-MODERADOR: Queda en uso de la palabra el doctor Rafael Moreno Valle Rosas, Gobernador del Estado de Puebla.

-GOBERNADOR RAFAEL MORENO VALLE ROSAS: Muy buenas tardes a todos.

Es un privilegio poder recibir al Presidente de todos los mexicanos, Enrique Peña Nieto en el Estado de Puebla.

Bienvenido, señor Presidente. Como siempre, lo recibimos con los brazos abiertos.

Quiero aprovechar la oportunidad, para expresarle nuestro reconocimiento y gratitud por el impulso que usted y su Gobierno le han dado a la transformación de esta entidad federativa.

Gracias, señor Presidente.

Saludo, con aprecio y respeto, a Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes del Gobierno Federal, y que fue una pieza clave para hacer realidad este momento.

A los Diputados locales, Federales; funcionarios de los distintos órdenes de Gobierno; empresarios; medios de comunicación; representantes de organizaciones de la sociedad civil.

Hace 54 años, se inauguró la autopista México-Puebla, en el marco de la conmemoración del Centenario de la Batalla del 5 de mayo de 1862.

Evidentemente, en este tiempo, ha habido grandes cambios. De entrada, se construyó la Volkswagen, que inició operaciones en 1967, y que hoy genera 14 mil empleos directos, y sus proveedores de la región tienen 40 mil trabajadores.

Adicionalmente, hubo un crecimiento poblacional muy significativo. En el momento de la inauguración de la carretera, la ciudad de Puebla contaba con 350 mil habitantes. Hoy, tenemos un millón 576 mil habitantes.

Asimismo, obras de infraestructura, como el Arco Norte, que nos permite comunicarnos con el Estado de México sin pasar por el Distrito Federal. Llegan a San Martín Texmelucan. De tal suerte que una carretera que fue construida para un aforo de 20 mil vehículos promedio diario, estaba totalmente saturada, concretamente el tramo que lleva de la Volkswagen al Estadio Cuauhtémoc, señor Presidente, sobre el cual se hizo el segundo piso, tenía un promedio de 115 mil vehículos diarios.

Y esto, por supuesto, hacía que los traslados se hicieran muy largos, y que, en este sentido, la gente perdiera la oportunidad de estar con sus familias.

Adicionalmente, desde el punto de vista de competitividad para todas las empresas, y que usted pudo apreciar en el traslado que están instaladas sobre la carretera, también implicaba un reto mayúsculo.

Debo decirle que, durante mi campaña, yo estuve planteando la necesidad de encontrar una solución vial. Sin embargo, cuando llegué al gobierno y empezamos a hacer el proyecto ejecutivo, los cálculos de aforo, yo no veía cómo íbamos a poder cumplir con ese sueño de todos los poblanos.

Hasta que usted, un 27 de abril del 2012, como candidato a la Presidencia de la República, suscribió el Compromiso número 40 para construir el Viaducto Elevado de la Ciudad de Puebla.

Y recuerdo muy bien, señor, la plática que tuvimos; ya usted como Presidente de la República, en donde planteábamos cómo poder resolver este reto enorme. Y usted, generosamente, autorizó que se diera una concesión estatal.

Esto implicó, primero, que nos dieran al gobierno del estado los 15.3 kilómetros de la autopista Federal, para que se convirtiera en un bulevar de la ciudad. Y esto, por supuesto, también nos permitió iniciar las gestiones con BANOBRAS y FONADIN, que son los dueños del activo de la carretera; con CAPUFE, que es quien opera la Carretera México-Puebla y, por supuesto, con la SCT, que es la normativa.

Y ahí, Gerardo Ruiz Esparza estuvo siempre al pie del cañón, señor. Quiero decirle que él y su equipo, de manera constante, nos recibían en la Ciudad de México, venían a Puebla a hacer reuniones de trabajo, la supervisión. Y este mecanismo de concesión permitió sumar los recursos públicos con los recursos privados.

La inversión total de este proyecto es de 10 mil 500 millones de pesos; de los cuales, el Gobierno aporta cinco mil millones, y el resto lo pusieron los concesionarios.

Lo más importante, para ponerlo en perspectiva desde el punto de vista de las finanzas públicas del estado de Puebla, es que, al término de la concesión, el activo es del gobierno del estado. Yo no sé quién sea el gobernador o la gobernadora dentro de 30 años, pero tendrán mucho que agradecerle a Enrique Peña Nieto.

También, es importante decirles que, por ejemplo, las cuatro carreteras concesionadas que tiene el estado: la Puebla-Atlixco, la Atlixco-Jantetelco, la carretera que va a Teziutlán y la de Huauchinango, en su conjunto sumaron una inversión de seis mil 710 millones de pesos. Ésta tiene una inversión de 10 mil 500 millones.

Desde el punto de vista constructivo, el reto fue fenomenal.

Decirles que el acero que se utilizó en este proyecto, sería suficiente para construir la Torre Eiffel, 8.5 veces. El concreto que se utilizó en la obra, sería suficiente para construir ocho veces el Estadio Azteca; de ese tamaño fue el reto que emprendimos, señor Presidente, y lo importante es que hoy, gracias a su apoyo, y a su equipo de trabajo, estamos haciendo realidad este sueño de todos los poblanos.

