-MODERADOR: Hace uso de la palabra el licenciado Mario López Valdez, Gobernador del estado de Sinaloa.

-GOBERNADOR MARIO LÓPEZ VALDEZ: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de la República.

Señor Secretario de la Defensa Nacional; señor Secretario de Marina; Secretario de SAGARPA; Secretario de Salud; señor Jefe del Estado Mayor Presidencial; Presidente del Honorable Tribunal de Justicia del Estado.

Presidente de la Mesa Directiva del Honorable Congreso del Estado; Comandante de la III Región; Presidentes de la Comisión de Cámara de Diputados y de Senadores en el Honorable Congreso; señor Presidente Municipal.

Señores ex Gobernadores: Antonio Toledo, Francisco Labastida, Jesús Aguilar; y señor Gobernador Electo Quirino Ordaz Coppel; estimados Subsecretarios de las Fuerzas Armadas; distinguidos Diputados y Senadores aquí, presentes.

Honorables miembros de las Fuerzas Armadas; señores servidores públicos del sector salud de los Gobiernos Federal, estatal y municipal; estimados amigos y de los medios de comunicación y distinguidos invitados.

Muy buenas tardes.

Bienvenido, señor Presidente Enrique Peña Nieto.

Es un honor tenerlo nuevamente con nosotros, por octava ocasión, en una gira de trabajo en esta cálida tierra, que ha dado ejemplo de trabajo y de compromiso.

Señoras y señores:

Hablo en nombre de los sinaloenses, al agradecer su presencia hoy, aquí, en el bello Puerto de Mazatlán; ciudad que año con año se transforma con nueva infraestructura, que la ha convertido en uno de los mejores destinos para vacacionar y para hacer negocios.

Y gracias a su ubicación estratégica y a la conclusión de la súper carretera Mazatlán-Durango, continuamos con la visión de ser la puerta de entrada del Corredor Económico del Norte.

Sinaloa, hoy, está cosechando los frutos de cada peso invertido. Y prueba de ello, es que este verano, el puerto vivió la mejor afluencia turística de su historia, siendo uno de los pocos lugares del mundo donde la oferta hotelera no cubre la demanda turística; es decir, sobran turistas y faltan cuartos, pero se están construyendo 11 nuevos hoteles. Es un caso de éxito que a todos corresponde, y qué mejor marco que compartirlo con usted, señor Presidente, en este encuentro.

Nos reúne aquí, la Inauguración de este Hospital Militar Regional de Especialidades, en beneficio de un gran número de efectivos de la milicia. Ello, es motivo de enorme satisfacción para nosotros, y desde que conocimos el proyecto, fuimos firmes aliados del señor Secretario de la Defensa Nacional, contribuyendo, como estado, con aquello que estaba a nuestro alcance para que se realizara.

Cualquier cosa que se haga a favor de nuestros héroes, es poco en comparación con lo que merecen. Y el día de hoy, usted da muestra, señor Presidente, de que está muy atento a las necesidades de las Fuerzas Armadas para retribuir, de alguna medida, el generoso aporte que realizan para asegurar la paz y la tranquilidad de los mexicanos.

Es cierto. No podemos decir que es una batalla ganada, pero, también, hay que reafirmar que es una batalla que el Estado mexicano y que los sinaloenses no podemos perder.

En esta perspectiva, señor Presidente, hemos estado trabajando en coordinación estrecha con las autoridades Federales. Lo hemos hecho así, porque en Sinaloa, en estos años, se ha privilegiado el trabajo de equipo, incorporando a las tareas de Gobierno la riqueza de nuestra pluralidad política y social, con sentido y vocación incluyente.

Aquí, se gobierna con todos y para todos, articulando esta voluntad de cambio al basto esfuerzo que por todo el territorio nacional despliega el Gobierno que usted preside.

La semana pasada, realizamos en la Ciudad de México, y aquí, en Sinaloa, reuniones con el Gabinete de Seguridad para revisar y delinear acciones y estrategias a fin de enfrentar el repunte de incidencia delictiva y fortalecer los avances de la política de un Sinaloa seguro.

Somos el quinto estado con mayor reducción en homicidios dolosos y el octavo estado con mayor reducción en robo de vehículos. Y el Sistema Nacional de Seguridad Pública nos tiene ubicados en el lugar 22 por el número de delitos que se cometen por cada 100 mil habitantes. Sin embargo, la percepción es distinta.

Aquí, el pueblo y gobierno de Sinaloa le extendemos a usted un amplio reconocimiento, y a todo su Gabinete de Seguridad compuesto por SEGOB, SEDENA, Marina, Policía Federal, PGR y CISEN, para el gran apoyo para la reducción de estos delitos.

Va un aplauso para todos ustedes.

