-MODERADORA: Enseguida el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, procederá a la Instalación del Sistema Nacional de Protección Integral a Niñas, Niños y Adolescentes.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Señoras y señores.

            Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

            Me da mucho gusto saludarles y participar en la instalación de este Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes.   

            Voy a proceder a su Declaratoria de Instalación.

             Hoy, 2 de diciembre de 2015, declaro formalmente instalado el Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, haciendo votos porque sus trabajos contribuyan al respeto y protección de los derechos de las nuevas generaciones de mexicanos.

            Y una vez instalado este Sistema, procedo de igual manera a la designación de su Secretario Ejecutivo.

             En cumplimiento a lo dispuesto por la  Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, someto a la consideración y aprobación de los integrantes de este Sistema Nacional, el nombramiento de Ricardo Antonio Bucio Mújica como su Secretario Ejecutivo.

             Quienes estén a favor de esta designación, sírvanse levantar la mano.

             Una vez aprobado este nombramiento, cedo la palabra al licenciado  Bucio para que modere esta sesión.

-LIC. RICARDO ANTONIO BUCIO MÚJICA: Muchas gracias, señor Presidente.

            Muy buen día a todos y a todas los integrantes del Sistema, a los invitados permanentes, invitados especiales; particularmente también a las niñas, niños y adolescentes que nos acompañan en esta sesión.

             Antes de comenzar con el Orden del Día, le quiero informar a ustedes que en cumplimiento a lo dispuesto en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, se ha publicado el día de hoy, el reglamento de dicha ley.

             Igualmente, se ha creado la Secretaría Ejecutiva de este sistema como un organismo desconcentrado, dependiendo del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

            Este organismo ha recibido los recursos necesarios para su operación de parte de la Secretaría de Gobernación, misma que ha asegurado la estructura y el presupuesto para llevar a cabo las acciones necesarias del Sistema  y de su Secretaría Ejecutiva durante el año 2016.

            En el mismo sentido, se ha creado la Procuraduría Federal de Protección  a Niñas, Niños y Adolescentes en el DIF Nacional y ha sido nombrada la Procuradora Federal Nelly Montealegre. 

             Para iniciar esta sesión de instalación, les pido dispensar la lectura del Orden del Día, mismo que se encuentra en sus carpetas y lo pongo a su consideración.

            Les pido que quienes estén a favor,  se sirvan manifestarlo levantando la mano.

            Muchas gracias.

           Queda aprobado el Orden del Día.

           El siguiente punto de esta sesión es poner a su consideración y, en su caso aprobación, el Manual de Operación y Organización de este Sistema, el cual fue circulado previamente, y se encuentra en las carpetas que les fueron entregadas.

             Quienes estén a favor de esta aprobación, sírvanse manifestarlo, por favor.

            Muchas gracias.

            Queda aprobado este Manual cumpliendo con lo dispuesto con el Artículo 7º Transitorio de la Ley General.

            Para dar seguimiento al Orden del día, me permitiré poner a su consideración y, en su caso aprobación, cinco puntos de acuerdo que les fueron enviados previamente y de los cuales también tienen copia en las carpetas.

            A fin de agilizar el desarrollo de la sesión, les pido poder presentar brevemente estos cinco puntos de acuerdo y hacer posteriormente la votación en conjunto.

     El Primero, se refiere al acuerdo por el que se crea la Comisión Especial de Secretarías Ejecutivas Nacional y Estatales, esta Comisión tendrá como objeto contar con un espacio de coordinación a nivel nacional entre todas las Secretarías Federal y estatales para el intercambio de información, para el intercambio de buenas prácticas y para articular la política nacional en la materia.

             El segundo acuerdo, es la creación la Comisión para el Seguimiento de las Recomendaciones a México, que ha realizado el Comité de los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas.

             El objetivo de esta Comisión es coordinar y articular a diversas instituciones públicas de los tres órdenes de Gobierno para dar cumplimiento y seguimiento a las recomendaciones que los organismos internacionales han hecho al Estado mexicano en relación a derechos de niños, niñas y adolescentes, particularmente las del Comité de Derechos del Niño.

