-MODERADORA: Escuchemos la intervención del licenciado Alfredo Castillo Cervantes, Director General de la CONADE y Vicepresidente  del Consejo de Premiación.  

-LIC. ALFREDO CASTILLO CERVANTES: Muy buenas tardes a todos ustedes.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; señor Secretario de Educación Pública, maestro Aurelio Nuño Mayer; señor Consejero Jurídico de la Presidencia, licenciado Humberto Castillejos.  

Miembros de la Cámara de Diputados; de la Cámara de Senadores; galardonados; señor Subsecretario de la Defensa; miembros del Comité Olímpico Mexicano.

Distinguidos deportistas que nos acompañan. Campeones, excampeones mundiales, reconocidos: señor Foreman, Lennox Lewis, Evander Holyfield, señor Don King; a todos los demás campeones que tenemos allá.

Distinguidos empresarios; a medios de comunicación; señoras y señores; miembros de la CONADE.

Muchas gracias. 

Señor Presidente:

Es importante destacar que éste es el primer evento público que realiza en México, al retorno de la trascendente gira que acaba de realizar usted en la Península Arábiga; primera gira en 42 años de un Presidente mexicano por la región, para concluir en Davos, Suiza.

Estamos aquí, para celebrar y reconocer a nuestros más destacados héroes y deportistas. No sólo aquellos que sobresalen en la competencia, sino también a quienes los forman y asisten con su conocimiento. En este caso, los entrenadores.

Y desde luego, reconocemos también a los hombres y mujeres que han dedicado su vida entera al deporte; mexicanos que se han convertido en instituciones.

La importancia y el compromiso del señor Presidente y del señor Secretario de Educación por el deporte, quedó plasmada en esta reciente visita por Asia, con la firma de dos acuerdos y un memorándum con el Gobierno de Qatar.

Señor Secretario de Educación:    

Usted ha puesto en el centro del sistema educativo a la escuela, durante la implementación de la Reforma Educativa, impulsada por el señor Presidente Enrique Peña Nieto. Nosotros, en CONADE, hemos puesto el orden y el derecho de los atletas en el centro de la transformación del deporte organizado.

Transformación y modernización al deporte con eficacia y con eficiencia, en el uso de los recursos públicos, en la transparencia  y en la accesibilidad para la gente al deporte, con inversión en instalaciones deportivas públicas y la reorganización del Sistema  Nacional de Competencias para solventar ausencias en la atención y en la formación de nuestros niños y nuestros jóvenes.

La estructura, el camino institucional hacia una sociedad con hábitos y estilos de vida más saludables, es, también, el camino al alto rendimiento, en el compromiso del Estado mexicano, de las instituciones todas vinculadas al Sistema Deportivo Nacional.

El Premio Nacional de los Deportes, es el acto simbólico por medio del cual el Estado mexicano reconoce a aquellos que han sido capaces de vencerse a sí mismos cada día y cada noche al reto de la disciplina, la continuidad, la repetición, la rutina que forman las habilidades y las fortalezas físicas y mentales que los ubican entre los mejores de un país, de un continente o del mundo.

En el ámbito de las historias de vida, en gran medida las mejores narraciones sobre la grandeza humana giran en torno al deporte, a la superación de barreras, a una lucha cotidiana por la supervivencia en un mundo muy pequeño y aguerrido, como lo es el ingreso al círculo de los mejores en un capítulo de lo humano.

El lenguaje interior que empuja a estas máquinas vivientes por la precisión de sus movimientos, por la complejidad rutinaria que se trabaja sólo a fuerza de repetición e instrucción de un equipo que está ahí para ellos. Un equipo, en el que el lugar de la familia es primordial.

Y aquí, si me lo permiten, reconocer a los padres, quienes sin ellos hubiera sido prácticamente imposible que los hoy galardonados pudieran obtener o llegar al pináculo de sus carreras, sino es por esa capacidad de sacrificio de los padres durante cientos de fines de semana o, inclusive, su vida entera.

En el deporte, como en la vida, existen los días buenos y los días malos. Bien, la carrera de un deportista de alto rendimiento durante el periodo de sus competencias puede ser la metáfora fugaz del significado de la vida.

Vencer a nuestras derrotas, levantarnos tras caernos, superar la muerte de seres queridos, las ausencias; transformar la causa y el significado de nuestros hechos.

No perder el objetivo, saber qué es lo que queremos lograr y qué es lo necesario para hacerlo.

No es un camino solitario; es el camino de un equipo elegir a esos compañeros de viaje. Podemos poseer el talento, la furia y el fuego, pero podemos estar ciegos y carecer de la visión para mirar el horizonte.

En el deporte, como en la vida, necesitamos guías, la experiencia de otros, de quienes nos precedieron y no necesariamente como agentes de aquella disciplina que nos cautiva y, por supuesto, que nos mueve, sino también de observadores y pensadores; el deporte también se piensa, se analiza y se reflexiona.

