-MODERADORA: Escuchemos la intervención del ingeniero Francisco Crespo, Presidente de Coca-Cola México.

-ING. FRANCISCO CRESPO: Señor Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

Doctor Ildefonso Guajardo Villarreal, Secretario de Economía; doctor José Narro Robles, Secretario de Salud; doctor Enrique Cabrero Mendoza, Director General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Senadores de la República; Diputados Federales; funcionarios de Gobierno; queridos amigos de la industria mexicana de Coca-Cola, y queridos compañeros del Centro de Investigación y Desarrollo.

Quiero agradecer muy especialmente, la presencia del Presidente Enrique Peña Nieto y del Presidente de Coca-Cola, James Quincey, aquí, con nosotros.

Este evento es muy importante para nosotros. Estamos realmente muy contentos de celebrar la inauguración de este Centro de Innovación y Desarrollo.

La compañía Coca-Cola opera en 200 países, más de 200 países en el mundo. Y en el mundo, hay seis Centros de Investigación y Desarrollo. Éste es uno de esos seis centros de Investigación y Desarrollo.

Quiere decir que, después de meditar y evaluar las opciones, nuestra oficina principal vio los méritos de México; un gran país, sólido estable y con las mejores perspectivas de crecimiento.

Señor Presidente:

La certidumbre en las reglas del juego, el tener un marco justo, claro, estable, facilita que nosotros podamos vender el caso de México cuando competimos en estas decisiones globales.

Pero no se trata sólo de los 340 millones de pesos invertidos, ni de los 100 puestos de trabajo que aquí están asociados de esta inversión. Hay que resaltar que el objetivo primordial de este Centro, es la generación de conocimiento en la aplicación práctica de ciencia y tecnología.

Llevamos cuatro décadas promoviendo la investigación científica, junto al CONACyT; 40 años del Premio Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos, que, con el CONACyT, la industria mexicana de Coca-Cola empuja.

Y hoy, estamos aquí, rodeados ciertamente de una cantidad importante de doctores, pero también de ingenieros, de químicos, de gente de conocimiento, de gente de ciencia, que aquí, desde Azcapotzalco, se conectan alrededor del mundo, buscando mejorar toda la cadena de valor de Coca-Cola y hacerla más sustentable.

Más de un millón de equipos de refrigeración de la industria mexicana de Coca-Cola opera ya con tecnologías amigables al medio ambiente, ya sea de ahorro de energía o de refrigerantes que permiten reducir hasta en un 99 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero.

El Presidente recordará cuando nos acompañó, hace un par de años, en la ampliación de la fábrica de PetStar allá, cerca de Toluca, convirtiéndola en la fábrica de reciclado PET de grado alimenticio más grande del planeta.

Con relación a nuestro portafolio, tan sólo el año pasado México reformuló 75 productos y aprobamos 25 ingredientes innovadores.

Este esfuerzo metódico y disciplinado, nos permite mirar hacia atrás y constatar que desde el año 2000 hemos reducido más del 20 por ciento las calorías promedio de cada bebida que ofrecemos a los mexicanos, y no estamos satisfechos. Este laboratorio, que dará servicio a América Latina, nos permitirá en México profundizar este camino.

Hasta el día de hoy, la agenda para derrotar el flagelo de la obesidad ha estado dominada por el miedo, el castigo y la prohibición.

Estoy seguro que la regulación tiene un rol en la solución, no cabe duda. Pero tengo la profunda convicción de que se requiere la ayuda de los valores positivos de educar, promover e incentivar, para lograr verdaderos cambios transformacionales.

La encuesta del INEGI certifica que más del 90 por ciento de las calorías están en el plato, y menos del 10 en el vaso.

Por ello, somos promotores entusiastas del movimiento para la vida saludable que el próximo martes estaremos lanzando bajo el liderazgo del Secretario Narro.

Ésta es una asociación que incluye, además de empresas de alimentos y bebidas; empresas financieras, de comercio, de entretenimiento, medios de comunicación, organizaciones civiles, instituciones educativas. En fin. Todos los que creemos que, para crear hábitos sustentables de vida, México necesita una robusta agenda de investigación, de innovación, de comunicación, de activación física y, sobre todo, sobre todo de educación.

Señor Presidente:

Este movimiento que el próximo martes el Secretario Narro estará liderando, es inédito. No lo hemos visto en ninguna otra geografía, y sería importante que del lado del Gobierno se sumaran la Secretaría de Educación, la COFEPRIS, la PROFECO.

Sólo un esfuerzo multisectorial puede derrotar un problema multifactorial. Sólo en la conjunción de esfuerzos, podremos lograr que la próxima generación de mexicanos practiquen hábitos sustentables de vida.