            Esta Comisión da continuidad a las labores ya iniciadas por las Secretarías de Gobernación, el DIF Nacional y la Secretaría de Relaciones Exteriores, en coordinación con organizaciones de la sociedad civil.

            El tercer acuerdo determina la participación de la Comisión Intersecretarial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil y la protección de Adolescentes trabajadores en edad permitida, conocida como CITI, en los trabajos de este sistema.

            Lo anterior es para generar un mecanismo de coordinación entre el trabajo realizado por la CITI a nivel a Federal y la CITI que tiene cada una de las entidades federativas, que son coordinadas por los Secretarios del Trabajo correspondientes, hacer esta Coordinación junto con este sistema a nivel nacional.

            El cuarto punto se refiere a la creación de la Comisión Contra la Explotación y el Abuso Sexual Infantil en línea, Comisión cuyo objetivo será coordinar, articular, promover y dar seguimiento a las acciones establecidas contra la explotación sexual infantil, a través de un modelo nacional de respuesta, dando complimiento a los compromisos suscritos por México a nivel internacional, en el año 2014 y 2015.

             El último acuerdo es someter a su aprobación la creación de la Comisión de Justicia Integral para Adolescentes en Conflicto con la Ley, con la finalidad de articular, promover y coadyuvar con las autoridades locales y Federales en el diseño e implementación del Sistema de Justicia Penal, derivado de la reforma constitucional del pasado mes de julio. 

            Les pediría que quienes estén a favor de la creación de estas comisiones, se sirvan a manifestarlo levantando la mano.

            Muchas gracias a todas y a todos.

            Asimismo, informo a los integrantes del sistema que en cumplimiento a lo establecido en la Ley General de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, los lineamientos de dichas comisiones serán enviados para su consideración en el próximo mes.

             A continuación, les informo que de acuerdo con la Ley General en comento, que prevé la participación de representantes de la sociedad civil en este sistema, que deben ser nombrados por el mismo, la convocatoria para la integración de esta representación ciudadana, y la convocatoria para la conformación del Consejo Consultivo de este sistema, serán publicadas de inmediato, a fin de partir la siguiente sesión ordinaria con la representación ciudadana.

            Señor Presidente:

Habiéndose desahogado la votación de acuerdos, cederemos el uso de la voz de acuerdo a lo previsto en el orden del día.

En primer lugar, escucharemos la intervención de la representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en México, UNICEF, la señora Isabel Crowley.

-SRA. ISABEL CROWLEY: Señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto; estimados miembros del presídium; veo muchos compañeros y amigos que han laborado y también trabajado para la niñez de México.

             Veo al Gabinete; veo al DIF, titular del DIF; veo a todos los Gobernadores; veo, también, a la representante, también, honoraria del DIF Nacional; y todas las primeras damas de los DIF, con quien siempre trabajamos muchísimo para la infancia del país, y las queremos reconocer.

            También, la sociedad civil que le reconozco todo el trabajo que están haciendo; y a los medios de comunicación.

Niñas y niños y adolescentes presentes:

            Éste es vuestro día.

           Para el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, hoy es un día que podríamos calificar de histórico para la infancia de México, porque coloca a la niñez y adolescencia como un asunto prioritario en la agenda del país.

            Porque por fin habrá una gestión coordinada de recursos y esfuerzos a favor de la niñez.

Porque en el reclamo histórico que brinda un marco de protección a 40 millones de ciudadanos y ciudadanas mexicanas, porque esa nueva ley sienta las bases para lograr más protección, más justicia y apoyo a los niños, niñas y adolescentes del país, porque la niñez tiene derechos que deben ser respetados.

           Desde UNICEF hemos seguido de manera muy cercana la creación y armonización de la Ley General de Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, y hemos visto con especial emoción la rápida armonización que se ha llevado a cabo en los 29 estados que ya cuentan con su propia ley.

