-MODERADORA: Escuchemos las palabras del maestro Aurelio Nuño Mayer, Secretario de Educación Pública.

-SECRETARIO AURELIO NUÑO MAYER: Con su permiso, señor Presidente.

Saludo con mucho gusto a todos los Galardonados de los Premios Nacionales de Ciencia, Artes y Literatura 2016.

Saludo también, con mucho gusto a los miembros de los jurados que otorgaron estos premios; a sus familiares; a los colegas; a la comunidad científica y académica que nos acompaña.

Por supuesto, al señor Secretario de Salud; al Director del CONACyT; a Nuvia. También, muchas gracias, Nuvia.

A Jaime Valls, de la ANUIES; a miembros del Colegio Nacional que nos acompañan el día de hoy; al Ministro de la Corte, José Ramón, muchas gracias por estar hoy aquí con nosotros; y a todos ustedes.

México es diversidad y su cultura es el espejo de su multiplicidad.

La cultura está asociada a palabras fundamentales: Libertad, igualdad, orgullo por la identidad.

La cultura es definición y memoria; es raíz y mirada al futuro.

Estas palabras eran parte de la profunda visión que la cultura que tenía Rafael Tovar y de Teresa.

Rafa, como lo llamábamos sus amigos, fue ante todo un mexicano que construyó instituciones culturales para México.

Pero, además, fue un hombre con un profundo amor a nuestro país y que, con su gran talento como un historiador, escritor, diplomático, funcionario público, dedicó su vida al país y, a intentar hacer de México un mejor lugar a través de la cultura.

Llegó al final de su vida logrando algo fundamental: la Secretaria de Cultura. Haber logrado, por fin, un espacio fundamental, con el peso político que corresponde a la cultura en nuestro país.

Hoy Rafa no nos acompaña como lo hizo hace un año físicamente, pero sin duda, nos acompaña en espíritu.

Valga este discreto y pequeño homenaje para recordar a nuestro querido Rafa que descanse en paz.

Como decía Alfonso Reyes, primer galardonado del Premio Nacional de Ciencias y Artes: la cultura es el aire que las sociedades respiran. Sin cultura no hay sociedad y, sin sociedad no hay hombre.

Sin duda alguna, la cultura como las civilizaciones nunca están acabadas del todo. Se nutre de la experiencia de cada una de sus mujeres y de sus hombres, mostrando que el movimiento conjunto es la fuerza que nos empuja hacia adelante.

Hoy, tenemos claro que no debemos temer al cambio, sino que hay que mirarlo de frente. Se trata de construir juntos desde ahora, un futuro que sea la base de nuestro progreso.

Bajo esta idea, la República reconoce a quienes han consagrado sus vidas al descubrimiento de nuevos mundos y a la reinvención del conocimiento, así como a la creación de sentido y aprecio por la belleza.

Desde 1945, nuestra Nación ha premiado a sus más grandes científicos y creadores y a partir de este año, con la creación de la Secretaría de Cultura, el Premio Nacional de Ciencias y Artes se dividió en dos: el Premio Nacional de Ciencias que comprende dos categorías: ciencias físico-matemáticas y naturales y, la de tecnología, innovación y diseño.

Y el Premio Nacional de Artes y Literatura que suma cuatro categorías: lingüística y literatura, bellas artes, historia, ciencias sociales y filosofía y, finalmente, artes y tradiciones populares.

Esta decisión otorga a las ciencias y a las artes el lugar que en justicia les corresponde.

A la ciencia, que nos lleva a cruzar nuevas fronteras del conocimiento y nos permite situarnos en horizontes de mayor prosperidad y desarrollo.

Y al arte, que nos permite renovar el espíritu y generar una identidad para reflejarnos como parte del mosaico de expresiones que es nuestro país.

En suma, las ciencias y las artes nos permiten reconocernos en el pasado, forjar nuestra identidad desde el presente, y dibujar la esperanza de un mejor futuro.

Los galardonados del día de hoy representan a un México que no ceja en su camino de poner nuestra mirada en lo más alto.

Cada uno de ustedes es impulsor, desde su área de especialidad, de un México que no teme a su propio potencial.

Por eso, ustedes son orgullo y ejemplo de lo que queremos formar como mexicanos, ciudadanos con sensibilidad y valores, con un pensamiento crítico y siempre dispuestos a aprender e innovar.

Y, precisamente, para lograr y hacer realidad esta visión fue que usted, señor Presidente, tuvo el valor de impulsar el cambio más profundo que ha habido en muchas décadas en materia educativa. Un cambio, para pasar de un sistema que truncaba las posibilidades de nuestros niños y jóvenes, a uno que impulsa todos sus talentos y capacidades, en el que queremos educar para la libertad y para la creatividad.

La educación es la vía para poder desarrollar desde ahora en todo su potencial a las ciencias y a las artes. Porque en las aulas de nuestro país están los ingenieros que construirán nuestras ciudades, y los científicos que desarrollarán curas en contra de enfermedades y padecimientos.

Y, por supuesto, también están los escritores y los músicos que nos emocionarán con sus textos y con sus piezas.

Tenemos la capacidad, el talento y la creatividad para hacer de ésta, la mejor generación de la historia de México.

Señoras y señores:

Hoy México vive un cambio fundamental. Un cambio que lo lleva a una nueva frontera. Un cambio que da un proyecto y una gran esperanza para el futuro. Este cambio tiene como pilares a la educación de calidad, el impulso a las ciencias y a la investigación, y el apoyo decidido a la cultura y a las artes.

