrollo, es al crecimiento. Es a un Sur que puede competir, es a un Sur que no rehúye a la globalidad, sino que se incluye en la competitividad mundial y en la transformación de México.

Vamos por la productividad. Vamos por la productividad en el Sur de la República.

Muchas gracias, y muchas felicidades.

-MODERADOR: Para continuar con el programa, se proyectará el video: Zonas Económicas Especiales.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: A continuación, toma la palabra el señor Gerardo Corrochano, Director del Banco Mundial para Colombia y México, América Latina y el Caribe.

-SR. GERARDO CORROCHANO: Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; señor Gobernador del Estado de Chiapas, Manuel Velasco Coello; señor Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso; señor licenciado Gerardo Gutiérrez Candiani, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial; distinguidos gobernadores y legisladores; señoras y señores:

Es un gran honor para el Banco Mundial, y para mí personalmente, estar hoy con ustedes, con motivo del lanzamiento de esta muy importante iniciativa.

El desarrollo del sur-sureste del país es uno de los desafíos más importantes que enfrenta México, el cual a su vez tiene una estrecha relación con los objetivos principales de nuestra institución, eliminación de la pobreza y la promoción de la prosperidad compartida.

En el caso específico de México, la estrategia del Banco Mundial enfoca parte de sus actividades en los estados del Sur-Sureste, en concreto en Oaxaca, Guerrero y Chiapas, entidades que tienen los niveles más altos de pobreza del país.

Basados en la experiencia internacional, estamos convencidos que el instrumento clave para combatir la pobreza, es el crecimiento centrado en la generación de buenos empleos y en la integración económica.

Desde el año 2000, los países de América Latina han conseguido que 23 de cada 100 individuos salgan de la pobreza, y que 18 se integren a la clase media. Más de dos terceras partes de esta movilidad está determinada por el crecimiento de la economía y, específicamente, por la obtención de ingresos adicionales por trabajo.

Por esta razón, durante este año hemos apoyado el intenso esfuerzo que los equipos de BANOBRAS y de la Secretaría de Hacienda, en particular, han realizado para el diseño de esta iniciativa, y les hemos compartido la experiencia global y el conocimiento que tenemos acerca de los elementos que definen el éxito de las Zonas Económicas Especiales.

No sólo nos hemos enfocado en los casos exitosos, sino también en aquellos que no lo han sido.

Es importante enfatizar que existen Zonas Económicas Especiales en el mundo que no han alcanzado los objetivos esperados en términos de atracción de inversión o de creación de empleo. Y es precisamente en nuestro estudio de estos casos, en donde más hemos aprendido.

Durante más de tres décadas, el Banco Mundial ha apoyado el desarrollo de Zonas Económicas Especiales en países como China, Malasia, Corea del Sur, Bangladesh, Turquía, África del Sur y en varios países de Latinoamérica.

Con base en esta experiencia, sabemos que las Zonas Económicas Especiales no son una panacea por sí solas.

Cuando son exitosas, pueden convertirse en un importante motor para el crecimiento regional y para la generación de empleo, siempre y cuando su implementación tome en cuenta dos principios claves:

El importante rol que el sector privado y los inversionistas juegan para poder lograr el éxito de dichas áreas, y  una visión integral de la zona que permita conectarla con la región, y no dejar que se convierta en un enclave.

En los últimos meses, organizamos diversos talleres con BANOBRAS y con la Secretaría de Hacienda, así como un grupo de senadores de la República, con el objetivo de compartirles las  lecciones que hemos aprendido a nivel internacional en esta materia.

También, llevamos a cabo múltiples reuniones y diálogos con nuestros expertos del Banco Mundial en Zonas Económicas Especiales, en las que destacamos la relevancia de introducir procesos administrativos rápidos y transparentes para los inversionistas, para garantizar la existencia de un ambiente de negocios que alcance y optimice las mejores prácticas a nivel mundial.

Analizamos la importancia relativa de los incentivos fiscales y de la gran relevancia que tienen los incentivos, como dijo el Secretario Videgaray, de valor agregado; como los servicios que permitan mejorar la eficiencia de las empresas; por ejemplo, de logística, de tecnología, de conectividad, de mercado o de tratamiento de residuos.

De igual forma, destacamos la importancia que tienen las inversiones complementarias en los ámbitos de infraestructura y desarrollo de habilidades para los trabajadores.

Me gustaría resaltar tres puntos que en  el Banco Mundial nos parecen especialmente importantes:

Primero. Las Zonas Económicas Especiales son un proyecto de mediano a largo plazo.