            Yo estoy segura y he oído también que las otras tres las vamos a tener muy pronto esta semana.

            Veintinueve leyes que se han aprobado, tras mucho esfuerzo y tras mucho superar importantes obstáculos.

En un día importante como hoy, me permito recordar aquella conocida cita de Benito Juárez: El respeto al derecho ajeno es la paz.

Ocho palabras que no pueden resumir mejor nuestros valores y nuestras pretensiones; ocho palabras que encajan perfectamente con ese enfoque integral de protección a la niñez, que persigue esta ley.

Destaco tres: primero, el respeto; segundo, el derecho, y el tercero, a la paz.

Señor Presidente:

Señores y señoras:

Aplicar esta ley es responsabilidad de todos, de todas las instancias, de todos los sectores y órdenes de Gobierno, y también de la sociedad civil. Esto lo dice la ley.

Con un fortalecimiento de atribuciones para el DIF, un rol fundamental de monitoreo para CONEVAL y con implicaciones para las Comisiones de Derechos Humanos, con un sistema de información necesario para saber a cuántos niños hay que llegar, dónde están estos niños y qué necesidades tienen, pero que se haga destacar especialmente este nuevo mecanismo de coordinación y articulación que hoy se presenta.

            El Sistema de Protección Integral, encabezado por el Presidente, que articula el rol de las instituciones públicas para lograr una política nacional de protección de derechos de los niños, niñas y adolescentes del país.

            Una vez que ese sistema opere plenamente los niños, niñas y adolescentes contarán con diversos recursos para hacer valer sus derechos y también para que, si sus derechos son violentados, les sean restituidos.

            Por ejemplo, si un niño o una niña sufren algún  tipo de maltrato o abandono, entrará en acción la Procuraduría de Protección.

Y aquí tenemos a Nelly ya, que fue nombrada y realmente estamos pendientes de todo lo que se pueda hacer y coadyuvar para este gran logro.

            Y para todo y para que cada niño, niña y adolescente regrese a su vida plena, con todos sus derechos respetados. Por ejemplo, ir a la escuela y que aprendan en la escuela, que tengan una educación de calidad, que tengan protección; que tengan acceso a educación y salud, con el fin de lograr todo el potencial de la niñez.

Y que sean felices, estén donde estén, sean como sean, hablen con la lengua que hablen; tengan los recursos económicos que tengan; tengan o no alguna discapacidad.

Por eso, es tan importante que todos los mecanismos del sistema se repliquen en todas las entidades federativas y municipios del país.

Por eso es tan importante tener el respaldo hoy de la Gobernadora y de los Gobernadores aquí presentes.

Ustedes también tienen que velar para que esta ley llegue al último rincón de México.    

            Señor Presidente.

            Estimados amigos y amigas:

            Está comprobado social, política y económicamente que la inversión en la infancia es la mejor inversión que puede hacer un país.

La infancia es la etapa más estratégica para invertir.

Los recursos que se dejan de invertir en la infancia hoy, supone mayores costos en el futuro.

             Es importante que los recursos públicos se destinen de manera inteligente para lograr mejores resultados, mayores impactos en el bienestar de la niñez.

           La Ley General ya está vigente, tras ser enviada con carácter preferente por el Presidente de la República. Un respaldo institucional que fue precedido por la aprobación, por unanimidad, gracias al apoyo de todas las fuerzas políticas y  la sociedad civil.

            Señor Presidente:

Esta ley fue enviada por usted con carácter preferente y estoy convencida de que cada uno de los Gobernadores la hará suya.

La niñez representa el 35 por ciento de la población mexicana y merece una inversión proporcional, el presupuesto que les corresponde como mexicanos, y me complace ver que está aquí el Secretario de Hacienda.

             Sabemos que ya existen fondos para la operación de este Sistema y de su Secretaría Ejecutiva, pero el tamaño del reto propuesto por el Presidente y aprobado por el Senado y el Congreso de la Nación, tiene proporciones muy relevantes, muy impactantes.