Nuestras acciones no hubiesen sido posibles sin el apoyo del Presidente Enrique Peña Nieto, también en otro terreno, que nos ha permitido tener una inversión histórica de más de 40 mil millones de pesos en infraestructura carretera, de salud, de educación, cultura, deporte y seguridad, para avanzar hacia un Sinaloa más moderno, más bonito y más competitivo.

El proceso de industrialización de nuestra tierra se debe a grandes obras de infraestructura impulsadas por usted, señor Presidente, las cuales han sentado las bases a través de megaproyectos, como el Sistema de Gasoductos Norte-Noroeste, que Sinaloa tiene la ubicación de estar en la antesala de una profunda transformación productiva que nos permitirá generar esos empleos, y mejor remunerados.

Señor Presidente:

Quiero que me permita hacer una reflexión muy breve sobre el momento actual, sobre la coyuntura que estamos viviendo.

Nos ha tocado ser parte de una generación que ha protagonizado los cambios más relevantes en la vida económica, política y social de México en varias décadas.

La transición acelerada hacia una sociedad moderna con las reformas estructurales puestas en marcha durante su Administración, dan cuenta de un país que no quiere quedar anclado al pasado, ni ser rehén de su presente.

Gracias a su liderazgo, entendimos con claridad el dilema. Dejar intocadas estructuras económicas y relaciones sociales que fueron funcionales, con un estilo de desarrollo por décadas, propias de una sociedad de mercado cerrados, o impulsar cambios profundos para firmar nuestra vida democrática, mejorar nuestra productividad y competitividad, y hacer llegar a todos los grupos el bienestar y el progreso.

Asumir este desafío, implicaba enfrentar poderosos intereses creados, que se fueron sedimentando a lo largo de décadas en que florecieron privilegios. Se afianzaron formas monopólicas en sectores de producción y servicios, se concentraron los frutos de la modernización y se erosionó el tejido social.

Se requirió una auténtica vocación transformadora, un verdadero impulso reformista para poner en marcha cambios que, para México, resultaban imprescindibles.

En este propósito, se construyeron alianzas y consensos que ampliaron nuestros horizontes; romper inercias, enfrentar los viejos conservadurismos en todos los ámbitos de la vida pública, como luego lo advertiríamos, desató resistencias en algunos sectores como el educativo, que están lastrando nuestras opciones de desarrollo futuro.

Podemos decirlo más fuerte, pero no más claro: los mexicanos, los sinaloenses hemos tenido en usted un liderazgo firme, que no pocas ocasiones ha asumido casi en solitario los desafíos que supone la transformación y modernización de nuestra Patria. Son las reformas más profundas, de mayor calado en la historia contemporánea de México, que preparan al país para enfrentar sus desafíos internos y para conquistar una inserción estructural exitosa en el mundo global.

Son, todas ellas, reformas que están en proceso de maduración, que tienen poderosos adversarios y que desearían que el fracaso de este impulso reformista así lo fuera, pero en esta línea de cambios, tenemos que preservar, animados por la íntima convicción de que, en esta perspectiva, los mexicanos tenemos una ruta y un camino claro para alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto.

Muchas otras sociedades experimentan crisis y conflictos de orden político y social, con el riesgo de ver canceladas sus expectativas de bienestar.

México, con todas las dificultades que se experimentan y las resistencias a los cambios con sentido de futuro, va mucho mejor.

De ahí, que podamos decir con certeza que, por lo logrado, y lo que podemos lograr, México está mucho mejor en la realidad que en la percepción.

Mejorar esta percepción y seguir transformando esa realidad es nuestro compromiso y, sin reticencias, los sinaloenses hemos estado y seguiremos estando con usted como hasta hoy, haciendo la parte que nos corresponde, apoyando sus políticas con vocación democrática, con espíritu republicano y con convicción federalista.

A escasas horas de que usted entregue al Honorable Congreso de la Unión su Cuarto Informe de Labores, desde aquí, desde Sinaloa, debe llevarse la certeza de nuestro respaldo, solidaridad y aprecio sincero por los esfuerzos realizados para hacer de México un país cada vez mejor.

Estimado Presidente Enrique Peña Nieto:

Me han preguntado si ésta será la última ocasión en que usted visite nuestro estado durante mi mandato como Gobernador.

Espero que no sea así, y que tengamos oportunidades de disfrutar, con su presencia entre nosotros, muchas obras en Culiacán y Los Mochis, y alguna de ellas, como la inauguración del gasoducto. Si no fuese así, quiero aprovechar esta oportunidad para decirle que ha sido para su servidor un gran honor haber tenido la fortuna de coincidir con usted en nuestras responsabilidades por el espacio de cuatro años.