 En línea con la Ley de Productividad, aprobada este año, el éxito de este proyecto y la obtención de resultados esperados, residirán en la capacidad de coordinar varias acciones de política entre distintas dependencias y niveles de Gobierno, por un periodo de tiempo sostenido.

Este proyecto se debe enmarcar en una agenda de desarrollo de largo plazo y ser parte de una política de Estado, del programa especial de la productividad y la competitividad.

Segundo. Estas zonas pueden servir como un laboratorio para experimentar con reformas profundas e innovadoras, cuya implementación inicial a nivel nacional será muy difícil.

Así lo han  hecho los países donde las Zonas Económicas Especiales han tenido más éxito, como es el caso de países asiáticos, como China, Malasia y Corea del Sur, y en donde dichas zonas se han usado para implementar programas piloto.

 Una vez que se demuestran el resultado de estas reformas y programas en el marco de dicha zonas, es posible exportarlas, por así decirlo, al resto del país.

Tercero. Es importante aceptar y reconocer que estas zonas son un proyecto complejo y ambicioso a la vez, pero, al mismo tiempo, muy novedoso con respecto a los programas y a las políticas que se han implementado hasta ahora.

Como tal, este tipo de proyectos implica que el Gobierno tome ciertos riesgos que, en el caso de México, nosotros estamos muy convencidos; se están asumiendo de manera calculada y a través de un cuidadoso y atento trabajo preparatorio que sienta las bases para maximizar la probabilidad de que la iniciativa tenga éxito, con sostenibilidad económica, sostenibilidad social y ambiental.

Aprovecho la ocasión, para felicitar a las autoridades mexicanas por lanzar este proyecto que, con un esfuerzo sostenido y coordinado, generará un gran potencial no solo para el desarrollo de las zonas más rezagadas del país, sino, estimamos, también tendrá un impacto económico positivo para todo México.

Concluyo, con reiterarles la absoluta disposición del Banco Mundial para seguir acompañándonos en este esfuerzo que puede beneficiar a millones de mexicanos.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Toma la palabra el licenciado Gerardo Gutiérrez Candiani, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

-LIC. GERARDO GUTIÉRREZ CANDIANI: Muy buenas tardes tengan todas y todos.

Saludo con gran afecto al señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, y gran aliado de los empresarios de México.

Gracias, señor Presidente.

Al doctor Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda y Crédito Público, por coordinar este gran esfuerzo que hoy nos reúne a todos.

Felicidades, señor Secretario, a usted y a todo el equipo.

También, por supuesto, a nuestros amigos integrantes del Gabinete; a los señores Gobernadores, en especial, a nuestro anfitrión, el licenciado Manuel Velasco Coello, Gobernador Constitucional del estado de Chiapas.

Gracias, Gobernador.

Al señor Gerardo Corrochado, Director del Banco Mundial y, por supuesto, a nuestros queridos Presidentes de organismos empresariales, y a los empresarios del Sur que nos acompañan hoy.

Bienvenidos.

También, al igual que a todos los señores Legisladores.

En el sector empresarial mexicano hicimos nuestro el gran proyecto para la creación de Zonas Económicas Especiales.

Desde que el Presidente de la República lo propuso por primera vez, en el marco del Decálogo por un México en Paz, con Justicia, Unidad y Desarrollo, en noviembre del 2014.

Desde, entonces, hemos venido trabajando al respecto, junto con el Gobierno de la República.

Más aún, nos hemos estado preparando para cumplir con la parte que nos corresponde como iniciativa privada, en las muchas tareas que derivan de un esfuerzo de esta envergadura y de tal relevancia para el país.

Hoy, vemos con entusiasmo que esa proposición original toma ya forma y viabilidad concretas en la iniciativa de la ley correspondiente.

Nuestro reconocimiento por este gran acierto, señor Presidente.

Este proyecto de ley recoge observaciones y propuestas fundamentales de los empresarios de las regiones contempladas y, desde luego, de los organismos empresariales.

La iniciativa que hoy se presenta, es todo un plan estratégico de desarrollo; un programa muy completo que parte de una visión incluyente e integral.

Procede el análisis, el enriquecimiento y la aprobación de la iniciativa en el Congreso de la Unión, donde confiamos se le dará una recepción y un tratamiento a la altura del carácter prioritario que tiene.

Lo es, en primer lugar, porque puede contribuir de manera decisiva a superar el reto más profundo y la mayor deuda de la Nación; hablo de la deuda que todos tenemos con los más pobres, en particular, con millones de nuestros hermanos del Sur de México.

Del desafío que implica las enormes brechas de desarrollo y bienestar económico, social y regional que dividen al país, especialmente acuciantes en regiones como las designadas para acoger las Zonas Especiales.