             Y eso requiere reorganizar el presupuesto público, como lo hacemos todos nosotros, en nuestras propias cuentas personales.

            Por ello, les invito a hacer de la inversión pública un tema central de discusión y construcción de este Sistema, tanto a nivel Federal, como a nivel estatal, como a nivel municipal.

             Señoras y señores.

            Niños y niñas y adolescentes:

             En un momento tan importante se me pasan muchos nombres por la cabeza, muchos rostros, muchas niñas y niños que he conocido a lo largo de este fascinante país con aspiraciones y sueños.

             Niños y niñas con derechos, muchas veces violados.

            Niños y niñas que piden más seguridad, más protección, más esperanza y un futuro digno.

            Niños y niñas que tienen derecho a salud, protección y educación.

             Me permito recordar aquí a la hermosa frase que dijo Morelos en Los Sentimientos de la Nación que: Se educa al hijo al labrador y del barrendero, como al del más rico hacendado.

           Esto busca la ley: igualdad en derechos, igualdad en dignidad, igualdad en oportunidades.

             Esta ley coloca a México en el lugar que debe estar, una Nación como México.

 Esta ley coloca en los libros de la historia un hito, un hito valiente y necesario.

Esta generación será recordada como la generación que se movilizó, que invirtió tiempo y recursos, así como capital político para respetar los derechos de 40 millones de ciudadanos y ciudadanas. Estamos hablando uno de cada tres mexicanos.

            Cuenten, señor Presidente, todos los que están aquí presentes con UNICEF, en esta fascinante etapa que hoy comienza en la historia de México, porque esto es por derecho, por presente y por el futuro, por justicia, por igualdad y por equidad y, también, por la ley.

            Muchísimas gracias. 

-LIC. RICARDO ANTONIO BUCIO MÚJICA: Muchas gracias, señora Crowley, y también por el apoyo que ha brindado UNICEF a todo este proceso.

             Enseguida escucharemos a Alejandra Ortega Zambrano, quien emitirá un mensaje en representación de las niñas, los niños y los adolescentes.

-C. ALEJANDRA ORTEGA ZAMBRANO: Señor Presidente Enrique Peña Nieto; señora Angélica Rivera de Peña.

          Buenas tardes.

            Queremos agradecer el espacio que nos dan para expresar nuestras opiniones, peticiones y su disposición a escucharnos.

             En las últimas semanas, Abigail, Yesenia, Juan y yo, Alejandra, hemos hablado y construido esta participación de acuerdo con nuestras principales preocupaciones y peticiones, porque nos importa demasiado que las niñas, niños y adolescentes de México seamos escuchados y tomados en cuenta para todas las decisiones que nos importan.

             Tenemos poco tiempo y no es suficiente para hablar de todos los temas importantes para las niñas, niños y adolescentes del país, pero les pedimos que igual que esta vez, todas las veces que vayan a tratar temas que nos involucren, nos den espacios para escuchar nuestra opinión y peticiones, como lo están haciendo ahora, y como la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes lo dice.

             Lo que nosotras y nosotros queremos hacer, es participar en que sea realidad la nueva ley, en que todos los niños, niñas y adolescentes estemos revisando y verificando que se esté cumpliendo.

            Queremos que nos rindan cuentas de los gastos que se están haciendo, para ver en qué estamos avanzando, en escuelas, salud y otros temas. Y que nos den información para ver si se está llevando a cabo lo que dice esta ley.

             Es por esto, que les pedimos que hagan valer y que no sólo se quede en un papel.

            Es importante que tengamos información para tomar buenas decisiones, y que no sea la última vez que asistamos a este tipo de eventos. Es indispensable que nuestra participación sea frecuente en este Sistema, y en los que se crearán en nuestros estados y nuestros municipios.