Ha sido un periodo de enormes enseñanzas, pero, sobre todo, de enorme respaldo moral y material en momentos difíciles y dolorosos para Sinaloa, para los sinaloenses, como las heladas, la seguridad y el Huracán Manuel, por mencionar algunos de ellos.

En esos momentos adversos, los sinaloenses calibramos la magnitud de su apoyo solidario, su presencia física casi inmediata y la movilización de recursos federales que nos permitió sentir el calor del Gobierno de la República, y saber que Sinaloa no estaba solo.

Ese gesto, señor Presidente, los sinaloenses abiertos, francos y sinceros, pero sobre todo agradecidos, lo llevaremos, y lo llevamos siempre en nuestros corazones.

Hoy y siempre, señor Presidente, Sinaloa agradecerá el apoyo que nos ha brindado.

Hoy y siempre, señor Presidente, será usted el líder que logró concretar las reformas transformadoras para México.

Hoy y siempre, señor Presidente, contará usted con mi admiración, con mi respeto y con mi gratitud.

Muchas gracias, Presidente Enrique Peña Nieto.

-MODERADOR:  El General de División Diplomado de Estado Mayor, Alfonso Duarte Múgica, Comandante de la III Región Militar, hará uso de la palabra.

-GENERAL ALFONSO DUARTE MÚGICA: Con su permiso, mi General Secretario.

Ciudadano Enrique Peña Nieto, Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

Licenciado Mario López Valdez, Gobernador del estado de Sinaloa; maestro Quirino Ordaz Coppel, Gobernador electo del estado de Sinaloa.

Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, Secretario de Marina; Doctor José Narro Robles, Secretario de Salud; maestro José Eduardo Calzada Rovirosa, Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional.

Presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores; Senadores de la República y Diputados Federales y locales; Presidentes de los Poderes Legislativo y Judicial del estado de Sinaloa; servidores públicos del Gobierno de la República y de esta entidad.

Ingeniero Carlos Eduardo Felton González, Presidente Municipal de Mazatlán; funcionarios de las planas mayores de la Secretaría de Marina y de la Defensa Nacional; ex Gobernadores de Sinaloa, Jesús Alberto Aguilar Padilla, Francisco Labastida Ochoa y Antonio Toledo Corro.

Señores Generales en situación de retiro; Almirantes y Generales, Capitanes y Jefes, Oficiales, Clases, Marinería y Tropa.

Distinguidos invitados que nos honran con su presencia; representantes de los medios de comunicación, damas y caballeros.

Muy buenas tardes.

El día de hoy, nos reunimos en este histórico Puerto de Mazatlán para ser partícipes de dos eventos significativos con la honrosa presencia del ciudadano Enrique Peña Nieto, Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, quien inaugurará este moderno Hospital Militar Regional de Alta Especialidad.

Hará entrega de condecoraciones, distintivos y menciones honoríficas a militares que se han destacado en el servicio a la Patria, así como a unidades que han sobresalido por su desempeño.

En materia de salud, la Secretaría de la Defensa Nacional, a través de su programa sectorial, alinea su quehacer institucional al Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, para contribuir a la meta de un México incluyente.

Y, al mismo tiempo, configurar la regionalización de la atención médica militar, para proporcionar tratamiento oportuno de alta especialidad en diferentes áreas del territorio, disminuyendo riesgos, costos y tiempo en el traslado de pacientes al Hospital Central Militar, ubicado en la Ciudad de México.

Este nuevo Hospital Militar, el primero en su tipo, forma parte de esta trascendental reorganización para mejorar la calidad de los servicios de salud que se otorgan a los integrantes de las Fuerzas Armadas y sus familias.

Este establecimiento militar de atención médica cuenta con capacidad de 120 camas sensables, 80 no sensables y equipos médicos de última generación, entre los que destacan suite de cardio-hemodinamia, resonancia magnética nuclear, tomografía axial computada, unidad de fluoroscopía digital, electrocardiografía y holter cardiaco, tamiz auditivo neonatal, cirugía de mínima invasión, ultrasonido y Rayos X avanzados y otros más, así como los servicios de telemedicina, terapia intensiva y cuidados coronarios para adultos, terapia intensiva neonatal y pediátrica, laboratorio clínico, banco de sangre y anatomopatologia, entre otros.

Conjuga, este equipo, con los servicios de alta calidad que permitirán proporcionar tratamiento en 32 especialidades médicas y odontológicas, beneficiando a más de 129 mil 500 militares en activo y en retiro, sus derechohabientes y pensionistas radicados en los estados de la Península de Baja California, Sonora, Sinaloa, Norte de Nayarit y parte de Chihuahua y Durango.

