-MODERADOR: Hace su intervención el doctor David Korenfeld Federman, Director General de la Comisión Nacional del Agua.

-DR. DAVID KORENFELD FEDERMAN: Con su permiso, señor Presidente.

Señor Secretario de Gobernación; señor Gobernador del estado; distinguidos miembros del presídium; honorable auditorio.

El día de hoy, usted está inaugurando una obra que permitirá aprovechar de manera importante los excedentes de agua que actualmente corren por el Río Tula, sin ningún beneficio.

El Yathé es una presa de almacenamiento para riego agrícola que tiene una cortina construida con materiales graduados y curación impermeable, con una altura de 81 metros, una longitud de 705 y una capacidad útil para 44.3 millones de metros cúbicos de agua.

Esta estructura forma parte de un sistema de presas ubicadas en el Valle del Mezquital. Captará, a través del Canal del Centro, los volúmenes que ya no pueden ser regulados por las presas Endhó y Javier Rojo Gómez, aguas arriba en el lugar que nos encontramos, así como los escurrimientos del arroyo Sabines.

Su importancia radica en la oportunidad que brindará para fortalecer el crecimiento económico del Valle del Mezquital, particularmente, al Distrito de Riego número 100 de Alfajayucan que, gracias a esta presa, podrá garantizar el caudal de agua suficiente para mejorar el riego de seis mil 420 hectáreas e incorporar dos mil 950 más, para llegar a regar adecuadamente más de nueve mil hectáreas.

Para ello, la Comisión Nacional del Agua autorizó en el ciclo agrícola 2013-2014, para este Distrito, un volumen neto de agua de 95.6 millones de metros cúbicos, mismos que será aplicados en las láminas entre 1 y 1.3 metros, dependiendo el cultivo, en 6.1 riegos promedios durante este ciclo.

Por todo lo anterior, es sumamente importante recordar que todas las obras hidráulicas, independientemente de su tamaño, transforman positivamente la calidad de vida de la gente.

En el caso de las presas, nos permiten almacenar agua y aprovecharla en fines tan relevantes como la generación de energía eléctrica, el consumo humano de los centros de población, la contención de avenidas o el abastecimiento del campo y la industria.

Razones suficientes para que estas estructuras representen un gran motor de desarrollo nacional, y sean consideradas de seguridad nacional.

En materia hidroagrícola, por ejemplo, el riego de cultivos utiliza el 76 por ciento de toda el agua que usamos en la República Mexicana. Y es gracias a las presas que se hace posible la agricultura de riego.

Por ello, es sumamente importante contar con todos los elementos técnicos que nos permiten fijar las políticas de control y regulación de las extracciones, para que, con base a las disponibilidades actuales y proyecciones estimadas, determinemos cada año los planes de riego y los volúmenes autorizados de cada uno de los 85 Distritos de Riego del país.

Por ejemplo, cuando inició la temporada de lluvias 2013, teníamos un promedio de almacenamiento del 43 por ciento, lo que significa que estábamos por debajo de las medias históricas, debido a que desde el 2010, el territorio nacional vivía la más intensa sequía que habíamos tenido en 70 años.

Esta condición, que afectó a 22 entidades de la República, puso en riesgo el volumen de agua para garantizar los planes de riego, por lo que de manera preventiva se tuvo que racionalizar el agua que teníamos, determinando técnicamente el agua almacenada hasta el 1 de agosto de este año, únicamente permitía sembrar dos millones de hectáreas.

Sin embargo, las precipitaciones que recibimos en el territorio nacional en los meses de septiembre, octubre y noviembre, nos dejaron 357 milímetros de lluvia acumulada. Esto significa que en dos meses y medio llovió más de la mitad que llueve en los 12 meses en el país, lo que hizo que nuestras presas se recuperaran.

Y pudimos almacenar, hasta el día de hoy, la cantidad equivalente al 81 por ciento promedio de almacenamiento, que podrá garantizar el abastecimiento de muchas ciudades y sembrar 800 mil hectáreas más de lo programado en agosto.