            Les pedimos que se comprometan y que sean tomadas en cuenta las decisiones de niñas, niños y adolescentes de las ciudades, así como los del campo. Que sea respetada y valorada la cultura indígena, para que no se pierda.

             Que se nos consulte cuando hayan tomado decisiones en relación a las niñas, niños y adolescentes.

            Necesitamos que haya leyes incluyentes para personas con discapacidad, ya que creemos que falta cultura para no discriminar a las personas con diferentes capacidades, que siempre estén integradas en todas las actividades.

             Es por esto, que nosotras y nosotros proponemos hacer una cultura del uso del lenguaje de señas mexicana, para que podamos comunicarnos con las personas sordas, y que haya rampas y todo lo necesario para personas con cualquier otro tipo de discapacidad. 

            También, que sean siempre incluidas las niñas, niños y adolescentes migrantes, o que no tienen familia, o que sufren violencia. Necesitamos tener más seguridad jurídica y mejores mecanismos para los casos de niñas, niños y adolescentes que desaparecen y que a veces mueren.

            Queremos otras formas de buscarlos para encontrarlos y que haya más seguimiento y más digno cuando esto sucede.

            Las niñas, niños y adolescentes de la calle necesitan protección. Queremos que tengan un acceso gratuito a los derechos como los de la salud, hogar, educación y jurídicos. Por ejemplo, que tengan donde pasar la noche, porque son discriminados o violentados.

             Hay muchos niños, niñas y adolescentes que no tienen recursos económicos y no pueden estudiar. A veces los papás no tienen dinero para pagar la escuela, y por eso hay mucha deserción y analfabetismo.

            Por eso, demandamos acciones para que todas las niñas, niños y adolescentes puedan ejercer su derecho a la educación. Todas y todos, sin que nadie quede fuera de la escuela.

             Necesitamos, como dice la ley, que las escuelas sean gratuitas; laicas lo son, pero gratuitas no, porque tenemos que pagar inscripción, te piden uniforme y tienes que comprar material y útiles, por eso muchas niñas o niños no pueden asistir a la escuela.

             Necesitamos estudiar y que se nos asegure un buen futuro.

            También necesitamos escuelas de calidad y maestros de calidad, que nos enseñen en nuestra lengua materna; que haya lo necesario para una escuela, profesores, salones, baños, materiales, agua, luz, bibliotecas.

            Porque te piden investigar y no tenemos dónde. Te piden trabajos por computadora; y no las tenemos o no las sabemos manejar, o estamos lejos de la ciudad y ahí tampoco hay libros actuales.

            Es importante que nos den información y educación sexual, hay muchos embarazos de adolescentes y nos interesa mucho tener mucha información, las escuelas realmente no nos ofrecen este tipo de información sobre nuestra salud sexual.

            Tampoco queremos que las diferentes formas de pensar o las culturas distintas generen discriminación y exclusión.

             Hay que hacer un cambio de cultura, donde si la otra persona no piensa o actúa como nosotros no sea discriminada, es un derecho que también dice la ley.

            No queremos que se nos discrimine por nuestra forma de vestir, hablar, pensar y por nuestras distintas culturas. Queremos vivir seguros y felices. Sentir que México es nuestro país desde ahora y no sólo hasta que seamos adultos.

            Queremos que se cumpla esta ley y que eso nos dé esperanza.

            Gracias.

 -LIC. RICARDO ANTONIO BUCIO MÚJICA: Muchas gracias, Alejandra.

             Yo creo que todos queremos que esta ley nos dé esperanza.

             A continuación escucharemos al Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el licenciado Luis Raúl González Pérez.

-LIC. LUIS RAÚL GONZÁLEZ PÉREZ: Muy buenas tardes tengan todas y todos ustedes.

Señor licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y Presidente del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes.

             Señora Angélica Rivera de Peña, Presidenta del Consejo Consultivo Ciudadano del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia; señor licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación; niñas, niños y adolescentes aquí presentes. 

            Estimados integrantes de este Sistema Nacional; compañeros medios de comunicación; señoras y señores.