Sólo me resta, señor, decirle, que cuenta con nosotros para seguir trabajando. Yo espero que todavía, en lo que resta de mi gestión, nos haga el honor de visitarnos. Hay algunas obras que están esperando que usted nos pueda acompañar a inaugurarlas, como en Xicotepec de Juárez, el cuartel militar, como el C5, que también está ya operando.

Y próximamente, también con el apoyo de nuestro amigo el Secretario Ruiz Esparza, el tren que va a comunicar a Puebla con Cholula, y la inauguración del nuevo museo de Cholula que estamos haciendo en coordinación con el INAH.

Ésta es una muestra más del legado que estamos construyendo juntos, pero, sobre todo, de la importancia del trabajo coordinado entre los tres órdenes de Gobierno.

Independientemente de diferencias ideológicas o partidistas, todos, como mexicanos, queremos que a nuestro país le vaya bien y, juntos, podemos lograr mucho más que cada quien por su lado.

Aquí, en Puebla, estamos demostrando que esta coordinación, sumada a la participación del sector privado, nos permite alcanzar objetivos que tal vez muchos, cuando el señor Presidente firmó su compromiso o cuando yo hablaba de este proyecto, pensaron que eran inalcanzables.

Sigamos trabajando juntos, porque estoy convencido que, con la participación de todos, vamos a seguir construyendo un estado más justo, más equitativo y con mayores oportunidades para todos.

Muchas gracias.

-MODERADOR: A continuación, se proyectará el video: Viaducto Elevado Segundo Piso de Puebla

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el licenciado Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes.

-SECRETARIO GERARDO RUIZ ESPARZA: Gracias.

Buenas tardes.

Con su permiso, señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Muy estimado señor Gobernador del estado de Puebla, doctor Rafael Moreno Valle Rosas; señores servidores públicos; amigos y amigas constructores; empresas camineras que se encuentran aquí, presentes, y que hoy, precisamente, estamos festejando su día.

Sean muy bienvenidas siempre, aquí, a un evento de la Secretaría, a un evento con el señor Presidente, y a un evento, sobre todo, de inauguración de la obra de infraestructura.

Muchísimas gracias por su presencia.

Y muchas gracias, amigos camineros, aquí, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que nos acompañan también en este evento

Amigas y amigos servidores públicos; amigas y amigos de los medios de comunicación; estimados estudiantes de cuatro universidades de aquí, del estado de Puebla. Bienvenidos aquí, a estos eventos, en donde saben ustedes que siempre se les da una amplia información que les ayude a formarse en su carrera universitaria.

En el marco de la conmemoración del Día del Caminero, este gran día de los camineros de México, es un gran gusto acompañar al señor Presidente de la República, al licenciado Enrique Peña Nieto, en la inauguración del Viaducto Elevado sobre la Autopista México-Puebla.

Se trata, señor Presidente, del compromiso de Gobierno 040. Un compromiso más que usted cumple a los mexicanos, señor Presidente.

El Día del Caminero es un día muy especial para México.

El 17 de octubre es la fecha decretada por el Presidente de la República, Plutarco Elías Calles, para hacer cada año un merecido reconocimiento a las mujeres, a los hombres que, día con día, con su trabajo, sin importar las inclemencias del clima o la difícil geografía, se encargan de que nuestro país, de que nuestro querido México esté mejor conectado.

El Caminero tiene la noble misión de iniciar la obra y el privilegio de concluirla. Observa como un paraje remoto allá, en la montaña, allá, en el cerro se convierte en carretera, se convierte en autopista, túnel o viaducto o en un segundo piso, como el que hoy se inaugura.

Por ello, quiero expresar mi reconocimiento y amplia felicitación a quienes en cada jornada de trabajo suman kilómetros por donde transita nuestro desarrollo económico y nuestro bienestar social.

A través de las manos de los camineros, y el esfuerzo, el caminero da al asfalto al concreto y a la varilla la función de comunicar y la función de unir a los mexicanos.

El trabajo de los camineros es de titanes. Es una tarea que, parafraseando al maestro don Justo Sierra, está inscrita en la historia del esfuerzo humano por vencer los obstáculos que tienen formas de montañas, barrancas o ríos. Ésa es la justa dimensión del trabajo de las mujeres y los hombres que construyen caminos.

En ese arduo trabajo, destaca la labor que realizan las mujeres camineras, quienes trabajan y se esfuerzan a la par de sus compañeros los camineros.

Por ello, señor Presidente, permítame mencionar con orgullo y satisfacción que la Secretaría, que la SCT, ha sido la primera dependencia en certificarse en la Norma 025 sobre Equidad Laboral y No Discriminación.

A 64 días de que usted, señor Presidente, instruyó a todas las dependencias de Gobierno certificarnos en esta Norma, la SCT cumplió con su instrucción.

Es así que, en este día, la SCT no sólo reconoce a los camineros, sino también a las mujeres; a las mujeres camineras de México.