A partir de esta transformación, la educación, las ciencias y las artes serán la piedra angular de nuestra Nación.

Hoy más que nunca que vivimos momentos de retos e incertidumbre, debemos ver en esta triada, educación, ciencia y arte, la fuente de nuestra fortaleza y la fuente, también, de nuestra unidad.

Porque como usted lo ha dicho, señor Presidente, los mexicanos unidos somos invencibles.

Por eso, felicito hoy y agradezco a todos los galardonados porque hoy, gracias a su trayectoria y gracias a su talento, nos recuerdan que precisamente a través de la educación, de la ciencia y de la cultura, los mexicanos tenemos la capacidad de unirnos y unidos ser invencibles.

Muchas felicidades y muchas gracias.

-MODERADOR: Se proyecta enseguida el video: Semblanzas de los Galardonados.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADORA: A continuación, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, el Secretario de Educación Pública, el Secretario de Salud y, la Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas harán entrega de ocho Premios Nacionales de Ciencia, Artes y Literatura 2016.

(ENTREGA DE PREMIOS)

-MODERADORA: Corresponde el uso de la palabra al doctor David Kershenobich, Premio Nacional de Ciencias en el Campo de Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales.

-DR. DAVID KERSHENOBICH: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señores Secretarios de Educación y de Salud; distinguidos miembros del presídium; miembros del jurado y compañeros galardonados; señoras y señores.

Amigos todos:

La ciencia, la tecnología y las artes nos afectan a todos de manera directa o indirecta, muchas veces con resultados prácticos y extraordinarios, que contribuyen a la solución de problemas diversos; y en otras, ocasionan problemas severos, como aquellos avances que afectan el cambio climático.

Las artes por su parte, a veces se adelantan en la percepción de hacia dónde se dirige la humanidad.

Lo que es un hecho es que las ciencias y las artes están íntimamente ligadas a la sociedad y que son elemento indispensable en nuestro acontecer cotidiano y en nuestro entorno.

El buen investigador va más allá de un logro puramente intelectual y en ciertos momentos se considera como un servidor social.

Es así, como cada generación ha ido construyendo la herencia de nuestro conocimiento y el entendimiento de nuestra existencia.

Estoy seguro que cada uno de los galardonados el día de hoy tiene una historia muy personal que contar.

Igual que muchos otros investigadores compartimos algunas características como son la curiosidad intelectual, el plantearnos preguntas y retos, buscar respuestas, descubrimientos e innovaciones que transformen paradigmas y, que eventualmente, todo ello redunde en beneficio de la población, pero, sobre todo, con una premisa fundamental que es que, el progreso no se puede detener.

La vida de los científicos y de los innovadores está dedicada con pasión al conocimiento de las interrogantes que se plantean, independientemente de las dificultades que ocurren en el camino.

Quiero resaltar que además de una excelente preparación académica y de metodología rigurosa, muchas veces lo que se requiere es una visión intuitiva de los puntos esenciales.

Para los científicos es muy importante encontrar espacios de discusión con absoluta libertad en los que se privilegien experiencias que provoquen la expansión del conocimiento, el confrontar ideas y reconocer que lo que uno considera a veces como verdad, es susceptible de cambiar, es una sensación que casi siempre va a acompañada de la necesidad de continuar indagando.

Otra característica del investigador es lo que se juega al escribir sus resultados y exponerse a la crítica de sus pares, proceso intenso que requiere de sensibilidad y de apertura.

En la medida que en un país genera ciencia y arte, fortalece su orgullo e identidad y propicia su crecimiento.

Tenemos ante nosotros una gran oportunidad. Los recursos que usted ha aportado a CONACYT y al Sistema Nacional de Investigadores han sido muy importantes para ello.

Gracias, señor Presidente, por su apoyo.

Es necesario mantenerlos y consolidarlos para no dejar pasar esta oportunidad de desarrollo como país, para lo cual solicitamos su continuo apoyo.

Fomentar la creatividad y la innovación en cualquier ámbito, particularmente, en el de ciencias, tecnología y las artes, es una de las maneras más efectivas de transitar en épocas de incertidumbre.

Estimular la ciencia, la tecnología y las artes es una forma de fortalecer la economía y la cohesión social; es cuestión de confiar en nosotros y atrevernos. No se requiere gran inversión, a lo mejor sería suficiente con disminuir controles y propiciar estímulos fiscales.

Me acabo de enterar hace unos momentos por el Director de CONACyT que se ha aprobado los estímulos fiscales, y nuevamente es una medida para agradecerle, porque creo que eso puede fomentar el desarrollo de las ciencias y de las ciencias de las artes.

Muchas gracias, de nuevo.

Para el desarrollo de la ciencia y las artes siempre es muy importante el apoyo institucional.

Yo personalmente he tenido la oportunidad de formarme en el marco de una institución, el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, Salvador Zubirán, que reconoce y que impulsa la investigación científica como herramienta para mejorar la calidad de la atención y de la educación médica.

He tenido, además, el apoyo de otras instituciones como son la Universidad Nacional Autónoma de México y la Secretaría de Salud, a las cuales quiero agradecer.

México tiene, sin lugar a dudas, instituciones con gran liderazgo que las convierte en un pilar sólido para la mejora y el impulso de la ciencia.

En nombre de mis compañeros galardonados con este premio, y en el mío propio, queremos expresar a usted, nuestro profundo agradecimiento, y ratificar nuestro compromiso con México.

Muchas gracias.