            Coincido plenamente con lo expuesto por Alejandra. Realmente nos ha dado un catálogo enunciativo de múltiples factores que debemos tomar en cuenta. Pero el eje central que ella ha puesto sobre la mesa, es que no se puede dejar de tomar en cuenta lo que piensan y lo que dicen los niños, niñas y adolescentes.

             La instalación del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes es un evento de la mayor trascendencia para nuestro país. Implica la materialización del mecanismo de vinculación más importante que se ha generado entre las instancias públicas, privadas y la sociedad civil, el cual permitirá, estoy seguro de ello, transformar de manera positiva la realidad que vive nuestra infancia y adolescencia.

             Ahora, las niñas, niños y adolescentes, no hay excusa, deberán ser el centro de los programas, acciones y políticas públicas articuladas por parte del Estado mexicano para garantizar el ejercicio pleno de todos los derechos.

             Con esta primera sesión se podrá dar inicio a los trabajos formales para la elaboración  y expedición del Programa Nacional previsto por la Ley General de la materia, así como para la articulación de acciones que permitan diagnosticar la situación que guardan los derechos de la infancia y de la adolescencia en nuestro país.

             La implementación de este Sistema Nacional traerá consigo, a su vez, la conformación de los sistemas locales y municipales, para lo cual resulta necesaria la pronta definición de las Secretarías Ejecutivas en todas y cada una de las entidades federativas. 

            La comunicación permanente entre los Secretarios Ejecutivos y la participación activa de las instancias integrantes de los sistemas, será un elemento clave para que se estructure y opere una política de protección coordinada entre los tres órdenes de Gobierno, que garantice el disfrute pleno de los derechos de este sector de la población.

            Como tareas impostergables de los sistemas, podríamos referir la asignación de recursos específicos para atender las obligaciones vinculadas a la infancia y la adolescencia. La coordinación con los sistemas nacionales, estatales y municipales para el desarrollo integral de la familia, con las Procuradurías de Protección para Implementación de medidas de carácter preventivo para evitar violaciones a los derechos de las niñas, niños y adolescentes y, en su caso, con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, para generar un plan de restitución integral de derechos.

             No menos importante resulta la generación de los grandes sistemas de información que prevé la Ley General.

            En el tema de las medidas de protección para la niñez y adolescencia que se encuentran en una situación de vulnerabilidad, especialmente quienes viven en la calle y en riesgo de calle, con discapacidad, con VIH, carentes de cuidados parentales, refugiados, indígenas y víctimas, entre otras.

             Serán determinantes las medidas integrales y transversales que determinen los sistemas de protección, pero también el liderazgo, trabajo y seguimiento que realicen las Procuradurías de Protección, incluso para la supervisión de los centros de asistencia y de los procesos administrativos de adopción que les mandata la Ley General.

            De ahí que la protección y representación que llevarán a cabo, demanda su fortalecimiento y la asignación de gasto público de manera equitativa para estas nuevas responsabilidades.

             Para la CNDH, las niñas, niños y adolescentes constituyen una prioridad. Están en nuestra agenda de atención, así como en la de los demás organismos que integran el Sistema No Jurisdiccional de Protección y Defensa de los Derechos Humanos.

             Y como decía, coincidimos totalmente con Alejandra, de que debemos escucharlos y tomarlos en cuenta.

             Por ello, recientemente el Secretario Ejecutivo del Sistema participó en el seno de la Federación de Organismos Públicos de Protección de Derechos Humanos, a fin de propiciar la creación de un grupo de trabajo que revise el alcance de las atribuciones, tanto del Sistema Nacional, como de los organismos públicos de Derechos Humanos para evitar duplicidades y ejercer a plenitud las atribuciones de cada uno, con respeto absoluto a la autonomía de estos últimos.