Esto significa que casi todos los Distritos de Riego del país recibieron beneficios muy importantes, asegurando agua para uno, y en algunos casos hasta para dos ciclos de producción agrícola, independientemente de las lluvias del próximo año.

Entidades como Sinaloa, Nuevo León, casi triplicaron la cantidad de agua almacenada en sus presas. Durango, Tamaulipas, Colima, Zacatecas, Jalisco, Estado de México, Hidalgo, Michoacán, Sonora y Veracruz, entre otras, prácticamente duplicaron la cantidad de lluvia almacenada.

Para que nos demos una idea: en 75 días muchas de nuestras presas se llenaron de manera importante, como, por ejemplo, las más representativas, la Guadalupe Victoria, en Durango, pasó del 50 al 100 por ciento; la Cerro Prieto, en Nuevo León, de 25 al 100; y la Josefa Ortiz de Domínguez, en Sinaloa, del 7 al 65 por ciento.

El Sistema Cutzamala, indispensable para el abastecimiento de la Ciudad de México y el Estado de México, tenía en agosto un promedio de 58; y al corte del día de hoy, tiene el 87 por ciento.

Y el sistema de presas dedicado a la generación de energía en Chiapas, pasó de un promedio de 70 a un promedio de 96.

Señor Presidente:

Los fenómenos hidrometeorológicos que cimbraron la consciencia nacional debido a los daños severos que ocasionaron en diversas partes del país, también nos dejaron cosas muy buenas, y hay que reconocerlo; la oportunidad de salir de una de las sequías hidrológicas más importantes que habían azotado al país, y no sólo para asegurar el abastecimiento urbano, sino la producción agrícola de riego, que es motor de su política alimentaria del país.

Lo que en este momento permite que México tenga condiciones necesarias para que el agua siga siendo, como hoy, el motor del desarrollo nacional y especial para el campo.

Por nuestra parte, continuaremos priorizando el uso y manejo responsable del vital líquido, determinando con base en los criterios técnicos, las acciones que nos permitan garantizar el abasto en el corto, mediano y largo plazo.

Enhorabuena, y muchas felicidades al Estado de Hidalgo por contar con esta infraestructura que le cambia el rostro y la vida a los hidalguenses.

Muchas felicidades.

-MODERADOR: Toca el turno en la palabra al ciudadano Toribio Ramírez Martínez, Presidente del Distrito de Riego Número 100 de Alfajayucan, Hidalgo.

-C. TORIBIO RAMÍREZ MARTÍNEZ: A todos, muy buenos días.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto:

Es un orgullo para el estado de Hidalgo, y en particular para los usuarios de los Distritos de Riego 03 Tula, 100 Alfajayucan y 112 Ajacuba, que hoy esté con nosotros.

Le damos la más cordial bienvenida aquí, a su Municipio Alfajayucan.

Hace más de 20 años, los campesinos de esta región soñábamos con este momento histórico. Anhelábamos que en El Yathé, aquí, a nuestros pies, tuviéramos la oportunidad de almacenar agua.

Hoy, este grandioso proyecto lo vemos una realidad, gracias a su apoyo y a su enorme compromiso con los productos agrícolas de México.

Señor Gobernador José Francisco Olvera Ruiz:

Con esta valiosa obra que hoy recibimos los hidalguenses, nos comprometemos con usted para hacer producir ahora más de nueve mil hectáreas que forman parte del Padrón de Usuarios de Riego, y que se suman a la superficie explotable de Hidalgo, nuestra tierra querida de trabajo.

En esta región de vocación agrícola, con esta obra se benefician siete mil familias campesinas que habrán de gozar de la cosecha, que es el fruto de trabajar surco a surco, de sol a sol, pero con agua de riego que nos permita avanzar en México y en Hidalgo a la autosuficiencia alimentaria.