Hoy, tenemos ciencia y tecnología para asistir al análisis y la corrección biomecánica de los micromovimientos que pueden significar la victoria o la derrota. A técnicas mentales de concentración, a nutrición científica, equipamiento de última generación y el equipo humano de especialistas, de apasionados del equipo al que pertenecen, podemos decirle que aquí pertenecemos todos.

Y ese equipo, es México, y es liderado por un gran hombre, como lo es usted, señor Presidente, Enrique Peña Nieto.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Veremos enseguida, el video Semblanza de los Galardonados.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Enseguida, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; el Secretario de Educación Pública y el Director General de la CONADE, harán Entrega del Premio Nacional de Deportes y Premio Nacional de Mérito Deportivo 2015.

(ENTREGA DE PREMIOS)

-MODERADORA: Hace uso de la palabra la ganadora del Premio Nacional de Deportes 2015 en la disciplina de Natación, Nely Edith Miranda Herrera.

 -C. NELY EDITH MIRANDA HERRERA: Señor Presidente de la República, Enrique Peña Nieto; señor Secretario de Educación Pública, maestro Aurelio Nuño; licenciado Alfredo Castillo, titular de la CONADE; amigas, amigos y compañeros.

Señor Presidente:

Aprovecho esta oportunidad para expresar mi admiración y mi respeto para los atletas mexicanos que han conseguido logros y metas más importantes. A quienes mediante el esfuerzo, la preparación, la disciplina y los claros objetivos que se han trazado son reconocimiento por todos.

Es para mí un honor representar el día de hoy al deporte de México. El Premio Nacional del Deporte representa para los deportistas, el máximo reconocimiento a nivel nacional.

En esta tercera ocasión de conseguirlo, para mí representa más allá de un reconocimiento, sino parte de la formación del deporte que me ha dado hacia la vida.

Hago referencia en este tema, que se entiende por política del Estado, a las políticas públicas que su Gobierno emprende para dar testimonio de lo que es gobernar; a esas estrategias centrales de un país que son políticas que no varían a pesar del color político ideológico de quienes se ven beneficiados con su aplicación; a las acciones que se emprenden para favorecer al deporte nacional, para hacernos competitivos, porque nosotros tenemos el corazón y el valor para enfrentarnos a los adversarios de talla mundial.

Somos una comunidad de atletas que hemos creído en el Gobierno de la República, que hemos sentido su apoyo, porque con sus recursos otorgados por ustedes, podemos prepararnos y estar en condiciones de competir en busca de gloria, y decir que representamos a México.

Tengo una prueba irrefutable en los Juegos Parapanamericanos de Toronto 2015; pude ganar seis medallas en seis pruebas: cuatro de oro y dos de plata, además de romper récords americanos y un récord mundial.

Para alcanzar esas metas, es necesario un respaldo absoluto, irrestricto y sin politizar el deporte.        

Debo confesarle, señor Presidente, que fue alentador ver en las tribunas de Toronto al titular de la CONADE, Alfredo Castillo, que sufrió y gozó con todos nosotros las competencias, más allá de donde obtuvimos medallas.

Días antes, nos había visitado en las instalaciones del Centro Deportivo Paralímpico Mexicano, CEPAMEX, donde adquirimos un compromiso con él. Ahí lo tiene usted, y pregúntele, y no podrá decirle que le fallamos a él y mucho menos a nosotros mismos.

Pero que quede claro: ninguno de quienes estamos aquí, vivimos del pasado o del recuerdo.

Creo que todos seguimos trabajando muy fuerte para Río de Janeiro, que es nuestro objetivo principal. Todo esto está frente a ustedes. Nos motiva para seguir trabajando más fuerte.

Todavía falta lo principal, que es Río 2016, y para ello estamos en la espera de llegar fuertes y bien preparados. Quienes estamos aquí, tenemos hambre y sed de triunfar, y de dar lo mejor de nosotros.

Señor Presidente:

Queda claro que usted está  impulsando un cambio en el país. Lo confirman las acciones del Secretario Aurelio Nuño en la educación, y lo vemos dentro del sistema operativo mexicano. Para dicho cambio se necesitan muchas cosas pero, sobre todo, necesitamos trabajar en equipo.

En este sentido, hago un llamado a toda la familia deportiva para unirse para poder llevar al deporte mexicano a los niveles que merece.

Demostrémosles que a pesar de que el panorama parezca sombrío, el deporte mexicano es capaz de unirse y de dar ejemplo de trabajo en equipo a toda la sociedad mexicana.

Cierto que el año anterior estuvo intenso, pero 2016 no será diferente. Por eso, tenemos que cuidarnos y llevar al pie de la letra entrenamientos, y alcanzar nuestro objetivo principal. 

Señor Presidente:

Síganos apoyando como hasta ahora lo ha hecho. No nos deje solos. Usted y nosotros tenemos tatuado el nombre, en la mente, de México, y luchemos juntos por México.

Concluyo esta intervención, con una frase de Martin Luther King: Un hombre no se mide desde su altura en los momentos de confort, sino en los cambios de controversia.

Muchísimas gracias.