             México no puede voltear la cara o descuidar a los más de 40 millones de menores, con los que este país tiene la responsabilidad y el compromiso de propiciar su crecimiento integral, así como un desarrollo óptimo de sus potencialidades, lo cual demanda un esfuerzo compartido de todas y todos los mexicanos.

             La respuesta que debemos al reto que como país tenemos frente a nuestras niñas, niños y adolescentes, no sólo requiere hacer efectivos derechos tales como los relativos a la educación, a la salud, a vivir en familia, en condiciones de bienestar, al esparcimiento y a la seguridad.

             Es preciso que con nuestra conducta demos ejemplo y propiciemos que su vida se desarrolle en un entorno donde exista un sólido Estado de Derecho, sustentado en el reconocimiento y respeto de la dignidad humana, en donde la impunidad, la injusticia y la desigualdad hayan dado paso a la inclusión, a la justicia y a la rendición de cuentas, así como el cumplimiento y observancia de la ley.

             La formación que seamos capaces de dar hoy a nuestra infancia y adolescencia, definirá a las mexicanas y mexicanos de los cuales dependerá el destino de nuestro país en los próximos años.

            Mucho de esta tarea formativa pasa porque sea posible el pleno e integral ejercicio de sus derechos, contexto en el que la operación efectiva y pertinente del Sistema Nacional, que hoy nos convoca, adquiere especial relevancia; y seguramente permitirá transformar su presente y constituirlos, a las niñas, niños y adolescentes, en sujetos plenos de derechos; es decir, tenemos que cumplir con lo que nos mandata la Constitución y la ley.

             Muchas gracias.

-LIC. RICARDO BUCIO MÚJICA: Muchas gracias, señor Presidente de la CNDH.

             Para dar seguimiento a la orden del día, ahora intervendrá el Gobernador Constitucional del Estado de Coahuila, licenciado Rubén Moreira Valdez, en representación de las entidades federativas.

-GOBERNADOR RUBÉN MOREIRA VALDEZ: Gracias.

            Buena tardes a todas, a todos.

             Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de México; señora Angélica Rivera de Peña; niñas, niños, adolescentes que nos acompañan; señoras y señores.

             Como todos sabemos, México tiene una importante historia en torno a legislar constitucionalmente con oportunidad sobre los derechos de las personas. Momento significativo es la Constitución del 17.

            En esa tesitura, están reconocidos en nuestra Carta Magna, los derechos laborales, los agrarios, el derecho universal a la salud, a la vivienda digna y decorosa, a la educación pública y gratuita, y otros de no menor importancia.

 

            La Reforma de 2011 se convirtió, también, en un parteaguas. Los mexicanos no sólo gozamos de los derechos humanos contenidos en la Constitución, sino, además, de aquellos que se encuentran en los tratados internacionales que nuestro país ha suscrito.

 

            Es impresionante el nuevo Texto Constitucional e implica para el Estado reconocer y asumir un gran número de obligaciones, tal vez, algunos, que ahora mismo no sean plenamente identificados.

 

            Como autoridades, ahora estamos obligados a hacer todo lo necesario para que las personas puedan acceder a todos los derechos. Y en el caso de los gobiernos estatales, este compromiso debe partir de la premisa de que somos un Estado federado, y que México sólo puede responder, en la medida en que las partes de la Unión lo hagan a plenitud.

 

            Precisamente, ésta es la esencia del Sistema Nacional que hoy se instala, la de un hacer del Estado mexicano para que niñas, niños y adolescentes cuenten con el entramado institucional necesario que diseñe las políticas públicas e implemente las acciones afirmativas para que todos los niños, niñas y adolescentes tengan acceso a todos los derechos.

 

            Dos cosas son elementales para comprender lo que México ha logrado en esta materia, gracias a la iniciativa preferente del Presidente de la República que dio origen a esta ley.

 

            La primera consiste en que este Sistema Nacional tiene el propósito de garantizar los derechos humanos a todos los niños, las niñas y adolescentes de nuestro país, a través de programas y de la prestación de servicios públicos, como los de educación, salud y otros.