Aprovecho, además, señor Presidente, permítanmelo, amigas y amigos, esta importante fecha, el Día del Caminero, para anunciar a ustedes que, con el consenso de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, del Colegio de Ingenieros Civiles de México, de la Asociación Mexicana de Ingenierías de Vías Terrestres y las áreas de Ingeniería de Secretaría de Comunicaciones y Transportes, próximamente le entregaremos, en una ceremonia específica, el reconocimiento como los Camineros del año, a los señores ingenieros Daniel Díaz Díaz, aquí, presente, con nosotros, entre otros muchos cargos; ex Secretario de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, y a don Luis Zárate Rocha, Director General de esa gran empresa mexicana, que es ICA.

Ambos han dedicado, han destacado por su valiosa trayectoria, gran compromiso y envidiable dedicación en favor de la construcción de infraestructura vial, que amplía y potencia el desarrollo de México.

Señor Presidente:

Usted encabeza un Gobierno con vocación caminera. Así lo refleja el hecho de que, durante su Administración, en todos los estados de la República se realizan obras de infraestructura de importancia estratégica para la logística del país, que usted la ha marcado como un gran objetivo de su Gobierno, y de gran valor para la conectividad y movilidad de las 32 entidades federativas.

Con este segundo piso que hoy se inaugura, la Administración del Presidente Peña Nieto ha entregado a los mexicanos 28 de las 52 autopistas programadas en el Programa Nacional de Infraestructura, que a la fecha representan una longitud de mil 680 kilómetros, y una inversión de 108 mil millones de pesos.

La puesta en operación de este Viaducto Elevado, construido en estrecha coordinación con el Gobierno del estado de Puebla, como lo ha dicho el señor Gobernador, permitirá que esos 15.3 kilómetros de longitud, con cuatro carriles, dos por sentido, agilicen la circulación de aproximadamente 11 mil vehículos por día, reduciendo significativamente el tiempo de traslado, como vimos, de 50 minutos a 10 minutos.

Cabe destacar que esta obra, en la que se invirtieron, también como aquí se ha dicho; 10 mil 500 millones de pesos, generó más de nueve mil empleos directos e indirectos, favoreciendo, desde luego, a la economía de este querido estado de Puebla.

Asimismo, el Viaducto Elevado abona a la conectividad y desarrollo económico industrial de este estado. Tiene gran importancia logística, ya que contribuye a fortalecer el intercambio económico, comercial, entre la región Centro del país con el Golfo de México, con la Región Sureste y, de manera destacada, con el nuevo Puerto de Veracruz que se construye en la presente Administración del Gobierno de la República.

Quiero expresar mi reconocimiento a las dos empresas, aquí, presentes, que realizaron esta obra en tiempo y en forma; así como por la calidad de su ingeniería y el haberlo hecho en tan sólo 25 meses, dato destacable si consideramos que otras obras similares han tardado más del doble del tiempo en construirse.

Queda muy claro que cuando hay una franca y abierta colaboración entre las autoridades de los tres niveles de Gobierno, al margen de colores partidistas, como dijo el señor Gobernador, tal como lo ha instruido también el señor Presidente de la República, el resultado se refleja en beneficios tangibles para los ciudadanos.

Por ello, reconozco la disposición y franca coordinación con el Gobernador Rafael Moreno Valle, que ha permitido la construcción de relevantes obras de infraestructura, en beneficio de las familias poblanas.

Muchísimas gracias.

Gracias a todos.

-MODERADOR: Cedemos la palabra a la ciudadana Guadalupe Cristino Alvarado, vecina del Municipio de Puebla de Zaragoza.

-C. GUADALUPE CRISTINO ALVARADO: Muy buenas tardes.

Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Gobernador Rafael Moreno Valle y distinguidas personalidades.

Mi nombre es Guadalupe Cristina Alvarado, y soy esposa de un operador de transporte de carga. A partir de hoy, cambiará para nosotros la forma de ver esta vialidad.

Hace unos días pasaba por aquí, acompañando a mi esposo a un viaje. Constante es la dificultad del paso del congestionamiento desde la Empresa Bimbo hasta la armadora Volkswagen. En ese recorrido, nuestros esposos llegan a perder hasta cuatro horas, con muchos riesgos de producir o provocar accidente por alcance.

Es por eso, señor Presidente, que a nombre de las esposas de los operadores de camiones de carga del estado de Puebla y de otros estados que transitan por la misma vialidad, le damos las gracias por pensar en nosotros y demostrar, con hechos, sus intereses por nosotros.

Sé que tal vez mi mensaje diga poco, pero esta obra que hoy se inaugura representa mucho para nosotros, porque quienes hemos pasado mucho tiempo por una unidad de transporte de mercancía, sabemos que esta difícil tarea conlleva muchos riesgos, accidentes y asaltos. Es por ello, que nos encomendamos siempre a Dios.

Cuando podemos, acompañamos a nuestros esposos para motivarlos y poder pasar más tiempo con ellos.

Para nosotros, saber que tenemos un Presidente que se preocupa por nosotros, como usted, para mejorar los caminos, hacerlos más seguros y reducir el tiempo de traslados, representa mucho.

Le damos las más sinceras gracias.