En síntesis, se trata de actuar con medidas efectivas contra la desigualdad que inhibe desde el raíz el progreso no sólo aquí, en el Sur-Sureste, sino a nivel nacional.

Es una respuesta contundente a un problema concreto; los millones que no encuentran oportunidades para acceder a una vida digna; quienes subsisten en la marginación sin alternativas de movilidad social y, con ello, sin que el mercado interno y la economía nacional pueda crecer a todo su potencial.

Como también se concibió desde el inicio, éste es un proyecto contra la injusticia social, que está detrás de flagelos como la violencia, la polarización y el conflicto social.

Es sobre estas bases que reafirmamos el compromiso del sector empresarial mexicano con la creación de las Zonas Económicas Especiales.

En este sentido seguiremos trabajando con el Gobierno Federal y los legisladores, con los gobiernos estatales y, desde luego, con la sociedad de los estados involucrados.

Vamos juntos por este México que mira la modernidad en todas sus regiones.

Los empresarios pondremos tiempo, dedicación, trabajo y esfuerzos, promoveremos inversiones históricas en estos proyectos, y vamos a hacerlo porque creemos en su motivación profunda, en su racionalidad económica, en su potencial de negocios y en su viabilidad social.

Es una de las ventanas de oportunidad más importantes para generar crecimiento agregado de México, lo cual es fundamental ante el escenario de debilidad internacional en el corto y mediano plazo.

Además, estamos en la coyuntura más oportuna para un proyecto de esta naturaleza, debido al desarrollo paralelo de otro gran motor de oportunidades, también en vías de concretarse, como es el Acuerdo de Asociación Transpacífico.

El TPP no es sólo la mayor apuesta de México en materia de comercio internacional en este momento, sino una de las de mayor proyección de nuestra historia. De hecho, se trata de una iniciativa de libre comercio revolucionaria a nivel mundial por las economías involucradas, y los alcances de los términos y los aspectos que se están negociando.

Por un lado, lograremos acceso preferencial a los mercados de la Cuenca del Pacífico, los de mayor crecimiento en el mundo. Por otro lado, están las ventajas del sur del país en términos geográficos y de vocaciones productivas para convertirse en plataforma y puente logístico interoceánico.

La vinculación es evidente, y debe contemplarse como factor esencial en la planeación estratégica nacional, siempre partiendo de un principio doble; desarrollo regional integral y vinculación productiva con el resto del país, para consolidar una sola economía moderna y con proyección global.

Se trata, en esencia, del mismo desafío de unificación y reducción de brechas de productividad y crecimiento entre el sector externo y el resto de la planta productiva nacional.

Los retos son mayúsculos, pero son proporcionales a estas oportunidades. Debe de venir un gran esfuerzo para generar infraestructura, de conformación de clúster y encadenamientos productivos para asegurar los servicios básicos a la población en el marco de un desarrollo equilibrado social y ambientalmente.

Desde luego, el tema del capital humano es decisivo.

Resulta clave, impulsar la educación de calidad media superior y superior, así como la formación  especializada, vinculada a las actividades que florecerán en las regiones involucradas.

Nuestra visión y compromiso, es que las Zonas Económicas Especiales sean piedra angular de una transformación económica que lleve prosperidad a todas las familias mexicanas, que impulse al mismo tiempo la consolidación de encadenamientos de valor, así como la integración entre las Pymes y las empresas exportadoras y globales más competitivas.

Señor Presidente de la República.

Amigos todos.

Tenemos que  edificar un país nuevo desde una visión que contemple beneficios para todos. Pero también, responsabilidades concretas para cada uno de nosotros.

El sector empresarial ha estado y está de lado de los mexicanos que creen y trabajan por una autentica renovación de la esperanza y la voluntad nacional, como es el Gobierno que usted encabeza, señor Presidente.

Vamos juntos a construir un mejor futuro con quienes no han tenido oportunidades, con aquellos que buscan superarse y hacer la diferencia para sus familias, sus comunidades y sus regiones.

Por un México incluyente, mejor integrado y con más prosperidad para todos. En resumen; por un mejor futuro para las próximas generaciones.

Cerramos filas por la Nación. México cuenta con sus empresarios, y sus empresarios con México.

Nuevamente, señor Presidente, felicidades por esta gran iniciativa que va a transformar a nuestro país.

Gracias.

MODERADOR: A continuación, el ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos realizará la Firma de la Iniciativa de la Ley Federal de las Zonas Económicas Especiales.

(FIRMA DE INICIATIVA)

( CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)