 

            Por otro lado, el Sistema contará con organismos encargados de la protección y restitución de sus derechos cuando sean vulnerados. Son dos dimensiones de un mismo fenómeno, garantía y protección de los derechos.

 

            El Sistema construirá las grandes políticas públicas que nos permitan aspirar a que las niñas, niños y adolescentes vivan con plenitud en este gran país, pero también abordar y enfrentar de mejor manera problemas de violación de derecho, como el abuso sexual, la explotación laboral o el matrimonio infantil, que vulneran los derechos humanos y en muchos casos causan daños irreparables a la víctima.

 

            Es muy significativo que la primera iniciativa preferente del Presidente de la República sea en este importante tema y que en su aprobación las y los legisladores de ambas Cámaras se comprometieran en la construcción de un texto que hoy es reconocido en México y el extranjero.

 

            Como gobernador e integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Conferencia Nacional de Gobernadores, quiero traer a cuenta el interés que desde las entidades existe para garantizar y proteger estos derechos y que, si me lo permiten mis colegas, quiero concretar en los siguientes compromisos:

 

            Primero. Instalar cuanto antes los sistemas locales de protección, presididos por nosotros, los gobernadores, y por el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, no sólo porque es nuestra obligación legal, sino porque con nuestra presencia se debe materializar la voluntad de poner el máximo de los esfuerzos de las administraciones que encabezamos para que tenga éxito la gran reforma que ya está en marcha o, como dice Isabel, para que llegue a todos los rincones del país.

 

            Segundo. Respaldar la creación de la Comisión de Secretarías Ejecutivas Nacional y de las entidades federativas, como una instancia que nos permita articular en nuestra nación las políticas a las cuales hoy estamos obligados.

 

            Tercera. Armonizar nuestra legislación, no sólo con la ley que hoy estamos comentando; además, con la Constitución y con los tratados internacionales que hemos suscrito.

 

            En este renglón, quiero hacer énfasis en establecer en nuestra legislación como edad mínima para contraer matrimonio los 18 años.

 

            Estoy seguro que pronto vamos a erradicar el matrimonio infantil, forma de imposición y sometimiento de niñas y niños que tiene tintes medievales y dentro de la cual se esconden, desde prejuicios, hasta abuso sexual o trata de personas.

 

            Cuarto. El compromiso de revisar las recomendaciones de los organismos y las evaluaciones internacionales que se hacen a nuestro país y atenderlas en el marco de nuestros sistemas de protección de los derechos humanos.

 

            Sólo con la intervención de las partes de la Unión podremos garantizar como Nación los derechos de las personas, pero también solamente así podremos responder en el foro internacional.

           

Señor Presidente:

 

            Con su iniciativa, que hoy es ley, se percibe claramente el ánimo de transformar para bien la condición de las niñas, niños y adolescentes.

 

En mi estado,  como en otros, dimos ya los pasos primeros en este nuevo orden de garantías. Instalamos el Sistema, tenemos nuestra Secretaría Ejecutiva y una procuraduría en la materia,  que en el caso de Coahuila, goza de autonomía.

 

Sé que muy pronto, yo espero que antes del próximo 30 de abril, todos los estados nos sumaremos a este cambio de paradigma.

 

Freud solía mencionar que la infancia es destino, para referirse a que el comportamiento de los adultos está predeterminado por las circunstancias que envolvieron su vida. Tal es el principio que justifica   que niñas, niños y adolescentes tengan acceso a todos los derechos y, por ende, a una vida plena.

 

            Para que el destino de México, que es el de todos ellos, sea mejor.

            Muchas gracias, Presidente.

-LIC.  RICARDO ANTONIO BUCIO MÚJICA: Muchas gracias, señor Gobernador. Y en particular por todos los compromisos que asumen en su voz los Gobernadores y el Jefe de Gobierno, en  el país.

Para finalizar, cedo la palabra al Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y Presidente del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, el licenciado Enrique Peña Nieto.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)