Con esta magna obra, la superficie cultivable, de 13 mil hectáreas, queda consolidada con la dotación oportuna de riego.

Con esto, señor Presidente, señor Gobernador, señor Director General de la CONAGUA, David Korenfeld, nos solucionan no sólo el abasto, sino también nos ayudan a que con nuestros pueblos y comunidades no tengamos conflictos sociales, personales, ni familiares.

Con esta presa, de tener condiciones de llenado suficiente, vamos a tener el agua requerida para todas nuestras parcelas y, con ello, nos comprometemos a realizar actividad intensiva en la agricultura y alcanzar los rendimientos máximos de producción de nuestras tierras.

Con esta visión, coincidimos con ustedes, señor Presidente y señor Gobernador; que nosotros y nuestros hijos nos arraigaremos en ésta, nuestra tierra.

Hoy, las siete mil familias tenemos la oportunidad de trabajar con ahínco aquí mismo, y por eso vemos la lejana necesidad de irnos de braceros o de mojados de nuestra Patria.

Los campesinos entendemos las etapas de las obras de esta magnitud. Aquí, dejamos expresado nuestro enorme agradecimiento a su gobierno, señor Presidente, Enrique Peña Nieto.

Agradecemos de su Gobierno, y a la gestión transformadora de usted, señor Gobernador. Además del agradecimiento, dejamos aquí nuestro compromiso de trabajar con nuestras manos junto con ustedes, para realizar las obras complementarias que comprenden este proyecto.

Haremos faenas, sacaremos piedra y dejaremos todo nuestro sudor en todos los canales que habrán de construirse.

Señor Presidente, Enrique Peña Nieto:
Nuestros hijos y nuestros nietos sabrán que la víspera del 20 de noviembre del 2013, a 103 años de la Revolución Mexicana, somos beneficiarios de la sangre que derramaron miles de campesinos que murieron, por lo que hoy, usted, señor Presidente; usted, señor Director de la CONAGUA; y usted, señor Gobernador, nos están entregando.

Muchísimas gracias.

-MODERADOR: A continuación, pedimos al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, lleve a cabo la Inauguración de la Presa de Almacenamiento El Yathé, con la develación de placa.

Lo acompañan el Gobernador del Estado de Hidalgo; el Secretario de Gobernación; el Secretario de Comunicaciones y Transportes, y Responsable de la Región 6 del Programa de Atención a Entidades Federativas; el Director General de la Comisión Nacional del Agua; así como el Secretario de Desarrollo Agropecuario del Gobierno del Estado de Hidalgo.

(DEVELACIÓN DE PLACA)

-MODERADOR: Acto seguido, hace su intervención el licenciado José Francisco Olvera Ruiz, Gobernador del Estado de Hidalgo.

-GOBERNADOR JOSÉ FRANCISCO OLVERA RUIZ: Con un agradecimiento institucional y con un gran júbilo, esta mañana recibimos a quien cada vez que viene a nuestra tierra, siempre nos trae buenas noticias.

Recibimos, con el agrado de siempre, al amigo de los hidalguenses; al Presidente de México, al licenciado Enrique Peña Nieto.

Agradezco en todo lo que vale la presencia de quien por su desempeño al servicio de la Nación, sin duda alguna, es un orgullo para Hidalgo. Con la hermandad de siempre, recibimos en ésta, su casa, al Secretario de Gobernación, licenciado Miguel Ángel Osorio Chong.

Recibimos también con la misma alegría a quien es nuestro representante y gestor, al licenciado Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes del Gobierno de la República; al doctor David Korenfeld Federman, Director de la Comisión Nacional del Agua.

Saludo a las y los Diputados de la LXII Legislatura que están aquí, en pleno, y en especial al licenciado Ernesto Gil Elorduy, Presidente de la Junta de Gobierno.

De igual forma, agradezco aquí la presencia de las y los magistrados que integran el Honorable Tribunal Superior de Justicia, representados por su Presidente, Magistrado Valentín Echeverría Almanza.