Este año, además, Coca-Cola de México fue pionera en el mundo Coca-Cola. Lanzamos la campaña Una Sola Marca. A través de ella, buscamos empoderar a los consumidores para que disfruten de nuestras bebidas, al tiempo que tengan herramientas para administrar su ingesta de azúcar. Ofrecemos opciones de información para su elección.

Sería de gran ayuda si las agencias de Gobierno pudieran sumarse a este esfuerzo, dando a conocer de manera proactiva la seguridad de los edulcorantes no calóricos, como una opción dentro de una dieta saludable.

En Coca-Cola, hemos puesto el marketing de Coca-Cola al servicio de promover bebidas de bajas calorías. Esta campaña hace omnipresente las variantes sin azúcar de Coca-Cola no sólo en la televisión, no sólo en el visual gráfico, sino lo más importante, en el mercado.

La industria mexicana de Coca-Cola, proactivamente, promueve opciones, porciones y soluciones. De esta forma, prácticamente en todos los establecimientos de México, los consumidores pueden encontrar una opción del amplio portafolio de la industria mexicana de Coca-Cola con cero calorías; una porción de Coca-Cola con menos de 100 calorías. Y la solución, la forma de sumarse a programas de la sociedad civil y del Gobierno para educar hábitos sustentables.

Así, por ejemplo, apoyamos el esfuerzo de los gobiernos estatales y la Fundación Movimiento es Salud, para este año, 2016, alcanzar un millón de jóvenes estudiantes que son medidos antes y después de hacerles una recomendación de alimentación y de ejercicio.

Este programa, llamado Ponte al Cien, lo inició su Gobierno, Presidente. Esto nació en la CONADE, y ha podido certificar que este esfuerzo de educación de hábitos alimenticios y de activación física, ha logrado reducir más de siete puntos los índices de obesidad, no en una muestra estadística de 500 personas; entre 500 mil participantes que ya pasaron por este programa.

Esto, es educar a la próxima generación de mexicanos con hábitos saludables.

Esta inauguración, señor Presidente, es de un paso importantísimo, pero, a duras penas, uno de muchos que la industria mexicana de Coca-Cola da en México para invertir con responsabilidad social.

Por ello, quiero reconocer aquí, la presencia de nuestros embotelladores, representados en el presídium por su presidente; el Presidente de la Asociación de Embotelladores, Ernesto Silva.

La industria mexicana de Coca-Cola renueva todos los días su compromiso, cuando más de 10 mil asociados salen a atender un millón y medio de clientes y, así, satisfacer las necesidades de 120 millones de mexicanos.

Hoy, además, renovamos este compromiso, ofreciéndole a México este Centro de Investigación y Desarrollo, símbolo del compromiso con la innovación, la ciencia y la tecnología.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Tiene el uso de la palabra el licenciado Ildefonso Guajardo Villarreal, Secretario de Economía.

-SECRETARIO ILDEFONSO GUAJARDO VILLARREAL: Con su permiso, señor Presidente.

Saludo a James Quincey, Presidente y Chief Operating Officer de Coca-Cola. Bienvenido a México.

A Francisco Crespo, Presidente de Coca-Cola México.

Sin duda, a quien representa a las empresas embotelladoras, que son los grandes generadores de empleo en el sector refresquero. A Ernesto Silva, mi paisano, quien es el Presidente de la Asociación.

Y, sin duda, reconozco a la familia Ponce, de Yucatán, presente aquí. A la familia Brun, de Colima, que están con nosotros hoy. A la familia Jordan, de Baja California, que nos acompañan en este evento. A la familia Guillén, de Pachuca, quien está aquí, con nosotros también el día de hoy.

Y, sin duda, si no cito a mis paisanos, me corren de Monterrey, no del Gobierno de la República, pero a los amigos de Arca, Pancho Garza Egloff. Gracias por estar aquí.

A nuestros amigos, sin duda, FEMSA, Coca-Cola, quienes están aquí, tanto Carlos Salazar, como nuestro amigo John. Bienvenidos aquí, el día de hoy.

Sin duda, la fuerza de Coca-Cola es el tres por ciento que representa a toda la industria refresquera del país. El empleo generado es significativo e importante. Sólo en la Administración del Presidente Peña han invertido más de 2.5 mil millones de dólares, casi mil millones más que en la administración pasada, en el mismo periodo de tiempo.

De esto, Coca-Cola es una proporción importante; 83 por ciento de los centros de distribución son de Coca-Cola, la mitad de las plantas del país son de Coca-Cola. Sin duda, es una empresa importante y con presencia en México.

La historia de Coca-Cola, sin duda, no se diferencia de la historia de la industria transformadora del país.