En este proyecto, debemos reconocer el valioso apoyo del gobierno del estado y del municipio de Mazatlán para edificar este moderno hospital que, en forma general, se integra con las siguientes áreas: gobierno, enseñanza, residencia médica y auditorio, urgencias, consulta externa y odontológica, ginecobstetricia, anatomía patológica y psiquiatría, cuidados intensivos e intermedios, hospitalización de mujeres, de hombres, y de pediatría y neonatología, quirófanos de alta especialidad, radiología e imagenología, laboratorio clínico, farmacia y almacén de medicamentos. Diversos servicios, como son comedor, lavandería, vestidores, entre otros.

Además del edificio principal, se construyó alojamiento de 31 habitaciones con todos los servicios para los familiares acompañantes de pacientes foráneos. Sala de medicina física y rehabilitación, helipuerto para casos de emergencia, estacionamiento para 403 vehículos, parque vehicular para ambulancias, talleres de mantenimiento y un área de almacenes, y planta tratadora de aguas residuales con red de riego, entre otras.

Para el empleo de toda esta infraestructura, contamos con lo más importante; excelentes profesionistas de la salud y personal profesional que brindan servicios complementarios, para proporcionar una atención digna, con calidad, calidez y sentido humano.

Por todo ello, los soldados de tierra y aire, y nuestras familias, les patentizamos nuestro agradecimiento por contribuir significativamente en la materialización de esta instalación hospitalaria, considerada como la de mayor capacidad resolutiva con atención médica, después del Hospital Central Militar.

Señor Presidente:

Desde el inicio de su Gobierno, específicamente el 19 de febrero de 2013, en la Conmemoración del Día del Ejército, usted se comprometió a mejorar la atención del servicio de sanidad militar, mediante la modernización del equipamiento y el incremento de recursos humanos en los hospitales regionales militares.

La puesta en marcha de este hospital, es una prueba fehaciente de su genuino interés por cumplir el compromiso de mejorar la calidad de vida de los soldados y sus familias, al permitirnos contar con espacios a la altura de las exigencias actuales, para que los pacientes puedan ser atendidos dignamente y se recuperen de sus enfermedades de forma integral.

Quienes integramos las Fuerzas Armadas, nos sentimos orgullosos de ser testigos de la entrega de este importante Hospital Militar Regional de Alta Especialidad, de manos de usted, que beneficiará al personal militar y sus familias radicados en la Región Noroeste del país.

En nombre de las mujeres y hombres que vestimos el uniforme de la patria, y de quienes integramos la Tercera Región Militar, le agradecemos a usted y a los funcionarios que lo acompañan, el valioso apoyo para que se construyan los hospitales de Monterrey y Mérida, con las mismas características. Se hayan ampliado, remodelado y construido instalaciones adicionales en 23 hospitales militares de tercer nivel, regionales y de zona.

Sin duda, su liderazgo y visión han facilitado la mejoría en la operación y funcionamiento integral del servicio de sanidad militar, ya que se generaron las condiciones para contar con más y mejor infraestructura, así como recursos humanos de excelencia.

Señor Presidente:

Los soldados de México, agradecemos que, en el marco de esta ceremonia, usted, como nuestro Comandante Supremo, haga entrega de 125 condecoraciones y distintivos de desempeño, así como de menciones honoríficas a 15 unidades militares de tierra y aire, como justo reconocimiento al esfuerzo diario que realizan en aras del bien común.

Premios que, reglamentariamente, se otorgan a las mujeres y hombres que se distinguen por su entrega a la patria, valor heroico y firme vocación de servicio.

A quienes hoy serán galardonados, les expreso las sinceras felicitaciones de sus compañeros de armas por ser claro ejemplo de disciplina, profesionalismo y compromiso con el país y, sobre todo, con la sociedad nacional.

Amable auditorio:

Acciones como éstas, impactan positivamente en la moral de la gran familia militar y nos alientan a seguir cumpliendo con pasión las misiones que tenemos encomendadas, en beneficio de nuestra sociedad.

Éste es el compromiso que asumimos los soldados de mar, tierra y aire para contribuir al progreso y desarrollo del país, actuando con absoluto respeto a la ley y a los derechos fundamentales de las personas, siempre con la firme convicción de servir a México.

Enhorabuena por este nuevo hospital, y por todos los condecorados y distinguidos.

Muchas gracias.

-MODERADORA: El Presidente de la República realizará la develación de la placa inaugural de las instalaciones que ocupa el Hospital Militar Regional de Especialidades de Mazatlán, Sinaloa.

(DEVELACIÓN DE PLACA)

-MODERADOR: A continuación, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos entregará siete Condecoraciones a militares que se han distinguido en sus servicios, y tres Menciones Honoríficas a unidades por su buen funcionamiento, organización administrativa y destacado desempeño durante la presente Administración.

(ENTREGA DE CONDECORACIONES)