Gracias por la anfitrionía al licenciado Óscar Adalberto Ángeles García, Presidente Municipal de Alfajayucan.

Permítanme brevemente saludar a nuestros representantes populares al Congreso de la Unión; Senador David Penchyna Grub; a nuestras y nuestros Diputados Federales; a los Presidentes Municipales de la región.

Gracias por estar aquí.

Al General Javier Cruz Rivas, Comandante de la XVIII Zona Militar.

Damos la bienvenida a Hidalgo a quien desde el punto de vista técnico, hizo posible esta obra de la que hoy somos testigos; al ingeniero Bernardo Quintana Isaac, Presidente de ICA, Ingenieros Civiles Asociados. Gracias, ingeniero, por estar en Hidalgo.

Saludo al señor Toribio Ramírez Martínez, Presidente del Distrito de Riego Número 100 de Alfajayucan; y a Julio Hugo Sánchez Quiroz, Presidente de la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Hidalgo; a los rectores y las rectoras de los institutos de educación superior en la entidad.

A los directivos de organizaciones autónomas, a empresarias y empresarios que nos acompañan; a los medios de comunicación.

Sin lugar a dudas, este día quedará grabado en la historia del estado de Hidalgo, porque más que presentar y entregar una obra hidráulica, como aquí bien lo señaló Toribio; efectivamente es un acto de respuesta y de justicia social que queda plasmado con obras fehacientes más que en un discurso, más que en intenciones sólo de propósito.

Y de esta manera, también, seremos testigos en el futuro de cómo se revierte una historia negativa de esta zona, de esta tierra donde sin agua, se deja al amparo del sol a la vegetación que no crece, que no produce.

Y en las noches, como lo dijera el poeta Genaro Guzmán Mayer: Aquí, la noche arrastra fuego frío.

Pero a partir de esta mañana, y con la presencia siempre alentadora del Presidente de México, veremos que 44 millones de metros cúbicos de agua lograrán aumentar a una superficie cultivable de nueve mil hectáreas, y con ello, aseguraremos que nuestras hermanas y nuestros hermanos no tengan necesidad de emigrar, sobre todo, del otro lado de la frontera del Norte, porque habrá oportunidades para ellas y para ellos, pero sobre todo, habrá oportunidades para nuestros jóvenes, y aquí mismo, en su propia tierra.

Por ello, vaya nuestro reconocimiento que con dedicación, tesón y sin perder la esperanza, supieron aguardar el tiempo oportuno para ver concretada esta demanda.

En esta obra, no sólo lograrán ver regadas sus tierras. También, habrán de ver cómo otro tipo de beneficios se irán incorporando, en la medida en que aumente el caudal.

Se sumará, esta presa, a la actividad que también es especial en Hidalgo, porque somos el tercer lugar en producción pesquera en estados sin litoral.

Esta presa, también, estará destinada a la producción acuícola y, desde luego, el turismo será una oportunidad, una alternativa para la zona, para la gente de la zona. Además, desde luego, de todas las actividades agropecuarias.

Es así como se cumple una etapa más del desarrollo de Hidalgo. Y, por ello, reconocemos al Presidente Enrique Peña Nieto como un aliado solidario y estratégico para la entidad.

No sólo estamos viendo y siendo testigos de esta obra. De los seis propósitos que en su momento firmara el señor Presidente, hoy tres de ellos, que son compromisos presidenciales, están en marcha; tales como el avance en la modernización de la Carretera Pachuca-Huejutla, el inicio del proyecto con viabilidad para el año 2014, del Centro Nacional de Innovación de la Cadena Industrial Textil-Vestido, y desde luego, el arranque, ya muy avanzado, de la Ciudad del Conocimiento.