Las manufacturas, hace cinco décadas, no eran más que procesos de ensamble. Y hoy, son procesos de integración, diseño, creatividad.

México, de los países de la OCDE, es el tercero en proporción al PIB más importante en la creación de manufacturas complejas. Esto es, gracias a un conjunto de políticas públicas que implican desarrollo, innovación y transferencia tecnológica.

En este esfuerzo, sin duda, la industria agroalimentaria y de las bebidas tiene que aportar, con su participación. En este caso, las empresas globales vienen a México en busca de talento mexicano, para transformar.

Este Centro es un ejemplo de ello; 100 profesionistas mexicanos, la mayoría de ellos vinculados a la investigación, con posgrados, maestrías y especialidades en temas alimentarios.

Este Centro tiene una importancia estratégica.

Primero. Al generar empleos de calidad.

Segundo. Porque el tipo de inversión nos posiciona mejor en las cadenas globales de valor.

Y Tercero. Porque al estar haciendo investigación, aportan en nuevas tecnologías de edulcorantes, en nuevas tecnologías de envases y en nuevas tecnologías para la fabricación de empaques. Esto, sin duda, nos pone en el nivel donde ustedes están desarrollando en el mundo.

El año pasado, señor Presidente, Coca-Cola puso en el mercado 550 nuevos productos. De ellos, hay casos tan interesantes, como las nuevas tendencias del consumo de productos orgánicos.

En Alemania, desarrollaron una nueva fórmula para mantener los nutrientes y poder transferir las ventajas del consumo de orgánicos en el mundo.

Queremos que México sea parte de esa historia de éxito en el nuevo desarrollo de productos a nivel mundial.

Finalmente, señor Presidente, si hoy la innovación es el signo de los tiempos, creo que el compromiso de Coca-Cola en ese signo, está también con el sector salud mexicano. Y por eso, la relevante presencia de mi compañero de Gabinete, el doctor José Narro, y de mi compañero de Gabinete, el Director de CONACyT, que está aquí, presente con nosotros.

Es importante resaltar que hoy, Coca-Cola tomó la decisión de ser parte de la solución y dejar muy atrás el ser parte del problema.

Con el compromiso para atacar los problemas de diabetes y de salud mexicana en obesidad, sin duda, Coca-Cola se convierte en un gran aliado en esta campaña.

Muchísimas gracias.

-MODERADORA: Interviene enseguida, el señor James Quincey, Presidente de Chief Operating Officer de Coca-Cola.

-SR. JAMES QUINCEY: Gracias.

Muy buenas tardes a todos.

Es un verdadero gusto que nos acompañen en este día tan especial para Coca-Cola.

Quiero agradecer su presencia en este evento, al licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

Agradezco, también, la asistencia de Ildefonso Guajardo Villareal, Secretario de Economía, doctor José Narro Robles, Secretario de Salud; doctor Enrique Cabrero Mendoza, Director General del CONACyT y, además, ingeniero Ernesto Silva Almaguer, en representación de nuestros socios embotelladores.

Senadores; diputados; funcionarios de diversas dependencias y niveles de gobierno; representantes de la Academia, instituciones y también del sector privado.

Muchas gracias a todos ustedes por acompañarnos.

Así también, como nuestros colaboradores y asociados que trabajan en este Centro de Innovación y Desarrollo, siendo el extranjero acá, qué podemos decir del significado que tiene México para nosotros, la compañía. Le va a dar mucho, porque México es un país de oportunidades, con el que Coca-Cola tiene una larga y especial relación, un vínculo que nosotros vemos como único y mágico.

Coca-Cola y México, a través de nuestra gran variedad de productos, es quien acompaña a las familias que se sientan todos los días a compartir la mesa, son los amigos que se reúnen después de años de no verse.

Coca-Cola es el detalle que te acompaña en los momentos más importantes, porque Coca-Cola es momentos; momentos como el de hoy, en el que hoy inauguramos el Centro de Innovación y Desarrollo aquí, en México.

En este gran país hemos demostrado cómo trabajar con éxito. En la compañía hoy, junto con los embotelladores, son 92 mil personas las que trabajan de manera muy directa y formal en la industria mexicana de Coca-Cola.

Asimismo, generamos empleo indirecto que beneficia a 1.7 millones de personas. Esto nos ha convertido en uno de los principales empleadores del país. Nuestros programas sociales y ambientales han generado alrededor de 200 mil empleos adicionales en México.

Hemos sido testigos de los esfuerzos del actual Gobierno para promover grandes reformas que sientan las bases para que México esté en el futuro, haciendo de esto un país en constante crecimiento y atractivo para las inversiones.