Además, debemos agradecer los hidalguenses el respaldo para que en el Presupuesto para el año 2014 que aprobara el Congreso de la Unión, tenemos cifras sin precedentes. Sin lugar a dudas, gracias al apoyo del Gobierno de la República, el 2014 será un buen año para Hidalgo.

El Presidente demuestra que cumple su palabra. Por ello, hoy compartimos plenamente la visión que él impulsa para lograr los cambios de fondo que México requiere.

Estos cambios los hemos visto cifrados a partir de un ejemplo de carácter, incluso, mundial, como es el Pacto por México, que le da camino al destino de la Patria.

Reformas, reformas de fondo, como la Laboral, la Educativa, en Comunicaciones, en lo económico y en lo hacendario. Todas ellas, sin provocar reacciones al margen del derecho y manteniendo la unidad de la Nación.

Y, por supuesto, que en el esfuerzo por lograr una Reforma Energética, más allá de las voces parciales, el señor Presidente debe saber que está acompañado por nosotros.

Cuente con la confianza y con el incondicional apoyo de sus amigos de Hidalgo, porque la Reforma Energética es una reforma que dará lugar a la transformación de la industria, sin enajenar, de ninguna forma, la propiedad de la Nación.

Con Enrique Peña Nieto tenemos rumbo y la seguridad de que vamos por el camino correcto. Para llegar al México que todos deseamos, cuente con nosotros, señor Presidente.

Aquí está el ejemplo de una nueva forma de gobernar, no sólo basado en realizaciones y actos que sirvan para las inauguraciones.

En México se gobierna con principios. Es una nueva forma de hacer y de privilegiar a la política.

Por ello, los hidalguenses vivimos y compartimos con el Gobierno de la República, y se fortalece la participación ciudadana en la toma de decisiones, porque lo que afecta a la gente debe ser, también, propuesta de la misma gente.

Con ello, estamos en la circunstancia de generar más beneficios para la gente que más lo requiere, para nuestras zonas desprotegidas, para los sectores más vulnerables; beneficios que vayan directos al bolsillo de nuestra gente.

Las reformas de gran calado, hoy planteadas en el Congreso de la Unión, mañana otorgarán ese beneficio directo al bienestar y a la economía de cada familia.

Apenas ayer decía el Presidente de México, que en el presupuesto 2014 la mayor inversión va a ser en educación. Por ello, comprometemos y coincidimos con su Gobierno.

Un ejemplo de ello, es la Ciudad del Conocimiento, que tiene también un presupuesto sin precedente para el año que viene, porque desarrollar el talento, capacidad y conocimientos de nuestra juventud es el mejor rumbo por el que puede avanzar la Nación, pensando en un gran futuro.

Otra forma de Gobierno lo vemos como en este momento, como lo vemos en el momento que llega el señor Presidente, que es una forma de gobernar acertada; la cercanía con la gente. Este principio lo aprendemos todos los días.

Y finalmente, contribuimos en la armonización para la convivencia ciudadana en un marco de seguridad y paz social, con la premisa de que todos somos parte importante de un todo que nos une: Hidalgo y México.

Bajo estos principios: participación ciudadana, beneficios concretos, impulsar el talento de la juventud, la cercanía con la gente y la armonía con seguridad y paz social, nos proponemos confirmar el liderazgo con que traza rumbo claro y seguro el Presidente Enrique Peña Nieto.

La magnitud social de la obra de la que hoy somos testigos, no se debe medir en costos o por las cantidades de material o los volúmenes de agua, sino por el beneficio que a mediano, corto y largo plazo habrán de traer para nuestra gente.

En los próximos años, así como ésta, veremos en todo el territorio hidalguense muchas obras y acciones apoyadas por el Presidente Enrique Peña.

Y éstas sólo van a necesitar lo que nosotros bien sabemos hacer: ponerle trabajo, mucho trabajo a todo lo que hacemos para mover a Hidalgo y para mover a México.

Muchas gracias, señor Presidente.

-MODERADOR: A continuación, se proyectará el video Sistema Yathé.