El éxito de Coca-Cola aquí, no es casualidad. Todo lo que hemos logrado no sería posible sin nuestros socios embotelladores que, con sus prácticas de liderazgo, han puesto el nombre de México en el alto en todo el mundo.

La industria mexicana de Coca-Cola es un ejemplo de innovación en lo que ha exportado su capacidad y emprendimiento y desarrollo a otros países.

Hoy, en día, Coca-Cola FEMSA opera en 11 países en América Latina y en Asia; Arca Continental tiene operaciones en Argentina, Perú y Ecuador, así como de Bepensa, los amigos de la Península de Yucatán, lo hacen en la República Dominicana, y espero que próximamente llegarán a los Estados Unidos.

La importancia de México para Coca-Cola, es la razón por la cual hemos decidido establecer aquí este centro tan relevante para nosotros. Solamente existen instalaciones de innovación como éstas en cinco países de los más de 200 centros en donde operamos.

Con esta inauguración, honramos el compromiso hecho por nuestro Presidente Chairman Global, Muhtar Kent, hace 18 meses en una reunión con usted, señor Presidente, compartió los planes para instalarlo, así como nuestra disposición para ayudar en la búsqueda de soluciones a la situación de sobrepeso y obesidad en México.

Desde este Centro de Innovación y Desarrollo trabajaremos para brindarles a las familias y a nuestros consumidores en México y a toda América Latina nuevos productos y fórmulas que se adapten a las necesidades actuales, buscando ofrecerles también opciones bajas o sin calorías a través de la reformulación, innovación de nuestros portafolios de productos.

A nivel mundial, en Coca-Cola estamos usando la capacidad de nuestro sistema, de nuestra mercadotecnia, de nuestros diseños e investigaciones para ofrecer a los consumidores una amplia variedad de opciones de productos que les permitan disfrutar con responsabilidad sus marcas preferidas.

Queremos que lo que se genera aquí, sea un ejemplo para los demás países en donde tenemos presencia.

Estamos muy orgullosos de estas instalaciones. Pero estamos muy orgullosos de las personas que trabajan aquí, y que ofrecen su talento para que los mexicanos y el resto del mundo podamos tener acceso a nuevas creaciones que destacan por su sabor, calidad y bajas calorías.

Me siento, también, muy orgulloso porque México ha demostrado ser un país amigo, un país en el que podemos trabajar y que confía en nosotros. Un ejemplo es que México representa alrededor del 12 por ciento de nuestro negocio global, y son realidades como éstas por las que esta Nación es nuestra casa.

Reconocemos que este país y su fuerza productiva ha entrado en un nuevo ciclo, en el que tenemos que aprender a competir globalmente y elevar la productividad con grandes estándares de calidad.

En este momento histórico, estamos determinados a tomar esta oportunidad. Entonces, en Coca-Cola, año tras año, junto con nuestros socios embotelladores, invertimos en México alrededor de 15 mil millones de pesos para continuar su desarrollo.

Estas inversiones sirven para mejorar nuestra infraestructura de producción, sistemas de distribución, innovaciones de empaques y ampliar el portafolios de productos, entre otros aspectos.

Además, buscamos contribuir al bienestar, a invertir y llevar a cabo programas sociales y ambientales que impulsen el desarrollo integral de las comunidades donde operamos.

Por ejemplo, tratamos el 100 por ciento de nuestras aguas residuales y las reutilizamos en diferentes actividades. Además, somos pioneros en el uso de CO2 como refrigerante natural, evitando el 99 por ciento las emisiones directas de gases del efecto invernadero.

Y vamos más allá.

Recientemente, anunciamos que en 2015 logramos ser la primera empresa ante el Fortune 500 que regresa a la naturaleza el 100 por ciento del agua que utilizamos.

Una meta que nos propusimos globalmente para el año 2020 y lo conseguimos cinco años antes, a través de muchos proyectos en los que conjuntamente, con esfuerzos con gobiernos, sociedad civil y la iniciativa privada, y particularmente en México, uno en el que el Gobierno ha sido un socio estratégico.

En términos económicos nuestras actividades representan casi el 1.3 por ciento del Producto Interno Bruto, de esta manera impulsamos la economía local y nacional.

Entonces, si retomamos la pregunta que hacía al inicio; Qué significa México para nosotros:

Es un país que nos abrió las puertas hace 90 años. Hemos escuchado, y entendemos las expectativas y confianza que tienen los mexicanos en nosotros.

Estamos aquí, para dejar una huella de bienestar. 

Esto es el compromiso que les comparto. Es el compromiso que tenemos con ustedes. Es un compromiso que tenemos con todos los mexicanos.

Gracias.